En el nombre del Padre

* La historia clerical desde siempre ha sido velada en sociedades como la nuestra. No es sino en los últimos tiempos que se han dado a conocer casos de abuso sexual, asesinatos, corruptelas y violaciones a las leyes del sacerdocio, además de evidenciar que dentro de casas parroquiales, seminarios y centros de retraimiento se esconden manejos inapropiados de los conceptos de la fe y la justicia.

 

Nuestro Tiempo

En el Edomex no resultan novedosos los escándalos sacerdotales pues la historia evidencia el récord de delitos generados por sacerdotes católicos. Desde Atizapán a Ecatepec el territorio estatal cuenta con historias de vejaciones y violaciones a los derechos humanos, sexuales y clericales que han contado con la protección de los jerarcas de aquella religión.

La historia clerical desde siempre ha sido velada en sociedades como la nuestra. No es sino en los últimos tiempos que se han dado a conocer casos de abuso sexual, asesinatos, corruptelas y violaciones a las leyes del sacerdocio, además de evidenciar que dentro de casas parroquiales, seminarios y centros de retraimiento se esconden manejos inapropiados de los conceptos de la fe y la justicia.

El canon 277 de la iglesia dice a la letra que “los clérigos están obligados a tener una continencia perfecta y perpetua por el Reino de los Cielos y por tanto quedan sujetos a guardar el celibato que es un don peculiar de Dios, mediante el cual los ministros sagrados pueden unirse más fácilmente a Cristo con un corazón entero y dedicarse con mayor libertad al servicio de Dios y de los hombres”. En otro punto advierte que “los clérigos han de tener la debida prudencia en su relación con aquellos que puedan poner en peligro su obligación de guardar la continencia o ser causa de escándalo para los fieles”.

El padre Nicolás Aguilar es uno de los casos representativos de actos que, debido a su trato preferencial por parte de la arquidiócesis californiana y después la mexicana, encabezada por Norberto Rivera, no ha dejado lugar a dudas de que intervienen poderes de facto para la intervención legal y proteccionista para individuos como éste.

“Cuando el padre Aguilar ya había huido a México, las autoridades eclesiástica mexicanas fueron informadas de los cargos en contra del sacerdote. Las autoridades de México no hicieron ningún esfuerzo para disciplinar, investigar o cesar a Nicolás Aguilar, en vez de ello, fue colocado en una iglesia en el Estado de México, donde nuevamente tuvo contacto con menores mexicanos. Actualmente, Nicolás Aguilar continúa oficiando en México, y las autoridades eclesiásticas mexicanas no han tomado ninguna medida para cesarlo del sacerdocio”. Esto fue comunicado después de que el sacerdote Nicolás Aguilar había violado a más de ochenta niños en Estados Unidos, pasando por Puebla y el Estado de México. Una de sus víctimas y su familia interpusieron una denuncia pero el caso se “apagó” por la excelente defensa legal que le proporcionó la iglesia y por la colusión de autoridades en su protección.

 A pesar de contar ya con 26 denuncias de carácter sexual y de ser un criminal desde su etapa de seminarista, donde abusara sexualmente de su sobrino, el cura violó a Joaquín Aguilar en la parroquia que administraba mientras otro sacerdote oficiaba una misa, esto sucedió en la parroquia del poblado de San Antonio, en el Estado de México.

Norberto Rivera sabía de los delitos cometidos por el sacerdote, sin embargo no sólo no cesó a dicho clérigo sino que lo protegió mudándolo continuamente de sede en donde ofrecer su homilía.

John D., una de las primeras víctimas de Aguilar, tras haber seguido con su vida  y después de 30 años de que sucedieran los hechos de abuso sexual en su contra por el mismo párroco, interpuso una denuncia contra Aguilar y también acusó a Rivera por protección a la pederastia, que recae también sobre la arquidiócesis de California.

Otro caso sucedió en mayo de 1987, en Atizapán de Zaragoza cuando el sacerdote Francisco Chávez, párroco de la iglesia de San Francisco de Asís, fue acusado mediante denuncia penal por la señora Elena Chávez Morales por la violación de su hijo de 7 años, quien servía de acólito en la misma iglesia. Aunque la denuncia llegó a manos de la Secretaría de Gobernación y se siguieron los procedimientos de ley para la captura del sacerdote, miembros de la iglesia lo protegieron, entre ellos Rivera Carrera. Chávez contaba con antecedentes y un juicio ante el Vaticano por autosecuestro. Tiempo después fue remitido al penal de Barrientos pero salió con la ayuda legal de la iglesia que posteriormente lo cambió de adscripción parroquial.

 

No matarás

 

Otro caso más es el del padre Dagoberto del Valle Arriaga, quien asesinara a su propio hijo, Óscar Emanuel Valle Hernández, procreado en concubinato con María Félix Hernández. El clérigo, al sentirse en peligro de ser descubierto y cesado de sus potestades sacerdotales por el incumplimiento al celibato, dio muerte a Emmanuel Valle a quien citó el día de su deceso para tratar “asuntos importantes”, según declaró a la Procuraduría estatal. Esto sucedió en 1995 en Texcoco, Estado de México y por tal hecho fue sentenciado a 55 años de prisión y recluido en el penal de Barrientos. También fue sentenciado a pagar una multa de 109 mil 980 pesos, según Sanjuana Martínez, periodista independiente de Cimac.

El 18 de abril de 2006 fue detenido César Torres Martínez, sacerdote que confesó haber matado y mutilado a Verónica Andrade Salinas, con quien mantenía una relación sentimental. Él pertenecía la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, ubicada en el municipio de Nezahualcóyotl. Allí, en la casa parroquial fue cometido el asesinato y mutilación del cuerpo, que después fue colocado en una bolsa de basura y trasladado a un panteón de Chimalhuacán, donde fue arrojado. 

En febrero del 2000 los hermanos Osvaldo y José Valdés, de 15 y 16 años, respectivamente, ultimaron a Ricardo Crespo, párroco de la iglesia de El Ranchito, en Toluca. Allí atacaron al religioso con un picahielo, lo ataron a la cama de pies y manos con lazos que encontraron en el cuarto y por más de dos horas se dedicaron a humillarlo y lastimarlo, hasta matarlo lentamente.

Cuando el cadáver del religioso fue hallado, dos días después, éste mostraba 17 heridas de arma blanca y huellas de tortura, además de presentar rastros de orina por todo su cuerpo. “El padre oraba por nosotros y nos perdonaba, mientras nos reíamos a carcajadas. Luego, cuando el prelado expiró, le colocaron un recado que decía: “¡Viva la familia!”.

 

No jurarás el nombre de Dios en vano

 

El obispo de Ecatepec, Onésimo Cepeda fue citado ante el ministerio público en el Distrito Federal en calidad de indiciado, acusado de fraude por la cantidad de 130 millones de dólares, derivado de un préstamo que le hiciera a Olga Azcárraga Madero sobre una colección de pinturas y que tratara de cobrar después de su fallecimiento. En su comparecencia se negó a responder los cuestionamientos de la autoridad y se comprometió a hacerlo de manera escrita en enero del 2009. La comparecencia del obispo fue histórica pues nunca se había citado a un jerarca de la iglesia. Según abogados de la parte acusadora, Onésimo Cepeda había mandado decir al ministerio público que “a él se la persignaban, pues ya había hablado con el señor presidente de la república”. En otra arista, el empresario Carlos Ahumada asegura que le entregó un millón de pesos en efectivo al obispo de Ecatepec, para que éste le comprara un coche del año a su madre y con el resto realizara obras piadosas.

