2009

* El panorama económico, político y social para el Estado de México no es halagador para el 2009. Los ciudadanos enfrentarán crisis y asistirán, mudos, al reality que los políticos del momento han organizado para ellos. Escándalos, elecciones, chismes, la creciente dominación de Televisa sobre los grupos de poder en la entidad presagian un año más negro para los mexiquenses.

 

Miguel Alvarado

Es el 2009. Año electoral y decisivo para los políticos del Estado de México. Han pasado los días festivos. Las navidades y el año nuevo son ahora dígitos acumulados en las carteras casi vacías de los ciudadanos promedio. Ni siquiera el frío pude hacerlos olvidar las deudas contraídas y las que vendrán, mientras la ciudad de Toluca se tapiza, poco a poco y de manera misteriosa, de rostros afables y regordetes, enmarcados por curiosos pero carísimos trajes de marca, que intentan alguna frase ingeniosa. “Va por ti” o “porque nos interesas tú” serán algunos de los eslóganes para las próximas campañas electorales, que definirán el destino del propio gobernador Peña Nieto y de su gran séquito, empecinados en seguir viviendo de los erarios públicos. Este ejercicio futurista de Nuestro Tiempo tiene como intención retratar lo que no ha sucedido, peor que sabemos pasará inevitablemente

No todo es malas noticias. Los primeros días de enero el gobierno hará oficial un aumento a los salarios mínimos. Luego de graves discursos en contra de la pobreza y la desigualdad, se publicará que los sueldos aumentarán en dos pesos para la región C, donde está enclavado el Edomex. Nadie protesta pero se asiste a la burla con rostro pálido. Los pocos que verán este aumento hecho realidad son burócratas basificados, obreros sindicalizados que no pueden ser despedidos pero sí maltratados. El resto debe sobrevivir como hasta hoy lo ha venido haciendo.

Dos días después, también en enero, el primer aumento formal se hace presente. Los impuestos por agua suben 100 por ciento, porque los ayuntamientos están decididos a terminar con las deudas históricas en este concepto. Las oficinas de recaudación permanecen semivacías pero los tecnócratas no pierden el tiempo. Luis Videgaray Caso, secretario de Finanzas, presenta al pueblo la enésima reestructuración de la deuda pública, que alcanza ya los 30 mil millones de pesos. Este rescate, dice ufano el juvenil secretario, permitirá a la entidad pagar durante 50 años, con una tasa congelada del 25 por ciento. Las operaciones las realizaría el grupo Protego, de Pedro Aspe, para no perder la operatividad, pues desde el 2004 realiza este tipo de operaciones en el Edomex.

Luis Videgaray renunciará meses más tarde, pues dirigirá una importante operación financiera en Televisa, en la subsidiaria TV Promo, y presentará al gobierno de Peña un atractivo paquete de publicidad que incluye la trasmisión en vivo y en directo, por canales abiertos, de su propia boda para el 2010.

El lugar de Videgaray será ocupado por Luis Miranda Nava, actual subsecretario de Gobierno y ex secretario de Finanzas de Arturo Montiel, quien para esas fechas lograría limar asperezas con su jefe real para seguir manejando los dineros públicos del Edomex. Miranda Nava asume con toda naturalidad el cambio y señala que nunca las finanzas públicas han estado mejor. Mientras, su equipo de asesores prepara una campaña que llevará al funcionario a una curul en la diputación local.

El gobernador Peña Nieto abrirá todavía más su vida privada buscando que los electores del país lo identifiquen como un padre honesto, responsable y triunfador, que sabe sobreponerse a las adversidades de la vida. Su novia, la actriz Angélica Rivera, estará a su lado cuando anuncien el matrimonio, para mediados del 2010. Será en la tierra natal del mandatario, Atlacomulco, pero pospondrán la luna de miel hasta que el gobernador tenga tiempo en su agenda.

En lo político, a Peña no le irá nada bien. Su partido, el PRI, perderá la mitad de los municipios que gobernara hasta el 2008, y se ubicará como la segunda fuerza detrás del PAN. Sin embrago, recuperará la alcaldía De Toluca, hecho más significativo que valioso y María Elena Barrera será la nueva alcaldesa de la capital. El PAN, encabezado por Juan Carlos Núñez Armas, reclamará un fraude y el aspirante azul perdedor, Gerardo Pliego, será incluido en una lista plurinominal.

