El necio amor

* Meraz Domínguez era reportera, con experiencia comprobable, a diferencia de Versini. Comenzó con Dolores Ayala y terminó como representante del gobierno de Durango, como titular de la oficina de Representación. Ganó un Premio Nacional de Periodismo en el 2000 y fue directora de Comunicación Social de la Secretaría de Energía del gobierno federal; subdelegada de la Delegación Miguel Hidalgo del Gobierno del Distrito Federal y directora del Sistema de Radio y Televisión Mexiquense, de 1999 a 2001.

 

Jorge Hernández

Atrás quedó el poder. Los excesos, las acusaciones de corrupción. Atrás quedó el spleen de París y las seducciones de Televisa par gobernar un país. La familia es otra, el rumbo también, aunque prepara el retorno a la vida pública. Y si esto último sucede, no lo hará solo. Llega de la mano de un tercer matrimonio, esta vez con una periodista, una de verdad, aunque el currículum de Norma Meraz incluya solamente notas para televisión en la propia empresa de Azcárraga y puestos burocráticos en Durango y el Edomex, donde incluso fue directora general de Radio y Televisión Mexiquense en la administración anterior.

Arturo Montiel casó por tercera vez, aunque prescindió del lujo y la parafernalia. Norma Meraz es su nueva esposa y el club de golf Los Encinos, en Lerma, sustituyó a Valle de Bravo como el escenario de su fracasada boda perfecta con la francesa Maude Versini.

El 8 de mayo de este año, el ex gobernador mexiquense ocupó una casa en Paseo de los Abetos para su enlace, ante pocos invitados y todos de bajo perfil. Ni siquiera se preocupó por la seguridad y tres hombres vigilaban discretos la entrada de los convidados.

Entre las ausencias destacaba la de Enrique Peña, el actual gobernador del Edomex y sobrino de Montiel pero a Meraz eso pareció no importarle.

Pocos medios cubrieron el enlace civil y todo se redujo a unas pocas notas en secciones de Sociales en periódicos del norte del país y a un chismorreo intento pero breve en columnas toluqueñas.
La primera esposa de Montiel, Paula Yáñez, una reina de belleza de la Feria de San Marcos, quedó en el olvido e incluso su anunciada participación en la contienda electoral del próximo año fue opacada por la boda de su poderoso ex marido. Maude Versini sueña en París, al lado de una nueva relación, embarazada y olvidada de sus promesas de campañas sociales en ayuda de los pobres. Sus casas de asistencia, abandonadas a lo largo y ancho de la entidad, apenas la recuerdan por las placas que mandaron poner en sus fachadas. Versini, más que una primera dama, resultó una hábil inversora y ella el producto a promover, como sucedió el 23 de junio del 2002, cuando en Avándaro la primera plana de Montiel saludaba a los recién casados. Ese matrimonio duró cuatro años. Unos señalan la pérdida de la candidatura de Montiel a la presidencia como una de las aristas que propiciaron la ruptura. Otros acuden a la violencia con la que la francesa fue tratada. Unos más, a la investigación por enriquecimiento inexplicable que el clan del ex gobernador tuvo que soportar pero del que, a final de cuentas, salió sin despeinarse ayudado por funcionarios que él mismo encumbró durante su administración.
Sobre la violencia que padeció Versini, hay un testimonio. Hoy, la moda son los libros. Todos pueden escribir uno. Todos se sienten capaces de escribir sus memorias. Prueba de ellos son el binomio Jorge Castañeda y Rubén Aguilar, colaboradores del gobierno de Vicente Fox y quienes desnudan en uno de los capítulos la relación sentimental del ex gobernador mexiquense, Arturo Montiel, con la francesa Maude Versini, de quien se ha divorciado, además de su boyante situación económica y el encubrimiento de funcionarios de la actual administración peñista, incluido el propio gobernador, Enrique, sobrino del de Atlacomulco y de Luis Miranda, ex secretario de Finanzas montielista y actual subsecretario de Gobierno.

En el libro La Diferencia y casi sin querer los malhadados Castañeda y Aguilar recuerdan que Montiel perdió la candidatura porque su situación privada no atravesaba por buen momento y eso pesó más, incluso, que la investigación en su contra.

El capítulo, incluso, ha servido de pretexto para que el ex regidor perredista

por Tlalnepantla, Josñe Luis Cortés, vuelva a presentar una denuncia relacionada con el caso de Montiel, aunque esta vez en contra del ex presidente Vicente Fox y de su procurador de Justicia, Daniel Cabeza de Vaca, pues cree que protegieron al ex mandatario durante las pesquisas.

Versini exigió a su entonces esposo, una indemnización cercana a los 300 millones de pesos, lo que representaría la mitad de los bienes de Arturo y que no corresponde con el resultado de las investigaciones seguidas sobre su patrimonio.

Según Castañeda y Aguilar, Versini habría sido golpeada por presuntos guardaespaldas de Montiel y se habría refugiado en Denver, durante un tiempo, luego de levantar una denuncia en el ministerio público de Toluca y ante el consulado de Francia en México.

Hasta allá se trasladó el avergonzado esposo y para reconquistarla, narran Castañeda y Aguilar, le compró una casa de playa en la isla francesa de Saint Barthélemy, pagada en efectivo, como señalan informes de la Inteligencia mexicana.

El libro La Diferencia ha sido catalogado como un escrito en defensa de la administración foxista pero aún así comenta chismes y cotilleos sobre personajes de filia panista, sobre la golpiza a campesinos de San Salvador Atenco y sobre un caso de espionaje al Trife por parte del PRI del Estado de México.

Pero a Montiel, de 64 años, no le apura. La lista de sus propiedades era más amplia y con ninguna de ellas pasó nada. Jalisco, Guerrero, España, Centroamérica, Francia, el Estado de México eran los territorios preferidos de Montiel para comprar y aunque su familia ya es muy amplia, dos hijos con Yáñez y tres con Versini, además de nueras, nietos, padres, hermanos y tíos y que casi todos subieron espectacularmente su nivel de vida, el ex gobernador vive plácidamente en Ixtapan de la Sal, en el fraccionamiento de la Grand Reserva, propiedad de una familia entrañable para él, los San Román, dueños del agua y el turismo en aquel municipio.

Meraz Domínguez era reportera, con experiencia comprobable, a diferencia de Versini. Comenzó con Dolores Ayala y terminó como representante del gobierno de Durango, como titular de la oficina de Representación.

Ganó un Premio Nacional de Periodismo en el 2000 y fue directora de Comunicación Social de la Secretaría de Energía del gobierno federal; subdelegada de la Delegación Miguel Hidalgo del Gobierno del Distrito Federal y directora del Sistema de Radio y Televisión Mexiquense, de 1999 a 2001.

  • Calendario

    • mayo 2008
      L M X J V S D
      « Abr   Jun »
       1234
      567891011
      12131415161718
      19202122232425
      262728293031  
  • Buscar