Los horrores

* Según datos estadísticos, del primero de enero a la fecha se han registrado 90 homicidios culposos y dolosos en la capital mexiquense, de los cuales 45 por ciento corresponden a homicidios intencionales.

 

Elpidio Hernández

Toluca, hasta hace unos años considerada como una de las ciudades más pacíficas del país, se ha visto empañada por una serie de asesinatos violentos que han resquebrajado la tranquilidad de los habitantes. Según datos estadísticos, del primero de enero a la fecha se han registrado 90 homicidios culposos y dolosos en la capital mexiquense, de los cuales 45 por ciento corresponden a homicidios intencionales.

Uno de los sucesos que causó mayor impacto por la alevosía con que se cometió, fue el asesinato de Pablo Derbez Herrera, miembro de una de las familias más conocidas y de mayor abolengo en la capital mexiquense, quien falleció a finales de agosto del 2008 a causa de una bala que se incrustó en su cabeza durante un asalto en el que también resultaron heridos sus hermanos Mauricio y Eduardo Derbez Herrera. Los hechos se registraron al filo de las 6 de la tarde, cuando los hermanos Derbez Herrera acudieron a la sucursal bancaria HSBC, ubicada en avenida Tecnológico para realizar una operación bancaria. Al salir de la sucursal abordaron un auto marca Chevrolet, tipo Optra, color arena, con matrícula de circulación AHP-8564, para ir a su domicilio, ubicado en el número 859 de Andrés Quintana Roo y al bajar de su automóvil fueron sorprendidos por un comando armado que disparó en al menos 14 ocasiones causando la muerte del mayor de los hermanos.

Otro hecho que sacudió a la capital mexiquense sucedió el 30 de mayo del 2008 cuando Ángel César Ramírez Lujano, de 37 años de edad, asesinó a su padre que en vida respondiera al nombre de Ángel Ramírez Martínez, quien trabajaba como profesor; los hechos se dieron cuando el homicida citó a su papá en Laguna Siete Colores esquina con Torres Chicas, en la colonia Parque Nacionales, de la ciudad de Toluca para reclamarle sus desprecios como padre, toda vez que el homicida es homosexual, situación que era del conocimiento de la familia; su papá lo condicionaba a no llevar a sus amigos o parejas sentimentales a su domicilio; esto originó entre ambos una discusión que se convirtió en riña cuando Ángel César aventó a su víctima, quien a su vez tomó una varilla que estaba en el lugar y trató de defenderse de la agresión de su hijo, quien le quitó la varilla y se la incrustó en repetidas ocasiones en cara y cuello. 

Otro episodio sangriento se suscitó el 21 de marzo del 2008 cuando Uriel Piña Nava ejecutó a tres integrantes de una familia que respondían a los nombres de Víctor Bernal Guadarrama, Víctor Gerardo Bernal Isojo y Juan Pablo Bernal Salazar, abuelo, hijo y nieto, de 64, 36 y 10 años de edad respectivamente, a quienes después de matar con disparos de arma de fuego en la cabeza les prendió fuego en el paraje denominado “Paso Hondo”, ubicado en la comunidad de Tlacotepec, en el municipio de Toluca.

El martes 27 de mayo fue asesinada una joven de 18 años en el poblado de San Antonio Buenavista. La adolescente, originaria de Villa Victoria, fue violada y ahorcada para después ser arrojada atada de manos y semidesnuda en un canal de aguas negras en el paraje conocido como “La Joya”, en la capital mexiquense. Gran parte de su rostro fue destruido por roedores y el resto ya presentaba un avanzado estado de putrefacción cuando fue encontrada.

Un hecho similar se registró el pasado 13 de mayo cuando Mónica Ferreira Mañón de 32 años de edad fue asesinada y posteriormente quemada en su domicilio ubicado en la avenida Álvaro Obregón 171-A en la colonia Moderna de la Cruz. De acuerdo con vecinos de la hoy occisa todo empezó como una simple discusión de pareja y Jorge Alberto Ramírez Taboada fue detenido como presunto responsable.  

Otro hecho que sacudió la gélida ciudad aconteció el 23 de octubre del 2008 cuando fue asesinado Jorge Velásquez, de 19 años de dad, ultimado en las instalaciones de la taquería La Parrilla Suiza, ubicada en esquina de Vicente Guerrero y Venustiano Carranza. Los hechos sucedieron cuando el joven llegó al comercio en estado de ebriedad y tuvo un altercado con otros clientes; el dueño del establecimiento, Juan Contreras, intervino en la discusión pero fue abofeteado por el ahora occiso, por lo que Contreras decidió usar un arma calibre .38 Súper, para asestarle un balazo a la altura del corazón, que mató de inmediato al muchacho.

Otro de los asesinatos que tuvieron eco en la capital mexiquense fue la ejecución del comandante de la policía judicial, Néstor Peña Sánchez, ocurrida el cuatro de noviembre del 2008, quien recibió diez disparos en el rostro y tórax. Los hechos se registraron frente a su domicilio ubicado en la avenida Tlachaloya 213 en la colonia Seminario. Junto al cuerpo se encontró una cartulina que tenía escrito un mensaje: “Eso les pasa por no querer jalar con nosotros. Putos. Para los que no creían, estamos aquí. La Muñeca, El Rufo y El Indio”. Peña Sánchez era jefe de grupo en la Región de Villa Victoria, municipio al sur del valle de Toluca.