Cuenta Ahumada en el libro Derecho de Réplica, que “con Onésimo compartimos muchísimas reuniones, desayunos, comidas y cenas. Dos de ellas fueron en casa de su madre, ubicada en Tlalpan. En una de ellas le entregué un millón de pesos en efectivo, que me había pedido argumentando que le quería comprar un coche del año a su madre y que el resto serviría como aportación a sus obras piadosas”. Dice Ahumada que entregó el dinero porque sería “un gran incentivo” para el obispo, quien intercedería “ante Dios Nuestro Señor” para el bienestar de él y de su familia.

Recuerda que el obispo de Ecatepec ofició la misa de primera comunión de sus dos hijos, Carlos Emiliano y Ana Lucía, el 11 de octubre de 2003, en la residencia particular del empresario, en San Ángel. Ahí, “Onésimo pidió para brindar, como era su costumbre, una botella de Petrus”.

Ahumada cuenta que a instancias de Onésimo tuvo que apoyar al candidato del PRI en Ecatepec, Eruviel Ávila. Lo mismo que al alcalde panista de Tlalnepantla, Ulises Ramírez.

El empresario señala que en enero de 2003 intercedió para que el prelado y Rosario Robles, entonces dirigente del PRD, dejaran la “guerra” que estaban sosteniendo en la prensa. Ambos “hicieron las paces” durante una “larga cena en Au Pied de Cochon, un lujoso restaurante de la Ciudad de México. Onésimo siempre insistía en que quería hacer negocios conmigo”, narra Ahumada. Pero el obispo le advertía que de obtener alguna obra, “tendría que caerme con el diezmo correspondiente”.

Menciona las “varias tardes taurinas” que en Acapulco compartió con Onésimo Cepeda, y que “se prolongaban” en “cenas bohemias y hasta en amaneceres en ese bello puerto”.   

Sin embargo, Ahumada se lamenta porque Onésimo le dio la espalda cuando cayó preso y más necesitaba de su auxilio espiritual: “nunca aceptó la única petición que le hice cuando fui privado de mi libertad, en el sentido de que fuera a mi casa (el mismo domicilio donde se había celebrado la comunión) para que hablara con mis hijos y les infundiera un poco de paz, de tranquilidad y de fe”.

Sobre su amistad -“o como se le pueda calificar”- con el polémico obispo de Ecatepec, Ahumada concluye señalando que “una vez más me equivoqué”.

Onésimo Cepeda también ha hecho gala de declaraciones insólitas y decía que “Jesús es el jefe y a él le hacen los mandados”, dijo durante la controversia que se generara por la construcción del aeropuerto en Texcoco y declaró que no importaba si había que matar 500 ejidatarios para hacerlo.

Según un reporte para La Jornada, de Javier Salinas Cesáreo en Acolman, Edomex, el sacerdote Jorge Vidal Garduño fue expulsado de San Miguel Xometla, San Pedro Tepetitlán y San Lucas Tepango debido a los cobros arbitrarios por las misas que oficiaba. Dicho cobro lo empleaba para beneficio personal.

 

No mentirás

 

Tras una investigación para Mundo TV, transmitido por Antena 3 en el año 2000, se dio a conocer una red de tráfico de órganos en donde participó como líder un pseudo sacerdote que dirigía la Casa Alianza en México y donde se mantenían bajo resguardo niños que después fungirían como donadores no voluntarios, tal sacerdote cobraba 900 mil dólares por un riñón.

La Jornada, al tratar de establecer comunicación con el “padre” Martín Rubio, con domicilio en Ecatepec, no fue localizado, como lo refirió una empleada del albergue, que también comento que éste tenía 3 meses de no acudir a dicho centro, además entre los pobladores de Ecatepec se le conocía como un sacerdote carismático que siempre estuvo rodeado de niños y jóvenes. Cabe señalar que la red que presidía el sacerdote no es de carácter nacional sino internacional, pues operaba en España y Argentina.

La exposición de estos casos no quiere decir que la iglesia toda infrinja la ley. Sin embargo, es necesario que no se haga gala de impunidad para juzgar a sacerdotes como se haría con cualquier otro ciudadano, sin intereses mediáticos ni políticos, de manera que no permeen en ilícitos relaciones de poder que irrumpan el derecho más elemental a la vida.

Anuncios

Jenaro Villamil contra la influenza

* El escrito del libro Si Yo Fuera Presidente hizo la presentación del libro en territorio del mandatario mexiquense e irónicamente señaló que sólo le faltará hacer una más en Atlacomulco. Explicó que en dos ocasiones tuvo que cancelar un par de presentaciones ante la inesperada negativa de los centros culturales de la capital mexiquense que se negaron elegantemente a abrirle sus puertas.

 

Elpidio Hernández

El Centro de Formación y Documentación del Instituto Electoral del Estado de México presentó el libro “Si yo fuera Presidente; el Reality Show de Enrique Peña Nieto” del politólogo, escritor y reportero de Proceso Jenaro Villamil, editado bajo el sello de Grijalbo, y donde se documenta el lado oscuro y dispendioso del aspirante a la silla presidencial, que podría alcanzar los 3 mil 500 millones de pesos en cuatro años de gobierno.

Curiosamente, a la misma hora -cinco de la tarde del 30 de julio- el bunker peñista organizaba una desangelada conferencia de prensa sobre la influenza AH1N1, en un horario poco usual para las actividades gubernamentales; la conferencia, encabezada por el Secretario de Salud, Franklin Libenson y que un día antes desconocía el mandatario mexiquense, poco pudo hacer ante la expectación generada por la obra de Villamil.

Treinta minutos antes de la hora pactada las 150 sillas dispuestas para el evento estaban atestadas, poco a poco los pasillos comenzaban a poblarse; diez minutos antes de las cinco de la tarde el centro de formación y documentación eran ya un hervidero, llegaban provenientes de diversas latitudes del territorio mexiquense, todos querían estar presentes en la polémica presentación. A las cinco de la tarde los organizadores ya habían habilitado un salón alterno, las 150 sillas dispuestas en la sede alterna fueron ocupadas por completo por la gente que siguió los comentarios a través de una pantalla de televisión.

En las oficinas de Lerdo la conferencia organizada por el gobierno mexiquense era un fracaso, escasos ocho periodistas cubrían el evento, los infaltables reporteros del gubernamental canal 34 de Televisión Mexiquense y del noticiero Hechos Estado de México ocuparon parte del espacio semidesierto. En el centro de Formación y Documentación estuvieron los medios Alfa, Reforma, Proceso y ABC Radio. Otros medios afines al gobierno mexiquense como Televisa Toluca, Ultra, El Informante y el Sol de Toluca hicieron presencia pero al final no presentaron ninguna información en sus espacios.

Como lo había adelantado a este semanario, Jenaro Villamil hizo la presentación del libro en territorio del mandatario mexiquense e irónicamente señaló que sólo le faltará hacer una más en Atlacomulco. Explicó que en dos ocasiones tuvo que cancelar un par de presentaciones ante la inesperada negativa de los centros culturales de la capital mexiquense que se negaron elegantemente a abrirle sus puertas.

Minutos después de las cinco de la tarde ingresó al recinto Villamil, acompañado por el consejero ciudadano del Instituto Electoral del Estado de México, Bernardo Barranco, así como por los perredistas mexiquenses Rubén Islas y Horacio Duarte. Un rudimentario estrado provisto de tres sofás y una pequeña mesa de centro completaban el escenario. Un clima benévolo al exterior pero incendiario en sus entrañas obligó a los ponentes, conforme transcurrían los minutos, a despojarse de sus sacos y terminar la presentación en mangas de camisa. 

El primero en hacer uso de la palabra fue el perredista Rubén Islas, quien destacó la valentía del reportero de Proceso por haber publicado el libro y enfatizó que si antes “El Tigre” Azcárraga había señalado que “él era un soldado del presidente”, con la eventual llegada de Peña Nieto al poder él sería un soldado de Televisa. “Antes el presidente dominaba a los medios y los utilizaba a su conveniencia, con el gobernador es al revés, él va a estar a disposición de Televisa”.        

