La decadencia

* Gamboa sólo puso en práctica lo aprendido con sus antecesores: Leonardo Rodríguez Alcaine y el todopoderoso Fidel Velázquez, quien se mantuvo al frente de la confederación por 57 años. Al margen de cuestionar si Gamboa Pascoe es el líder que los trabajadores merecen, se puede decir, con certeza, que sí es la clase de dirigente que el Estado necesita frente a cualquier federación, sindicato o confederación para aprobar sus políticas de control, esas que promueven al trabajo para sobrevivir, más no para mejorar las condiciones de vida de los trabajadores.

Francisco Cruz Jiménez

Con estos vientos en contra, aunados a las ambiciones y el entreguismo de Gamboa, la CTM entró en una fase decadente que se reflejó en las bajas cifras de sindicatos adheridos. Se hizo público que para 2011 contaba con mil 351 asociaciones y 754 mil integrantes de la industria privada. Cifra que apenas si se acercaba a los 2 mil 810 que había logrado reunir cuando se fundó en 1936.

Una nota publicada por Eduardo Dina en misionpolitica.com el 13 de diciembre de 2011 apuntala cifras que muestran la baja de afiliados de la CTM: “En 1995, con Fidel Velázquez a la cabeza, la confederación contaba con cerca de un millón 200 mil agremiados, pero para 2006, bajo la dirección de Gamboa, no llegaba a 500 mil, de acuerdo con un informe de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS).

”Los bajos salarios, el poco nivel de empleo y las nulas prestaciones complementan esta separación aunado a que el Estado ha otorgado un monopolio sindical que carece de democracia y no beneficia a los trabajadores”, opinión que contrastó en entrevista con Francisco Javier Aguilar García, investigador del Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

”Aguilar García refiere que La CTM formalmente tiene representatividad de los trabajadores, aunque según estadísticas ya no es tan grande, y de acuerdo con la Secretaría del Trabajo tiene como 700 mil afiliados, sobre todo en sindicatos y federaciones, que es la forma legal. De hecho, datos oficiales refieren que en 1997, la CTM tenía 581 asociaciones registradas ante la Secretaría del Trabajo y 926 mil agremiados”. La situación era dramática si se tomaba en cuenta que unos 92 mil o 19 por ciento pertenecían al sindicato petrolero de Carlos Romero Deschamps, y unos 26 mil al sindicato de la industria embotelladora, del mexiquense Armando Neyra Chávez.

No obstante, esta decadencia no sólo tiene la marca de Gamboa. Se puede decir que inició con Fidel Velázquez y sus caprichos por imponer a sus protegidos. Se acrecentó con los derroches y abusos de Leonardo Rodríguez Alcaine y terminó por ser un hecho bajo la dirigencia de Gamboa.

Al parecer, también la edad dorada en que desde la CTM se destapa al sucesor del presidente de la República —en alusión a Fidel Velázquez— y mandaba personal a la Cámara de Senadores y Diputados ha pasado. Se evidenció en la última etapa de Fidel Velázquez, cuando no logró que Gamboa llegara al Senado en las urnas de la elección de 1988, ese mismo año otro de sus consentidos y ahijado Alfredo del Mazo González perdió, con Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal. La decadencia cetemista fue más notoria porque aquel año se coronó el “fraude cibernético”, al que el PRI tuvo que recurrir, para imponer como presidente de la República a Carlos Salinas de Gortari.

En la lista de candidatos priistas que buscaron llegar a Los Pinos con el apoyo de la confederación y, no pudieron, se encuentran los nombres de Francisco Labastida Ochoa, quien perdió con el panista Vicente Fox en 2000, y Roberto Madrazo Pintado que sucumbió frente a Felipe Calderón en 2006. Para ese entonces La Güera Rodríguez era el mandamás de la CTM. Poco a poco quedarían en el anecdotario las siete diputaciones federales del fallecido líder textil poblano Blas Chumacero Sánchez, también senador en dos ocasiones y, en una, diputado local.

El año 2000 también fue testigo de la baja representación legislativa de la CTM que sólo pudo afianzar la candidatura de 37 de sus representantes, seis en la Cámara Alta y 31 para ocupar un lugar en San Lázaro. Para 2012, con Gamboa como dirigente, los números tocaron fondo: 20 representantes, de entre los que destacan Carlos Aceves del Olmo, el segundo hombre importante de la confederación, después de Pascoe; Armando Neyra Chávez, secretario de Finanzas del Comité Nacional de la CTM, Fernando Salgado Delgado, secretario de Acción Política del Comité Nacional de la CTM, y Enrique Burgos García, ex gobernador de Querétaro, aunque ya se había notado que su dedo no era mágico para hacer senadores y diputados desde antes de llegar a la Confederación de Trabajadores de México, porque cuando intentó que su hijo fuera diputado local, no pudo.

Otro dato curioso que revela que la CTM ya no es más el brazo poderoso priista que en algún tiempo fue, se pudo constatar, además, en la elección presidencial de julio de 2012, en la que Peña resultó ganador con un margen muy pequeño de votos.

Hay quienes piensan que las cifras reportadas por Gamboa sobre el número de afiliados —cuatro millones de activos cetemistas dijo en la celebración del aniversario 77 de la CTM en febrero de 2013— no son más que un intento por mantener vigente el mito de poder y control corporativo que, en algún tiempo, era realidad.

Un hecho innegable es que Gamboa ha encontrado, al igual que sus antecesores, la manera para perpetuarse en el cargo. Todavía hay quien se asombra que después de los escándalos que ha tenido que sortear en su trayectoria política, el repudio que despiertan su ostentosidad y sus declaraciones, continúe enraizado en la confederación, negociando con los derechos y contratos de trabajo, comprometiendo a sus afiliados a seguir políticas y pactos que van en contra de su propia dignidad, no sólo laboral, sino como individuos.

