El falso repunte económico

* El Estado de México fue una de las entidades más afectadas al perderse el diez por ciento de los empleos del total nacional, entre 70 mil y 80 mil empleos, sostuvo el líder de la Canacintra en el Edomex, Enrique Pimentel. De acuerdo a información del INEGI y del gobierno local sólo se lograron recuperar alrededor de 35 mil empleos y se tiene un déficit de 40 ó 45 mil empleos.

Elpidio Hernández

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), en el Estado de México, Enrique Pimentel Pichardo, reconoció que en territorio estatal el rezago en materia de empleo es una realidad, aunque aclaró que esta problemática no es exclusiva, pues es un situación que afecta prácticamente a todo el país. Así lo confirman -dijo- las cerca de 800 mil fuentes de trabajo que se perdieron en nuestro país durante 2009. El Estado de México fue una de las entidades más afectadas al perderse el diez por ciento de las plazas del total nacional, entre 70 mil y 80 mil empleos, sostuvo el líder de los industriales, quien abundó que de acuerdo a información del INEGI y del gobierno local sólo se lograron recuperar alrededor de 35 mil empleos, por lo que todavía se tiene un déficit de 40 ó 45 mil empleos que son necesarios rescatar, tan sólo para alcanzar los mismos niveles de mediados de 2008.

Uno de los compromisos del gobernador Enrique Peña fue generar por lo menos 80 mil empleos anuales, meta que no ha logrado cumplir en los cuatro años de su gestión, dijo Pimentel Pichardo, quien recordó que en 2009 la meta no sólo quedó muy lejos, sino que incluso se perdieron los 80 mil empleos que se debieron generar y para este año las expectativas no son alentadoras. “Va a ser muy complicado que cumplamos el objetivo, generar los 80 mil empleos prometidos en el Estado de México; siendo optimistas pienso que vamos a generar, por mucho, diez mil empleos en el año y esa cifra todavía la veo complicada”.

Enfatizó que el país no ha logrado salir de la recesión económica que tuvo su origen en Estados Unidos, por lo que el panorama económico para 2010 en el Estado de México se ve complicado pero aclaró que se pronostica un ritmo de recuperación que, si bien al principio será lento, marca una ligera mejoría. El industrial confió en que para este año no se registrarán más cierres de empresas y tampoco despidos masivos, pero aclaró que tampoco se van a generar los empleos necesarios. “El desempleo se va a mantener en rangos del cinco o seis por ciento”.

Los resultados de los cuatro años del gobierno de Peña son pobres en el tema del empleo. Datos del Instituto Nacional de Estadística Geografía e Historia y de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social señalan que en septiembre de 2005 la tasa de desocupación se ubicaba en 4.2 por ciento; cuatro años después, en septiembre de 2009 el indicador se situó en 7.6 por ciento, la cifra más alta de los últimos años, superando incluso la media nacional, que en aquellos días era del 6.2 por ciento y que en enero pasado se ubicó en 5.48 por ciento a nivel nacional.

La recesión mundial afectó prácticamente a todos los sectores de la economía nacional. Uno de los mercados más dañados fue el sector automotriz y de autopartes, que tuvieron que adherirse al programa de Preservación del Empleo, llamado comúnmente Paro Técnico, creado por el gobierno federal en 2009 para apoyar económicamente a las grandes empresas generadoras de empleo que fueron afectadas por la desaceleración económica mundial, con el fin de que las empresas preservaran el capital humano y los empleos, mediante modificaciones a las condiciones de trabajo, como fue laborar cuatro días a la semana, trabajar medios turnos o empleos con menor sueldo e incluso sin salario para evitar que fueran liquidados.

Gracias al programa de Preservación del Empleo, cancelado para 2010, se lograron conservar cerca de 20 mil empleos en todo el Estado de México, ya que fueron 40 las empresas ayudadas en el territorio estatal, mientras que en el valle de Toluca fueron ocho las compañías que accedieron.

Pimentel Pichardo reconoció que fueron muchas más las empresas que se encontraban en paros técnicos, pero no todas cumplían con los requisitos para recibir los apoyos, pues entre otras obligaciones se solicitaba estar al corriente con el Seguro Social en el último bimestre, comprobar que no habían liquidado empleados en los últimos dos bimestres y comprometerse a conservar los empleos durante todo 2009. Estos candados ocasionaron que varias no pudieran obtener los fondos. De las empresas que se vieron beneficiadas en el Edomex, 35 pertenecían al sector automotriz o de autopartes, entre ellas Chrysler, Complejo Toluca, que mantuvo 500 ó 600 empleos gracias a dicho programa. Otras empresas conservaron 200 ó 300 empleos. “Creo que el programa fue bastante bueno porque a lo mejor no se hubieran despedido a los 20 mil empleados pero se hubiera dado por lo menos un 40 por ciento de despidos”, señaló el industrial. 

