Sal en la herida

* A nadie le gusta ser suplente en el futbol. Pero algunos nacieron para calentar la banca. En México se recuerda al Ojitos Meza, eterno segundo del argentino Miguel Marín en Cruz Azul. Incluso algunos se atreven a mencionar a Oswaldo Sánchez, fantasma en la Imaginaria cuando Jorge Campos era inamovible en el arco de la selección mexicana. Pero el mundo está lleno de ejemplos. He aquí algunos.

 

FIFA.com

“Mi historia es la de un jugador que ha pasado de puntillas por su carrera”. La frase es del francés Daniel Bravo, quien, pese a todo, cuenta con un palmarés más que respetable y jugó hasta los 37 años. Pero no deja de ser aplicable a muchos talentos que han quedado en los anales como futbolistas que deberían haber llegado mucho más arriba.

Si Bravo solamente jugó 13 partidos internacionales con Francia, fue porque inició su carrera como media punta justo cuando un tal Michel Platini estaba en la cima de su arte en esa misma demarcación. Análogamente al Principito francés, algunos jugadores con bastante clase no gozaron de la carrera que se merecían; sencillamente porque nacieron en el lugar equivocado e irrumpieron en un momento inoportuno: a la sombra de un genio. A continuación, FIFA.com echa un poco de sal en la herida.

No nos movemos del país galo donde, después de Raymond Kopa y Platini, la posición de cerebro fue elevada a la categoría de arte. En la década de 1990, Johan Micoud o Corentin Martins tenían el talento necesario para haber retomado el testigo con la camiseta azul. La prueba es que ambos gozaron de un nutrido currículo y dejaron una huella imborrable en el Girondins de Burdeos y el Werder Bremen (en el caso del primero), y en el Auxerre y el Deportivo de La Coruña (en lo que respecta al segundo). Sin embargo, ni uno ni otro iban a vivir la época dorada de los Bleus, ganadores de la Copa Mundial de la FIFA 1998 y de la Eurocopa 2000. La culpa la tuvo un tal Zinedine Zidane, que aunque hizo soñar a un país entero, también provocó pesadillas durante más de un decenio a todos los candidatos a ser el ‘diez’ de la selección francesa. “Yo me peleé con todo el mundo para dejar claro que podíamos jugar juntos”, afirmó Micoud. “Es más, la única vez que hice un partido bueno de veras, fue contra Turquía y estábamos los dos en el campo”. Por desgracia, los seleccionadores franceses no lo vieron así.

 

El alumno supera al maestro

 

Una historia que recuerda extrañamente a la del argentino Ricardo Bochini, otro armador de juego considerado el futbolista más grande de la historia de Independiente, y uno de los mejores centrocampistas del mundo de los años 80. Así lo refleja, por otro lado, su palmarés, con 4 campeonatos de Argentina (1977, 1978, 1983 y 1988/89), 4 Copas Libertadores (1973, 1974, 1975 y 1983) y 2 Copas Intercontinentales (1973 y 1984); trofeos en cuya conquista desempeñó un papel preponderante. Sin embargo, su fama nunca traspasó las fronteras argentinas.

¿La causa? Un chaval superdotado que, en esa misma década, iba a poner a sus pies no sólo al país sudamericano, sino también al resto del mundo. ¿Su nombre? Diego Armando Maradona. Ironías del destino, el Pibe de Oro tenía entre sus ídolos a Bochini, y convenció al seleccionador, Carlos Bilardo, para que lo incluyera en el plantel albiceleste que acabaría ganando la Copa Mundial de la FIFA 1986. Allí solamente jugó en la semifinal contra Bélgica, saliendo a seis minutos del final cuando Argentina ya ganaba 2-0, gracias a un par de dianas de… ¡Maradona! Al ingresar al campo, el Pelusa lo recibió con la frase “¡Dibuje, maestro!”, símbolo de su admiración por el Bocha, pero que no iba a consolarlo de su intrascendente papel de extra. “No me siento campeón del mundo”, confesó el cerebro, quien, pese a sus 740 partidos con su club de siempre, únicamente totalizó 11 con la selección.

Un destino cruel, pero no inusual cuando se nace en un país acostumbrado a producir tantos talentos. Una década más tarde, el delantero Hernán Crespo también lo sufrió al tener que contentarse, pese a su excepcional olfato de gol, con permanecer a la sombra de Gabriel Batistuta en la selección argentina. En Francia 1998, sin embargo, Crespo partía con ventaja en los planes de Daniel Passarella pero una lesión sufrida antes del campeonato lo obligó a ver desde el banquillo cómo Batigol se destapaba con 5 tantos.

Al cabo de cuatro años, el ex delantero del Fiorentina seguía siendo un fijo en el equipo, y el seleccionador de turno, Marcelo Bielsa, consideraba “imposible” una sociedad en ataque entre los dos arietes. Valdanito sustituyó en los tres partidos de la primera fase a su competidor, contra Nigeria, Inglaterra y Suecia. Incluso, vio puerta contra los escandinavos pero no alcanzó para impedir la prematura eliminación de la Albiceleste en la cita asiática. “Mucha gente se piensa que tengo una mala relación con Batistuta por la competencia que mantenemos, pero no es así en absoluto”, explicaba por entonces Crespo a FIFA.com. “Nos entendemos de maravilla y aprendo mucho a su lado. Es un gran jugador”. En Alemania 2006, Hernán tuvo por fin su oportunidad tras la retirada de Batistuta y fue uno de los goleadores más fructíferos del torneo, con 3 tantos.