A casi cinco años de haber llegado a la CTM, Joaquín Gamboa estaba listo para renovar su liderazgo —luego de que en su ascenso recibió el apoyo de la mayoría de las 32 federaciones estatales y de los principales sindicatos cetemistas, a excepción del gremio petrolero que encabeza Carlos Romero Deschamps—, así que aprovechó la XV Asamblea Ordinaria del Congreso Nacional cetemista en febrero de 2010 para convocar a todos sus delegados y ahí, a boca de jarro

—como se dice coloquialmente—, les dijo que debían ir preparando las reglas para la elección de secretario general; no bien acabó de hablar cuando uno de sus allegados alzó la voz para decir a toda la concurrencia que no había otro líder auténtico y de unidad que Joaquín Gamboa Pascoe y por eso debía reelegirse por otros seis años.

Guardando fidelidad a los usos y costumbres de su central, Gamboa Pascoe vio la oportunidad y la supo aprovechar, preguntó a los asistentes ¿De veras quieren que sea su líder en el próximo sexenio? Todos respondieron al mismo tiempo, fuerte y claro que sí. Y no se dijo más, se impuso el rito de la ratificación en el poder cupular.

A sus 83 años de edad, la confederación, en apariencia, le dio su voto de confianza. Ningún método podía ser mejor que la palabra naciente de un pecho sincero y eufórico, aclamando su nombre, en lugar de papeletas engorrosas que después serían almacenadas en el olvido. En Los Pinos, Calderón no cuestionó la elección y entre apapachos le otorgó la toma de nota que lo reconoce como líder de la confederación hasta 2016.

Nada del otro mundo, Gamboa sólo puso en práctica lo aprendido con sus antecesores: Leonardo Rodríguez Alcaine y el todopoderoso Fidel Velázquez, quien se mantuvo al frente de la confederación por 57 años. Al margen de cuestionar si Gamboa Pascoe es el líder que los trabajadores merecen, se puede decir, con certeza, que sí es la clase de dirigente que el Estado necesita frente a cualquier federación, sindicato o confederación para aprobar sus políticas de control, esas que promueven al trabajo para sobrevivir, más no para mejorar las condiciones de vida de los trabajadores.

Ahora que el PRI está de regreso con ganas de “mover a México”, la desconfianza surge tras la declaración de Peña que pone como ejemplo de modernidad a la CTM y a Joaquín Gamboa, evidenciando que entiende a la modernidad como un retorno a los viejos rituales priistas, al control totalitario de las instituciones.

Desde este ángulo, se estaría viendo a la Confederación de Trabajadores de México (CTM) como un instrumento, un medio para lograr un escenario electoral propicio para los intereses del PRI. De aquí la sospecha de que con Peña en la Presidencia de la República, el PRI apostará por revivir el andamiaje corporativo de la confederación. La estrategia para lograrlo será su política de siempre: dar en grandes cantidades, primero, cuando sea necesario, luego a cuenta gotas y al final aplicar una reforma —la ya tan conocida ley “del dulce y el golpe”.

Lejos de preguntar ¿en qué lugar está la modernidad?, la duda es ¿cuánto tiempo más aguantará el país los estragos que generan las relaciones perversas entre gobierno y sindicatos? ¿Hasta cuándo se mantendrán gustos y excentricidades de una clase sindical enraizada en la opulencia y el poder? No, la CTM no representa el último reducto del corporativismo gremial, ni Joaquín Gamboa Pascoe representa el último eslabón de la alianza histórica de los líderes del sindicalismo con el gobierno mexicano, atrás de él hay más, muchos más.

Las calles de Estados Unidos

*

Miguel Alvarado

Quizás deba aceptar el término, acabar de levantarse, abrir la ventana, dejarse ir o devolverse criminal. El viento aúlla con espanto de células madre. Eso, cuando un entendimiento negro, necesidad vampírica de permanecer en la niebla arteriaba de sombras el jardín.

Abre la puerta.

Aquí viene el mundo.

*

Luego le digo que algunas cosas no debieran haber pasado. Ella me escucha o yo imagino que lo hace. Le cuento, por ejemplo, que a Marissa la ven como encarnación de Tonatzin y que incluso la perciben embarazada, gestora del comienzo. Yo veo casi lo mismo. Marissa tiene una hija, acaba de cumplir un año. Pero ella –la niña- es sólo una dinamo, la conexión entre esto y aquello.

Todavía sombras, ni siquiera vislumbramos el infierno. Ni por un segundo.

Marissa viene del infierno. No sabemos cómo ha regresado, quién es ella, si es Tonantzin o algo más, menos amorosa, menos madre, más apta para la guerra.

No sabemos, como si uno, el que mira, estuviera incluido.

Esta noche la luna no saldrá.

*

Nos va a costar mucho volver a imprimir, recuperarnos. Pero lo haremos. Ahora no cabe nadie, ni Fátima, nadie excepto yo, aunque desde lo más egoísta yo soy ella, pero ella es ella, con todas las letras, con todo el amor como ella lo entiende, como puede ser en este momento, como lo entiendo. ¿De verdad lo entiendo?

¿O por qué?

¿Cómo?

Fátima, no te amo porque sí

*

Lo que tengo es esto: fue primero una voz, un manchón atravesando una ciudad sitiada por el narco. O fue la dura noche, abrasada, desde la entraña de una orilla.

También es una arteria de grifo abierto, roto, no importa que los mensajes estén mutilados, heridos, como si alguien los hubiera.

*

Escribe el New York Times sobre Xochicuautla. Ya, de pronto, los comuneros se hacen visibles en la parte del mundo que mira a México desde la realidad del living room, cocaínico, superintelectualizado desde la ultraderecha, en la ignorancia del que sabe, rampante e infeliz. Luego, los lectores le dicen al diario global más importante que por qué hablar de México, que si Carlos Slim tiene algo que ver y cuándo, que cuándo volteará a las propias calles de Estados Unidos. O a las de Nueva York, por lo menos, contando lo que allá pasa. Esos pocos que le dicen al New York Times están hartos de lo fanzy que se ve el mundo en llamas, de lo inasible que resulta para ellos la calle de enfrente.

