La cuadratura del Tao

* En el 2005 cada enganchador o “buen samaritano” controlaba a 7 niños en promedio, que le generaban entre todos unos 700 pesos diarios. Hoy la cuota diaria ha subido casi al doble. El DIF estatal asegura que hay 90 niños trabajando a pesar de que las autoridades municipales de pronto niegan su presencia, como lo hizo sistemáticamente la ex alcaldesa priista María Elena Barrera.

 

Miguel Alvarado

Se asomó a la ventana y no vio nada. Estaba lloviendo y la calle apenas era la mancha pétrea reflejada en el cristal. Habían pagado el pasaje, ocho pesos cada uno, para recorrer de punta a punta aquella ruta luego de trabajar en un crucero por 8 horas. A él le fue bien. A su amigo no, porque no se había aguantado la sed y compró dos refrescos. Dos. A trece peses cada uno. No iba a entregar buenas cuentas pero como su enganchador es buena onda no está preocupado. Los niños son parte de un sistema de subempleados que mueve una industria en la que casi nadie piensa. El control comercial de calles y cruceros es una de las empresas informales más redituables de Toluca. Allí, en la calle se calcula que trabajan unos 100 niños, más los que los acompañan, otro tanto igual, aunque no desempeñan labor alguna, sólo están de apoyo y aprenden, aunque son pequeños y el destino de la mayoría no siempre se cumple en esta ciudad.

Un estudio realizado en el 2006 por Jaciel Montoya señala que la actividad más desarrollada por los niños de la calle es la venta de chicles, con 34 por ciento del total ocupacional, seguido por limpiar parabrisas, con 24 por ciento. Según Montoya, la mayoría de los niños proviene de municipios rurales y permanece hasta 5 años en la misma situación. Crecen pero sólo cambia su denominación. Se vuelve adultos, comerciantes informales o, en el peor de los casos, delincuentes.

Los dos niños en el camión observan el pegote de Stereo Joya y preguntan qué es aquello. Mientras uno se cambia el suéter y se pone ropa limpia que saca de una maleta porque su mamá lo recogerá en la bajada, el otro le dice que es una tienda de grabadoras y luego se suelta riendo. Mira a la cámara y pregunta que si la foto es para saber cómo son.

- No. Son para saber cómo soy yo.

- ¿Y cómo eres?

- Pues como ustedes, ahorita como ustedes.

- ¿Y luego?

- No sé. Tampoco me interesa. ¿A ti?

- No, no sé, no entiendo, pero eso qué. Hay muchas cosas que me interesan, pero nomás que termine de trabajar. No me gusta la escuela pero en la calle aprendo un chingo de madres. Nosotros no pasamos hambres ni fríos porque nuestros papás nos dan cobijas y comida y el que nos cuida nos da más comida después. Si se le olvida, podemos comprar cosas, como hoy- dice el más grande mientras es observado por su amigo. Se llaman Jorge y El Chava. Así se dicen. Uno tiene 12 años y el otro dice que siete. Uno lleva 120 pesos y el otro 70, lo que ganaron en la jornada. Las cosas casi siempre resultan así.

El estudio de Montoya, realizado para la colección Papeles de Población, de la UAEM, dice que en el 2005 cada enganchador o “buen samaritano” controlaba a 7 niños en promedio, que le generaban entre todos unos 700 pesos diarios. Hoy la cuota diaria ha subido casi al doble. El DIF estatal asegura que hay 90 niños trabajando a pesar de que las autoridades municipales de pronto niegan su presencia, como lo hizo sistemáticamente la ex alcaldesa priista María Elena Barrera.

Cuadras adelante sube otro niño al camión. Apenas son las cinco de la tarde y la jornada para él ha terminado. Tiene 6 años y viste una chamarra café y gorra contra el frío. Trae una caja de chicles, que intenta vender entre los pasajeros sin ninguna suerte. Luego se sienta y se permite ver la ciudad por la ventana. Él es otro de los que deben llegar con sus familias para entregar dinero y los productos sobrantes. Los niños saben qué hacen, dónde están, cómo los utilizan y conocen el valor de las monedas. Para ellos el viaje de regreso es una sucesión de imágenes, ventanas que les permiten acceso o los corre a madrazos. Es lo mismo las puertas de un parque que las entrañas de una oficina donde un contador hace los números diarios. Esa ventana, la del contador, es la opción educativa en la que uno cree que se prepara pero accede, de manera casi automática y sin sentir, a obligaciones laborales, sociales, hacendarias, casi todas inútiles. Allí se refuerzan los estereotipos del Mickey Mouse que todos llevamos dentro pero también, en contadas ocasiones, se vislumbra la antítesis, murallas de fuego donde arden oscuros ratones de orejas rojas, a la izquierda. Al final, un día, uno entiende que es lo mismo, que no merecen ni el reojo los extremos perversos. Al final las marchas contra los gobiernos se parecen demasiado a victorias futboleras celebradas en El Ángel, en la fuente del Águila. De las revoluciones ni hablar. Los pobres no las hacen pero las ejecutan y de cualquier manera el mundo sigue su marcha. Los honores para los muertos y las gestas –los gestos, más bien- para los vivos son remedos oscurísimos que laberintean en compactas programaciones al servicio de alguien, tan malo como Dios, tan humano como el Diablo.

Pero mejor que estudien porque la calle no es un buen lugar y en todo caso las oficinas, los cubículos al menos no son peligrosos. No tanto, aunque de todas maneras la cárcel, el barrote invisible del mundo acristalado de la producción, sirve lo mismo para adentro que para afuera. La diferencia, si la hay, deberá descubrirla el niño, el alumno, el profesional o quien se siente detrás de un innecesario escaparate a contar dinero, facturar para otros o para sí, de nueve de la mañana a diez de la noche, con una hora para comer y baño con toallitas de papel marrón.

Detrás de la ventana ocurre todo. Cuadrado Tao, giratoria suerte, mutación invariable, intrascendencia de la mayor importancia. La muerte a la vuelta de la esquina, en una caja de chicles o gotas que arrugan la lluvia a las cuatro de la noche, es respuesta que a todos cuestiona.