 

Nadie mejor… o casi nadie

 

Mikel Arteta, por su parte, sigue esperando que cambie su situación. El elegante centrocampista donostiarra es uno de los mejores jugadores de la Premier League inglesa, al cabo de seis exitosas campañas en el Everton. Sus seguidores lo tienen claro, y entonan en cada partido su cántico preferido: “There’s nobody betta’ than Mikel Arteta” (“No hay nadie mejor que Mikel Arteta”). Una bonita muestra de cariño pero no muy ajustada a la realidad. Y es que el infatigable jugador toffee ha tenido la mala suerte de nacer en España y de ocupar un puesto en la medular, en la misma época que una generación entera de superdotados como Xavi, Andrés Iniesta, Xabi Alonso o Cesc Fábregas.

Arteta, formado en la cantera del FC Barcelona, tal vez cometiera el fallo de marcharse demasiado pronto. “Tenía 16 años cuando jugué mi primer partido. Entré para sustituir a Pep Guardiola. Miraba a mi alrededor y veía a Luis Figo, Luis Enrique, Patrick Kluivert, Rivaldo…”, recordó el ex jugador del París Saint-Germain y del Glasgow Rangers. “El Barça era mi club, y siento haberlo dejado al año siguiente. Pero Xavi se estaba imponiendo en mi puesto. Tenía 17 años y no quería tener que esperar para jugar con regularidad”. Diez años después, Xavi es campeón de Europa y del mundo y Arteta sigue esperando su primera convocatoria con la Roja absoluta.

Marcharse para subsistir es también el sacrificio que tuvo que hacer Gianfranco Zola en los años 90. El ya retirado media punta, elegido mejor jugador en la historia del Chelsea por los aficionados del club londinense, vio por fin reconocido su talento en los estadios ingleses sin tener que soportar el peso de las comparaciones que suscitaba en su Italia natal. Imagínense: un jugador formado en el Nápoles en la posición de “diez” cuando un tal Maradona era el ídolo del equipo, y que tuvo que contentarse asimismo con una carrera demasiado modesta en la Squadra Azzurra, donde Roberto Baggio hacía maravillas por entonces.

Muchas maravillas hizo también Jean-Pierre Papin con la camiseta del Olympique de Marsella, lo que lo animó a recalar en el Milan en 1992, con la intención de triunfar en la escuadra lombarda. “La competencia se acepta o no se acepta, pero si es lo segundo, mejor no venir al Milan”, anunció el ariete francés a su llegada. “Habrá decisiones tácticas y habrá que adaptarse a ellas. Estoy preparado. Hay que ser fuerte”. Sin embargo, no iba a serlo lo bastante para hacerse un sitio en el ataque rossonero por culpa de un Marco van Basten entonces en su apogeo y que, además de ser un genio, gozaba de una voluntad inquebrantable. “En el entrenamiento estás obligado a luchar. Si no estás a la altura, sabes que, por detrás, alguien puede arrebatarte el puesto”, explicaba el holandés para justificar su motivación. “Por consiguiente, siempre juegas a tope y así es como progresas y alcanzas una cierta perfección”.

 

La soledad del portero

 

Esperar en la cola del reconocimiento ya es duro de por sí para cualquier jugador, pero lo es más todavía para un guardameta, un puesto afamado por su longevidad y su necesidad de estabilidad. Son incontables los arqueros que han vivido a la sombra de un antecesor demasiado cualificado, como ocurrió con el alemán Sepp Maier, quien, durante su imperial carrera en el Bayern de Múnich quemó con su sempiterna titularidad ¡a nueve suplentes! El Gato, que nunca estaba enfermo ni lesionado ni sancionado, no se perdió ni un solo partido entre 1970 y 1979. Otro verdugo a su pesar fue Dino Zoff. Quitando a los delanteros de los equipos contrarios, el italiano convirtió a Giancarlo Alessandrelli en la principal víctima de su ilustre carrera. Este prometedor cancerbero de la cantera del Juventus sólo pudo jugar 20 minutos en cinco temporadas con la camiseta de la Vecchia Signora.

En todo caso, pocos habrá que igualen el desgraciado destino del inglés Peter Bonetti. A pesar de su veintena de temporadas sirviendo con lealtad y dedicación en el futbol de clubes (casi todas ellas en el Chelsea), el suplente en la selección del legendario Gordon Banks únicamente jugó 7 partidos internacionales. Bonetti, sin embargo, podría haber disfrutado de su momento de gloria en la Copa Mundial de la FIFA 1970. Tras sufrir una intoxicación alimentaria, Banks le cedió los guantes para el choque de cuartos de final contra la República Federal de Alemania, en el que Inglaterra dejó escapar un 2-0 a favor para acabar cayendo en la prórroga por 2-3. Tras cometer un craso error en uno de los tres goles, Bonetti fue considerado por los aficionados como el responsable de la eliminación. Al final, ese primer partido en un Mundial fue también el último.

Para terminar, concluimos esta vuelta al mundo en el mismo lugar que la iniciamos, en Francia, donde Didier Deschamps tiene su propio concepto de la titularidad y la suplencia: “todos los jugadores aceptan la competencia; siempre y cuando no les afecte a ellos…”.

El Barco Ebrio

*

Listas las elecciones, sólo queda esperar que gane el priista Eruviel Ávila. No lo hará por bueno, simpático o inteligente. Ni siquiera por guapo, como el actual gobernador Peña Nieto. Hace mucho tiempo que no se dejaba sentir el poder económico y de movilización de la estructura priista y del gobierno que administra.