Por su parte, el perredista Horacio Duarte calificó como una aportación a la cultura democrática del país el texto escrito por Villamil, donde se destaca la presencia permanente de Peña Nieto en los medios electrónicos, acción que Duarte Olivares considera como una violación flagrante a la reforma electoral del 2007.

Asimismo, el ex candidato a diputado federal por el distrito XXXVIII acusó al gobernador mexiquense de ser corresponsable en los fraudes cometidos por su antecesor Arturo Montiel Rojas, “el culpable fue Montiel, pero ¿qué papel jugó Enrique Peña Nieto, manejando las finanzas del Estado de México durante la administración de Arturo Montiel? Eso es algo que no se ha explicado y es un nicho para explorar”, comentó.

Finalmente, el perredista matizó el pacto tripartita que han formado Peña Nieto-Televisa-PVEM para una posible candidatura con ese partido. “Televisa y Peña Nieto ya calcularon que si Manlio Fabio Beltrones le cierra el paso en el PRI, él ya tiene en la bolsa la candidatura del Verde Ecologista para 2012, el senador Manuel Velasco es un personaje muy cercano a Enrique Peña e incluso él fue el responsable en el manejo del dinero en el Estado de México durante las elecciones de este año”, sentenció.

El consejero electoral Bernardo Barranco Villafán coincidió con Villamil en el sentido de que el “Efecto Peña” no es un accidente, es un fenómeno producido por las televisoras. “Televisa hace suyo a un candidato para llevarlo a un fin. El actor político deja de serlo y se convierte en un producto, pero ¿hasta dónde van a sostener la figura de Enrique Peña las televisoras? ¿serán capaces de sostenerlo durante tres años más a pesar de que el gobernador mexiquense estará más expuesto que nunca?”.

Barranco Villafán reconoció que en la elección de gobernador en 2005 no supieron si Peña Nieto rebasó el tope de campaña. “Fue un momento muy difícil, cuando todo mundo lo veía aparecer en televisión, pero de manera documental, a través de los monitoreos, fue imposible probarlo”. Finalizó su intervención dando otro sentido a las frases hankistas que se volvieron apotegmas. “Un político pobre es un pobre político”, mutándolo por “un político que no aparece en los medios, es un pobre político”.   

Villamil exhibió los contratos donde se acreditan los gastos multimillonarios del mandatario mexiquense con Televisa y que fueron la pauta para la realización de su obra. En los contratos se detalla que en el primer año de su gobierno Peña Nieto pagó poco más de 742 millones 115 mil pesos por concepto de 180 notas informativas, 3 reportajes en el programa los reporteros, 6 entrevistas en diversos noticieros, 3 programas en zona abierta y 37 publirreportajes. 

Villamil retó a Televisa y al gobierno mexiquense a sostener un debate y sostuvo que “no es un pleito contra Peña, a mí ni me va ni me viene él. Yo no uso copete, no ando con gaviotas, no hago cantar a mis hijos en cadena nacional el día del Padre. El protagonista de esta historia se llama Dinero Público y debe haber rendición en las cuentas”.

Retomó el caso del periodista español José María Siles, director de ANews Bruselas, quien ha denunciado públicamente que el gobierno mexiquense paga con dinero del erario público las coberturas realizadas por Televisa a Peña Nieto. “La duda fundamental sigue siendo: ¿factura Televisa a cargo del erario del gobierno del Estado de México las entrevistas, las apariciones, las giras, los programas especiales, las transmisiones especiales de Enrique Peña Nieto? Esa duda no se ha respondido porque no hay acceso público, abierto, generalizado a los contratos originales del gobierno del Estado de México con los medios electrónico”.

Al término del evento la librería Gandhi de Metepec, donde normalmente se encuentran agotados los ejemplares, hizo su pequeño agosto y reportó la venta de cerca de 150 libros que fueron firmados y dedicados personalmente por el autor.

La información generada desde palacio de gobierno en torno a la influenza AH1N1 y que obligó a convocar a una conferencia de prensa a las cinco de la tarde reportaba que había un plan, el de todos los años para cualquier enfermedad de respeto, que consistía en una reserva de medicamentos, vacunas e implementos, además de filtros escolares. El plan que finalmente no era sino plan con maña para debilitar la presentación aquella, dio datos duros como los 13 millones de pesos listo para usarse, la aplicación de más de 25 mil dosis de vacunas; 8 millones 800 mil cubrebocas; 36 mil trajes protectores para personal médico y más de 400 mil sobres de gel antibacterial, además de 21 mil 940 litros adicionales del mismo producto. El cubrebocas a Villamil no fue efectivo.

Al gobernador mexiquense no le ha ido nada bien en su regreso a territorio mexiquense después de vacacionar por tierras europeas, no ha sido una semana tersa para el mediático mandatario al grado de considerarse “patito de feria”, pues en estos días se publicó información que lo relacionan a él y a su familia como beneficiarios del programa Procampo, indagaciones que se suman a las acusaciones hechas por el periodista español José María Siles, quien denuncia que el gobierno del estado paga con dinero del erario público las coberturas que la empresa Televisa realiza de sus actividades internacionales y culminó su negra semana con la presentación del incómodo libro “Si yo fuera Presidente; el Reality Show de Enrique Peña Nieto”.

El Barco Ebrio

*

La remodelación del primer cuadro de la ciudad va viento en popa, comenta el alcalde de Toluca Juan Rodolfo Sánchez Gómez mientras pasea la vista por los reportes que sobre los avances le hacen llegar a su oficina, en el palacio municipal. No importa que el nuevo puente vehicular sobre Tollocan y Eulalia Peñaloza haya sido cerrado nuevamente por reparaciones muy menores ni que el diseño de las plazas en el centro haya gustado a muy pocos y que ya es espacio para el ambulantaje. Tampoco importa el lento avance en los Portales, que ha afectado a la mayoría de los comercios de aquel lugar y que incluso provocó que algunos cerraran. Tampoco importa que nadie sepa del paradero de dos de las fuentes que estaban en el corredor peatonal que alberga a tiendas como Sear’s y mucho menos importa que una de ellas descanse plácidamente en una de las propiedades del propio alcalde, a la espera de que le conecten el sistema que le permita funcionar como en sus mejores épocas. De la otra, tampoco es necesario mencionar que fue subastada entre algunos políticos y empresarios locales como muestra de agradecimiento del edil panista más priista. Sólo son leyendas urbanas, similares a las que cada administración deja tras de sí.

 

*

La inscripción a programas de apoyo social y agrario de políticos, empresarios y ahora familiares de narcos es cosa de hace muchos años. Práctica común, la información sobre los montos que benefician a la familia Peña están publicados desde hace años y esperaban, perdidos en algún lugar de Internet y las propias oficinas de Procampo, a que algún curioso las descubriera. El turbio pasado ganadero en Acambay y Atlacomulco de los descendientes de Peña también yace en algún lugar del libro Negocios de Familia, de Francisco Cruz y Jorge Toribio, a la espera de que sea leído y retomado por los medios masivos, aunque sea nada más para diversión y chacota. Tal vez allí se encuentre una de las causas por las que es mejor recibir ayudas legales que robarse el ganado de los vecinos.

 

*

El rebrote de la influenza en el Edomex es preocupante. Primero porque organizaron una conferencia de prensa justo en el momento en que sería presentado el libro de Jenaro Villamil, Si Yo Fuera Presidente. La información generada en aquella malhadada rueda de prensa subió de inmediato a sitios web como el de El Universal, y ocupó la nota secundaria durante algunas horas. Allí se informaba que había un plan, el de todos los años para cualquier enfermedad de respeto, que consistía en una reserva de medicamentos, vacunas e implementos, además de filtros escolares. El plan que finalmente no era sino plan con maña para debilitar la presentación aquella, dio datos duros como los 13 millones de pesos listo para usarse, la aplicación de más de 25 mil dosis de vacunas; 8 millones 800 mil cubrebocas; 36 mil trajes protectores para personal médico y más de 400 mil sobres de gel antibacterial, además de 21 mil 940 litros adicionales del mismo producto. El cubrebocas a Villamil no fue efectivo.

