Curarse en salud

* El Centro Médico Toluca opera en el municipio alfarero de Metepec, considerada la zona de más alta plusvalía en el valle de Toluca. En el CMT los familiares de un paciente hospitalizado en aquellas camas tienen que solventar facturas de hasta 97 mil pesos diarios, como consta en los estados de cuenta que hizo llegar a este semanario un convaleciente para exhibir que el cuidado de la salud no es nada barato.

 

Elpidio Hernández

El Seguro Popular no sólo fue el programa estrella de Vicente Fox, también lo es del panista Felipe Calderón y una de sus metas fue que, para el 2011, todos los mexicanos estuvieran afiliados a alguna institución de salud; sin embargo, al cierre del primer trimestre del 2010 la meta parecía inalcanzable. En el marco del Día Mundial de la Salud, las autoridades federales reconocían que el 40.7 por ciento de los mexicanos -43.4 millones- no tenían acceso a ninguna institución o programa de salud pública o privada.

Un semestre más tarde –el 15 de octubre- en el municipio de Ocoyoacac el presidente Calderón refutaba aquellas afirmaciones asegurando muy optimista pero con cifras poco creíbles, que el número de mexicanos inscritos en alguna institución de salud alcanzaba los noventa millones. “No descansaremos hasta cubrir a los 106 millones de mexicanos”, advertía.

Aunque una de las obligaciones del gobierno es garantizar el acceso a los servicios médicos de toda la población, la realidad es que nuestro país está muy lejos de los estándares sugeridos por la Organización Mundial de la Salud, con una cobertura insuficiente y a veces de mala calidad, pues un grueso porcentaje de los hospitales públicos carecen de lo más indispensable para atender a la población, mientras que los servicios de salud privados -a los que solamente tiene acceso un reducido sector de la población- son extremadamente costosos, e inalcanzables para los menguados bolsillos del ciudadano común y corriente.

El Centro Médico Toluca opera en el municipio alfarero de Metepec, considerada la zona de más alta plusvalía en el valle de Toluca. En el CMT los familiares de un paciente hospitalizado en aquellas camas tienen que solventar facturas de hasta 97 mil pesos diarios, como consta en los estados de cuenta que hizo llegar a este semanario un convaleciente para exhibir que el cuidado de la salud no es nada barato.

El Centro Médico Toluca, abierto en abril de 1992 y que en su portal de internet se promociona ofreciendo los mejores precios del valle de Toluca no sólo es uno de los más prestigiados y exclusivos de la región, sino que también es uno de los más caros, aunque los propios médicos que laboran allí confirman que es más barato que la red de sanatorios particulares del DF. Quienes cuentan con un poder adquisitivo que les permite pagar algo mejor que las bondades que ofrece el Doctor Simi, acuden a ese edificio que cuenta –cita su site– con instalaciones nuevas, modernas, funcionales y un equipo médico con tecnología de vanguardia.

Una persona que llega a esas instalaciones para operarse de un problema de trombosis y permanece doce días hospitalizado, al final de las operaciones tiene que saldar adeudos de hasta 320 mil pesos, pero gracias a los descuentos que ofrece la clínica a todos sus pacientes, el enfermo sólo tiene que desembolsar 276 mil pesos. Bien pagados porque, además de las acogedoras instalaciones y la innegable capacidad de sus galenos, también cuentan las sonrisas, atenciones y parabienes que reparte el personal que ahí labora.

En un día “normal” de hospitalización que no implique operaciones o complicaciones, las cuentas que se deben saldar van de los tres mil a los siete mil pesos diarios, y es que en la Torre Médica hasta el mínimo utensilio ocupado por doctores y enfermeras es sumado a las abultadas cuentas.

Según los estados de cuenta a los que tuvo acceso el semanario, el cargo por cuarto se cotiza a la par de cualquier habitación de cinco estrellas: mil 400 pesos, mientras que por una cama extra cobran 165 pesos la noche. Por concepto de material aséptico y antiséptico para la higiene personal todos los días se suman 140 pesos, aunque algunas veces la cifra llega a alcanzar los 298 pesos. Un pañal de adulto se cotiza en treinta pesos, misma cantidad en que se cobra una venda elástica de cinco centímetros. Un guante desechable “Est # 7.5 sensi touch” en 76.74 pesos; la jeringa en 15 pesos, las vendas elásticas de 10 y 20 centímetros en 107 y 157 pesos respectivamente, mientras que la aguja desechable la cobran en diez pesos y el uso de una sábana térmica en 213 pesos diarios.