Estados Unidos no tiene calles. Pero tiene tiendas, un montón.

*

A Xochicuautla lo voltean a ver televisoras como Univisión, después de ocho años y un trazo que toca las puertas del poblado, gracias al reportaje del New York Times. Otra vez contar la historia. Otra vez el comunero Lucas Miguel, con el cigarro encendido, haciendo el recorrido por la zona.

Otra vez todo, pero esta vez desde Nueva York.

Eso, y que las reporteras están muy guapas.

*

Conmociona a Apatzingán el asesinato de una mujer, para robarle. La hija, por las redes sociales, dice: “Eres un porquería mi México… Estás podrido es tu miseria. Por robo hoy pierdo a mi madre.. Michoacán es de narcos!”.

La hija se llama Trini Rodríguez y trabaja para una televisora del gobierno de Jalisco, el Canal 7.

Pero a Apatzingán le conmueve más el tweet.

*

También le digo que ya nos vamos, que hay que recoger las cosas, levantar la oficina, pagar lo que se debe, poner el orden que falta. Le digo que ya nos vamos, incluso habrá que salirse del cuarto donde ahora estamos, volver a llevarse los libros, acarrear otra vez todo, moverse a quién sabe dónde.

Y dice: tienes que venir a la reunión del cumpleaños.

Y dice: tienes que venir a la reunión para que expliquen cuándo hay que irse.

Y dice: lo que hagas que se quede en tu corazón.

Pero mira: es una oportunidad, es una oportunidad. No, no, no. Es una oportunidad.

Habría tantos muertos, todavía más, si se le hiciera caso al corazón.

*

Ecatepec es

Tantas muertas

La Alerta de Género que el gobierno de Eruviel Áv

¿Cómo cuántas asesinadas hay en Ecatepec? ¿Unas cinco mil? ¿En cuántos años? ¿No eran cuatrocientas?

Recesión

* En medio de una fiebre privatizadora disfrazada con los términos legales de “reformas” desde el gobierno peñista, Petróleos Mexicanos reportó el doble de pérdidas en el primer semestre con respecto al 2014. Y la Comisión Federal de Electricidad que sus ganancias cayeron 156 por ciento, con pérdidas de 35 mil millones de pesos. El informe de Pemex, el 28 de julio del 2015, confirmaba que las pérdidas alcanzaban 84 mil 600 millones de pesos, el desplome en la venta de gasolina de 24. 5 por ciento y la reducción del 34. 8 por ciento en la exportación de crudo y derivados.

 

Miguel Alvarado

Recesión. Significa que la economía de un país está paralizada. Eso sucede en México y desde finales del 2013 es oficial. Esto lo confirmó la financiera Bank of America Merrill Lynch, pero su advertencia ha pasado de largo en el gobierno mexicano, que la disfraza de crisis o usa palabras más comunes para los mexicanos. Devaluación es la más socorrida y cuando el dólar ha alcanzado máximos históricos, como el 16.61 del 28 de julio del 2015, ese término no alcanza para describir.

Merril Lynch informaba, a finales de mayo del 2014, que para México no había señales de recuperación, en un tobogán que comenzó en el primer trimestre del 2012. El dólar, en diciembre del 2012, costaba 12.93 pesos. La devaluación de la moneda mexicana es de 26 por ciento, en poco más de dos años y medio.

Hoy, por ejemplo, hasta en la Cámara de Diputados del Estado de México la recesión representa un punto de quiebre en el sector salud, y el diputado priista, Juan Abad de Jesús, presiente de la Comisión de Salud, confirma despidos en ese sector. “Seis de cada diez plazas se han comenzado a recortar”, dice una nota de la reportera Violeta Huerta para El Sol de Toluca.

La recesión económica es definida por la Oficina Nacional de Investigaciones Económicas (National Bureau of Economic Research) de Estados Unidos, como “un periodo de tiempo de duración mayor a doce meses, durante el cual el porcentaje de crecimiento del Producto Interior Bruto de una economía es negativo y considera como recesión cualquier decrecimiento continuado de la actividad económica por dos o más trimestres consecutivos.

“Cuando no existe crecimiento, y además hay inflación, se dice que hay estanflación. Si la recesión se prolonga por mucho tiempo se le llama depresión.

El NBER enumera, además, una serie de síntomas que permite establecer si la economía de un país se encuentra en recesión: aumento del desempleo; disminución del consumo; aumento en la cartera vencida de los créditos provocada por la falta de capacidad de pago de los deudores y disminución del Producto Interno Bruto.

Para México, el crecimiento del PIB de los primeros tres meses del 2014 fue del 1.8 por ciento. Para el 2015, el PIB se calculaba en 3.9 pero la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos redujo la expectativa a 2.9.

A principios de junio del 2015, el Fondo Monetario Internacional recortaba las previsiones mexicanas sobre el crecimiento del PIB para 2016 y 2017, que eran de 3 y 3.3 por ciento, dejándolas en 2.4 y 3 por ciento, respectivamente.

En México el crecimiento del PIB alcanzó niveles históricos de hasta 6.75 por ciento con Gustavo Díaz Ordaz pero en 1988, con Miguel de la Madrid, la burbuja de la bonanza estalló y el crecimiento fue de 0.18 por ciento. A partir de esa fecha, el mayor crecimiento experimentado fue el del sexenio de Carlos Salinas, con 3.91 por ciento.

“Una de las razones que no ayudan a que el PIB crezca es que mucho del capital invertido en nuestro país por extranjeros es capital especulativo que entra en la Bolsa Mexicana de valores. Otro factor es que la acumulación de la riqueza mexicana está en menos de cuarenta corporativos que cotizan en la BMV a pesar de no representar más del 4% del total de empresas existentes”, apunta el sitio web economia.com.mx

En medio de una fiebre privatizadora disfrazada con los términos legales de “reformas” desde el gobierno peñista, Petróleos Mexicanos reportó el doble de pérdidas en el primer semestre con respecto al 2014. Y la Comisión Federal de Electricidad que sus ganancias cayeron 156 por ciento, con pérdidas de 35 mil millones de pesos. El informe de Pemex, el 28 de julio del 2015, confirmaba que las pérdidas alcanzaban 84 mil 600 millones de pesos, el desplome en la venta de gasolina de 24. 5 por ciento y la reducción del 34. 8 por ciento en la exportación de crudo y derivados.