 

*

Las enormes esculturas que formaron durante muchos años la llamada Puerta Tollotzin, comenzaron su demolición hace unos días. En su lugar construirán un monumento al Bicentenario, a cargo del despacho de arquitectos Lemon, encabezado por Alicia Olimón Miranda y Guillermo Maya López, con 250 mil pesos como fondo destinado para el anteproyecto. La antigua Puerta resultó de un concurso que ganaron en la facultad de Arquitectura de la UAEM e intentaba ser un reloj solar. Este nuevo monumento al Bicentenario es parte de una convocatoria que lanzó el ex gobernador César Camacho y que comprende otras dos edificaciones más, ubicadas en Cuautitlán-Texcoco y en la zona oriente. En realidad todo el proyecto costará más de 100 millones de pesos. Maya, de 33 años y egresado de la Iberoamericana, presentó una breve y desconcertante descripción sobre esta obra, que tendrá dos torres de 100 metros de altura en 11 mil metros cuadrados; usará concreto y habrá un espacio cívico, un espejo de agua con fuentes danzantes, muy de moda en el valle de Toluca, estacionamiento y accesos viales y peatonales. Tendrá un haz lumínico “de la parte inferior al infinito” y las placas de concreto se entrelazarán pero no se unirán.

 

*

También aquí en Toluca hace aire y luego de las aprehensiones de integrantes del cártel de la droga en territorio estatal el ejército, el rival natural de aquellos que quieren acaparar un mercado como el del narco, ha comenzado movilizaciones de equipos y hombres a los puntos donde cree que es más necesario. Para ello, eligió usar como pista para hacer maniobras la calzada de Las Torres donde la semana pasada un larguísimo convoy de tráileres pintados de verde-gris realizaban las delicadas tareas.

La milagrosa corte del gobernador

* El ánimo renovado del mandatario estatal se vio mermado ante la insistencia de los reporteros que le pedían una explicación por la información divulgada en W Radio que lo relacionan a él y a su familia como beneficiarios del programa Procampo.

 

Elpidio Hernández

Luego de unos días de asueto por el continente europeo el gobernador mexiquense, Enrique Peña Nieto, regresó con nuevos bríos para inaugurar en una calurosa mañana de miércoles el Seminario para Presidentes Municipales Electos, que tiene como objetivo asesorar a los nuevos alcaldes en materia hacendaria y acercamiento a los programas federales; el evento, que durará tres días -todo con cargo al erario público- se realiza en el paradisiaco municipio de Ixtapan de la Sal, lugar donde tienen su casa de descanso, entre otros políticos, el ex gobernador Arturo Montiel y el propio Peña.  

El hotel Ixtapa Spa y Golf Resort, uno de los más lujosos y grandes de la región -propiedad de la familia San Román, dueña además del balneario de Ixtapan y explotadores de una concesión de agua en aquel municipio- fue sede del glamoroso evento, donde se dieron cita los 125 alcaldes electos, así como funcionarios estatales y federales de primer nivel. Desde temprana hora camionetas y autos de lujo circulaban por las principales arterias de la demarcación generando un intenso tráfico vehicular, tan intenso que Ana Lilia Herrera, la próxima alcaldesa de Metepec, prefirió bajar de su camioneta y caminar, valija en mano, como cualquier hija de vecina, por en el bulevar hasta ingresar al hotel, lugar que ya estaba sitiado por decenas de elementos de seguridad vestidos de civil.  

A las once de la mañana, treinta minutos antes de la hora pactada para el inicio del evento, el lobby era un autentico merendero donde todo era sonrisas y abrazos, formándose pequeños grupos de cuatro o cinco integrantes donde abundaban las tazas de café y las galletas. Las más asediadas fueron la doctora María Elena Barrera Tapia, ganadora de la alcaldía de Toluca y Ana Lilia Herrera Anzaldo, quienes no han perdido la sonrisa que se dibuja en su rostro desde el pasado cinco de julio. Otros de los más solicitados fueron el “candidato de Dios”, Eruviel Ávila Villegas y el paralímpico Édgar Cesáreo Navarro, futuro edil de Nezahualcóyotl.

En el lugar también se veía a integrantes del gabinete legal y ampliado del gobierno estatal, como el procurador de Justicia Alberto Bazbaz Sacal, quien lo mismo saludaba a sus compañeros de partido que a las minorías panistas, perredistas y petistas; a escasos metros, café en mano el secretario del Agua y Obra del Estado de México, David Korenfeld Federman charlaba de forma amena con Gerardo Ruiz Esparza, secretario de Comunicaciones, mientras que Laura Barrera, presidenta del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia el Estado de México saludaba a las once presidentas municipales electas.

Dentro del hotel las medidas de seguridad eran extremas. El acceso al lugar del evento era controlado rigurosamente y sólo podían entrar los futuros ediles, funcionarios y medios de comunicación. Para llegar a la carpa era necesario cruzar los enormes jardines repletos de vegetación y árboles frutales, lagos artificiales, jacuzzis y albercas ocupadas por vacacionistas que no se inmutaron ante la impresionante caravana gubernamental. Un robusto adolescente de por lo menos 80 kilos decidió emular al clavadista Fernando Platas en una alberca atestada por decenas de infantes, mientras que algunas mujeres reposaban sobre camastros en busca de mejores bronceados.

Los primeros en llegar a la carpa de la inauguración fueron Azucena Olivares y Arturo Ugalde, de Naucalpan y Tlalnepantla respectivamente, acompañados de Barrera Tapia, Herrera Anzaldo y Barrera Fortul. En otro grupo llegaron los perredistas Joel Cerón, de Ocoyoacac; Armando Portugués, de Tultepec y el priista Fidel Castillo Ambriz, del municipio de Lerma, mientras que el grueso del contingente llegó segundos después.

La mayoría de los asistentes olvidaron la formalidad en las vestimentas abundaron las camisas de manga larga de diferentes estilos y colores, en el caso de las mujeres sobresalieron los coordinados sin predominar ningún color.   

Una hora después llegó al lugar “El Señor de los Medios”, Enrique Peña, escoltado por su inseparable equipo de seguridad. Un lacónico saludo a algunos de los asistentes y su infaltable “¿cómo están?” fueron su carta de presentación. Un par de minutos le bastó al mandatario mexiquense para llegar al estrado de los discursos donde fue recibido de manera efusiva por el diputado priista Apolinar Escobedo y por los ediles electos Eruviel Ávila Villegas y Joel Cerón, priista y perredista respectivamente; más mesurados se mostró el panista Gustavo Vargas, munícipe electo de Zinacantepec; José Antonio Meade Kuribreña, subsecretario de Ingresos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y José Luis Santos, delegado de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, (Profepa) y presidente de la Fraternidad de Delegados y Representantes Federales en el Estado de México.

En los discursos se dio oportunidad a las tres principales fuerzas políticas de la entidad. Por el partido tricolor habló Eruviel Ávila Villegas, quien dijo que a la gente no le interesan los órdenes de gobierno ni las competencias jurídicas de alguna dependencia, sino lo que piden son soluciones a sus necesidades, por lo que su principal misión como alcaldes electos es el de servir a la gente y responderle con hechos y resultados. Señaló que es momento de hacer gobiernos municipales modernos, incluyentes, justos, responsables y eficientes, que permitan trabajar en unidad, con los cabildos, para servir mejor a la gente. 

