Los tres hermanos

* Uno fue delegado de la PGR en el Estado de México. Otro hizo carrera en el sector público, trabajó al lado de Arturo Montiel y de Enrique Peña en sus administraciones y hoy es diputado local. También es empresario y aprovecha su negocio, Grúas Manzur, para involucrar a su madre y un tío en la administración de este próspero emprendimiento. El tercero fue asesinado en Coacalco, hace dos años.

Elpidio Hernández

Eran tres y todos son figuras públicas. Uno fue delegado de la PGR en el Estado de México. Otro hizo carrera en el sector público, trabajó al lado de Arturo Montiel y de Enrique Peña en sus administraciones y hoy es diputado local. También es empresario y aprovecha su negocio, Grúas Manzur, para involucrar a su madre y un tío en la administración de este próspero emprendimiento. El tercero fue asesinado en Coacalco, hace dos años, donde trabajaba en el ayuntamiento como secretario técnico de aquel gobierno. Son los tres medios hermanos Manzur, dos llamados José y el último, el muerto, Eduardo. Hoy, de quien más se habla es del ex delegado, conocido en el medio policiaco como “El Güero de Lentes” y quien inició sus labores en la seguridad federal como agente del ministerio público en Tejupilco, hace muchos años. Escaló luego, lentamente pero con seguridad en la jerarquía de la PGR y al final de su carrera se le ubicó como delegado en el Edomex. A este Güero de Lentes, también llamado José Manzur Ocaña, le tocó las 24 ejecuciones en la Marquesa, entre el 11 y 12 de septiembre del 2008, pero también la violenta irrupción en territorio mexiquense del cártel de La Familia y el asentamiento de los Zetas en Huixquilucan y la zona sur de la entidad. Las indagatorias sobre aquellos asesinatos, narcotienditas en Toluca y Metepec, sus propias y oscuras ligas con aquella Familia y los Zetas, la zona de Huixquilucan y otros crímenes relacionados con el narco, atrajeron sobre aquel Manzur la atención de las autoridades federales, quienes planeaban citarlo para que declarara al respecto. Pero el Güero se les adelantó y consiguió que lo renunciaran para el cargo que ostentaba en el Edomex, refugiarse en las entrañas de la misma instancia y luego hacerse humo. Algunas versiones lo ubican en el extranjero, perseguido por la justicia mexicana, aunque las más lo señalan como buscado por el propio narco.

La revista Proceso, en la edición 1738 establece que de acuerdo al testimonio de Noé Sánchez Avendaño, un testigo protegido de la PGR asesinado, “el gobernador mexiquense Enrique Peña Nieto permitió el posicionamiento del cártel de La Familia Michoacana en toda la entidad y ordenó echar a los Zetas, lo que derivó en disputas y muertes”. Su testimonio también sirvió para dejar al descubierto la presunta participación del ex delegado José Manzur Ocaña, quien -según aquella declaración- proporcionaba protección a una red dedicada al narcomenudeo que operaba en distintos municipios de la entidad. “Fue así como la PGR tuvo conocimiento de que el entonces delegado de la institución, José Manzur Ocaña –oficialmente declarado prófugo de la justicia- protegía a una red dedicada a la venta de droga que operaba en 15 demarcaciones del Estado de México con el apoyo de la policía estatal y federal”.

Peña y el diputado local José Manzur Quiroga, medio hermano del ilocalizable José Manzur Ocaña, atribuyeron la información al “golpeteo político” propio de lo que se atrevieron a llamar “tiempos electorales”. El primero calificó los textos de “ataques infundados” y que tienen como propósito “desviar la atención, descalificar y desacreditar”, mientras que Manzur Quiroga cree que se trata de leyendas urbanas sin más objetivo que el golpeteo, que “lo que pretenden es descomponer el ambiente político en el estado”, además de aclarar que si hay algo contra su familiar simple y llanamente procedan ante las autoridades correspondientes.     

No es la primera vez que algún integrante de la triada Manzur-Quiroga-Ocaña se ve involucrado en escándalos. El historial familiar de los Manzur registra algunos pasajes infortunados como la ejecución en diciembre de 2008 de Eduardo Manzur Ocaña y las sospechas de presuntos nexos con el crimen organizado de José Manzur Ocaña. Los Manzur pertenecen a una estirpe que ha cobrado fama por sus estrechas relaciones políticas y personales con los principales actores políticos de la entidad, situación que les ha redituado en posiciones clave dentro de la administración estatal y municipales, así como concesiones poco transparentes para algunas de sus empresas, como su próspero negocio, Grúas Manzur, que opera principalmente en el valle de Toluca.

El pasaje más aciago para esta familia se registró el 12 de diciembre de 2008, cuando un comando armado ejecutó a Eduardo Manzur, quien en aquel entonces se desempeñaba como secretario técnico del ayuntamiento de Coacalco. Manzur Ocaña fue ultimado a tiros por al menos cinco sicarios mientras esperaba en su auto el semáforo sobre la vialidad José López Portillo, en los límites con el municipio de Tultitlán. En el vehículo BMW tipo MS color blanco, que era tripulado por el funcionario, se contaron al menos 70 impactos de bala de fusiles de asalto AR-15 y AK-47, armas de alto poder de uso exclusivo del ejército. Las primeras hipótesis indicaron que se trató de un ajuste de cuentas con el crimen organizado. Eduardo Manzur era originario del municipio de El Oro y se desempeñó durante mucho tiempo como agente investigador de la Procuraduría General de la República, donde pidió licencia para incorporarse a la administración de David Sánchez Isidoro, donde colaboró al lado de Falti Hurtado, a quien autoridades estatales investigaron por su presunto vínculo con grupos delictivos.