Luis Videgaray, secretario federal de Hacienda, no es claro respecto a la crisis mexicana. Sus mensajes son ambiguos, oscuros para la mayoría de los mexicanos, pero reveladores por otro lado para quienes mínimamente lo comprenden.

Para Videgaray, México está creciendo, sigue creciendo incluso por encima de las previsiones de la OCDE y esa versión la difunde desde foros internacionales. “¿Por qué tenemos una baja inflación? Además, ¿por qué tenemos un Banco Central que está haciendo un gran trabajo? Pues porque las reformas están ya dando resultados, que tienen un resultado ya sobre la economía familiar”, apuntaba muy serio en un foro parisino, a principios de junio del 2015.

Esta recesión ha seguido un camino consistente. Fuga de capitales al extranjero; 2 millones de nuevos pobres hasta julio del 2015; masacres perpetradas por el ejército y la fuerza pública; la privatización de la educación y persecución a docentes; desaparición de normales rurales; la depreciación del peso ante el dólar en caída libre y por último el periodo prolongado de recesión. El siguiente momento es un estallido social.

Las elecciones tramposas

Luis Videgaray, un integrante del grupo de los Golden Boy, fabricado y pulido desde la finanzas del Estado de México en equipos políticos de Arturo Montiel Rojas y del propio Peña Nieto, cocinó una deuda que hasta hoy alcanza 39 mil 507 millones de pesos, sin contar las erogaciones que significan los Proyecto de Prestación de Servicios. Consiguió además que una de las cuentas públicas más desaseadas en la historia local, la del último año de Montiel Rojas, en el 2005, fuera aprobada y archivada cuando había irregularidades cercanas a 2 mil millones de pesos. Aprobada en el 2006 en una reunión donde Videgaray debía explicarla, se votó allí mismo cuando el priista Ignacio Rubí y el panista Sergio Octavio Germán Olivares se presentaron con dictámenes ya elaborados.

Eso, y la conversión de la deuda estatal, primero en UDIS y luego de regreso a pesos, con ayuda del entonces de secretario de Finanzas mexiquense, Luis Miranda Nava, lo ayudaron a llegar al gabinete federal.

Además, para las elecciones presidenciales del 2012, fue uno de los dos operadores financieros de Peña Nieto más efectivos llegados de Toluca. El otro, Luis Miranda Nava, un toluqueño que labora como titular de la Subsecretaría de Gobernación, es el poder de facto en México, y quien en realidad ejerce el poder político.

Las elecciones mexiquenses ayudan a entender desde lo político algunas de las causas del quebranto mexicano. Toluca, la capital del estado más poblado del país, uno de los tres más ricos y sede del grupo político de Peña Nieto, resulta un buen ejemplo.

Fernando Zamora Morales, ganador por el PRI de la alcaldía de la ciudad, elaboró una de las campañas más sucias de las que se tenga memoria. Relacionado con el narcotráfico a partir de una foto, en el 2005, en la que aparece montando un caballo y cargando un rifle AK-47, y como caballerango Albert González Peña, líder de los Zetas en el sur mexiquense en esos años, a Zamora se le dejó hacer cualquier cosa.

Apenas en una aproximación realizada por los partidos rivales, el PAN, sobre todo, que quedó en segundo lugar, se indica que el ayuntamiento de Toluca gastó 120 millones de pesos del dinero público en las campañas priistas de Zamora, lo que desajustó los topes de campaña, rebasándolos en 882 por ciento.

El equipo de campaña del panista Juan Rodolfo Sánchez Gómez denunció que el Consejo Municipal Electoral había recibido 206 cajas sin identificación alguna. Eran cajas blancas sin firmas y sin actas visibles o datos de la sección a la que pertenecen. Fueron abiertas en la Sesión Permanente que inició el 10 de junio del 2015, y corresponden al distrito 26, y equivalen al 22.12% del total de las casillas integradas, que al final quedaron fuera del conteo.

El quebranto mexicano, si bien en lo económico tiene orígenes globales como las crisis griega y china, encuentra explicación en la trampa electoral. Un análisis del partido Movimiento de Regeneración Nacional acerca del último proceso electoral en el Estado de México arroja otra luz y recuerda el asesinato de Romualdo Mondragón, candidato panista en Villa Victoria.

El estudio de Morena, denominado “Las elecciones del 7 de junio 2015. Resultados y Reflexiones”, no pasa por alto las irregularidades más elementales, y que incidieron en los resultados finales, en las narices de los electores. No es casual que el 35 por ciento de los funcionarios de casillas elegidos tuvieran que ser sustituidos porque no aceptaron su designación, una semana antes de los comicios. Y el mismo día de la elección, 31. 9 de los elegidos no acudió a las casillas, por lo que tuvieron que ser sustituidos por civiles formados, que esperaban para votar.

“El Estado de México prefigura el mapa político de la elección que viene”, consideraba Mauricio Aguirre, ex candidato de Movimiento Ciudadano en su momento. Y es que la lista nominal del Edomex es de 11 millones 23 mil 636 inscritos, de los cuales votó el 50.42 por ciento. Esa lista es la más copiosa del país y siempre ha definido los comicios presidenciales. Quien gana la entidad, seguramente gana Los Pinos.

El futuro inmediato para el país es poco menos que claro en manos de toluqueños. Oaxaca, Guerrero, Michoacán y el Estado de México son territorios fuera de control y, empujados al borde de una violencia sin precedentes, encaran como pueden la opresión económica y social ejercida desde el Estado. En el caso del Edomex, al menos 19 municipios de la zona sur están bajo control de células del narcotráfico, organizaciones del crimen organizado a las que se les comienza a llamar con un nuevo nombre, paramilitares, que por otro lado han generado en todo el país cerca de 280 mil desplazados, que no puede suceder sino en un escenario de guerra.