Representando al perredismo estatal, habló el alcalde electo de Ocoyoacac, Joel Cerón Tovar, carente de personalidad e imagen, quien pronunció un discurso totalmente entreguista hacia el gobierno peñista señalando que es tiempo de dejar atrás las elecciones. “Los ganadores deben asumir el triunfo con mesura y los perdedores con dignidad”. Además pidió el apoyo y respaldo del gobernador y añadió que “usted ha demostrado que es un gobernador que gobierna para todos y no sólo para un partido político”.

El imberbe José Gustavo Vargas Cruz, presidente electo de Zinacantepec, presentó el tema “Retos de los Gobiernos Municipales Electos 2009-2012” y afirmó que el principal reto que se tiene es cumplir con los compromisos hechos durante las campañas en los rubros de seguridad pública educación, cultura, deporte, tecnificación del campo y combate a la pobreza, entre otros. Señaló que como autoridades municipales electas, tendrán que aterrizar los proyectos que presentaron durante sus campañas a fin de sacar adelante a sus municipios y a todo el Estado de México, por lo que pidió echarle ganas y trabajar juntos, sin divisionismo por el progreso de la entidad.

Por su parte, José Antonio Meade Kuribreña, subsecretario de Ingresos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público señaló que las participaciones federales para estos dos años se verán sustancialmente reducidas. “2009 y 2010 serán años apretados, pero ajustarse a menos recursos es todo un reto e implica un trabajo complicado y en equipo”.

Al término de los discursos el gobernador realizó lo que mejor sabe hacer, posar para las cámaras y reflectores. Los 125 hombres y mujeres que decidirán en los próximos tres años el futuro de los mexiquenses se tomaron la foto del recuerdo, decenas de cámaras fueron accionadas una y otra vez para captar el glamoroso pero inútil momento, fotografías y video que inundaron las paginas de los medios impresos y ocuparon un espacio en los diferentes espacios informativos de la televisión.

Tanta es la popularidad de Peña que hasta los mismos ex candidatos quieren estrechar su mano o tomarse la foto del recuerdo con el mediático mandatario: casi veinticinco minutos de abrazos y sonrisas. Un beso y un abrazo con María del Carmen Carreño, de Atlautla, lo mismo que con Alejandra del Moral, de Cuautitlán Izcalli, saludos y abrazos con el paralímpico Cesáreo Navarro, de Nezahualcóyotl, lo mismo que con el primo Alfredo de Huixquilucan. Todos se aglomeran en torno a su persona hasta que poco a poco es rescatado y escoltado por su equipo de seguridad.

El ánimo renovado del mandatario estatal se vio mermado ante la insistencia de los reporteros que le pedían una explicación por la información divulgada en W Radio que lo relacionan a él y a su familia como beneficiarios del programa Procampo, así como de las acusaciones hechas por el periodista español José María Siles, quien señaló que el gobierno del Estado de México paga con dinero del erario público las coberturas que la empresa Televisa realiza de las actividades internacionales del gobernador. El mandatario más popular del país condenó la actitud de algunos medios de comunicación que, a su juicio, generan información “medio sesgada” y lamentó ser el blanco favorito de comentarios y criticas negativas, pero aseguró que “siempre daré respuesta porque soy respetuoso de la libertad de prensa, pero a lo único que apelo es que la prensa le dé la exacta cobertura y hable con toda objetividad de los temas”. Al referirse al tema de Procampo, el gobernador reconoció que su familia ha sido beneficiaria del Programa de Apoyo a los Productores del Campo desde hace 15 años, asegurando que de ninguna manera constituye un acto ilegal y califico este apoyo como bastante ético. “Este beneficio tiene 15 años y desde entonces se participó con una tierra que está a mi nombre pero que yo no trabajo”, y añadió que “mi familia no podían ser adivina para considerar que no era conveniente para la trayectoria política de Peña Nieto ser beneficiarios de ese programa”.

Al hablar sobre la denuncia pública que hizo en días pasados José María Siles, periodista y corresponsal de la Agencia Internacional A-News, en la que refiere sus presuntos nexos con la empresa Televisa, el mandatario comentó que “es un periodista que ni conozco, son señalamientos que este supuesto corresponsal tuvo con la empresa Televisa y el gobierno del estado nada tuvo que ver con esta persona. Lo que dice este señor es totalmente falso, no hay relación alguna con el gobierno”, aclaró, y negó que el gobierno haya intentado mediar en el conflicto contractual entre Siles y el consorcio televisivo. 

Al cuestionarle sobre la presentación del libro “Si Yo Fuera Presidente”, el mandatario no quiso opinar del tema, argumentando que ya había hablado de él. Asimismo, se le preguntó por qué convocó el gobierno estatal a una conferencia de prensa sobre la influenza a la misma hora que se hará la presentación del citado libro. Peña Nieto dijo desconocer de qué conferencia hablaban los reporteros.

Animaladas

* El parque ha tenido, a lo largo de su historia, otras historias similares que, incluso, recopilan la detención de uno de sus directores en Estados Unidos en una chusca operación gringa para detectar tráfico de gorilas y que dio como resultado que Zacango saltara a las páginas de la prensa internacional pero además revelara una oscura red de tráfico de animales a nivel mundial que alcanza al Estado de México.

 

Nuestro Tiempo

El robo de dos águilas reales, sustraídas del zoológico de Zacango el pasado 23 de julio no es un hecho aislado o curioso que involucra a las administraciones de aquel lugar. Este parque ha tenido, a lo largo de su historia, otras historias similares que, incluso, recopilan la detención de uno de sus directores en Estados Unidos en una chusca operación gringa para detectar tráfico de gorilas y que dio como resultado que Zacango saltara a las páginas de la prensa internacional pero además revelara una oscura red de tráfico de animales a nivel mundial que alcanza al Estado de México.

Hace diez años se registró otro robo de aves, específicamente de tucanes y nunca se dio con los responsables, pero esta vez las águilas robadas tienen un valor en el mercado negro de 60 mil pesos por ambos ejemplares, un macho y una hembra, a decir de Manlio Nucamendi Subdías, director del zoológico de Zacango.

Las águilas reales cuentan con una envergadura alar de 2.2 metros y es necesario, para su traslado, contar con experiencia en su manejo pues debido a su peligrosidad podrían resultar en la muerte de alguien poco entrenado para tal efecto. Así, sin pistas hasta la fecha, se presume que los fines de tal sustracción también podrían ser los de reproducción pero siempre teniendo como objetivo el negocio con los animales.

La historia de irregularidades que se registran en el zoológico comienza a partir de las adquisiciones de animales que forman parte de las especies en exhibición,

En 1993 el zoológico intentó comprar un gorila con documentación del Metro Zoo de Miami, en 92 mil 500 dólares, sin embargo al acudir para establecer las condiciones de venta, agentes del Fish and Wildlife Service detuvieron al funcionario, que resultó ser director de Zacango, por haber incurrido en ilegalidades de carácter administrativo. El funcionario argumentó que él representaba el carácter de chivo expiatorio para no llevar a cabo la detención de uno de los principales traficantes, el norteamericano Mathew Block.  

En 1980 fue creado el zoológico de Zacango y en 1996 la ONU dio a conocer una notificación en la cual se detectaron anomalías en cuanto a la adquisición de ejemplares en el zoo. En dicha notificación se menciona también al zoológico de Chapultepec, el acuario Echegaray y la UNAM. También se asevera el hecho de que las anteriores organizaciones cometieron delitos administrativos y violación a las leyes mexicanas.  Durante las investigaciones surgieron los nombres de Emet Farías, Adrián Sada Treviño y David Ibarra, éste último encabezaba empresas fantasma para la compra-venta de especies, y promovió el ingreso de México a las Cites (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de fauna y flora silvestres), y que tiene como finalidad velar porque el comercio internacional de animales y plantas silvestres no constituyan una amenaza para su supervivencia.