Humberto Benítez Treviño será el coordinador de la bancada priista en la Legislatura y seguirá los pasos de Isidro Pastor, metido de lleno en el proyecto gubernamental del Partido Socialdemócrata. Sergio Villalba Torres, presidente del Comité Directivo Estatal, tragará fuego luego de haber rechazado al editor en jefe del quincenario El Pelón Mexiquense y asistirá impetérrito al ungimiento del Comandante como nuevo líder estatal de aquel partido. Benítez, por su parte, corrompe a diputados del PRD, PT y Convergencia y logra que se declaren independientes para, meses después acogerlos en el seno del priismo y lograr otra vez el control de la Cámara.

Peña apelará a la democracia que permite oportunidades a todos y aplaudirá el regreso de Pastor, deseándole suerte pero recordando que quien hizo mal en el pasado, lo volverá a hacer.

El equipo de Peña Nieto cometerá un error táctico y pagará dos inserciones en medios nacionales donde se descalifica al presidente Felipe Calderón en su lucha contra el narcotráfico y la inseguridad nacionales. Todos los gobernadores priistas firmarán, excepto Peña Nieto. Un día después, los gobernadores se echarán para atrás y declararán que ellos no firmaron, que alguien lo hizo por ellos. Peña guardará silencio pero la Presidencia revelará que dos personeros de Comunicación Social del Edomex, Antonio Juárez y Marco Garza, llevaron la publicidad y la pagaron en efectivo justo afuera de los diarios.

Iniciado el año, Peña incrementará su seguridad personal, pues una amenaza de muerte proveniente de una de las cúpulas empresariales más poderosas del país se cierne sobre él. A pesar de ello, el gobernador no será blanco de la violencia, pero sí uno de sus allegados, el empresario Juan Armando Hinojosa, quien será secuestrado en Veracruz y por cuyo rescate se pedirán 100 millones de dólares. Peña, acongojado, dará la cara y dirá que se está haciendo lo posible para rescatar con vida a este ciudadano”.

Hinojosa saldrá con vida del suceso, abandonará el país pero no los contratos con el gobierno, que manejará desde Madrid, en la seguridad del viejo continente.

Huixquilucan parecía ser la perdición de Peña, pero nada sucedió. Fernando Maldonado, secretario de Transporte hasta el 2008, ganará las elecciones luego de competir en lo interno contra Alfredo del Mazo Maza y Carlos Iriarte, entre otros. El PRD se ubicará en segundo lugar y Mauricio Grajales, del PAN, quedará en tercero. La llegada de Maldonado a Huixquilucan tranquilizará la zona pues negociará con los capos del narco el reparto del territorio. A pesar de ello, el ex alcalde Adrián Fuentes verá perdidas todas las esperanzas de convertirse en gobernador y se cobijará en una asesoría al lado de Manlio Fabio Beltrones, a quien coordinará su campaña presidencial en unos años.

La universidad estatal no tendrá una mujer en la Rectoría, pues Melody Huitrón será rechazada y Eduardo Gasca ocupará el lugar de José Martínez Vilchis.

En Luvianos, una narcofosa será descubierta, pues el narco ha vuelto sus miras al sur y desde allí seguirá operando en el Edomex, luego de la pacificación de Huixquilucan. El ejército patrullará por dos meses la región pero nunca detendrá a nadie y se limitará a implementar sospechosos retenes en las carreteras vecinales.

Antes de las elecciones, un libro sobre Enrique Peña saldrá a la luz pública y demostrará la existencia de un grupo detrás de él. El libro será distribuido en todo el país, que leerá ávido incluso la prehistoria en el linaje de los Peña. A la par, una reedición del libro El Grupo Atlacomulco: Revelaciones, estará en preparación para fines de aquel año.

Ignacio del Valle, preso de por vida en el penal del Altiplano, empeorará en su salud y una solicitud desde la ONU para darle libertad será archivada en el palacio de Lerdo. “La justicia no se negocia”, dirá el gobierno estatal y dará carpetazo al asunto.

Canadá inicia la expatriación de trabajadores mexiquenses en enero, debido a que no hay dinero para cumplir con los convenios establecidos con el gobierno de Peña. Los trabajadores regresarán a la entidad y se encontrarán con que no tienen trabajo y no podrán insertarse en la economía estatal.