El gobierno federal prepara y ejecuta el último tramo de las privatizaciones, pero eso coincidirá con una nueva escalada en el precio del dólar, que se calcula llegue a 20 pesos en las últimas semanas del año. Para entonces, la recesión paralizaría.

Informantes de la presidencia de México aseguran que el escape del “Chapo” Guzmán de la prisión federal del Altiplano fue orquestado por el gobierno federal, quien sacó al narcotraficante de Almoloya, apoyado por el ejército, con el objetivo de que ayudara a encontrar el dinero que aún tiene escondido, pero también para ser recapturado, en un montaje desde el gobierno, cuando el momento lo requiera. Esos mismos informantes predijeron la caída del CNTE y el encarcelamiento del líder de la Sección XX de Oaxaca, Rubén Núñez, así como la llegada de Luis Miranda Nava a la Secretaría de Gobernación, sustituyendo a Osorio Chong, quien encabezaría el PRI nacional. Por lo pronto, el cisma de la CNTE se ha cumplido.

Selene

*

Miguel Alvarado

*

Se sentaba a fumar.

Pero escribía. Y fumaba.

Tenía en la mesa todas las cosas provenientes de todos los lados, unas inasibles, otras no.

Había plumas de todos los precios y un cajón a la mano con lápices de colores.

También una bolsa. No, dos bolsas, una pequeña y otra enorme.

También había una ventana abierta, no porque fumara sino porque entraban los gatos.

Había gatos. Sobre todo dos, que asistían a los sillones pidiendo antes.

En el patio, atrás, había un perro. Todavía está. Martina.

Ponía música. La quitaba, la volvía a poner. Al final la dejaba.

Preguntando ponía una palabra. La borraba. Volvía a ponerla.

Pero tenía enciclopedias a la mano. Prefería consultar libros antes que internet.

Y estudiaba. Pero no estudiaba las enciclopedias. Esas sólo las acariciaba, hojeándolas.

Porque quién estudia en las enciclopedias.

Olían, dijo una vez.

Y estaban impresas. Y eran reales, estaban encuadernadas y eso es arte.

No los libros de ahora, empastados apenas por una máquina.

Y tenían las palabras que otros habían usado, porque las enciclopedias eran antiguas, bien conservadas, unas de hasta 150 años.

Quién lo dijo, esto cómo lo dijo, decía preguntando. Y uno no sabía, casi siempre no lo sabía.

Pues está dicho. Lo puedo decir de nuevo. Entonces lo decía y así resultaba otra cosa.

Pero no estudiaba en las enciclopedias.

Para estudiar usaba tres libreros de pared a pared, donde había de todo.

Y hacía rayas pero no dibujaba, aunque lo hacía mejor que nadie.

No dibujaba en sus hojas por un asunto de orden, o quizás de distracción.

Entonces no dibujaba pero hacía rayas. Trazaba una, sobre todo, una curva y luego la misma curva pero espejeada.

No todo lo que escribía era bueno, pero todo se revisaba.

No todo lo que se revisaba era bueno, pero lo que era bueno lo era, incluso discutiéndolo, poniéndose en contra.

Porque las palabras eran un asunto personal. Todavía lo son y lo serán siempre.

Nada. Jung no tenía cabida. Pero de tarde en tarde el I Ching se consultaba.

Y Jung, un estudioso del I Ching, como un adicto al facebook, empequeñecía cuando estudiaba el I Ching.

Porque cómo.

Ella interpretaba el I Ching, y respondía. Porque hasta Jung lo tuvo que reconocer.

(Pero el punto es que escribía).

Llenó cuadernos, uno tras otro, pasándolos a archivos doc. o rtf.

Terminaba de fumar y comenzaba de nuevo.

Desde un punto o desde un espacio donde no había un punto.

Transcribió paciente, con dulzura y también con odio el A y la B de la enciclopedia. La que tenía 150 años.

Pero entonces escribía.

Traducía porque era una forma de escribir. Y luego de traducir publicaba. Porque para eso era su periódico.

Pero no se trataba de publicar. Aunque lo hizo.

Se trataba de escribir porque eso es una fuerza. Ni siquiera una herramienta.

Ella decía que era la fuerza única. Que no había otra.

Luego todo cambió, pero están sus palabras, la combinación de sus palabras. No todas son buenas, pero todas tienen poder, un poder que se desprende.

Hay un libro que se llama Últimos coros para la tierra prometida.

Allí están cuatro poemas.

Para unos no es importante.

Para ella lo sería, igual que para mí.

Pero el punto es que escribía. Y fumaba.

Escribía fumando, con la ventana abierta, pero no por el humo, sino porque había gatos.

Y porque su palabra, como los gatos, usaba las ventanas para ir y venir, sobre todo ir.

A diferencia de los gatos, las palabras, las de ella, siempre regresan.

Atados a lo local

*

* La estructura de administración anterior quedó derogada, los funcionarios impuestos por la CNTE en mandos medios del Instituto, versión 1992, ya no firmarán más nombramientos, tampoco validarán las nóminas de pago, tal y como lo hacen en el Estado de México los improvisados egresados del SMSEM, que son propuestos para fungir como funcionarios ─subdirectores centrales y regionales─.

*

Luis Zamora Calzada

El martes 21 de julio por la mañana, a la altura de La Marquesa, de la carretera Toluca-México, viajando con amigos del Sindicato Unificado de Maestros y Académicos del Estado de México (SUMAEM) a Ecatepec, la estación de radio sintonizada daba las noticias del día. De pronto, y de manera sorpresiva, interrumpió su programación habitual,  para transmitir en vivo la reunión casi secreta, según se comentó, que encabezaban Gabino Cué, gobernador de Oaxaca y Emilio Chuayffet, secretario de Educación Pública, y que se llevaba a cabo en ese momento en Tlalixtac de Cabrera, de la misma entidad que habitó Benito Juárez.