Actualmente Zacango cuenta con 159 hectáreas, de las cuales sólo 32 están enunciadas como protegidas, de manera que sólo el 4.9 por ciento de su territorio cuenta con medidas de seguridad para la preservación y resguardo de las especies que ahí habitan.

Según la página web del propio zoológico, dos de los principales objetivos de un zoológico moderno son la preservación y la reproducción de las especies.

Si bien es cierto que existen leyes específicas para el cuidado y sustento de especies de vida salvaje, resultan insuficientes. Tal es el caso de la Ley General de Equilibrio Ecológico, que sostiene la mayoría de sus artículos sobre la acción de órganos estatales en la administración de recursos económicos que deriven de la biodiversidad en el país, como lo menciona en la sección III, artículo 21, apartado V de Instrumentos Económicos donde se señala “procurar su utilización conjunta con otros instrumentos de política ambiental, en especial cuando se trate de observar umbrales o límites en la utilización de ecosistemas de tal manera que se garantice su integridad y equilibrio, la salud y el bienestar de la población”. Por otra parte la Profepa no cuenta con registros específicos de los animales que incauta y tampoco de los detenidos que llevaran a cabo tales ilícitos, según la página de Transparencia del Edomex.

La Cepanaf (Comisión Estatal de Parques y de la Fauna) en su reglamento interior, fracción 12, artículo IV se obliga a establecer normas y lineamientos orientados a preservar la salud, reproducción, crianza y manejo de las especies animales que ahí se albergan y en particular de las que se encuentran en peligro de extinción.

México está considerado en el grupo de los 12 países megadiversos y el contrabando de especies genera una ganancia anual en todo el mundo de entre 8 y 10 mil millones de dólares anuales, sólo por debajo de la cantidad obtenida del tráfico de drogas y el contrabando de armas. En Estados Unidos el tráfico ilegal de especies genera anualmente 500 millones de dólares y el principal proveedor de dichas especies es México. Tan sólo entre los años 1978 y 1980 fue de 71 mil 854 aves, según el artículo “Caza y Tráfico Ilegal”, publicado en la revista Realidad Áurea.

El zoológico de Zacango está localizado en el municipio de Calimaya, en el Estado de México. Cuenta con una superficie protegida de 32 hectáreas pero tiene un total de 159 hectáreas. El territorio del zoológico tuvo como primer propietario al conde de Calimaya, a finales de 1700. Durante la revolución mexicana fungió como refugio para campesinos y en 1975 fue adquirido por el gobierno del estado para anexarlo al patrimonio estatal, pero no fue sino hasta 1979 que se le dio el uso actual a dicha propiedad como zoológico estatal.

Los primeros animales que habitaron este lugar fueron producto de intercambios entre autoridades mexicanas y de San Antonio, Texas, en 1980 y autoridades de Los Ángeles. No es sino hasta diciembre  de 1980 que inaugura el zoológico el presidente José López Portillo.

A partir de 1981 se realizaron intercambios con todos los zoológicos de la república y se recibieron importantes donaciones de animales procedentes del extranjero. Actualmente en Zacango son albergadas 207 especies representadas por 906 ejemplares, entre los cuales se encontraban el par de águilas reales y un rinoceronte blanco. 

En México existen tan sólo 20 inspectores para 16 zonas críticas del país, 23 puntos fronterizos, 26 en aeropuertos, 17 en puertos y 27 en áreas marinas protegidas, lo cual resulta insuficiente debido a la población de especies que habitan el territorio nacional.

Las sanciones que contempla la ley con respecto a esta clase de ilícitos son, como máximo, 10 años de cárcel y el pago equivalente a 20 mil salarios mínimos, es decir, un millón 40 mil pesos que, contra la ganancia que este mercado negro genera, resulta ínfima.

Las desventuras de Dios

* El 1824 el gobernador Melchor Múzquiz, cuyo nombre es recordado ahora porque hay una calle con su nombre aunque nadie sabe quién fue, enviaba muy preocupado un oficio al vicario general de religiosas del Arzobispado de México, el eminentísimo Juan Bautista Arechederreta, en el que trataba de limar las asperezas entre ellos generadas por “los enemigos del orden y de la independencia nacional”, según consta en el libro recopilatorio de Dionisio Victoria Moreno, “Noticias de las Guerras de Reforma e Intervención”.

 

Miguel Alvarado

Eran tiempos aciagos para el país. Todos sufrían de alguna manera las guerras independentistas, padecían a las serenísimas altezas y sus cortes milagrosas y asistían como invitados de piedra a asonadas y conspiraciones inspiradas en Dios, el diablo o los dos. Uno de los sectores más beneficiados con aquella mexicana revoltura fue el del clero católico, pero más allá de los grandes ensotanados de principios del siglo XIX, los curas de a pie comprendieron que debían encontrar otras estrategias para convencer a los creyentes. Algunos optaron mejor por pasarse a la insurgencia pero otros aguantaron como Dios les dio a entender, aquella prueba de fe caída del cielo como anillo al dedo.

Las penurias de los servidores de Dios quedaron casi todas en el tamaño de un suspiro, pues afectaban poco o nada a sus jefes. La relación Estado-Iglesia fue seguida y documentada desde abajo dibujando un pintoresco panorama que poco ha cambiado hasta nuestro tiempo.

El 1824 el gobernador Melchor Múzquiz, cuyo nombre es recordado ahora porque hay una calle con su nombre aunque nadie sabe quién fue, enviaba muy preocupado un oficio al vicario general de religiosas del Arzobispado de México, el eminentísimo Juan Bautista Arechederreta, en el que trataba de limar las asperezas entre ellos generadas por “los enemigos del orden y de la independencia nacional”, según consta en el libro recopilatorio de Dionisio Victoria Moreno, “Noticias de las Guerras de Reforma e Intervención”.

Allí, Moreno transcribe todos los legajos que hay sobre esta etapa en el Edomex y comienza precisamente con Múzquiz, quien en aquella primorosa carta, llena de afectaciones y disculpos, aclaraba muy puntual que “este gobierno que profesa y sostiene la religión católica, apostólica y romana por ser la única verdadera y porque así lo previenen las leyes de la Federación y el Estado” respetaría los conventos de las monjas y no las arrojaría de ellos por nimiedades. Firmaba, muy serio, con la frase de “Dios y Libertad”.

Así fue apaciguada la santa alma del españolísimo Arechederreta pero eso no libró a los curas de más ensañaciones y burlas de la plebe, cansada de diezmos y primicias, de tanto leguleyo espiritual. El curioso libro de Victoria también recopila la anécdota de un sacerdote del poblado de Santiago Ocuilan, quien acusaba a los bellacos insurgentes por atropellar su dignidad de hombre ante sus superiores, en 1837.

El padre Manuel Chica Gaytán narraba que el poblado donde pastoreaba las almas se había transformado radicalmente luego de que allí pasaran los más crueles insurgentes como los Borrego, Carrión, González, Ferreira y Carrasco, pero sobre todo el malvado Pedro el Negro, quien había sembrado el mal ejemplo entre la juventud. Aquellos desbalagados habían tomado el puente de Ocuilan como centro de vicios y desde donde se propaló el mal que, entre otros conductores, tuvo en los masones yorkinos a sus más recios evangelistas.

El bueno del padre Chica sólo quería celebrar su misa, cobrar sus diezmos, comer chicharrón los domingos y echarse una copita de vez en cuando, pero no podía hacerlo debido a que “los sanguinarios insurgentes”, sobre todo el ex gobernador Lorenzo de Zavala, eligió aquella zona para ocultarse. La indignación del padre estalla cuando recuerda que Zavala “favorecido por los indios, lo ocultaron en el monte de Cempoala, de donde salió para volver otra vez a ser gobernador del modo que omito por ser público.