El 30 de marzo pasado dos elementos de la Agencia de Seguridad Estatal fueron ultimados a tiros en la vialidad Adolfo López Mateos y al lado de los cuerpos se encontró un mensaje que decía: “A ver quién se cansa primero… ahí les va, la vida no retoña, no sean tontos, ya sabemos con quién jalas, Falty Hurtado, nosotros no perdonamos, a ver quién se cansa primero. ATTE. ALFM”.

El narcomensaje presuntamente era dirigido al comandante de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México, Falty Hurtado Ortiz

El 6 de agosto del 2008 fue ejecutado en la colonia Magdalena, Julio César Galindo Sánchez, de 19 años de edad a escasos metro y medio de su casa, el cuerpo del adolescente quedo tendido sobre la calle Carlos Inclán Herrera de la capital mexiquense.

El 11 de julio del 2008 fue ejecutado Braulio Nicolás Hernández Zúñiga, elemento de la Policía Judicial del Estado de México que se desempeñaba como escolta del ex director Operativo de la Policía Ministerial del Estado de México, Arturo Cuitláhuac Ortiz Lugo, quien fuera señalado como presunto protector de narcotiendas que operan en la entidad. El elemento de la PGJEM fue interceptado en su vehículo y baleado en la colonia Unidad Victoria; en el lugar de la ejecución fueron encontrados 35 casquillos de AK 47 y junto al cadáver se halló un narcomensaje, el cual decía: “con La Familia no se juega, vayan preparando el traje con el que se van a morir”.

El 10 de marzo del 2008 José Antonio Téllez Nava, elemento del Ejercito Mexicano, de 22 años de edad, fue apuñalado por cuatro sujetos al momento en que circulaba con su bicicleta por la calle de Lago Winnipek, en la colonia Seminario; el hermano de la víctima, quien también es elemento de la 22 Zona Militar, explicó que los hechos ocurrieron cuando José Antonio circulaba en su bicicleta y fue interceptado por cuatro sujetos, quienes lo golpearon y lo despojaron de su vehículo para después huir, por lo que el agredido solicitó apoyo a unos amigos que les hicieron frente a los ladrones, con quienes se liaron a golpes. Posteriormente, los compañeros de José Antonio se fueron del lugar y fue en ese momento cuando uno de los presuntos responsables aprovechó para sacar de sus ropas un arma blanca y apuñalar en más de tres ocasiones a la víctima.

De acuerdo a autoridades municipales en la capital mexiquense se tienen detectados 8 colonias consideradas como las más inseguras de la capital mexiquense: Centro, Seminario, Retama, Cóporo, Zopilocalco, San Luis Obispo y algunas delegaciones como San Pablo Autopan y Santa Ana Tlapaltitlán.

 

El Calvario

 

El asesinato de los primos-hermanos Brenda Itzel Castrejón Ruiz y Marcos Julio de Jesús Castrejón Gil, estudiantes del segundo semestre de la preparatoria Adolfo López Mateos de la Universidad Autónoma del Estado de México, ocurrido el primero de junio se convirtió en el principal tema de conversación entre el estudiantado universitario y diferentes versiones se dejan escuchar en aulas y pasillos de esa institución educativa.

Fuentes cercanas a los primos asesinados en El Calvario de Toluca confirmaron a este semanario que su muerte podría estar relacionada con la ejecución de otro estudiante de esa preparatoria, de origen ruso, ejecutado el martes 28 de abril en el municipio de Zinacantepec supuestamente relacionado, por lo menos, con el consumo de drogas y presuntamente con la distribución.

El cuerpo sin vida del ruso, estudiante del sexto semestre del Grupo 15 del turno vespertino, avecindado en nuestro país desde los ocho años, fue encontrado la mañana del martes 28 de abril en un lote baldío sobre la calle Girasoles, en la colonia San Matías, Transfiguración de Zinacantepec. El cuerpo del estudiante estaba junto al de otra persona; ambos individuos presentaban el tiro de gracia y a un costado de los cuerpos fue encontrada una cartulina color rosa, con textos escritos con plumón negro y firmados presuntamente por La Familia michoacana que decía: “esto les va a pasar a todas las ratas y violadores y secuestradores. La Familia no hace esto a la gente inocente. La paga quien la debe. Atte. La Familia michoacana”. Quienes conocieron a Vasili señalan que era un estudiante promedio muy respetuoso con la gente de su entorno y achacan la muerte del estudiante “a las malas compañías que frecuentaba. Estaba en el momento equivocado con la gente equivocada y descartan que tuviera nexos con narcotraficantes o proveedores al menudeo de la ciudad.

De acuerdo a testimonios de alumnos de la preparatoria Uno, en los últimos años El Calvario, ubicado en el cruce de las calles Valentín Gómez Farías y Villada, en la colonia La Merced, se convirtió en uno de los sitios preferidos entre la comunidad estudiantil debido a la cercanía con la institución y a lo solitario del lugar desde hace años.

Sobre el esclarecimiento del doble asesinato la Procuraduría General de Justicia del Estado de México, instancia encargada de las investigaciones, aseguró tener avances sólidos y líneas de investigación consolidadas, pero hasta el momento no se ha logrado detener a ninguno de los responsables.

Otra de las líneas de investigación que estarían siguiendo las autoridades estatales sería la presunta participación de los policías encargados de la vigilancia del parque, esto ante la gran cantidad de quejas de los estudiantes que han sido victimas de extorsión por parte de los uniformados.

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s