 

*

Eso es lo que se espera, pero también que se produzca una sorpresa. Que el perredista Alejandro Encinas dé por buenas las expectativas sobre la falsedad de las encuestas. Que el panista Bravo decline o abandone. Que el 60 por ciento del electorado que usualmente no vota, lo haga esta vez, libre de las presiones que recibe el otro 40 por ciento. Y que por fin se registre una jornada electoral honesta.

 

*

Pero la realidad está de regreso. En el valle de México camionetas con el logo de Televisa también le entran al reparto de despensas en los barrios marginados. Si alguien cree que esta vez Azcárraga no tiene intereses en la sucesión de Peña, que la cambie a TV Azteca. El Canal de las Despensas, en espera de su mejor rating, respondió vía twitter, donde se difundieron las imágenes, con la advertencia de tomar medidas legales. “El encargado de difundir estas imágenes es @alxo27… tomaremos la vía legal  pues quien usa esas unidades lo hace indebidamente en perjuicio de la imagen de esta compañía, así como una serie de imágenes editadas del programa “Primero Noticias”. Cabe mencionar que la unidad no corresponde ni en modelo ni en número de registro (136) a las que tenemos en circulación en Grupo Televisa. http://lockerz.com/s/114812039”. No cabe duda que las redes sociales tienen ya un peso diferente en México y la palabra de Televisa está tan devaluada que le pasa lo que a Pedro y el lobo.

 

*

Una imagen gigantesca de la Virgen de Guadalupe adornó las principales arterias del valle de México con la leyenda de “¿Y Ella por quién votaría?”. Colocada en enormes espectaculares, fue el último intento panista para captar la atención en una campaña en la que ni la Guadalupana les habló.

 

*

Estos son otros tiempos donde la oferta y la demanda incluyen las posibilidades electorales en un mismo paquete. En San Pablo Autopan los vecinos acarreados saben que no tienen posibilidades de escapar a esa actividad y prefirieron asegurarse de que irán con el que gane. Así, los vecinos de aquella comunidad van a todos los mítines de Eruviel si les invitan un lonch y les pagan el día. Apoyan con todo al priista y hasta inventan canciones y porras. Incluso son de los que siempre se toman la foto. Pero nada más se va el priista cuando ya están con Alejandro Encinas, previo pago, para hacer lo mismo. Y nada más se el perredista, acuden con el panista Bravo Mena, también previo pago. La Revolución no les hará nunca justicia pero ellos ya encontraron a su caudillo.

 

*

Ernesto Nemer Álvarez, quien pasa como el gran perdedor de la contienda por la candidatura priista a la gubernatura estatal, mueve ya hilos y piezas para mantenerse como protagonista de la escena política local. Como el político que es lo hace, en primer lugar, en la figura de su familia. Para más señas, de su primogénito, hijo también de la secretaria de Desarrollo Económico y prima del “gober más guapo”, a quien ya pasea en los actos de proselitismo a favor de Eruviel Ávila e, incluso, lo hace hablar ante quienes tienen la desgracia de asistir a esos eventos, obligados por las carencias y la necesidad.

 

*

El joven Ernesto, quien se educa en administración pública como su padre, está muy lejos de ser simpático y agradable a la gente, aunque hace su esfuerzo. Tendrá que aprender, como el aún mandamás en la Cámara de Diputados local, que aunque la mona se vista de seda… y es que por más baños de pueblo que se dé o le den, si la gente no lo ve bien, nomás no lo verá nunca como uno de los suyos.

 

*

Hablando del presidente de la Junta de Coordinación Política de la Legislatura estatal, cuentan quienes le siguen los pasos incluso hasta el baño, que no ha digerido la derrota y del pequeño déspota que era se ha convertido en feroz dictador. Piensan socarronamente que más vale y le hubieran dado la candidatura. ¡Así ya no los molestaría más!

 

*

Por cierto, se quejan diputados azules y amarillos que el susodicho se niega a convocar a la recién estrenada Comisión de Seguimiento de los Programas Sociales. No por falta de tiempo, claro, sino porque son muchos los reclamos que tienen que hacer por el uso indiscriminado de los programas sociales del gobierno estatal y los locales a favor del candidato de las chapitas. Y lo que menos quiere Nemer es abrirles espacios para la denuncia. De cualquier manera, dicen otros, ¿para qué serviría? ¿A poco los del sol azteca van a confiar sus reclamos en la diputada de triste figura y escasa inteligencia, Angélica Linarte?

 

*

Quienes andan de capa caída en el Congreso mexiquense son los cientos de varones padres de familia. Esperaban trato igualitario de quien ha venido promoviendo, presume, reformas que abonan a la equidad de género y sucede que se dicen discriminados. Resulta que, ansiosos, esperaban también un bono económico de cinco mil pesos (sí, leyó usted bien, 5 mil pesos) con motivo del Día del Padre. Y es que no olvidan que en mayo pasado el mencionado Nemer se puso obsequioso con las más de 600 mujeres madres de familia que laboran en la Cámara de Diputados, quienes por el sólo hecho de ser mamás recibieron un bono por esa cantidad (equivalente a tres millones de pesos del presupuesto del poder Legislativo) el 10 de mayo. ¡Ah, quién fuera mamá!, suspiran los afectados.

 

*

Que tampoco es para tanto, les reviran hombres y mujeres solteras, pues hace un mes por lo menos, disfrutan de larguísimas jornadas sin mover un dedo, sin trabajo en absoluto. Verdaderos beneficiarios de la legislación que prohíbe difusión institucional en tiempos electorales, gozan a sus anchas de días de vino y rosas. Quienes han hecho su agosto son los vendedores de a pie que diariamente recorren sus pasillos y oficinas, ofreciendo alegremente desde alimentos y bebidas, hasta películas y música piratas, pasando por los demandados perfumes y ropa de marcas habidas y por haber.  ¡Quién fuera burócrata!, suspiramos desde esta Redacción.