Parada ahí, esperando porque sí, en el lugar que le corresponde desde siempre la mujer se envuelve en su rebozo y se une al mundo que no la quiere o necesita, pasa por un lado y se pierde en dos movimiento de manos, como una cuenta por pagar. La ancianidad es niñez alrevesada, quizás peor porque no hay vuelta atrás. Peor cuando hay que estar bajo la lluvia, detrás del cristal, por fuera, siempre por fuera, fuego lúgubre atornillado en la mandíbula inferior.

La vuelta es una casa de paredes enormes por donde pasa el tren, aullido a las cinco de la mañana y las 10 de la noche, religiosamente, que pasa, como la misa, inalterable en su trayectoria, que lleva o eso parece, a vivos y muertos por igual.

La ventana asoma al jardín en un disturbio de bárbaros vegetales, como si cayeran en cuenta de la epifanía matinal, asunción del barrio que conserva hasta la basura para sobrevivir otro día. Toluca y sus ventanas es la misma madre aleatoria, matlazincas engallados arrastrando su fru-frú, acodados en pupitres no aptos para clases donde se enseña inglés como lengua madre y mántricos padresnuestros o santísimas vírgenes. La pobreza extrema no paga impuestos pero tiene celador, a veces dios o su digital reflejo en televisión.

Y es que el fracaso sabe a jugo de naranja, a dos refrescos de trece pesos más tapita plástica con premio incluido.

 

El Barco Ebrio

*

Apenas lleva dos años en el cargo y Eruviel Ávila ya hizo revelaciones sobre quién será su sucesor.

 

*

Quienes platicaron con él a fines del año pasado, quienes fueron a darle su abrazo y desearle los políticos parabienes, se llevaron una sorpresa cuando el gobernador, muy amable y propio, como siempre ha sido cuando las situaciones se lo permiten, se tomaba la confianza de enterar a los enfiestados escuchas lo que el oráculo –el suyo, claro- le deparaba a la entidad, y no precisamente para el 2014.

 

*

Primero, que la entidad estaba en buenas manos, que los problemas que había, y que eran pocos, se resolverían en un santiamén y que él estaba más preocupado por armarle un futuro  a su proyecto político, porque está seguro de que es beneficioso para la ciudadanía y para los que participan de él.

 

*

Segundo, que las inversiones en la entidad están garantizadas y que, igualmente, las derramas económicas alcanzarán para todo aquello que ya está programado. Que no hay enemigos, sólo desavenencias y que todo será paz y prosperidad al menos para quienes se lo merecen en la lógica de la burocracia que nos gobierna actualmente.

 

*

Tercero, que ya hay un delfín para sucederlo, y que “oficialmente” lo presentará  ante quienes lo pueden apoyar en su carrera política, de aquí a cuatro años y que desde este momento está ya haciendo precampaña para granjearse amistades eternas pero también negociando cuentas claras.

 

 

*

Y es que este hombre, joven como el que más y lleno de vigor, ha comenzado una serie de reformas desde su Secretaría, que busca en serio una mejora para la población de escasos recursos y que no puede acceder tan fácilmente a servicios de salud. Este plan, que subroga servicios, es de todos conocido y es que en esencia el planteamiento está bien realizado. Falta la logística y la operación, pero este funcionario estatal ya se da a la tarea de buscar a los mejores o al menos a los más convenientes.

 

*

Los colaboradores más cercanos al nuevo delfín ya festinan el nombramiento superadelantado con toda clase de consejos y planes para el futuro que se vislumbra a la vuelta de la esquina. El secretario anda feliz, aunque es cauto y sabe que falta mucho para que los designios se cumplan.

 

*

Sin embargo, confía en su amigo el gobernador, en que todo saldrá bien, pues este último dice de César Nomar Monge que es su mejor amigo y lo cataloga como uno de sus aliados incondicionales.

 

*

Con esas recomendaciones, al joven Nomar se le hace fácil, porque además es fácil hacerlo, reunirse con sus amigos e informarles de sus afanes por gobernar la entidad. Nada más cierto. Nomar Monge es el primero, al menos hasta hoy, en la lista de Eruviel Ávila Villegas, quien de paso le ha recomendado mesura y no perder el piso, de ninguna manera.

 

*

De alguna manera, el anuncio y decisión de Ávila eran de esperarse. Nadie como César Nomar engalana su lista de afectos, políticos y personales, que lo ubican como el más querido por el ex alcalde de Ecatepec de Morelos. Muy joven, Nomar se trepó a las lides de la política desde un grupo formado y comandado por Isidro Pastor Medrano, quien ha colocado a sus miembros en posiciones favorables. La carrera de Nomar es hechura suya –de Nomar, pues, como dice él aunque muchos hacen mutis- y ahora se le presenta la gran oportunidad. Muy pronto César Monge dejará de hablar de sí mismo para comenzar un discurso más “estadista”, cosa que entienden de las formas más extrañas los políticos. Un destape con tanto tiempo en el reloj no siempre es benéfico, porque puede cansar al pura sangre un trayecto tan pesado. Pero César es joven y está acostumbrado a trabajar bajo presión, más cuando se trata de su propio futuro, de asegurar un lugar al menos en los libros de texto de las primarias, tanto así que ya comenzó a platicar con quienes considera que a partir de ahora le pueden auxiliar. Que haya suerte, nomás, Nomar.

 

*

Mientras en Michoacán se desarrolla algo parecido a una guerra civil, en el Edomex la secretaria de Seguridad Ciudadana, Rocío Alonso, señala que el Cártel de Sinaloa, que dirige el Chapo Guzmán, opera en el Edomex y es culpable de casi todas las ejecuciones de este año, que suman unos 30. Guzmán, que según el libro de Rafael Loret, “Los 7 infiernos de México”, habría amenazado a Enrique Peña Nieto cuando todavía era gobernador del Edomex. El narco trabaja con quien lo protege o con quien le paga mejor. Ningún cártel es la excepción. Todos son soldados al servicio de un poderoso, aunque parezca que actúan con autonomía.