El gobernador confesó haber sido rebasado por la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), y anunciaba la creación de otra versión del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO), ahora convertida en un organismo descentralizado, con personalidad jurídica y patrimonio propio, asegurando autonomía de gestión, algo parecido a los Servicios Educativos Integrados al Estado de México (SEIEM), que administra a los ex maestros federalizados, quienes fueron eliminados de la Ley del Trabajo de los Servidores Públicos del Estado y Municipios, el 16 de diciembre del 2014. En trabajo reformador nocturno, los diputados locales salientes derogaron todos los artículos que los refería en la ley citada, determinando que, a partir de ese entonces, dependerían directamente de la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado.

La novedad del nuevo IEEPO fue la integración de una Junta de Gobierno con derecho de voz y voto para los secretarios de  Gobernación, Finanzas, Salud, Administración, Desarrollo Social y Humano, las Culturas y las Artes de Oaxaca; únicamente con derecho a voz, un representante de la Secretaría de Educación Pública federal para la aplicación de la Ley General del Servicio Profesional Docente,

La estructura de administración anterior quedó derogada, los funcionarios impuestos por la CNTE en mandos medios del Instituto, versión 1992, ya no firmarán más nombramientos, tampoco validarán las nóminas de pago, tal y como lo hacen en el Estado de México los improvisados egresados del SMSEM, que son propuestos para fungir como funcionarios ─subdirectores centrales y regionales─, Y que hasta la fecha siguen firmando nombramientos a sus recomendados y autorizando sus pagos en el Formato Único de Movimientos, mejor conocidos como FUM, con todas las implicaciones de corrupción que se rumoran en los pasillos de las oficinas centrales administrativas y sindicales, alejados de cualquier planteamiento de política educativa que mejore a las escuelas públicas.

Lo anterior explica las condiciones nada favorables de las escuelas públicas estatales, que han ido a la baja debido a la gran cantidad de recomendados sin perfil ni preparación, impuestos desde la administración local concatenados al sindicato oficial, por lo que resultaría legal y estratégico practicar una auditoria a todas las plazas docentes otorgadas en los últimos años para detectar cuántos familiares y amigos de los directores generales, subdirectores regionales y centrales han sido beneficiados sin tener la preparación requerida, mucho menos los merecimientos que establece la ley para desempeñar las funciones en que fueron nombrados.

No es asunto menor, sobre todo si la Secretaría de Educación Pública estatal, en cumplimiento con lo establecido en la Ley Orgánica de la Administración Pública Estatal, decide hacer cumplir las leyes inherentes en esa materia para construir otro panorama educativo en la entidad.

De continuar en la lógica descrita, es decir, atados a lo estrictamente local, resulta intrascendente la nueva visión que se proyecta en materia educativa, hacia 2030 por la Unesco, que concentra los objetivos de desarrollo sostenible y se propone “garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos”, recuperando el carácter humanista de la educación, sobre todo cuando en las legislaciones de muchos países se  reconoce como un derecho humano que garantizan sus constituciones.

En nuestro país el artículo Primero Constitucional determina que en  “…los Estados Unidos Mexicanos todas las personas gozarán de los derechos humanos reconocidos en esta Constitución y en los tratados internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte, así como de las garantías para su protección, cuyo ejercicio no podrá restringirse ni suspenderse, salvo en los casos y bajo las condiciones que esta Constitución establece”, perfectamente relacionado con el artículo tercero de nuestra Carta Magna, que mandata que “todo individuo tiene derecho a recibir educación. El Estado –Federación, estados, Distrito Federal y municipios– impartirá educación preescolar, primaria, secundaria y media superior. La educación preescolar, primaria y secundaria conforman la educación básica; ésta y la media superior serán obligatorias.”, y por si quedara alguna duda, el artículo cuarto establece que “en todas las decisiones y actuaciones del Estado se velará y cumplirá con el principio del interés superior de la niñez, garantizando de manera plena sus derechos. Los niños y las niñas tienen derecho a la satisfacción de sus necesidades de alimentación, salud, educación…”, sobre todo, ahora que está anunciada una educación de calidad, que no se cumple con la contratación de recomendados, que no cuentan con la preparación profesional, ni el perfil docente para las funciones educativas inherentes a los nombramientos, que les emiten los titulares de los mandos medios de la administración pública estatal y sus salarios correspondiente. Simplemente, así no se puede.

Política educativa mundial

Por razones naturales, la creación de otra versión del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO), definida en un organismo descentralizado con personalidad jurídica y patrimonio propio, no impactará en los planteamiento mundiales en materia educativa, al ser una pretensión federal para corregir un asunto que el propio gobierno del estado permitió en su momento, con la anuencia de la propia SEP federal.

Ante el mundo está la propuesta de la declaración de Incheon, República de Corea: “Educación 2030: Hacia una educación inclusiva y equitativa de calidad y un aprendizaje a lo largo de la vida para todos”, planteando transformar las vidas vía una educación integral, ambiciosa y exigente, sin dejar a nadie atrás, tal y como lo establece el documento integrado por ministros, jefes y miembros de delegaciones, jefes de organismos y funcionarios de organizaciones multilaterales y bilaterales, representantes de la sociedad civil, de la profesión docente y del sector privado; ninguno de ellos egresado de sindicato oficial alguno, que por el solo hecho de haber sido integrados a sus directivas les conceden espacios de la administración educativa locales, como ocurre en el Estado de México.

El planteamiento retoma las metas de Educación para Todos, suscrita en Jomtien en 1990, confirmada en Dakar en 2000 y en la reunión mundial en el acuerdo de Mascate 2014, considerando las conclusiones del informe de seguimiento de Educación para Todos en el mundo 2015, así como las síntesis regionales en que se divide el planeta, reconociendo que no se han alcanzado las metas establecidas.