Denuncia luego, pues nada tenía que hacer aquella tarde en la que escribió esta epístola, que en Ocuilan se preparaba una conspiración de yorkinos contra el supremo gobierno. El inocente padre lo supo por uno de sus feligreses y fue con el chisme con un tal señor Chantre, con “mi apoderado, el señor don Mariano Galván y verbalmente al señor prefecto de Toluca”.

El chisme caliente resultó favorable para el padre Chica, quien atestiguó con el rosario en la mano cómo 100 hombres llegaban para dispersar a aquellas almas perdidas en el pueblo de San Juan Azingo. Más calmado, escribe que “la cosa se hizo después pública, no de que hubiera yo dado parte, sino del pronunciamiento de Ocuilan en unión de los de Cuernavaca. Como vi que los males iban cada día en aumento, no pude menos que haber advertido a mis feligreses en el púlpito se guardaran de esos libertinos, de esos impíos masones, de esos lobos rapaces que con piel de oveja, esto es, de falso patriotismo, no hacían otra cosa que tirar contra la iglesia, contra la religión y contra la patria.

Así estaban las cosas en aquel 1837 y el padre Chica no checaba muy bien con la turbulencia de los tiempos, aunque participaba activamente de ellos, como buen mexicano. Pero luego vino lo peor, lo que verdaderamente enojó al vicario de un Cristo al que pusieron en medio de una guerra de la que nunca se enteró. Chica dice que a raíz de sus soplos los conspiradores se le fueron encima, sobre todo Ignacio Ferreira, uno de los aliados de los indígenas de la zona al menos hasta ese momento. El padre se refiere a él como “oráculo de los indios, este hombre me tiene enteramente corrompido al pueblo con sus perversas máximas yorkinas. Antes lo hacía reservadamente, pero ahora lo hace en público”. El padre lamentaba que su orgullo de hombre había sido pisoteado cuando un domingo, muy emperifollado él, se dirigía a dar la misa pero el malévolo Ferreira llegó “al extremo de echarme los perros y celebrarlo con risotadas el Ignacio, el alcalde indio y sus topiles y lo que más sensible se me hizo fue ver a un jovencillo que llega a doce años, hijo de este yorkino, que era el más afamado en tutearme los perros… en fin, yo hice un sacrificio de mi honor ultrajado y volví a decir misa por cumplir con mi ministerio”.

Luego llora lágrimas de sangre al recordar que la indiada había impedido la recolección de limosna diciendo a los vecinos que ésa era una tiranía y que el pueblo no estaba para engordar curas. Le duele en el alma aparecer en un pasquín que publicaban los libertinos de Chalmita y en fin. El padre sabía que sus superiores investigarían tal atrocidad y se preparó desde antes para tener listas las correspondientes disculpas. Apuntaba, muy apresurado y casi por no dejar, que él no había sido soldado de arrastrada, tal como el pueblo comentaba a voz en cuello; que no era comerciante pues no tenía comercio ni chico ni grande y que por ello pedía la intervención de Si Ilustrísima para arreglar estos malos entendidos.

La carta, fechada el 17 de abril de 1837, nunca obtuvo respuesta y el padre Checa tuvo que padecer un rato muy largo las maldades de aquellos insurgentes de Satanás.

El Imperio Contraataca

* Los etiquetados como montielistas no han desaparecido de la esfera pública y se encuentran vigentes. A partir de agosto y septiembre algunos de ellos volverán a ocupar un lugar preponderante en el ámbito local y nacional.

 

Elpidio Hernández

Fue tan contundente la victoria priista en las pasadas elecciones de julio, que casi todos los que se postularon ganaron, incluidos políticos de viejo cuño ligados al ex gobernador Arturo Montiel Rojas, personaje que al final de su sexenio fue acusado por peculado y enriquecimiento ilícito, pero finalmente exonerado. Los etiquetados como montielistas no han desaparecido de la esfera pública y se encuentran vigentes. A partir de agosto y septiembre algunos de ellos volverán a ocupar un lugar preponderante en el ámbito local y nacional, aunque muchos de ellos han preferido desligarse de su mentor, sin importar que a él le deban su carrera.

Algunos de estos montielistas pertenecen al grupo de los Golden Boy’s, que se erigieron y amasaron su fortuna a la sombra del ex gobernador. El periodista Jenaro Villamil los define en el libro Si Yo Fuera Presidente como “Jóvenes inexpertos, ambiciosos, de formación tecnócrata en su mayoría, expertos en finanzas, manejos gerenciales o administrativos, quienes con escaso o nulo carisma social se apoyaron entre sí para obtener los dispendios del gobierno montielista (…) Los Golden Boy’s son los metrosexuales de la política toluqueña. Jóvenes, preocupados por su apariencia física, formados en instituciones privadas, frívolos, ajenos a la tradición corporativa del viejo PRI, pragmáticos con sus principios si eso reditúa en sus ambiciones, creyentes en el poder mágico de la farándula para crearse un carisma cercano al mundo del espectáculo”

Todos tienen un proyecto político personal que han desarrollado bajo la batuta de Montiel Rojas y en próximas fechas habrán de diseminarse por todos los rincones de la entidad. La lista la encabeza Alfonso Navarrete Prida, diputado federal electo por el distrito XVIII con cabecera en Huixquilucan, personaje que desde la Procuraduría General de Justicia del Estado de México exoneró a Arturo Montiel como probable responsable de los delitos de peculado y enriquecimiento ilícito; el entonces procurador de Justicia envió al archivo muerto la investigación iniciada en contra de su amigo y ex patrón, argumentando que la Procuraduría estatal no encontró pruebas que acreditaran algún delito y remató diciendo que no había elementos para procesar al saliente gobernador.

Navarrete también se desempeñó como subsecretario de Seguridad Pública en el primer año del gobierno montielista, después de que fuera sometido a una investigación por parte de la UEDO por presuntos vínculos en la venta de plazas cuando éste laboraba como subprocurador de la PGR; en dicha averiguación también se investigó su presunta relación con el cártel de Juárez, Navarrete terminó renunciando al cargo de subprocurador federal después de que su oficina fuera sellada para realizar las querellas. Durante la administración peñista, el ex procurador estatal fue designado titular de la Secretaría de Desarrollo Metropolitano.

Otro de los que están en la política activa es Manuel Cadena Morales, aunque está ligado directamente con el salinismo. Ingeniero agrónomo de profesión y diputado federal electo por el distrito XXXVIII con sede en Texcoco, Cadena aspiró a la gubernatura estatal en 1999 pero declinó en favor de Montiel Rojas, quien lo convirtió en secretario general de Gobierno. Más tarde acompañó al ex mandatario mexiquense en su aventurada precandidatura presidencial, donde fungió como coordinador general de la precampaña. En la trayectoria política del egresado de la Universidad Autónoma de Chapingo destaca su cargo como director general del Instituto Mexicano del Seguro Social, donde construyó una estrecha relación con Carlos Salinas de Gortari, quien lo impulsó como senador de la república para el periodo 1994-2000. Fue el único funcionario de alto nivel que no fue cambiado en la administración de Montiel.