 

*

Que no todos vacacionan, aclaran algunos. No pocos son llevados y traídos por sus jefes en las actividades de campaña de los candidatos. Más los del tricolor, claro, pero en los otros no se quedan atrás. Aunque la pagan los empleados que no tiene partido o no trabajan para alguno, a quienes obligan invariablemente a trabajar para el candidato oficial. Nemer, otra vez, carga con decenas de trabajadores del Congreso a los actos de campaña que se realizan por su distrito y la zona metropolitana de la capital estatal. Claro, con cargo al presupuesto de ese poder.

 

*

En otros asuntos, la demanda del coordinador de campaña tricolor para que en la izquierda aclaren el destino de sus recursos de campaña es más que fundada. Que si resulta una obviedad que ahí se gasta a maños llenas, lo es también que la coalición que postula a Encinas apenas lo hace. Como en película del genero ‘noir’, seguirle la pista a su dinero no sería tan fácil, por más que sepamos bien a bien cómo se las gastan los Bautista López, Miranda Martínez, Salinas Narváez, Posadas Hernández, Jaime Correa y demás lidercillos de su calaña.

 

*

Como sea y por muy poco dinero que manejen, es cierto que no se ve en dónde o cómo se haya gastado. Una pena por Encinas, quien con mayores recursos y mejor administrados, otro papel estuviera haciendo. 

 

*

Para saber dónde quedó el dinero, después de la campaña veremos quiénes resultaron verdaderos ganadores. Dice el refrán que puede esconderse la mano que roba, no así la que gasta. ¿Nombres? Al tiempo…

 

“Mis 4 hijos fueron desaparecidos en carreteras donde había retenes del Ejército”

* Siento que mi dolor aumenta, porque veo que hay muchas personas igual que yo; estoy unida al dolor de todas las madres que tienen a un hijo desaparecido o asesinado, entiendo su sufrimiento”, dice María Elena Herrera, madre de cuatro desaparecidos en Michoacán.

 

Mario Casasús/ Clarín de Chile/Rebelión

En entrevista con Clarín.cl María Elena Herrera denuncia la desaparición forzada de sus cuatro hijos: Jesús, Raúl, Gustavo y Luis Armando, oriundos de Pajacuarán, pequeña población de Michoacán donde han desaparecido 19 personas durante el régimen de Felipe Calderón, y precisamente la mañana del 23 de junio inició el diálogo del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad -encabezado por Javier Sicilia- ante la administración federal –de Felipe Calderón- en el Castillo de Chapultepec. La señora María Elena Herrera –una de las cinco víctimas que tomó la palabra- exigió a la Procuraduría de General de la República que atraiga el caso de sus 4 hijos, debido a la negligencia y las omisiones de las autoridades locales y de la Policía Federal.

MC.- Señora María Elena, ¿cómo se siente después de la Caravana del Consuelo y de la Mesa de Diálogo?

MH.- Siento que mi dolor aumenta, porque veo que hay muchas personas igual que yo; estoy unida al dolor de todas las madres que tienen a un hijo desaparecido o asesinado, entiendo su sufrimiento.

MC.- ¿Cómo ha sido su experiencia en la búsqueda de sus hijos y ante el reclamo de Justicia?

MH.- La verdad es que nunca habíamos querido meternos en las organizaciones de derechos humanos, ahora confiamos en Javier Sicilia; somos gente humilde y de paz, vivimos lejos y aislados, nos dedicamos a nuestros hogares, de mis 4 hijos, sólo Raúl no está casado; a los otros 3 –Jesús, Gustavo y Luis Armando- los esperan sus esposas e hijos, queremos que nos los entreguen con vida, sabemos que están sufriendo, yo me doy el lujo de ir al doctor y tomarme las medicinas, pero de ellos sabrá Dios cómo están o dónde los tengan.

MC.- ¿Cuáles son las circunstancias de la desaparición forzada de sus 4 hijos?

MH.- El primer caso de desaparición fue el 28 de agosto de 2008, mis hijos Jesús y Raúl venían de trabajar desde Atoyac de Álvarez (provincia de Guerrero), un día antes del secuestro hablaron por teléfono para avisar que saldrían de regreso a casa, cabe mencionar que en el pueblito nos dedicamos a la venta de pedacería de oro, la gente va y viene a diferentes partes de la República, es el único sostén económico del pueblo. Mis otros dos hijos dejaron de trabajar durante dos años por temor a que les pudiera pasar lo mismo, pero después necesitaron seguir trabajando y el año pasado se fueron a Veracruz y ya no regresaron, mis hijos Gustavo y Luis Armando iban acompañados de un sobrino y del esposo de una de mis nietas y tampoco sabemos dónde están.

MC.- ¿Qué indicios lograron investigar?

MH.- Los funcionarios de Caminos y Puentes Federales se negaron a entregarnos los videos de las casetas de cobro, nosotros queríamos saber si llegaron a su destino por autopista. Mis otros dos hijos –Juan Carlos y Rafael- iniciaron investigaciones por su propia cuenta, cumpliendo con el trabajo que le corresponde a la autoridad, primero debemos superar el miedo y después debemos superar las humillaciones que nos hace el gobierno.

MC.- ¿Qué avances presentan las averiguaciones previas en las provincias de Veracruz y Guerrero?