Utilizar equipo de vanguardia en esa clínica no resulta nada barato. La hora de oxígeno se cotiza en 181 pesos y por una hora en la sala de Hemodinamia (especialidad de la cardiología que estudia en forma invasiva, a través de catéteres, las enfermedades cardiovasculares) cobran dos mil 822 pesos, pero a esa cantidad hay que sumarle la renta del equipo de monitorización hemodinámica, que alcanza los mil 864 pesos y la del equipo biomédico de hemodinamia por el que se pagan tres mil 728 pesos por consulta.

Medicamentos e intervenciones quirúrgicas en esa institución se encuentra muy por arriba del poder adquisitivo del grueso de la población mexiquense. El concentrado en solución para perfusión Agrastat que previene cualquier infarto, tiene un valor de seis mil 553.61 pesos, pero en una operación el paciente puede llegar a utilizar hasta dos de esas dosis que, sumados, alcanzan los doce mil 100 pesos. Un catéter multipropósito ronda los dos mil 340 pesos, el catéter suprapúbico para cistostomia los mil 967 pesos y el catéter Bentson JB2 dos mil 320 pesos; mientras que el Angio Seal STS Plus para el cierre de la punción percutánea tras un cateterismo se paga en siete mil 906 pesos. Los 50 miligramos de solución Actilyse que sirve como tratamiento trombolítico en el infarto agudo de miocardio se cotiza en quince mil 396.07 pesos.

Un balón para angioplastia modelo Durastar se cotiza en quince mil 075 pesos, el implante de un Stent Smart de 7 x 150 (dispositivo metálico que se introduce en las arterias para apuntalar su pared y evitar la oclusión y el cierre brusco) se cotiza en 24 mil 245.96 pesos, mismo costo que tiene el implante de un Stent Smart de 7 x 80 que cumple las mismas funciones, mientras que por un insuflador se pagan tres mil 88 pesos con 70 centavos.

 

Seguro popular insuficiente

 

A seis años de haberse iniciado el programa estrella de los gobiernos panistas y de que la mitad del presupuesto autorizado para el sector salud se destina a ese programa, la realidad es que los más pobres y los no tan pobres siguen excluidos o mal atendidos. De acuerdo con cifras oficiales, México cuenta únicamente con 0.63 camas por cada mil habitantes sin seguridad social, cifra inferior al estándar de una cama por cada mil habitantes sugerido por la Organización Mundial de la Salud. Esa precariedad se agudiza en regiones marginadas, donde únicamente se tiene 0.1 camas por cada mil habitantes. La tasa de consultorios es también insuficiente: 0.50 por cada mil habitantes; mientras que los municipios de muy alta marginación apenas disponen de 0.35 consultorios para mil habitantes sin seguridad social.

Para el gobierno calderonista como para muchos gobiernos estatales hay otras prioridades. El presupuesto aprobado para el sector salud en 2010 fue de 89 mil millones 892 mil de pesos, mientras que de acuerdo con el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2011, para el próximo año se destinarán 96 mil millones 808 mil pesos, lo que representa un incremento del 7.7 por ciento. Mientras que para difundir su imagen el Presupuesto de Egresos de 2011, contempla 125 millones 465 mil 131 pesos, casi tres veces más que en 2010 cuando destinó 40 millones 500 mil pesos para Comunicación Social y Publicidad, más tres millones 184 mil para los servicios de difusión.

La salud pública en el Edomex no es mejor, según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) es una de las diez entidades con mayor porcentaje de personas sin acceso a la salud, mientras que el INEGI asegura que más del 50 por ciento de la población del Estado de México no tiene acceso a los servicios médicos. El presidente del PRD estatal, Luis Sánchez Jiménez citando cifras de la Secretaría de Salud, considera que el territorio mexiquense es uno de los más atrasados en materia de salud, pues mientras el Distrito Federal tiene 307.9 médicos por cada cien mil habitantes, en la entidad solo hay 76.4. Lo mismo ocurre –dijo- con hospitales y clínicas pues sólo hay 44.6 camas y 32.1 consultorios por cada cien mil habitantes. En cuanto a quirófanos la media nacional es de 2.9 por cada cien mil habitantes, pero en el Edomex sólo hay 1.5 quirófanos por cada cien mil mexiquenses.

 

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s