 

*

El caso de Michoacán es idéntico al del Edomex, pero con enfrentamientos formales, un frente militar. Los Autodefensas exhiben un poderío económico y armamento que no podrían pagar simples ciudadanos, por más empresarios que sean. El líder de las autodefensas, José Mireles, puede rentar una avioneta y desplazarse sin problemas. También recibe atención especial en cuestión de seguridad y recursos médicos a los que pocos pueden acceder. Su grupo actúa rodeado de militares, entra a los pueblos y cabeceras en convoyes de hasta 150 vehículos. Tiene capacidad de organización y don de mando y puede desarmar a sicarios, herirlos, matarlos y someter a policías municipales. Sabe de logística y porque es emanado de ahí, conoce qué políticos están coludidos con el narcotráfico u operan coaccionados. Parece que nada lo dejan al azar.

 

*

Paramilitares al final de cuentas, los Autodefensas hace el trabajo sucio de los gobiernos. Fausto Vallejo, el gobernador michoacano, fue siempre señalado por permitir que los Caballeros Templarios, los narcos que al parecer exterminan ya los grupos civiles, ayudaran en su campaña electoral acarreando gente a mítines y obligando a votar por el priista, ya con amenazas o con un pago económico. Luego casi dos semanas de enfrentamientos, quema de camiones y carreteras cerradas, un cerco sobre Apatzingán tomaba forma de pinza, listo para impedir que el bastión de los Templarios resistiera. El objetivo es buscar a La Tuta, Servando Gómez, líder de los narcos.

 

*

Las redes sociales difundían casi en tiempo real las acciones de la batalla para el resto de México e incluso daban a conocer la posición geográfica de La Tuta, que se ubicaba “entre Las Cruces y Cupuan Del Río hay a estado estos días por que en esa zona ya no hay presensia Militar”, apuntaban usuarios de La Soldadera Fugitiva, un muro en Facebook que reporta actividad de narcos, Autodefensas y militares. La localidad de Cupuán del Río “está situada en el municipio de La Huacana (en el estado de Michoacán de Ocampo). Tiene 1304 habitantes”, dicen las referencias en la web.

 

*

¿Conoce el gobierno federal la ubicación de La Tuta? ¿Por qué no lo detuvo antes y evitó una zona de guerra? ¿Cuál es la táctica de la Federación? ¿Se puede probar que Fausto Vallejo es aliado del narco? ¿Por qué no lo remueven e investigan? ¿Por qué los militares no se encargan de la seguridad y desarticulación de los narcos? Fausto Vallejo de todas maneras, anunciaba que trasladaría su gobierno a Apatzingán. ¿Golpe mediático? ¿Una orden? ¿Quién la dio?

 

*

El sur mexiquense es lo mismo. Todo mundo sabe dónde viven los capos de La Familia, quiénes son sus aliados, dónde se esconden, qué políticos los apoyan. Luvianos está ocupado por la Marina mexicana, que desplegó dos bases para helicópteros desde hace meses. La muerte de Jesús Salazar, El Tuzo, uno de los cabecillas de ese cártel, hace pensar que correrá la misma suerte que los Templarios. Aquí, una guerra como la michoacana, tardará en llegar pero ya se está cocinando.

 

*

El narcotráfico y la política, las grandes simulaciones mexicanas, no son entes separados o autónomos. Decenas de municipios mexiquenses funcionan bajo las órdenes del narco. Valle de Bravo, el centro turístico más importante del estado, es uno de los ejemplos.

 

*

Entonces, los Templarios, que apoyaron a Vallejo en las elecciones michoacanas, son barridos ahora por las Autodefensas, que al parecer protege y patrocina la Federación, también priista y que aceptó que Fausto Vallejo contendiera por Michoacán. Mientras, en Denver, Colorado, abrían al público tienda de mariguana, declarada legal en ese estado, y las ventas dejaban un millón de dólares diarios. Nadie querría intermediarios con un negocio tan ejemplar.

 

*

Las redes sociales reportaban rápidamente la llegada de 4 aviones Hércules del ejército a Uruapan y la presencia de militares, el 13 de enero del 2014, después de que el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, se reuniera con los bizarros jefes michoacanos. La Federación garantizó la seguridad de aquel territorio con la presencia militar, que ocupaba, curiosamente, la zona liberada, pero los Autodefensas descalifican a esa instancia, al igual que a la Policía Federal, porque, dice, tienen la información y no actúan. Entonces, ¿qué pasa en Michoacán?

Próspero año

* La fiebre privatizadora invade el país. Pero es el reflejo mexiquense, inercial, que parece brillante y genera esperanzas económicas porque talentos nulos han conseguido lo imposible. Esta es la tierra del culto a la apariencia, a lo que parece ser, los contratos de letra chiquita que hasta volcanes ponen en venta.

 

Miguel Alvarado

El Grupo Atlacomulco ha gobernador el Estado de México por décadas. Su modelo es simple pero eficaz. El poder público da oportunidad de hacer negocios, legítimos o no, y eso alimenta un ciclo de heredades que obliga a que una sola familia ejerza en una especie de medioevo tecnológico la función de dueño, regente de destinos.

La forma ha funcionado. El mexiquense es uno de los estados más ricos del país, políticamente el más importante y cuna de un empresariado encumbrado en labores de administración de bienes públicos. Lo tiene todo pero sólo algunos disfrutan sus beneficios. El más poblado de México, también tiene zonas de alta marginación y pobreza y ha entregado todo el sur a la actividad del narcotráfico. La familia del presidente Enrique Peña es la administradora central de bienes y males y ningún otro grupo, ni siquiera priista, ha obtenido tal poder, ni siquiera el actual gobernador, Eruviel Ávila identificado con el Valle de México aunque patrocinado por cuadros montielistas y presidenciales, que lo identifican todavía como alguien útil para ellos. La riqueza, lugar común del Grupo, no es para todos. La forma de negocios involucra privatización bajo el concepto de que es mejor que genere algo, aunque no pertenezca a la nación, que buscar la manera de invertir dinero público y montar una dirección exitosa para operar en beneficio de todos.

La fiebre privatizadora invade el país. Pero es el reflejo mexiquense, inercial, que parece brillante y genera esperanzas económicas porque ejemplos de talentos nulos han conseguido lo imposible. Esta es la tierra del culto a la apariencia, a lo que parece ser, los contratos de letra chiquita que hasta volcanes ponen en venta.

