El Barco Ebrio

*

Políticos y empresarios se rodean de lujos y fastos que hacen creen en abultadas cuentas bancarias e inversiones en exóticas islas que protegen los secretos financieros de quienes allí llevan su dinero. Más allá de la anécdota de propiedades y derroches, es imposible conocer los montos ahorrados por nuestros funcionarios públicos y burócratas de primer nivel, si no la revelan ellos mismos. Sería inocente pensar que sus cuentas se encuentran en el país, aunque fuera así, más inocente sería creer que su dinero está concentrado en una sola.

*

Una de las “gargantas profundas” a las que recurren “los enemigos” de los políticos en el poder tuvo, a pesar de todo, acceso muy moderado a las cuentas de algunos de ellos y pudo hacer un aproximado de lo que guardan. Las cifras que consiguió compiten por igual con la incredulidad de aceptarlas pero quedan para la anécdota y muestran, al menos, parte de la “razonable” bonanza que un cargo público otorga a quien lo ejerce.

*

Los gastos inmediatos de algunos funcionarios deben solventarse sin demora. El pago de sus tarjetas, los gastos diarios, la manutención de familias, casas y negocios obliga a abrir cuentas en bancos locales como Bancomer, uno de los preferidos por la clase política para guardar montos de mediano tamaño para hacer frente al día a día.

*

La “garganta profunda” antes mencionada buscó las cuentas a nombre del gobernador Peña Nieto, pero al menos en las sucursales de Bancomer en el Estado de México no encontró ninguna. Las inversiones y ahorros del mandatario están a buen resguardo en otro lado. Los mal pensados creen que España es uno de sus destinos y que la empresa contractura de casas de interés social ARA, es uno de los negocios donde el presidenciables decidió invertir.

*

Pero hubo otros nombres que sí aparecieron en las innumerables cuentas que maneja Bancomer. El primero en ser rastreado fue el ex secretario de Finanzas estatal y actual diputado federal por el PRI, Luis Videgaray Caso, célebre en el mundillo político por operar la renegociación de la deuda pública de la entidad desde el periodo montielista a través de la compañía Protego, propiedad de otro intelectual de las finanzas, Pedro Aspe. Luego de aquel trabajo, el gobierno del Edomex supo que Videgaray era el más capacitado para velar por los fondos públicos mexiquenses y le ofreció la Secretaría de Finanzas, que gustosamente aceptó Luis. Celoso guardián del movimiento de los dineros, las razones si es que las hay y los destinos reales de las inversiones multimillonarias, apenas hace unos meses llegó a la Cámara federal para ocupar un cargo clave que permitiera más recursos para el Edomex en un tiempo cargado de “sospechosismo” y ansia presidencial. Este hombre, según el reporte de aquella profunda garganta, tiene en Bancomer poco más de 2 millones de pesos, una cuenta que resulta hasta pobre si se checan y suman los honorarios que percibía desde que estuvo en Protego, su paso por el gobierno y su salario como diputado. Videgaray es también uno de los formados en la cola del priismo para suceder al gobernador Peña en la silla de Lerdo. Los 2 millones de pesos que aparecen guardados en Bancomer son, seguramente, para el pago de comidas, algún viaje, los apropiados trajes y las necesidades inmediatas de este poderoso señor, hermano por cierto de aquel Eduardo Videgaray, comediante de Televisa y vendedor de muebles para los hermanos Vázquez.

*

Uno que sabe más que todos el valor de la discreción es el secretario de Gobierno y amigo del alma de Arturo Montiel y Enrique Peña. Seguir el rastro financiero de Luis Miranda Nava encuentra sus dificultades luego de que la propia PGR reveló un listado con las múltiples propiedades que supuestamente detentaba, pero que nunca pudo probar que eran suyas en lo legal. Luis Miranda no gusta de Bancomer para guardar sus aguinaldos y no aparece ninguna cuenta nombre de él.

*

Pero si de Luis Miranda, otros de los que pueden ser gobernadores del Edomex en un futuro no muy lejano, no hay datos, sí los hay de la alcaldesa priista de Toluca, María Elena Barrera Tapia, quien ha sido criticada por adquirir propiedades en esta ciudad e Ixtapan de la Sal. Barrera fue secretaria particular de Enrique Peña y secretaria estatal de Salud. Logró la alcaldía tras derrotar a un apaleado Juan Carlos Núñez Armas, panista que vio precipitar su fracaso electoral luego de que el edil azul Juan Rodolfo Sánchez operara para el priismo y dejara que la ciudad se hundiera en sus propios problemas. El castigo ciudadano y el poder político de Barrera hicieron el resto, mientras Bancomer celebraba una cuenta por 1.5 millones de pesos, suficiente para disfrutar una feliz Navidad y un próspero Año nuevo.

*

Otra alcaldesa que eligió a Bancomer para depositar sus quincenas fue Ana Lilia Herrera, mandamás priista de Metepec y quien recuperó aquel municipio luego de años en poder de panistas y petistas. Herrera cuenta una meteórica carrera en la política, pues empezó como reportera pero la historia reciente la ha visto ocupar incluso, la presidencia estatal del PRI, aunque por pocos días. La cuenta de Ana Lilia en Bancomer es moderada y apenas pasa el medio millón de pesos en Bancomer.

*

Uno de los mayores enigmas en la farándula política es saber, al menos aproximadamente, a cuánto asciende la fortuna del ex gobernador Arturo Montiel Rojas, poderoso político que impulsa los afanes presidenciables de Peña Nieto, quien además es su sobrino. Y luego del infinito recuento de propiedades y gastos de viaje por el mundo entero, de seguir las andanzas de sus hijos en el jet-set nacional, de ventilar las avaricias de la ex esposa Maude Versini, Bancomer llora de pena porque aquel poderoso Montiel apenas guarda 3 mil pesos en sus arcas, en cuentas ahorro y chequeras. Todo un descubrimiento esta prueba de moderación que lo rescata del infierno.

*

La iglesia católica se apresta a celebrar con todo lujo las fiestas de fin de año. Ya prepara los fondos para las posadas, cenas y regalos. Y también se acordaron del Teletón, al menos de la fórmula que usa para hacer caravanas con sombrero ajeno. Un ejemplo es lo que sucede en la iglesia de Lerma, donde el párroco de aquella casa de Dios aprovecha las misas para repartir a los feligreses unos bonitos sobres para que allí les envíen los infaltables diezmos, que deberán ser entregados a más tardar a la mitad de diciembre. Adereza la solicitud a fuerzas con bellas y conmovedoras palabras tomadas de la infaltable Biblia: “La iglesia somos todos y sus necesidades son nuestras. La comunión de bienes materiales es signo de la comunión en la fe y en el amor y al ofrecer dinero uno se ofrece a sí mismo. (2 cor 8,5). Dios ama al que da con alegría (2 cor 9,7). Pues así ni cómo negarse.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Calendario

  • Buscar