MH.- Ninguno, las autoridades de los dos lugares dicen que todo va bien, que “están haciendo las investigaciones”; pero del primer caso de desaparición ya pasaron 3 años y no hemos obtenido ninguna respuesta sobre qué pasó con mis hijos, ni sabemos dónde están; del segundo caso de desaparición llevamos casi 9 meses y dicen lo mismo: “no se preocupe, estamos trabajando”.

MC.- ¿Les solicitaron dinero por el rescate del secuestro de sus 4 hijos?

MH.- No. En las desapariciones forzadas están coludidas las autoridades con los grupos criminales, por eso las procuradurías de justicia se niegan a investigar y cuando un policía honesto se atreve a denunciar a sus jefes, los policías desaparecen repentinamente o son misteriosamente asesinados.

MC.- ¿Escucharon algún rumor que les permita ubicar el último lugar del paradero de sus 4 hijos?

MH.- Cuando iniciamos la búsqueda de mis hijos pensamos que pudieron sufrir algún accidente automovilístico, pero nos informaron que en Veracruz había un retén del Ejército; eso lo pudimos confirmar porque mis hijos Gustavo y Luis Armando se comunicaron por teléfono minutos antes de que fueran detenidos, el pretexto por el que los detuvieron fueron las placas del auto de Michoacán.

MC.- ¿Qué pasó en la provincia de Atoyac de Álvarez Guerrero?

MH.- También sabemos que hubo un retén del Ejército en la carretera; en otro vehículo viajaba una persona que escapó del retén mediante un camino de terracería, le estuvieron hablando por teléfono para amenazarlo, él sabe quiénes estaban en el retén del Ejército, pero no quiere hablar, él vive en el Municipio de Galeana (Guerrero). Mis otros dos hijos –Juan Carlos y Rafael- le indicaron a la policía los lugares donde pudieron estar secuestrados sus hermanos, pero las órdenes de cateo llegaron muy tarde, meses después de que entregamos la información a la policía ministerial.

MC.- Antes de la Caravana del Consuelo y de la Mesa de Diálogo, ¿los medios de comunicación habían publicado la noticia de la desaparición de sus 4 hijos?

MH.- Sólo una vez pasaron la noticia en Televisa, pero se olvidaron del caso, no le dieron seguimiento, pedimos que los periodistas continúen investigando y presionando a las autoridades; yo no quiero ofender a nadie, únicamente quiero que se toquen el corazón.

MC.- Finalmente, ¿cuál fue su petición a las autoridades federales durante la Mesa de Diálogo?

MH.- Que la Procuraduría General de la República atraiga la investigación de mis 4 hijos, porque las autoridades locales no hacen nada. La Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada ( SIEDO) desechó el caso, sabiendo que se trataba de delincuencia organizada y a pesar de que en ambos casos hay testimonios de la instalación de retenes del Ejército durante los días de la desaparición de mis 4 hijos, de mi sobrino y del esposo de mi nieta.

 

* Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 

 

El papel de Wall Street en el narcotráfico

* Si da la impresión de que Obama está haciendo todo lo que puede para convertir México en una dictadura militar, es porque es lo que está haciendo. El Plan México es una farsa que esconde los verdaderos motivos de la administración, que consiste en asegurarse de que los beneficios del tráfico de drogas acaben en los bolsillos de la gente adecuada.

 

Mike Whitney/ Argenpress     

La Guerra contra las Drogas es un fraude. Esto no tiene que ver con la prohibición, tiene que ver con el control. Washington pone la fuerza para los bancos. Imaginen cuál sería su reacción si el gobierno mexicano conviniera en pagar mil 400 millones de dólares a Barak Obama por desplegar tropas norteamericanas y vehículos blindados en Nueva York, Los Ángeles y Chicago para llevar a cabo operaciones militares, establecer puestos de control y verse envuelto en tiroteos que acaben por causar la muerte de 35 mil civiles en las calles de ciudades norteamericanas.

Si el gobierno mexicano tratara así a los Estados Unidos, ¿lo considerarían ustedes amigo o enemigo?

Así es exactamente cómo tratan los EU a México, y así ha venido siendo desde 2006.

La política mexicana de Norteamérica –la Iniciativa de Mérida– es una pesadilla. Ha minado la soberanía mexicana, ha corrompido el sistema político y ha militarizado el país. Ha tenido también como resultado la muerte violenta de miles de civiles, pobres en su mayoría. Pero a Washington le importan una higa los “daños colaterales” mientras pueda vender más armamento, fortalecer su régimen de libre comercio y lavar más beneficios de las drogas en sus grandes bancos.

Entonces es todo de lo más agradable.

¿No ha lugar a dignificar esta carnicería llamándola “Guerra contra las drogas”?

No tiene sentido. Lo que vemos es una oportunidad descomunal de hacerse con poder por parte de las grandes empresas, las altas finanzas y los servicios de inteligencia norteamericanos. Lo único que hace Obama es ocuparse de la subasta, razón por la cual –no es de sorprender– las cosas se han puesto bastante peor bajo su administración. No sólo ha incrementado Obama la financiación del Plan México (también conocido como Mérida) sino que ha desplegado más agentes norteamericanos para que trabajen en secreto, mientras aviones no tripulados llevan a cabo labores de vigilancia. ¿Lo captan? No se trata de una pequeña redada antidroga, es otro capítulo de la Guerra Norteamericana contra la Civilización. He aquí un pasaje de un artículo de CounterPunch escrito por Laura Carlsen que nos muestra algo del trasfondo:

“La guerra contra las drogas se ha convertido en el vehículo principal de militarización de América Latina. Un vehículo financiado e impulsado por el gobierno norteamericano y alimentado por una combinación de falsa moral, hipocresía y mucho de temor duro y frío. La llamada ‘guerra contra las drogas’ constituye en realidad una guerra contra la gente, sobre todo contra los jóvenes, las mujeres, los pueblos indígenas y los disidentes. La guerra contra las drogas se ha convertido en la forma principal del Pentágono de ocupar y controlar países a expensas de sociedades enteras y de muchas, muchas vidas”.