Habitantes de Raíces, un pueblo a las faldas del Xinantécatl, aseguran haber recibido notificaciones sobre la venta del espacio que ocupan. No saben qué hacer, cómo organizarse pero han buscado la ayuda de otros pueblos que suponen amenazadas hasta sus propiedades, como parte de un proyecto a largo plazo para utilizar las bondades climáticas de este antiguo parque nacional y junto a comisariados ejidales de otros 17 poblados esperan detener los procesos que  se les vienen encima. Raíces, sin embargo, es uno de los primeros en tener otro tipo de información y aseguran que el decreto presidencial que desaparece la categoría al volcán de “parque nacional” y que se había otorgado en la administración de Lázaro Cárdenas no los toma en cuenta y les quita las propiedades, pues transforma el territorio en un área de inversiones privadas. Los comuneros realizan juntas privadas para definir sus acciones, que serán similares a las que tomó San Juan de las Huertas cuando interpuso un amparo contra el decreto porque un aviso de compra-venta que ellos toman por desalojo, les ha llegado.

La supuesta pretensión de construir en el Nevado de Toluca un centro alpino, nuevas carreteras y un complejo turístico-comercial es la causa de la desazón, aunque el proyecto no es nuevo y ha involucrado a miembros del Grupo Atlacomulco como inversores, como el ex gobernador Ignacio Pichardo Pagaza, un entusiasta defensor del decreto presidencial. Según los de Raíces, la decisión de Peña Nieto implica que la IP pueda usar las tierras de los campesinos sin dificultades legales. Y es verdad. El ex gobernador Pichardo utiliza una frase que pronto se hizo odiosa entre los de Raíces. “El volcán está enfermo, nos decía cuando tuvimos una o dos reuniones con él”, afirma uno de los habitantes. El semanario Proceso publicó que los comuneros de San Juan de las Huertas habían sido advertidos sobe las primeras maniobras de despojo, y se les indicaba, a través de Probosque, que recibirían 14 mil pesos  por hectárea este año y 8 mil 500 en los dos años siguientes. Esa campaña, la del volcán agonizante, se utilizó en algunos medios para justificar la decisión de Peña Nieto. No le falta razón, pero la enfoca desde la conveniencia y olvida que los problemas y abusos que sufre el Nevado se deben en parte a la inoperancia de las autoridades. Si no se ha podido reforestar es porque la zona ha sido depredada por taladores que operan con el permiso de los gobiernos. Intocables, barren con el bosque y la fauna. Pero también el narco ha usado los parajes para esconderse y establecer rutas desde ahí. Estas dos actividades han impedido cualquier despegue económico, pues el turismo a gran escala funciona sólo en época de nevadas. Raíces es una comunidad pobre ubicada a 3 mil 531 metros de altitud. En el 2005 apenas había 571 habitantes, según el censo del INEGI, que pertenecían al municipio de Zinacantepec. Las temperaturas, en épocas invernales, alcanzan 10 grados bajo cero. Miserable hasta hace unos años, saltaba a las páginas de diarios locales porque sus habitantes no podían contrarrestar el frío y dependían de donaciones del gobierno y la ciudadanía. Eso era todo. Es todavía un caserío por el que cruza la carretera hacia Sultepec, y por donde hay que circular para llegar al volcán. Antes, casas de madera y cartón se fusionaban con el paisaje. Luego, las construcciones cambiaron y ahora la mayoría son de cemento, tienen chimenea y ventanas en forma. Hay una iglesia y los habitantes no sólo son identificados porque venden quesadillas o atados de madera, sino también porque aprovechan de buena forma las tierras, que se usan especialmente para la ganadería, ya que los suelos contienen derivados de ceniza volcánica no aptos para la agricultura, aunque siembran papa, haba y chícharos, entre otras cosas.

El Nevado de Toluca es una de las fronteras físicas visibles entre el centro mexiquense y el sur narcotraficante, una tranquila zona controlada por La Familia Michoacana y que ha impuesto su propia ley, al margen de autoridades de cualquier tipo. El Edomex, colindante con Michoacán, ha decidido cerrar o por lo menos vigilar rutas carreteras con escuadrones policiacos ante la proximidad de los grupos de autodefensa, que han prometido tomar Huetamo, una de las joyas urbanas en el llamado Triángulo de la Brecha, justo en la frontera con Guerrero y el Edomex. El gobierno del priista Eruviel Ávila simula poner atención al fenómeno de los cárteles en Michoacán, pero evita con tacto resolver sus propios problemas de seguridad pública y estupefacientes. El diario local Alfa reporta 5 homicidios dolosos en la entidad cada 24 horas, según cifras de la PGJEM, aunque las autoridades dicen que son menos. En el rubro de plagios, los casos superan los 140 pero la percepción ciudadana ubica a policías y ministerios públicos del lado del crimen organizado. La seguridad pública, a pesar de la recién creada Secretaría de Seguridad Ciudadana, es el principal problema del gobierno mexiquense. La llegada de los cárteles del narcotráfico en la administración de Arturo Montiel y su posterior afianzamiento no representan todo el problema. De hecho, los crímenes relacionados con el narco son apenas el 20 por ciento de total de los cometidos. Pero la prioridad del gobierno mexiquense es más práctica, pragmática y no se aleja del modelo Atlacomulco. Recuperar las finanzas estatales luego de una campaña electoral federal peñista que costó de manera no oficial casi 5 mil millones de pesos se consiguió el primer año, aunque eso cerró recursos a empresas locales y restringió pagos, derrama económica. Ahora, con uno de los presupuestos más elevados de la historia pero con una deuda pública cercana a los 75 mil millones de pesos, la administración prepara proyectos de todo tipo, pues además del volcán, copo de nieve todavía, se cocina el tren rápido Toluca-México, que se desarrollará a partir del 2014 con una inversión de 21 mil millones de pesos, con fondos federales para 70 kilómetros de recorrido con 4 estaciones intermedias, desde Zinacantepec hasta Observatorio, en el DF.

La construcción, que tardará tres años, será licitada pero se espera que participen y ganen los clientes de siempre: Slim, OHL, la familia Hank. Incluso deberá esperar para las negociaciones sobre uso de suelo y la compra-venta de tierras, que no significarán gran problema porque el trazo pasaría por un corredor de bienes raíces propiedad del mismo Grupo Atlacomulco y que se ha conformado a lo largo de los años, como denunciaban ejidatarios de Axapusco, con compras sobre todo de la familia Hank. El plan es conocido y forma parte de la “privatización” de la zona de influencia de la carretera Toluca-México y que incluye restoranes y fraccionamientos. El gobierno puede darse el lujo de un helicóptero nuevo, a cambio de 8.3 millones de dólares, para transporte de funcionarios de primer nivel y envía un mensaje de prosperidad a la ciudadanía. Hay para todo, pero nunca para todos.