El trabajo tiene presentes los Objetivos de Desarrollo Sostenible, los Objetivos de Desarrollo del Milenio, la iniciativa mundial de “la educación ante todo”, que son la base para las pretensiones educativas 2030, partiendo de que una meta no cubierta al cien por ciento, es una meta no lograda.

La visión, acorde al documento, se sustenta en el carácter humanista de la educación, considerando que el desarrollo debe tener como base “los derechos humanos y la dignidad, la justicia social, la inclusión, la protección, la diversidad cultural, lingüística y étnica, y la responsabilidad y rendición de cuentas compartidas.”, en donde las autoridades educativas no están exentas de las fallas de los sistemas educativos, centrándose en asignar culpas a los maestros de todos los males en la materia e incluso de los sociales, como ocurre en nuestro país, que lamentablemente y día a día se tacha al maestro, asignando infundadamente responsabilidades de los malos resultados y lo negativo que ocurre en las escuelas públicas, sin colocar en el contexto el incumplimiento de la capacitación que está obligada a brindar la SEP a todos sus trabajadores, establecida en el artículo 123 Constitucional. Mucho menos toma en cuenta la corrupción construida por los funcionarios en turno de las instancias que administran la infraestructura y los recursos educativos.

Se hace hincapié en que la educación es un bien público, un derecho humano fundamental, tal y como planteó el Sindicato Unificado de Maestros y académicos en el Estado de México (SUMAEM), en su iniciativa de Ley de Educación, ingresada a la Cámara de Diputados locales, el 14 de mayo del 2010, en los términos siguientes:

“La educación es un derecho constitucional, es libertad y un derecho humano fundamental; un bien público; una herramienta poderosa para impulsar el desarrollo humano sostenible; un contribuyente en la mejora de las condiciones de vida de las poblaciones desfavorecidas, justicia y democracia para la sociedad que coexistimos en esta entidad; es importante en el crecimiento económico, la eliminación de la pobreza, el logro de la igualdad y en la reducción de la marginación social; pero es fundamental en la erradicación de la violencia, la corrupción y la impunidad como causas de inestabilidad y tensión social; reafirma lo que por esencia es nuestra identidad y transforma lo ordinario para hacerlo útil, para actualizar lo tradicional; sus objetivos son la formación y el enriquecimiento de los valores culturales y morales comunes, competencias y capacidades básicas, potencia la transformación de la especie humana en verdadera humanidad, condición indispensable para descubrirse a sí mismo y continuar aprendiendo hasta alcanzar un desarrollo integral individual y social, es el medio fundamental para el pleno perfeccionamiento humano. Es un proceso que dura toda la vida de las personas, construyendo capacidades físicas, artísticas, intelectuales, morales y afectivas. Es una responsabilidad compartida de los tres niveles de gobierno y la sociedad.

“La vía educativa permite una mayor capacidad de pensar, que conducirá hacia su correspondencia natural en una mayor capacidad para actuar, resuelve de manera contundente las contradicciones sociales y equilibra las posiciones de desigualdad, coadyuvando a construir sociedad más equitativa, libre, democrática y con capacidad para exigir y de hacer que se cumplan las leyes que norman el actuar de todos los mexiquenses….”.

Cualquier parecido con algunos planteamientos de la declaración de Incheon no es mera casualidad, es producto del estudio de muchos maestros que estamos atentos a los acontecimientos mundiales para construir una visión y proyección de la educación en México, contrario a la estrategia de persecución docente que practica la SEP en la actualidad.

Brecha educativa internacional

*

* Pasada la anestesia nacional, la terca realidad no se ha movido, el precio del dólar sigue en aumento, el poder adquisitivo del salario está en caída libre, a millones de mexicanos les es más complicado garantizar la subsistencia de sus familias, la inequidad económica y social va en aumento, los problemas de inseguridad siguen, los actos de corrupción están a la orden del día, los determinaciones autoritarias prevalecen, las manifestaciones en contra de las reformas al artículo 3ro. y 73 constitucionales no paran.

Luis Zamora Calzada

La semana pasada los medios nacionales, locales y muchos internacionales se volcaron en el asunto de la fuga del “Chapo” Guzmán, que ya el túnel, que si nadie notó la cantidad de tierra extraída para su construcción, si estaba rapado o no, la corrupción y los corruptos participantes en el hecho, la inversión calculada en dólares que infiltró la seguridad del penal de “máxima seguridad del Antiplano”, la renuncia probable de funcionarios federales de primer nivel, entre otros inherentes a la ya llamada Fuga del Siglo, acompañado cada subtema de sesudos análisis de comentaristas, con una clara tendencia de colocar en la opinión pública nacional el acontecimiento, como el hecho imperante en la vida de cada mexicano, que en opinión de un trabajador de instancia gubernativa federal, en días pasados, al respecto afirmó que “la gente está contenta que se haya escapado, es el tema del día, los otros asuntos han pasado a otros términos, casi nadie habla otra cosa, la figura del presidente está fuerte de nuevo…”.

Pasada la anestesia nacional, la terca realidad no se ha movido, el precio del dólar sigue en aumento, el poder adquisitivo del salario está en caída libre, a millones de mexicanos les es más complicado garantizar la subsistencia de sus familias, la inequidad económica y social va en aumento, los problemas de inseguridad siguen, los actos de corrupción están a la orden del día, los determinaciones autoritarias prevalecen, las manifestaciones en contra de las reformas al artículo 3ro. y 73 constitucionales no paran, los calificativos para denigrar la imagen de los maestros suben de tono, al extremo de llamarlos el “Cártel Organizado Nacional de Delincuentes de Trabajadores de la Educación”, como lo hace irresponsablemente una estación de radio local en Toluca.

