La reforma electoral que viene

José Antonio León 

Dentro de poco, probablemente en marzo según estimaciones de los partidos Acción Nacional y la Revolución Democrática, se decretará una nueva reforma electoral para el Estado de México.

Así será si ambos institutos hacen valer su peso y presencia políticas en la entidad, aunque por ahora ya se vea que son los tiempos del mandatario Enrique Peña y su partido los que vienen imponiéndose, lo que significa que la reforma podría prolongarse hasta junio o el último tercio del año que corre.Parece improbable, en cambio, que esta reforma se frustre al igual que pasó con la última promovida por la legislatura anterior, debido a que ahora las modificaciones constitucionales en materia electoral a nivel federal son un imperativo, y el Congreso mexiquense se encuentra obligado a realizar los ajustes respectivos a la Constitución estatal en consonancia con dichas reformas y adiciones.Pero si bien es inminente, la ciudadanía debería dudar de sus alcances y fines. La historia política y electoral de la entidad muestra que, contra los buenos deseos y propósitos de los diferentes actores políticos, al final los intentos por redefinir las reglas del juego electoral y democrático se han quedado cortos.Aunque no pocos analistas e investigadores locales han pretendido que cada una de las seis reformas electorales que hemos conocido en territorio mexiquense desde que se creara el Código Electoral en 1996, representan avances notables para la consolidación democrática, en realidad el entusiasmo es excesivo. Falta aún por documentarlo, pero una mirada menos indulgente a la evolución de nuestro sistema electoral arroja que estas modificaciones han obedecido sobre todo a la coyuntura política y los intereses particulares de los partidos.En cada ocasión desde octubre de 1998, cuando por primera vez se reformaron y adicionaron diversos artículos de este código, ha prevalecido el cálculo político de la coyuntura y no una visión de estado integral y de largo plazo. Movidos por la experiencia de la elección anterior, los actores políticos de la entidad han elaborado sus propuestas de cambio. En su visión inmediatista han mirado a la elección siguiente y no a 10, 15 o más años. Han pretendido mejorar las condiciones de competencia para la siguiente justa electoral, no para las generaciones por venir.El caso más claro y reciente fue el intento de modificar el código electoral en agosto del 2005, cuando el PAN y el PRD aprobaron en el Congreso estatal por mayoría de votos una reforma electoral que habría de aplicarse en las elecciones locales de marzo de 2006. Contraria a los intereses del PRI y sus satélites, fue vetada por el aún gobernador Arturo Montiel, impidiendo su entrada en vigor.Ésta pretendía, entre otras transformaciones, que esas elecciones se movieran de marzo a julio y empataran con la presidencial. En el interés de sus promotores estaba aprovechar el ‘efecto’que cada uno de sus candidatos presidenciales había provocado. Andrés Manuel López Obrador y Felipe Calderón Hinojosa habían polarizado la contienda, y parecía inevitable que, como sucedió, se repartieran los votos casi a partes iguales, dejando muy lejos al candidato tricolor, Roberto Madrazo Pintado.De haber empatado ambos procesos, seguramente el mapa electoral de la entidad fuera otro. PAN y PRD hubieran ganado más municipios y diputaciones de las que ahora tienen, y el PRI, si bien en el tercer lugar, se ubicaría aún más distante de ellos que ahora.Prevaleció una visión de corto plazo. El cálculo inmediato. La experiencia cercana y el peso de la coyuntura. Esta vez no difiere tanto de las anteriores. Un dato nos respalda. En este proceso de reforma se avanza al ritmo del PRI, son sus tiempos los que dominan y marcan los plazos. Ante esta situación, ¿podrán los otros actores romperlos y fijar los propios?      

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s