Uno solo del resto de sus días

* Metepec es una ciudad de contrastes. Genera algunos millones de pesos al día y su tierra se ha revalorado según los parámetros de actualidad. Vale más un metro cuadrado encementado que una parcela para sembrar. Así es Metepec. Más de 80 fraccionamientos y gigantescas áreas comerciales se encargan de probarlo, además de un boyante comercio que no desprecia el narcotráfico, lo han colocado por encima de la pálida Toluca. Pero Metepec tiene sus razones para ser como es.

 

Miguel Alvarado

- Yo no uso mi programa para mentir ni para falsificar la verdad- grita la conductora de Televisa, Laura Bozzo a los invitados en uno de sus programas, mientras llena su panel de pura tragedia. Alardea, pero no deja de sorprender la energía que inyecta a cada una de sus actuaciones. Pareciera que el personaje creado por ella, la Laura que aparece a cuadro y lo mismo vende brasieres que fajas para los gorditos, es real, alimentado por el lugar común del HD y la repetición en tres horarios por el Canal de las Estrellas. Le pasa a cualquiera con un rating diario superior a 22 puntos, durante tres o más años, que pierda el piso, que se enfrasque ella sola en monólogos con la franquicia de Carmen Aristegui.

Las personas-franquicia representan un ingreso sustentado en algo que no existe, en una aparición televisiva, ingrata verborrea a la que se obliga a quienes desean estrellatos de mucha harina y poca mantequilla. Así, el círculo de colaboradores de otro locutor, Carlos Loret, confiesa que cobran 15 mil pesos por hacer publicidad a través de twitter, la red social más efectiva, inmediata de todas. Un twitt por 15 mil pesos no es la gran cosa si se compara con los costos en Estados Unidos, como los 9 mil 100 dólares que se embolsa una mujer llama Khloe Kardashian, de la que dice otro twitter que ni canta, ni baila, ni actúa.

Mientras, en la choricera Toluca la conductora Gina Serrano, de la ectoplásmica TV Mexiquense factura mil 500 pesos por cada clic en la cuenta del pajarito. Gina, una celebridad localísima, ha hallado una franquicia en su acta bautismal y puede explotarla en una ciudad como la capital del Estado de México, que no discrimina a la alcaldesa Martha Hilda González, una desparpajada funcionaria que no le importa acudir un sábado a las 12 del día al Sanborn´s de Venustiano Carranza para comer con sus colaboradores más cercanos y desalojar, 72 horas después a ambulantes con promesas empeñadas. Martha Hilda en los salones de Sanborn´s no parece “la presidenta”, y presume sin saber de cierto garbo a la inversa que confunde a los ciudadanos, quienes la critican por no parecer rica. Pero es sólo eso, percepción, porque Martha Hilda nunca estará en contra de la élite que le ha dado la oportunidad de medir su verdadera estatura. Su encargo público es muy reciente pero su fama laboral no. No se puede comparar con la kilométrica carrera de Carolina Monroy, presidenta municipal de Metepec que lo mismo ha administrado televisoras que el desarrollo económico de la entidad. Le da lo mismo Metepec que irse a la Federación para apoyar a su primo el presidente de México pero atiende todo con eso que los del Grupo Atlacomulco llaman pasión.

Metepec es una ciudad de contrastes. Genera algunos millones de pesos al día y su tierra se ha revalorado según los parámetros de actualidad. Vale más un metro cuadrado encementado que una parcela para sembrar. Así es Metepec. Más de 80 fraccionamientos y gigantescas áreas comerciales se encargan de probarlo, además de un boyante comercio que no desprecia el narcotráfico, lo han colocado por encima de la pálida Toluca. Pero Metepec tiene sus razones para ser como es. Hace 50 años la mayoría se dedicaban a la agricultura y la ganadería y viajar desde la capital mexiquense a era toda una odisea. Ni siquiera había red de agua potable y las calles eran meros caminos entierrados.

Pero la gente no era pobre. No toda. Algunos eran propietarios de ranchos y enormes casas del tamaño de una manzana, como la señora Aurora Ortiz, una de las más ricas de la región en los años 60. Ella habitaba una casona ubicada atrás del ayuntamiento y cuando murió uno de sus familiares heredó la propiedad. Meses después, al intentar arreglos en las bardas, decidió tirar algunas. El encuentro con la suerte no pudo ser mejor. Casi todas las bardas estaban rellenas de oro, lingotes fundidos en tiempos de la Revolución y guardados por aquellos soldados durante su paso por allí. Eso era bien sabido. El pueblo había servido de base temporal para aquellos que peleaban por la libertad y saqueaban al mismo tiempo.

Aquella historia se extendió por la comunidad y pronto otro vecino daba la misma noticia. Sus bardas estaban también rellenas con el sólido engaño de la riqueza. La cara del hombre resplandecía y en medio del éxtasis que produce aquella fiebre, hizo en público la promesa de construir baños públicos para el pueblo “porque ni eso tenemos y ya basta de tanto mugrero”. Cumplió la promesa y meses después los Baños Metepec abrían sus puertas a un público azorado pero maravillado de que se pudiera usar el agua caliente nada más para limpiar el cuerpo.

Los afortunados gambusinos no pasaron desapercibidos para las autoridades, que incrédulas miraban cómo, sin robar, simples ciudadanos se hacían del mayor poder que el hombre ha podido inventarse y ricos todos ellos se iban a conocer el mundo.