Nada ha cambiado, el extravío en materia educativa nacional continúa, la falta de definición y comprensión del significado de calidad educativa permea la actuación de la Secretaría del ramo educativo federal, en el artículo tercero constitucional sigue firme que “el Estado garantizará la calidad en la educación obligatoria de manera que los materiales y métodos educativos, la organización escolar, la infraestructura educativa y la idoneidad de los docentes y los directivos garanticen el máximo logro de aprendizaje de los educandos”, incurriendo en reduccionismos que tampoco concatenan con lo establecido en otros documentos como la Ley General de Educación, la Ley General del Servicio Profesional Docente, diversos acuerdos emitidos por el titular de la Secretaría de Educación Pública Federal (SEP), incluso el propio Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) no tiene claro el significado, por ello sus instrumentos no evalúan el estilo de docencia del profesorado, dedicándose a aterrorizar a los maestros con el tema del despido amenazador.

Contrario a la desdicha educativa nacional, el Foro Mundial sobre la Educación 2015, a convocatoria de la UNESCO, en la declaración de Incheon, República de Corea, determina que “la educación de calidad fomenta la creatividad y el conocimiento, garantiza la adquisición de las competencias básicas  de lectura, escritura y cálculo, así como de aptitudes analíticas, de solución de problemas y otras habilidades cognitivas, interpersonales y sociales de alto nivel. Además la educación de calidad propicia el desarrollo de las competencias, los valores y las actitudes que permiten a los ciudadanos llevar vidas saludables y plenas, tomar decisiones con conocimiento de causa y responder a los desafíos locales y mundiales mediante la educación para el desarrollo sostenible y la educación para la ciudadanía mundial”, lo que supera a todas luces “el máximo logro de aprendizaje de los educandos”, establecido por los diputados del pacto por México, reformadores del artículo 3ro. Constitucional, para desgracia de los mexicanos.

Reloj educativo

Hoy por hoy, nadie puede negar que la política educativa nacional se centra en destruir la imagen del maestro para colocarlo en contra de la sociedad al denigrar su figura en hechos  aislados y desafortunados, visible en acciones como maximizar mediáticamente actos como lo acontecido a la “maestra grosera” del Estado de México o a la “maestra rapada” de Oaxaca, quien resultó ser periodista oportunista, especializada en camuflajes e infiltración.

La semana pasada, durante la marcha de los maestros en la ciudad de Toluca, supuestos docentes intentaron golpear a camarógrafos, quienes fueron defendidos por periodistas que cubrían la manifestación de rechazo a la evaluación del desempeño profesional, y que determinará el despido del profesor al tercer examen reprobado.

Como consta, la nota mediática fue la agresión que propinaron los “peligrosos delincuentes y vándalos maestros”, las imágenes difundidas se enfocaron en el momento de los manoteos y leves empujones entre los agresores nada educados y el ejército defensor de los camarógrafos, las publicaciones y difusiones en radio y televisión ya no utilizaron el término “seudomaestros”, simplemente dijeron los maestros, generalizando, sin certeza alguna de que quienes generaron los hechos hayan sido maestros, no hay pruebas al respecto.

Colocar en tela de juicio al docente parece ser la pretensión fundamental, es notorio que a nadie le interesa que el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), no evalúe a todos los maestros en su totalidad desde un inicio, es público que la evaluación para la permanencia se aplicará sólo a los profesores que fueron enlistados unilateralmente, sin cumplir el INEE con lo que ordena la Ley General del Servicio Profesional Docente, estrategia que ha generado miedo e inestabilidad emocional en los maestros, tanto en los que se encuentran en la lista fatal, como en los que están en espera de su turno para el fusilamiento ejecutor de los verdugos evaluadores erráticos.

Lo anterior demuestra que la política educativa implementada por el estado mexicano, contraviene rotundamente lo determinado en el Foro Mundial sobre la Educación 2015, establecido en el documento de la declaración de Incheon, República de Corea, en el apartado “Hacia 2030: una nueva visión de la educación”, que señala respecto al maestro: “…Velaremos porque los docentes y los educadores estén empoderados, sean debidamente contratados, reciban una buena formación, estén cualificados profesionalmente, motivados y apoyados dentro de sistemas que dispongan de recursos suficientes, que sean eficientes y que estén dirigidos de manera eficaz”, para proporcionar ”… educación primaria y secundaria de calidad, equitativa, gratuita y financiada con fondos públicos, durante 12 años, de los cuales al menos nueve serán obligatorios…”.

No cabe ningún espacio comparativo entre el planteamiento mundial y lo que ocurre en México, simplemente entre el empoderamiento docente que se propone a nivel mundial y el maestro satanizado y devaluado que construyen la SEP y el INEE en nuestro país, son polos opuestos, direcciones contrarias, que en el caso nacional, tienden a destruir la educación pública, gratuita y obligatoria, además laica que garantiza la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

La estrategia de evaluación implementada en el examen para la permanencia, aumenta la generación de maestros miedosos y cambia el contexto de todos en general, al disminuir el tiempo de trabajo áulico, para dedicarse más a tareas administrativas, que aumentaran por la exigencia de recopilación de evidencias que exige el INEE, los que se reunirán durante el tiempo de desarrollo de la docencia, incluso se ocupará parte de ese tiempo para la lectura de la bibliografía impuesta para pasar el examen y el copiado de diseños burocráticos de una “planeación argumentada”, por tanto no garantizarán jamás resultados de aprendizajes pertinentes, desde esta óptica y con la creatividad docente secuestrada, el reloj educativo de México gira en dirección contraria al planteamiento mundial, que aprobará la UNESCO en su sesión del mes de septiembre del año en curso.

Y llega el mar con el sol

*

Selene Hernández León

*

El grano    por sí solo   eleva su arena de reptil      por sí solo

encamina     hartazgo      clepsidra

hilvana cascajo almizcle donde antes fingía enfado

fibra amenazante

olisquea                        desova el humo                                                               pretende a toda criatura

*

duerme

*

quiso decir y tocó feroz

insomnio una                                             otra vez

el tendón nervioso del sol

rodillo de manija mecánica

*

cicatriz

*

la ventana vuelve el rostro para mirar

se apacigua                    es de día                     y también amenaza

la temperatura es propicia        

Raptora.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 512 seguidores