“La militarización en nombre de la guerra contra las drogas está sucediendo más rápida y concienzudamente de lo que la mayoría de nosotros probablemente anticipó con la administración de Obama. El acuerdo para establecer bases en Colombia, posteriormente suspendido, mostró una de las señales de la estrategia. Y ya hemos visto la extensión indefinida de la Iniciativa de Mérida en México y América Central e incluso, tristemente, las cañoneras enviadas a Costa Rica, una nación con una historia de paz y sin ejército…”

“La Iniciativa de Mérida financia intereses norteamericanos para entrenar a fuerzas de seguridad, proporciona inteligencia y tecnología bélica, aconseja sobre las reformas de la justicia y el sistema penal y la promoción de los derechos humanos, todo ello en México”. (“The Drug War Can’t Be Improved, It Can Only be Ended” [“No se puede mejorar la guerra contra las drogas, sólo se puede concluir”] Laura Carlsen, Counterpunch).

Si da la impresión de que Obama está haciendo todo lo que puede para convertir México en una dictadura militar, es porque es lo que está haciendo. El Plan México es una farsa que esconde los verdaderos motivos de la administración, que consiste en asegurarse de que los beneficios del tráfico de drogas acaben en los bolsillos de la gente adecuada. De eso es de lo que se trata, de muchísimo dinero. Y por eso es por lo que se ha disparado el número de víctimas, mientras la credibilidad del gobierno mexicano ha caído como nunca en décadas. La política norteamericana ha convertido grandes extensiones del país en campos de muerte y la cosa no hace más que empeorar.

Véase esta entrevista con Charles Bowden, que describe cómo es la vida de la gente que vive en la Zona Cero de la guerra de las drogas en México, Ciudad Juárez:

“Esto sucede en una ciudad en la que en ocasiones la gente vive en cajas de cartón. En el último año han cerrado diez mil negocios, tirando la toalla. De treinta a sesenta mil personas, sobre todo los ricos, se han mudado a El Paso, al otro lado del río, por razones de seguridad, entre ellos el alcalde de Juárez, que prefiere largarse a dormir en El Paso. El editor del diario local también vive en El Paso. Entre 100 mil y 400 mil personas sencillamente se marcharon de la ciudad. Buena parte del problema es económico, y no simplemente de violencia. Durante esta recesión han desaparecido por lo menos 100 mil empleos de las empresas fronterizas debido a la competencia asiática. Las estimaciones cifran las bandas de delincuentes entre 500 y 900”.

“De modo que lo que tenemos son 10 mil soldados de las tropas federales y agentes de la policía federal merodeando por allí. Una ciudad en la que nadie sale de noche, en la que los pequeños negocios pagan todos extorsión, donde oficialmente se robaron 20 mil coches el año pasado, en el que oficialmente fueron asesinadas más de 2 mil 600 personas el pasado año, donde nadie sigue el rastro de la gente que ha sido secuestrada y no regresa, en donde nadie cuenta la gente enterrada en cementerios secretos de los que, de forma indecorosa, parecen de cuando en cuando salir algunos escarbando. Lo que tenemos es un desastre y un millón de personas, demasiado pobres para poder marcharse, atrapadas en él. La ciudad es eso”. (Charles Bowden, Democracy Now)

Esto no tiene que ver con las drogas; se trata de una política exterior chiflada que apoya a ejércitos por delegación para imponer el orden por medio de la represión y militarización del Estado policial. Se trata de expandir el poder norteamericano y de que engorden los beneficios de Wall Street.

Veamos más datos de fondo proporcionados por Lawrence M. Vance en la Future of Freedom Foundation:

“Un número no revelado de agentes de la ley norteamericanos trabajan en México (…) La DEA tiene más de 60 agentes en México. A ellos se suman 40 agentes de Inmigración y Aduanas, 20 ayudantes del Servicio de Comisarios de Policía y 18 Agentes de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos, más agentes del FBI, del Servicio de Ciudadanos e Inmigración, Aduanas y Protección de Fronteras, Servicio Secreto, Guardacostas y Agencia de Seguridad en el Transporte. El Departamento de Estado mantiene también una Sección de Asuntos de Narcóticos. Los Estados Unidos también han suministrado helicópteros, perros antidroga y unidades de polígrafos para examinar a quienes solicitan ingresar en organismos de aplicación de las leyes”.