Una de las colaboradoras más cercanas al ex aspirante presidencial es Ana Lilia Herrera Anzaldo, presidenta municipal electa por Metepec y una de las primeras figuras en deslindarse públicamente del hombre que la encumbró, como lo narra el escritor y periodista Francisco Cruz en una crónica para este semanario, donde señala que “…cuando en octubre de 2005 hacía agua la barca del montielismo y se ponía en tela de juicio su decencia y honorabilidad (si alguna vez las tuvo) y la sombra del escarnio público cubría de Arturo el ex gobernador a su esposa Maude Versini, su ex esposa Paula Yáñez Villegas, así como a sus hijos mayores Arturo y Juan Pablo Montiel Yáñez, la secretaria general del PRI estatal, Ana Lilia Herrera Anzaldo, citó a un reportero para aclararle: Montielista no soy […] Yo me hice aparte. Oriunda del Distrito Federal y avecindada en Jardines de Morelos en Ecatepec -de donde se fue a vivir a Metepec-, Herrera fue quizás la primera y la única persona que intentó deslindarse del hombre que la encumbró. En un restaurante VIP’S de la avenida Alfredo del Mazo en Toluca, en octubre de aquel año fue un poco más prolífica: “Yo sólo tengo una propiedad y la estoy pagando (a plazos) en el barrio del Espíritu Santo en Metepec”. Claro, en ese momento no aclaró que su propiedad estaba enclavada en el residencial Villas Estefanía y que, gracias a los puestos ocupados en la administración de Arturo Montiel Rojas, ya tenía ahorros por unos dos millones de pesos. Ex reportera de la Cámara de Diputados en San Lázaro, ex reportera de la Fundación Colosio, Herrera llegó como redactora para encargarse de la elaboración de boletines de prensa de la oficina de Comunicación del PRI mexiquense que tenía bajo su cargo Sadot Fabila, ex titular de la Subdirección de Corresponsales de la Agencia Mexicana de Noticias (Notimex) y de la oficina de Prensa de la Fundación Colosio. Sin futuro en el oficio periodístico después de su paso por una revista que publicaba temas aéreos, Fabila encargó a Herrera la cobertura de la campaña de Montiel Rojas a la gubernatura del Estado de México. Y dio resultados. En los siguientes meses, el candidato pidió que Herrera cubriera sus actos públicos y privados en camino a esa gubernatura. Herrera siguió una carrera política ascendente: instalado en su despacho de la avenida Lerdo, Arturo -aquel personaje negado seis años más tarde- la llevó a la Coordinación de Comunicación Social. Después del escándalo por un desplegado salido desde la gubernatura mexiquense -y del que ella no tuvo ningún control- para apagar un escándalo de espionaje montielista a altísimos personajes del PRI, así como de los partidos de oposición y funcionarios del gobierno federal foxista, ella se cayó para arriba y pasó al Consejo Estatal de Población (Coespo). Luego, Arturo la nombró titular de la Secretaría de Desarrollo Social. Al término del gobierno de éste en 2005 y la llegada de Peña, la nombraron directora general del Instituto Mexiquense de la Mujer. Apenas tuvo tiempo de hacer promesas. Cobró dos quincenas y la enviaron al Comité Directivo Estatal (CDE) del PRI. Más tarde ocupó por veintinueve días la presidencia priistas. El partido terminó premiándola con una diputación local por el distrito de Mexicalcingo y Metepec, su municipio de adopción…”.

Herrera Anzaldo primero fue coordinadora de Comunicación Social de Montiel Rojas; se convirtió en titular de la Secretaría de Desarrollo Social, cargo que abandonó para ocupar la Secretaría de Programación y Acción Social del PRI.

Para la administración de Peña fue designada directora general del Instituto de la Mujer, en el cual se mantuvo 15 días para ir de nueva cuenta al Revolucionario Institucional pero ahora como secretaria general y luego convertirse en diputada local por Metepec para competir por la alcaldía del mismo municipio.

El Golden Boy Carlos Iriarte Mercado es otro de los que se formaron a la sombra de Montiel Rojas. Era considerado como uno de los consentidos del ex mandatario mexiquense y fue director de Seguridad Pública estatal y titular de la Secretaría de Desarrollo Social durante el sexenio de Montiel. Posteriormente fue encomendado a tareas partidistas, donde fue designado secretario de Organización y operó el programa de Credencialización. Tras el triunfo de Peña Nieto permaneció en el PRI estatal pero abandonó las labores partidistas para contender en los comicios del 5 de julio donde compitió por la diputación local con sede en Huxquilucan, que ganó al obtener el 41.47 por ciento de las preferencial electorales.  

Otro de los etiquetados como montielistas de cepa es Miguel Sámano Peralta, ex secretario particular del ex gobernador durante su sexenio y uno de sus operadores políticos más allegados, Sámano aseguró una curul en la próxima Legislatura gracias al Partido Verde Ecologista de México que lo inscribió en la segunda posición de su lista de plurinominales. El ex secretario particular fue uno de los funcionarios involucrados en el espionaje telefónico de 2001, táctica utilizada por el gobierno montielista para mantener el control político y detectar los movimientos de políticos considerados como incómodos por el régimen gobernante. El espionaje telefónico se utilizó principalmente para vigilar los movimientos de los funcionarios pertenecientes al grupo conocido como los “políticos–políticos’. Sámano Peralta fue uno de los principales impulsores de la candidatura de Enrique Peña a la gubernatura estatal y como recompensa fue nombrado secretario técnico del Gabinete a finales del 2007.

El empresario Francisco Funtanet Mange acumuló sólo el 8.39 por ciento de las preferencias electorales en la contienda por el distrito XXV de Nezahualcóyotl pero ingresará a la Legislatura estatal por la vía plurinominal. Funtanet se desempeñó como secretario de Desarrollo Económico en la administración de Montiel y posteriormente fue designado coordinador de Asuntos Internacionales. Es líder del Consejo Coordinador Empresarial.

Otro de los montielistas-chuayffetistas que se ha mantenido en la política activa es Ernesto Nemer Álvarez, quien ya tiene una curul local asegurada luego de imponerse en las votaciones del cinco de julio, donde contendió por Metepec, aunque era experto en perder elecciones. Nemer se desempeñó como secretario de Administración en el sexenio pasado, cargo que ocupó luego de contender por la alcaldía de Metepec donde finalmente sucumbió ante los panistas encabezados por Marcos Álvarez Malo. En la actual administración Nemer fue nombrado titular de la Secretaría de Desarrollo Social estatal.  

Uno más de los políticos afines al ex mandatario mexiquense es José Manzur Quiroga, diputado local electo por el distrito XII con cabecera en El Oro. Nombrado subsecretario general de gobierno desde la época montielista, a Manzur  también se le relaciona con la extinta ala pastorcista. Operador político de gran relieve que se vio envuelto en escándalos familiares. Medio hermano del ex delegado de la PGR José Manzur Ocaña, quien está prófugo de la justicia por presuntos vínculos con el narco, así como de quien fuera secretario técnico del ayuntamiento de Coacalco, Eduardo Manzur, asesinado presuntamente por integrantes del grupo delictivo La Familia.

En el montielinato también se encuentra Enrique Jacob Rocha, quien se desempeñara como titular de la Secretaría de Desarrollo Social en el sexenio de Montiel Rojas. A partir de septiembre el otrora aspirante a la gubernatura estatal tendrá una curul local toda vez que resultó triunfador tras contender como candidato a diputado por el distrito XXIX de Naucalpan. Hasta hace cinco meses Jacob Rocha fungía como secretario de Desarrollo Económico en la entidad.

Luis Videgaray Caso, un miembro destacado de los Golden Boy’s, aunque su incorporación fue posterior, es uno más de los políticos formados a la sombra del ex mandatario estatal. Después de laborar en la iniciativa privada se integró al gobierno montielista para hacerse cargo de la reestructuración de la deuda pública que ascendía a 28 mil millones de pesos, luego de participar en el buró que contrató Luis Miranda Nava para ello. De formación tecnócrata, Videgaray se convirtió en el cerebro financiero del ex gobernador, a quien protegió durante las investigaciones que se le realizaron. Posteriormente Enrique Peña Nieto lo nombró secretario de Finanzas. Videgaray Caso fue inscrito en la lista de los plurinominales para una diputación federal.       

Otro más es Fernando Zamora Morales, uno más de los montielistas que triunfó en las pasadas elecciones. Zamora compitió por el distrito II de Toluca y encabezó el Sindicato de Maestros al Servicio del Estado de México durante gran parte del gobierno de Montiel Rojas. Desde el frente magisterial apoyó al ex mandatario cuando éste buscaba la candidatura presidencial.