Hábiles para detectar recursos, los funcionarios creyeron que si esas dos casas habían arrojado tal cantidad de oro, otras tendrían más que eso y decidieron probar fortuna también. Así, los recursos públicos de Metepec, desde fines de los años 60, se han destinado para hacer, siempre, una obra que permita excavar las calles, remover banquetas, explorar fachadas. La leyenda dice que los alcaldes, hasta Carolina Monroy, se han enterado de alguna manera de aquellas historias y creen firmemente que el oro los está llamando. Filemón Salazar comenzó esta imperecedera tradición y lo siguieron sin chistar 15 alcaldes más, aunque los más mineralizados resultaron Miguel Ángel Terrón, quien exploró por objetos áureos el Calvario de la localidad, llevándose incluso un buen tajo del cerro; Óscar González, quien metió tuberías a casi seis metros de profundidad; Ana Lilia Herrera, quien terminó de poner banquetas a las obras del antecesor y de paso checar la calidad de los ductos y ahora Carolina, de quien se afirma, excava dentro del palacio municipal.

La pintoresca historia sobre Metepec es congruente con la mexicanidad de los Pronósticos Deportivos, la Lotería Nacional, la multimillonaria que se enamora del flojo petimetre o la suerte de tener una casa con paredes al estilo de las Mil y Una Noches. Si los alcaldes han escarbado además para hacerse ricos sin esa sagacidad que tienen para los negocios, no han dejado de usar presupuestos públicos para cumplir las ensoñaciones de Aladino y de todas maneras se retiran para vivir plenos, humanos, realizados, algunos sin volver a trabajar uno solo del resto de sus días.

El Barco Ebrio

*

La toma de Parácuaro por las fuerzas de Autodefensa en Michoacán acerca el conflicto entre narcos, crinen organizado y los seguidores de José Manuel Mireles Valverde a los límites del Estado de México, en el Triángulo de la Brecha. Después de Parácuaro –tierra del cantante Juan Gabriel, por cierto- la ciudad más importante antes de adentrase en el territorio de Eruviel Ávila, es Huetamo, uno de los bastiones históricos del narco en la zona del Triángulo de la Brecha, a escasas dos horas de Luvianos, Amatepec, Bejucos y Zacazonapan.

 

*

Luvianos, una de las capitales más emblemática de los cárteles, en manos todavía de La Familia Michoacana, ha sido el escenario cotidiano de violentos enfrentamientos por el control de la plaza. Primero, Marranos contra Zetas y luego contra los de La Familia, dejaron más de 100 muertos y ejecuciones que servían como escarmiento para quienes desacataban los distados de los ganadores. Pronto, autoridades municipales y los fuera de la ley funcionaron como una sola entidad, crearon una zona regida por leyes diferentes, que nombraba funcionarios y representantes de acuerdo a reglamentos paralelos. El negocio del narco permitía eso y más y por años funcionó más o menos de esa manera. La zona sur, la más pobre del Estado de México, encontró una fuente de riqueza casi inagotable en las actividades del narco. Los habitantes de aquellos municipios siempre tuvieron pocas opciones para salir adelante. Casi todos iban alguna vez en su vida a Estados Unidos y pocos regresaban otra vez a México. Mandaban dinero y  las remesas pronto fueron capaces de mantener a las familias en Luvianos. La agricultura, el comercio y la ganadería eran apenas ocupaciones para pasar el tiempo.

 

*

Luego el narco descubrió las bondades de la región. Laberinto de caminos y brechas, está protegida naturalmente por la Sierra de Nanchititla, un parque nacional olvidado que los provee de rutas de escape, refugio y alimentos.

 

*

La llegada del ejército, durante la administración de Enrique Peña como gobernador, no sirvió de nada, ni siquiera como disuasor. Al contrario, no pudo evitar enfrentamientos ni ejecuciones.

 

*

Huetamo, en Michoacán, es un municipio de unos 40 mil habitantes. La presencia de los cárteles es también permanente porque allí se siembra mariguana y se procesan otras drogas. Es uno de los puntos de paso para cargamento mayores y se abastece a la zona centro del país. El clima es extremo. Mucho calor y abundante agua garantiza abultadas cosechas, al pie de la Sierra de Dolores. Luvianos representa el centro geográfico de la Tierra Caliente y quien lo domina, controla el resto.

 

*

Precisamente en Luvianos, en este momento, se encuentra establecida una base de la Marina, en pleno centro de la cabecera municipal. Los militares están allí, nada más, vigilando. No hay detenciones ni cateos ni operativos. La vida en Luvianos transcurre como siempre, con su correspondiente narcotráfico. Sin embargo, no saben qué determinaciones tomará el contingente de la Marina, que nada más para casos de emergencia tienen dos superhelicópteros estacionados en un helipuerto improvisado, de dos pistas, artillados y listos para la acción.

 

*

En Luvianos hay tensión pero no inactividad. Allí prevén que los grupos de Autodefensa michoacanos pueden decidir pasarse al Estado de México. Los pobladores mexiquenses no saben qué pensar de los Autodefensas, pero en Michoacán el panorama está cada vez más claro. Los Autodefensas le hacen la chamba al gobierno michoacano, desprestigiad, debilitado, abandonado por ellos mismos y la Federación, que ve desde la sede en el Distrito Federal una imposición del narcotráfico, con el que tuvo que pactar para llevar a buen puerto el pasado proceso electoral. Los Autodefensas equivalen a guardias blancas, grupos paramilitares sostenidos por las autoridades que sólo así no se meten en dificultades para recuperar algunos territorios ocupados por el crimen organizado. Lo mismo sucedió, hace años, en Colombia. Paramilitares limpiando el cochinero de los gobernantes.

 

*

Esas Autodefensas no podrán replicarse en otras entidades, al menos no como sucede en Michoacán porque las condiciones son distintas. En Ecatepec, Edomex, por ejemplo, un grupo de transportistas se agrupó en una asociación llamada Águilas Vigilantes, que tiene como encargo cuidar de las unidades de los socios. Ellos son 8 mil hasta el momento y aseguran que han bajado la actividad delictiva contra las unidades. Aunque le siguen haciendo el trabajo a la policía, el motivo es otro y los resultados también. Mientras unos toman pueblos, los de Ecatepec cuidan empresas privadas. Sin embargo las razones son las mismas: una inseguridad galopante que no permite trabajar ni vivir en paz. En Parácuaro, el Consejo de Autodefensa informa que Mireles, su líder o jefe, ya está consciente y recuperado, sin mayores problemas, y de paso descalifica cualquier información surgida desde la procuraduría michoacana. Por el contrario, señala que a la PGR es a la única fuente a la que se le puede creer, al menos cuando habla de ellos. Los Autodefensas tienen claro que el enemigo, el de ellos, es el gobierno de Fausto Vallejo, a quien califican de asesino sicópata, y los Templarios, una escisión de La Familia. Parientes, pues.