La investigación sobre Eduardo Manzur, asesinado a fines del año 2008, lleva a un callejón sin salida. A pesar de tener tres líneas, se trata de una venganza contra el hermano, el ex delegado de la PGR en la entidad, José Manzur Ocaña. El poderoso hermano nada podrá hacer, pues fue advertido al menos con un año de anticipación e incluso antes de que los 24 ejecutados aparecidos en Ocoyoacac fueran relacionados con él.        Manzur, sin embargo, buscará venganza.

El secretario de Desarrollo Metropolitano, Alfonso Navarrete Prida, renunciará a su cargo pero será contratado como asesor de Fernando Maldonado, alcalde electo de Huixquilucan. Desde allí, Navarrete Prida operará para formar un grupo político para buscar la gubernatura del Estado de México, que se enfrentará al grupo de Arturo Montiel en una cruenta guerra política que derivará en la derrota del que vive en Ixtapan de la Sal, pero no a manos de Navarrete, sino de la presidencia de México, quien impondrá el primer gobierno panista en el territorio, encabezado por Juan Carlos Núñez Armas. Este gobierno se encargará de frenar las aspiraciones presidenciales de Peña Nieto, pero no actuará sino hasta la recta final, cuando filtre a los medios parte de los archivos del Cisen con información sobre Peña y el propio Montiel. Televisa tendrá las exclusivas, que anunciará en sus programas matutinos de variedades, donde estará Brozo, casualmente, como invitado. En ese momento, Peña, quien vacaciona en Ixtapan, volará rumbo a Toluca para preparar su respuesta, que dos días después se trasmitirá por el noticiero estelar de López-Dóriga. Dos días después, Peña renunciará a competir por la candidatura priista, dejando el paso libre a Manlio Fabio Beltrones y Beatriz Paredes. Aunque esto no sucede en el 2009, desde ese año se gestará la caída del grupo montielista.

Mientras esto se cocina, Ricardo Aguilar, actual presidente estatal del PRI, se quedará fuera de toda posibilidad para la gubernatura, lo que ocasionará su dimisión en el partido. Dolido, se unirá a la campaña panista de Juan Carlos Núñez Armas para luego retirarse a la vida privada y buscar, para el siguiente periodo, una oportunidad en Convergencia.

El ejército mexicano anuncia un decomiso de droga en Huixquilucan. Navarrete y Maldonado cerrarán así su guerra contra el priista Adrián Fuentes y David Korefeld, a quienes se les investigará sin éxito pero con el objetivo de enterrar cualquier aspiración política que todavía mantienen.

Más de 20 mil migrantes del Estado de México será deportados desde Estados Unidos, ante un inminente colapso financiero a nivel mundial, que tiene por objetivo la implementación de una alianza política y económica entre los tres países de Norteamérica. Obama, el flamante presidente negro de EU, anunciará que la “integración” es parte de un plan para hacer frente a China, la Unión Europea y la emergente Rusia.

El Toluca será desmantelado. Sus principales figuras juegan ahora en el América y las Chivas, que repuntan en los campeonatos locales y continentales. Toluca, sin Paula da Silva, el retiro inminente de Cristante, las bajas de Dueñas, Ponce, Mancilla y Romagnoli, quedará en el último lugar de la tabla general.

Metepec no será de Julio Lujambio. El aliado del alcalde Óscar González competirá por el PT pero el descrédito de su protector se convertirá en la principal arma de sus contrincantes. La priista Ana Lilia Herrera quedará en segundo lugar y el PAN recupera al municipio gracias a la figura de Javier Mawaad. González se refugiará en el DF y luego desaparecerá, pues una investigación del propio Mawaad lo pondrá con un pie en la cárcel debido a la malversación de fondos, tráfico de influencias y favoritismo con familiares. Uno de sus negocios, el equipo de futbol de tercera división, los Garañones, quedará en manos del ex tesorero de Metepec, Ricardo Ramos.

Los ex alcaldes de San Mateo Atenco y Ocoyoacac, Santiago Zepeda y Santiago Rivera, serán encarcelados acusados de encubrir a sus jefes policiacos inmiscuidos en narcotráfico. En Almoloya serán asesinados para acallarlos definitivamente.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s