“Los aviones no tripulados norteamericanos espían los escondites de los cárteles y las balizas rastreadoras norteamericanas ubican con exactitud los coches y teléfonos de los sospechosos. Agentes norteamericanos siguen los rastros, localizan llamadas telefónicas, leen correos electrónicos, estudian patrones de comportamiento, siguen rutas de contrabando y procesan datos sobre traficantes de droga, responsables del lavado de dinero y jefes de los cárteles. De acuerdo con un antiguo fiscal antidroga mexicano, los agentes norteamericanos no están limitados en sus escuchas en México por las leyes norteamericanas, mientras no se encuentren en territorio norteamericano y no pinchen a ciudadanos norteamericanos. (“Why Is the U.S. Fighting Mexico’s Drug War?” [ “¿Por qué libran los Estados Unidos la Guerra contra las drogas de México?”] Laurence M. Vance, The Future of Freedom Foundation)

Esto no es política exterior; es otra ocupación norteamericana. ¿Y adivinan quién hace caja a lo grande con este pequeño timo sórdido? Wall Street. Eso es: los grandes bancos le sacan un pico como hacen siempre. Echemos un vistazo a este pasaje de un artículo de James Petras títulado “How Drug Profits saved Capitalism” [“Cómo los beneficios de las drogas salvaron al capitalismo”] en Global Research. Es un estupendo resumen de los objetivos que están configurando esa política:

“Mientras el Pentágono arma al gobierno mexicano y la DEA (Drug Enforcement Agency, la agencia antidroga) norteamericana ponen en práctica la ‘solución militar’, los mayores bancos de los EU reciben, lavan y transfieren cientos de miles de millones de dólares a las cuentas de los señores de la droga, que compran así armas modernas, pagan ejércitos privados de asesinos y corrompen a un número indeterminado de funcionarios encargados de hacer cumplir las leyes a ambos lados de la frontera…”

“Los beneficios de la droga, en el sentido más básico, se aseguran mediante la capacidad de los cárteles de lavar y transferir miles de millones de dólares al sistema bancario norteamericano. La escala y envergadura de la alianza entre la banca norteamericana y los cárteles de la droga sobrepasa cualquier otra actividad del sistema de la banca privada norteamericana. De acuerdo con los registros del Departamento de Justicia norteamericano, un banco sólo, el Wachovia Bank (propiedad hoy de Wells Fargo), lavó 378 mil 300 millones de dólares entre el 1 de mayo de 2004 y el 31 de mayo de 2007 (The Guardian, 11 de mayo de 2011). Todos los bancos principales de los EU han hecho de socios financieros activos de los cárteles asesinos de la droga.

“Si los principales bancos norteamericanos son los instrumentos financieros que permiten operar a los imperios multimillonarios de la droga, la Casa Blanca, el Congreso norteamericanos y los organismos de aplicación de las leyes son los protectores esenciales de estos bancos (…) El lavado de dinero de la droga es una de las fuente más lucrativas de beneficios para Wall Street, los bancos cargan abultadas comisiones por transferencias de beneficios de la droga, que a su vez prestan a instituciones crediticias a tasas de interés muy superiores a las que pagan – si es que pagan- a los depositantes de los traficantes de drogas. Inundados por los beneficios de las drogas ya desinfectados, estos titanes norteamericanos de las finanzas mundiales pueden comprar fácilmente a los funcionarios electos para que perpetúen el sistema. (“How Drug Profits saved Capitalism”, James Petras, Global Research)

Repitámoslo: “Todos los bancos principales de los EUhan hecho de socios financieros activos de los cárteles asesinos de la droga…”

La Guerra contra las Drogas es un fraude. Esto no tiene que ver con la prohibición, tiene que ver con el control. Washington pone la fuerza para que los bancos puedan llevarse una buena pieza. Una mano lava a la otra, igual que con la Mafia.

 

* Counterpunch.org, 1 de junio de 2011. Traducción para sinpermiso.info de Lucas Antón

El derecho al ocio

* Es difícil describir la historia de los dados, el dominó, la baraja o cualquier otro juego que se tipifique como azaroso, pues como escribió alguna vez Jean Michel Mehl, todas las sociedades humanas temen reconocerse ociosas y por ello no acostumbran dejar demasiadas huellas de sus actividades lúdicas. Incluso su invención es aún discutida entre occidentales y orientales.

 

Yanet G. Sánchez Monroy

“Y encontró a los pretendientes. Éstos complacían su ánimo con los dados delante de las puertas y se sentaban en pieles de bueyes que ellos mismos habían sacrificado. El primero en ver a Atenea fue Telémaco… estaba sentado entre los pretendientes con corazón acongojado y pensaba en su noble padre: ¡ojalá viniera e hiciera dispersarse a los pretendientes por el palacio!, ¡ojalá tuviera él sus honores y reinara sobre sus posesiones!”

Este es un fragmento de “La Odisea”, relato narrado en el año 900 a.C. por el griego Homero, a la que se atribuye el primer registro del juego de los dados, piezas de seis caras con distintos puntajes consideradas pioneras en las competencias que dependen de la suerte.

Es difícil describir la historia de los dados, el dominó, la baraja o cualquier otro juego que se tipifique como azaroso, pues como escribió alguna vez Jean Michel Mehl, todas las sociedades humanas temen reconocerse ociosas y por ello no acostumbran dejar demasiadas huellas de sus actividades lúdicas. Incluso su invención es aún discutida entre occidentales y orientales.

La historia de los juegos de azar es una constante dicotomía entre su aceptación como un entretenimiento del que todos podemos participar, o prohibirse como un vicio corruptor de la sociedad y los individuos. 

La discusión se acentuó con la presencia de relojes mecánicos en el occidente medieval. La capacidad de medir el tiempo redefinió la jornada laboral y sentó las bases para el desarrollo de horas libres de trabajo y de obligaciones domésticas. El tiempo libre asustó a la Iglesia y el Estado, inscritos en un sistema de valores que alaban el trabajo y rechazan toda actividad no productiva. Entonces, la ociosidad y los juegos se colocaron en el punto de mira de moralistas y gobernantes que vieron en ellos el camino hacia el vicio, el pecado, la pobreza y el desorden público. [www.almansa.es]

Sin embargo, se han encontrado dados como los que hoy conocemos en antiguas tumbas egipcias y greco-latinas que demuestran la popularidad milenaria de estos juegos en ciudades como Roma, donde los apostadores empleaban para jugar, finos cubiletes de marfil con incrustaciones de oro.