 

*

El ayuntamiento de Metepec espera cambios importantes en su estructura, pues Carolina Monroy del Mazo ha sido invitada para participar en el gabinete de su primo, Enrique Peña Nieto. Monroy no se ha decidido y pidió tiempo para responder a la invitación, que se le giró el año pasado. Y es que Peña quiere a todos los de su confianza alrededor de él, aunque no descuidará los cuadros del Estado de México. Otro que renovará gabinete es Eruviel Ávila, quien finalmente no se fue en noviembre del 2013, como habían anunciado algunos de sus propios secretarios. Ávila se quedará un rato más pero las versiones insisten en que es cuestión de tiempo para que el del Valle de México asuma una función en la Federación. El priista, ya que se queda, deberá poner atención a la máxima preocupación ciudadana, la inseguridad, cuyos números demuestran el fracaso gubernamental en ese aspecto. Todos los días, aunque el propio gobierno matice, hay ejecutados y toda clase de crímenes se cometen con la mayor impunidad.

El alumno de Pedro

* Experto en economía, conocido como “el ángel de la dependencia”, Pedro Aspe mantiene desde hace tiempo una estrecha relación con los gobiernos locales. En la administración de Montiel fue el artífice, a través de Protego, dirigida por Luis Videgaray, de la restructuración de la deuda. La influencia de Protego en el manejo de las finanzas públicas mexiquenses se extendió hasta el gobierno de Peña, quien al inicio de su mandato nombró al joven tecnócrata Videgaray como su secretario de Finanzas, cargo al que renunció en el primer trimestre de 2009 cuando fue inscrito en la lista de los diputados federales plurinominales. Y ya en San Lázaro se apropió, nada más, de la presidencia de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, una de las tres más poderosas. Este texto pertenece al libro Los Golden Boys, escrito por el periodista Francisco Cruz, editado por Planeta en el 2012.

 

Francisco Cruz Jiménez

Luis Videgaray está lejos de ser una persona impreparada: según su hoja de vida, cursó dos carreras a la vez —Derecho en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y Economía en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM)—. Además, es doctor en Economía por el Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT), pero aquello fue un milagro a medias, porque el nuevo gobierno se comprometió a pagar, durante cinco lustros y por concepto de intereses, más de 56 millones de pesos, un promedio de 2 mil 270 millones 785 mil pesos anuales.

Los mexiquenses pagarán a los bancos el equivalente a tres deudas públicas en 25 años. Como lo puso en una de sus columnas el periodista local Macario Lozano: “para liquidar los empréstitos con todo e intereses se necesitará lo que resta del gobierno de Peña, los siguientes cuatro sexenios completos y, al menos, la mitad de un quinto periodo, siempre y cuando no haya más endeudamientos o una nueva renegociación”.

Protego es un nombre clave, por su relación con Pedro Aspe Armella. Sobre él, se escribió en medios mexiquenses, en junio de 2010 que “el futuro financiero de Televisa es celosamente custodiado por Aspe, presidente del Consejo de Administración y ex secretario de Hacienda, forjador de la célebre frase de que el desempleo en este país era un ‘mito genial’.

Experto en economía, conocido como “el ángel de la dependencia”, Aspe mantiene desde hace tiempo una estrecha relación con los gobiernos locales. En la administración de Montiel fue el artífice, a través de Protego, dirigida por Videgaray, de la restructuración de la deuda. La influencia de Protego en el manejo de las finanzas públicas mexiquenses se extendió hasta el gobierno de Peña, quien al inicio de su mandato nombró al joven tecnócrata Videgaray como su secretario de Finanzas, cargo al que renunció en el primer trimestre de 2009 cuando fue inscrito en la lista de los diputados federales plurinominales. Y ya en San Lázaro se apropió, nada más, de la presidencia de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, una de las tres más poderosas.

La bitácora de Protego revela que ha conseguido para el gobierno de Peña un crédito simple de 160 millones de pesos, un crédito de corto plazo revolvente por 500 millones, además de encargarse del refinanciamiento de Certificados Bursátiles a través del Fideicomiso Maestro, en una operación que representó 570 millones de pesos.

Protego representó por años la empresa más exitosa del intelectual de las finanzas; sin embargo, en 2006 la firma fue adquirida por el grupo financiero estadounidense Evercore Partners, en una transacción de 7 millones de dólares, bajo la cláusula que todo el equipo de Aspe se adhirieran a la nueva estructura que quedó co-presidida por el propio ex secretario de Hacienda.

La firma se promueve en la red como una empresa líder fundada en 1996 y que ha estructurado más de 100 transacciones de banca de inversión como colocaciones de capital privado, financiamiento de proyectos de energía, restructuraciones financieras, fusiones y adquisiciones y financiamiento a estados y municipios. Y en 2005, antes de ser vendida a Evercore Partners, registró ventas por 19.5 millones de dólares.

La fortuna amasada por Aspe hoy le permite participar al lado de empresarios como Carlos Slim, Emilio Azcárraga Jean y la firma centroamericana TACA en la administración de la aerolínea de bajo costo Volaris, que encontró en el Aeropuerto Internacional de Toluca todas las facilidades para establecer su base de operaciones.

Aspe no sólo preside el Consejo de Administración desde la fundación de la aerolínea, también supervisa 25 por ciento de las acciones a través del fondo de inversión internacional Discovery Americas que fundó en 2003 en sociedad con Discovery Capital Management, pero además se prevé que con la inminente salida de Grupo Televisa de Azcárraga Jean e Inbursa de Carlos Slim, el fondo capitaneado por Aspe se apodere de otro 25 por ciento de acciones.

Aspe Armella es también el máximo responsable de la catástrofe económica que estalló en México a finales de 1994, cuando apenas había dejado la titularidad de la SHCP y también es señalado por enriquecimiento ilegal al amparo del poder que detentó como titular de la dependencia”.