De acuerdo con cifras del programa al pasado primero de septiembre, Volkswagen de México fue la automotriz que más recursos recibió a nivel nacional, al contabilizar 50 millones 585 mil 625 pesos; le siguió la firma General Motors con 24 millones 423 mil 369 pesos; Nissan recibió 20 millones 782 mil 823 pesos; a Chrysler le fueron autorizados 18 millones 703 mil pesos; a Ford 7 millones 684 mil 325 pesos y Hyundai recibió 6 millones 206 mil 700 pesos.

Pimentel Pichardo aclaró que el programa de Preservación del Empleo fue cancelado por el gobierno federal para este 2010, ya que en los últimos meses se registró un repunte en el sector automotriz, “vemos el anuncio que acaba de hacer recientemente Chrysler aquí en Toluca, donde señaló que habría una inversión de 550 millones de dólares que generará 400 empleos directos y 800 indirectos y la empresa Ford, que también hace poco promovió nuevos empleos. La Secretaría de Economía estatal, hasta este momento, no tiene un aviso que este programa vaya a continuar”.

– ¿Hay un repunte económico, en estos mementos? ¿Se puede decir que lo fuerte de la crisis ya pasó?

– No hay un repunte económico todavía, tenemos una crisis que ya duró prácticamente dos años, desde finales de 2008, todo 2009 y estos dos meses, es cierto que se empiezan a ver signos de recuperación. Afortunadamente vemos una recuperación en el sector automotriz que mueve otros sectores, pero yo no hablaría propiamente de un repunte económico pero sí de una ligera recuperación que se va a dar hasta finales de año. Me atrevo a decir que no hay un repunte económico como tal, porque hay otros sectores que están totalmente dañados por la economía que vienen recuperándose muy lento, como el inmobiliario, que se dedica a la construcción de casas y que está totalmente parado. En el Estado de México no hay recursos para poder construir, a pesar de que hay una de necesidad muy alta de vivienda, sólo que el trabajador no tiene los recursos para poder comprometerse con un crédito. Los bancos, al ver que en Estados Unidos se tuvieron muchos problemas con los créditos, están siendo muy cuidadosos en ver a quién le otorgan un crédito. Otro sector afectado es el textil, totalmente tronado porque hay mucho contrabando de mercancías, algunas empresas han tenido que cerrar; de diez años para acá ese sector ha venido a la quiebra, muchas empresas prefieren dedicarse a la importación de mercancías que a manufacturar porque es mucho más económico, con todo y el traslado adquirir ese tipo de mercancías que fabricarlas.

– ¿Cómo apoyar a las empresas textiles para que compitan con los productos asiáticos que tienen un menor costo?

– Nuestro país debe ser más exigente en los aranceles, pero más que nada cuidar la cuestión del contrabando, no sólo con en el tema textil. Ahora también en los alimentos, no estoy diciendo que cerremos las puertas, pero tenemos que ser más exigentes primero, para que esa mercancía sea legal y eso nos está afectando; segundo, revisar aranceles que le permitan a las empresas locales negociar o estar a la par con los productos importados; tercero, formar cadenas productivas como lo han hecho en el sector automotriz, farmacéutico y de alimentos; cuarto, incentivar el consumo interno y ayudar a las empresas en sus exportaciones y quinto, regularizar la economía informal. No es posible que haya prácticamente 25 millones de personas que se dedican a la economía informal, ya es un número similar al de la economía formal.   

El presidente de la Canacintra estatal señaló que hay otros programas para apoyar las pequeñas y medianas empresas como es el PYME, un instrumento que busca apoyar, en particular, a las de menor tamaño y a los emprendedores con el propósito de promover el desarrollo económico. El programa otorga financiamiento a tasas muy bajas donde el aval es la Secretaría de Economía y donde el industrial se dijo sorprendido pues en 2009 este programa ejerció más de 2 mil millones de pesos a nivel nacional, mientras que el Estado de México sólo ejecutó 60 millones de pesos. “Es ridículo que siendo un estado tan productivo, con mucha industria, no hayamos aprovechado. Hidalgo es un estado mucho más pequeño, con mucho menos empresas, en el Estado de México tenemos alrededor de 430 mil unidades económicas mientras que Hidalgo tiene el 10 por ciento de las que nosotros tenemos y ellos ejercieron más de 350 millones de pesos”.

Anuncios