En un crimen perpetrado en la capital mexiquense donde fueron ejecutados dos elementos de la ASE, apareció un narcomensaje para el entonces comandante de la policía ministerial: “Ahí les va otro, la vida no retoña, no sean tontos, ya sabemos con quién jalan, Falti Hurtado, nosotros no perdonamos, a ver quién se cansa primero, Atentamente ALFM”.

José Manzur Ocaña está convertido en un personaje ilocalizable para las autoridades mexicanas. Sobre su persona pesan denuncias por, presuntamente, brindar protección a una red dedicada al comercio de droga que operaba en al menos 15 municipios del Estado de México, entre ellos Toluca, San Mateo Atenco, Metepec, Lerma, Amecameca y Cuautitlán Izcalli. El nombre del ex delegado salió a relucir en las investigaciones ministeriales luego de que Noé Sánchez Avendaño, encargado de administrar y cobrar la renta a las narcotienditas en la entidad, se adhiriera al programa de testigos protegidos de la PGR y expusiera que el principal protector de la red de narcotráfico que operaba en territorio mexiquense era José Manzur Quiroga, a quien se le entregaba el dinero recolectado en las narcotienditas, tal y como quedó asentado en la averiguación previa PGR/SIEDO/UEIDCS/280/08; a Ocaña también se le mencionó como “informante al servicio de líderes dedicados al narcomenudeo sobre operativos o acciones realizadas por los diversos cuerpos de seguridad en el estado”. 

El testigo protegido Noé, quien documentó las relaciones de complicidad entre las autoridades federales encabezadas por Manzur Ocaña, el gobierno peñista y el crimen organizado, específicamente a los Zetas y la Familia Michoacana, fue ultimado junto con dos agentes de la Agencia Federal de Investigaciones la tarde del 28 de agosto de 2008 en uno de los paraderos de la Marquesa, de acuerdo al testimonio de sus familiares. “No le perdonaron que haya delatado toda la red de narcotráfico que protege a Peña Nieto”.  

El 7 de julio de 2008, en un movimiento considerado en ese momento como intempestivo se daba a conocer la remoción de Manzur Ocaña como delegado de la PGR en el Edomex para –se dijo en ese momento- ser reasignado a nuevas tareas en las oficinas centrales de la dependencia. Aunque algunos diarios locales no dudaron en señalar que el movimiento tenía que ver con la “ineficacia” por el inexplicable posicionamiento de las organizaciones criminales en la entidad. En septiembre de ese año se dio a conocer que el ex delegado saldría de viaje y desde entonces se desconoce su paradero.

El otro José

José Manzur Quiroga se desempeña como congresista local, representando el distrito XII con cabecera en El Oro. Entre las posiciones clave que ha ocupado en los últimos años, su ficha curricular destaca que fue nombrado subsecretario general de Gobierno en el sexenio montielista y ratificado en el cargo por el gobernador Peña hasta septiembre del 2007, cuando fue sustituido por Luis Miranda Nava; en septiembre de ese mismo año cobró notoriedad pues en su declaración patrimonial Manzur dijo poseer 9 casas, 2 departamentos, 47 grúas y 159 autos, de los cuales 99 eran de colección, 8 autos de servicio y 5 para su uso diario; aunque para no generar suspicacias o dudas acerca de su honestidad, aclaró que parte de su fortuna era por herencia familiar. Luego de dejar su cargo en el gobierno estatal, Manzur Quiroga se desempeñó como delegado del PRI en el municipio de Naucalpan, cargo al que renunció en febrero del año pasado para buscar una curul en el Congreso estatal. En 2007, desde una galera de Temascaltepec Santiago Pérez, quien encabezó diversas luchas en defensa de los recursos naturales del sur del estado de México, acusó al entonces subsecretario general de Gobierno de la entidad, Manzur Quiroga, de su detención y encarcelamiento, al ordenar que se reviviera un expediente penal de 1999 en su contra, para acusarlo de secuestro equiparado.

El asambleísta mexiquense es uno de los principales accionistas, junto con su madre y su tío Eduardo, de la firma “Grúas Manzur”, que prestan el servicio de grúas y corralones en el estado de México y que han sido en diversas ocasiones acusados de abusos en contra de los automovilistas mexiquenses. De acuerdo a versiones del propio funcionario, la concesión para operar el servicio fue conquistada cuando él tenía 14 años y ha sido ratificada en los últimos años, por lo que no incurre en tráfico de influencias.   

Manzur estuvo ligado políticamente al ex aspirante a la gubernatura del Edomex, Isidro Pastor, aunque en la administración de Peña el primero estaba encargado de la “inteligencia y logística” del gobierno estatal, que no era otra cosa que la recopilación de datos sobre personajes que consideraban importantes y sus actividades.

Este José mantiene en la actualidad una página personal en la dirección http://www.hi5.com/friend/p427558824–Jos%C3%A9_Manzur%20Quiroga–html, donde, entre otras curiosidades, subió fotos en campaña y aparece al lado de otros operadores político, Emilio Chuayffet y Gustavo Cárdenas. La familia es originaria de Temascalcingo, donde mantiene una dirección.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s