 

Atando cabos

 

Muy tarde, en 2011, cuando Peña se encaminaba a la Presidencia y Videgaray había consolidado su poder, los mexiquense se enteraron que la deuda real superaba 52 mil millones de pesos y que, incluida la de los municipios, aumentaba hasta 75 mil millones de pesos. Carlos Madrazo Limón, diputado local panista en esa época, hizo una precisión el miércoles 30 de noviembre de 2011. La deuda pública se ubica en 75 mil millones de pesos; es decir, 52 mil millones, un “poquito” más de lo que se debía al 16 de septiembre de 2005, cuando Peña tomó posesión como gobernador.

Presidente de la Comisión de Vigilancia del Órgano Superior de Fiscalización de la Legislatura mexiquense, Madrazo precisó que del total del adeudo, 52 mil millones 147 mil 329 pesos correspondían al gobierno estatal. El de los ayuntamientos sumaba 14 mil 454 millones; el de los organismos de agua, 8 mil 553, en tanto que los sistemas del DIF municipales tenían un adeudo de 227 millones de pesos.

Ese mismo año, el 11 de marzo, libro “Información programática y rendición de cuentas. Claves para entender el uso indebido de los recursos públicos en el Gobierno de Enrique Peña Nieto”, denunció un desvío por 13 mil 365 millones de pesos ejercidos en 2008.

José Guadalupe Luna, diputado local por el PRD, explicó que esa cantidad se incrementó, en diversos programas públicos, en una proporción que no correspondía con el cumplimiento de las metas de cada uno. Y sugirió que ese dinero habría terminado en la operación electoral en favor de las campañas del PRI en 2009.

El periódico Reforma publicó el 12 de marzo de 2011: “En ese año fueron presupuestados 114 mil millones de pesos, pero el gobierno mexiquense recibió 32 mil millones adicionales de la administración federal. Oficialmente, dichos recursos fueron aplicados en 64 programas, pero, de acuerdo con el libro, cuyo autor es asesor financiero del PRD, se distribuyeron en forma irregular y violatoria de la Constitución. […] Del total de excedentes federales, 13 mil 365 millones no impactaron en las metas de los programas a los que fueron destinados”.

Atrapado con las manos en la masa, ese mismo día el secretario de Finanzas, Raúl Murrieta Cummings —quien heredó el puesto de su amigo Videgaray—, negó que haya existido algún desvío de recursos. Luego cantinfleó un poco. Muchas metas establecidas en el gasto estatal, señaló, son cualitativas y no sólo cuantitativas. Sólo él sabe qué exactamente quiso decir. La duda se quedó para siempre en las páginas del libro, editado por la bancada del PRD en la Legislatura mexiquense.

Olvidos

* Los generosos diputados actuales, entre los impuestos que aprobaron, determinaron un “impuesto especial sobre producción y servicios” (IEPS), que se aplicará a la gasolina en enero de este año, subiendo la Magna un total de 19 centavos, la Premium 21 centavos y 24 el diesel.

 

Luis Zamora Calzada

“El presente decreto entrará en vigor el primero de enero de 2008, salvo por lo que respecta a los artículo segundo, fracción cuarta y sexta del mismo, los cuales iniciarán su vigencia a los 15 días siguientes a la fecha de publicación de este decreto en el Diario Oficial de la Federación”.

El párrafo transcrito corresponde al texto del transitorio de la reforma fiscal aprobada en dos mil siete, en donde la mayoría de los diputados priistas y panistas, mediante el ya repetitivo albazo legal que ocurre en el país, aprobaron el llamado “gasolinazo”, que puso en marcha los aumentos mensuales de la gasolina y el diesel a fines de octubre del 2007.

El decreto establece que los aumentos mensuales concluirán en diciembre del 2014, es decir a finales de este año, mes en que la gasolina alcanzará un precio aproximado de veinte pesos por litro y nadie lo puede detener.

La propaganda oficial de que la reforma energética impuesta permitirá bajar el precio del combustible, es un hermoso cuento infantil difundido en la televisión y por muchos voceros que no conocen o son omisos en hablar respecto a este decreto a sus escuchas cautivos, aunque es viable pensar que carezcan de la información por los bajos niveles de lectura o bien su memoria ha enviado estos datos al rincón de los olvidos.

Cabe mencionar que los generosos diputados actuales, entre los impuestos que aprobaron, determinaron un “impuesto especial sobre producción y servicios” (IEPS), que se aplicará a la gasolina en enero de este año, subiendo la Magna un total de 19 centavos, la Premium 21 centavos y 24 el diesel.

Quizá sea interesante ver los nombres de los legisladores que aprobaron dicho decreto, compararlo con los nombres que aprobaron la reforma energética y deducir sus propias conclusiones. Estimado lector, intente el ejercicio, por favor.

 

 

Niveles educativos

 

 

Me es imposible no compartir un párrafo de un texto publicado en la Jornada, el 3 de enero del presente año, escrito por Bárbara Zamora, que desde mi particular punto de vista es de alto impacto, en donde señala que “durante 20 años, desde su levantamiento armado en 1994, los zapatistas han hecho una de las cosas más difíciles que puede acometer el ser humano: han dejado de ser siervos, han dejado de obedecer las causas de otros, se han empeñado en construir su propia forma de vida y de gobierno. Y es por eso que, para muchos, resultan molestos o incómodos y los tres niveles de gobierno pretenden destruirlos de muchas formas y con todos los recursos a su alcance. No lo van a lograr”.

Con seguridad para lograr lo que han construido, han superado lo que Noam Chomsky define de la siguiente manera: “la calidad de la educación dada a las clases sociales inferiores debe ser la más pobre y mediocre posible, de modo que la distancia de la ignorancia… entre las clases sociales inferiores y las clases superiores sea y permanezca imposible de alcanzar para las clases inferiores…”.

Las aulas de la escuela pública en el país tienen en sus paredes dos posibilidades: la reproducción social o la liberación del sujeto; en una mirada rápida, si no se transforman los monólogos que predominan en la actualidad en miles de salones de clase, continuará la reproducción.

Si entre los zapatistas se ha generado una experiencia educativa diferente, es necesario conocer sus características, no para adoptarlo, sino para tenerlo como referente para el análisis de la docencia institucionalizada, que genere un movimiento cultural pedagógico con tendencia a lograr un perfil distinto en los estudiante que egresan de los niveles educativos, pues ya se demostró que es posible construir una docencia propia.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 487 seguidores