Las guerras y los estratos sociales marcaron el desarrollo y uso de los juegos de azar:

Al ajedrez se dedicaban las clases más altas, pero había juegos mucho más populares como los dados, ya sin el cubilete de marfil y oro. En los siglos XII y XIII, durante las Cruzadas, las partidas de cubilete se difundieron hacia el resto de Europa debido a que los soldados regresaban a sus lugares de origen y por los comerciantes que recorrían el continente. Luego, en el siglo XVI los dados hechos de piedra, hueso o metal se comenzaron a tirar por toda Europa llegando a América desde España e Inglaterra, a partir de la época de la Conquista.

Como una derivación de los dados, surgió el juego de dominó, palabra francesa que designa una capucha blanca y negra usada por los sacerdotes cristianos en invierno; aunque se dice que fueron los chinos quienes modificaron los dados originales por fichas en las que colocaban los mismos puntos, del 1 al 6.

La partida en el viejo continente inició probablemente en Italia, y llegó a Gran Bretaña a fines del siglo XVIII por medio de los prisioneros franceses de la Guerra de los Siete años (disputa de territorios en la que Francia fue la gran perdedora) popularizándose en posadas y tabernas. Ahí en Europa aparecieron las fichas “blancas” y las combinaciones de puntos con esta, que dejaban lucir uno de los materiales más distintivos del dominó: el marfil.

Las primeras fichas de dominó se hacían con dos láminas de ébano, una madera gruesa y oscura entre las que se colocaba una lámina de hueso, visible solo a través de los pequeños agujeros hechos a una de las maderas, de este modo adquirió su característico contraste de colores.

Y no puede dejarse de lado uno de los juegos más importantes, el cual inició como de azar pero se ha reconocido desde abril del 2010, como un Deporte Mental por la Asociación Internacional de Deportes Mentales: el póker.

En 1330, en España el rey Alfonso XI dictó una orden, prohibiendo a los ‘Caballeros de la Orden de la Banda’, orden cuyos miembros debían ser ejemplos de comportamiento y leales al rey, intervenir en partidas de naipes. Y en 1387, Juan I (quien el apoyó a Francia durante la Guerra de los Cien Años contagiando la prohibición a este país), amplió la restricción.

Los naipes estaban prohibidos en 1400 en Francia, Suiza, Alemania y Países Bajos, pero las escasas necesidades espaciales del juego de baraja facilitaban su desarrollo. Cualquier sitio servía para echar una partida: desde la taberna hasta la vivienda privada de un clérigo.

Antonio García Rúa relata que en Europa, de 1370 a 1380, los naipes se popularizaron en Portugal, Italia, sur de Francia y norte de África, para extenderse después por los territorios conquistados en el siglo XVI.  En Francia, a mediados del siglo XV, en plena crisis de la monarquía se inventó la serie más extendida actualmente: Picas, Tréboles, Corazones y Rombos.

En 1543 el Estado español estipula que nadie puede introducir naipes en España, pero en 1544 le concedió a un banquero la exclusiva de ventas de las barajas, apareciendo un impuesto que se conoció como “renta de naipes”; los gobiernos accedieron a regularizar una actividad, pues sabían que de prohibirla, seguiría jugándose de cualquier modo, así que se prefirió obtener recursos de las cartas.

Después de su expansión a tierras inglesas, por la intervención británica en Francia, los naipes fueron utilizados todas las colonias británicas Estados Unidos, que acabaron de imponerlos por doquier en el siglo XX.

Las figuras de los naipes  franceses y americanos, los más conocidos en Latinoamérica, reflejan la jerarquía social. En primer lugar el Rey, tras el  caballo o caballero, la tercera figura que representa al pueblo en la forma de un soldado o peón.

Tras su difusión mundial, actualmente estos productos son un negocio redondo, no solo en las apuestas sino desde su fabricación, que en el contexto capitalista se concentra en algunos consorcios como Cartamundi, empresa de fabricación de cartas nacida en Bélgica en 1970. Su sede en México produce 5 millones de mazos al año, con ventas mensuales de más de 500 mil juegos de cartas, de las que además exporta 18% a Estados Unidos. Por convenir a su negocio, ellos están del lado de quienes consideran a los naipes, al dominó y al cubilete, promotores del entretenimiento y no un vicio, y afirman que unen a la familia. Ahora también elaboran estos productos con licencias de Disney-Pixar, Star Wars y FIFA.

La posible razón de su popularidad:

Las épocas de crisis y guerras, además de impulsar la difusión de los juegos de azar, alentaban las ganas de obtener dinero mediante las apuestas, generalmente hechas con la aspiración de ganar más dinero que el puesto en juego, sumado al deseo de distracción de quienes viven un contexto violento y desesperanzador, esto es probablemente lo que cuenta la historia de los amantes de la suerte, aunque quizá sea solo una muestra de la creatividad que se desarrolla en medio del ocio. 

Ya me vi

*  Por fin, ¿están permitidos los casinos en México? En 1947 se creó la Ley Federal de Juegos y Sorteos, donde se menciona que los juegos de azar y de apuestas quedan prohibidos en todo el territorio nacional. Sólo se permiten ajedrez, las damas y otros semejantes como el dominó, dados, boliche, bolos y billar.

 

Daniel Campuzano Martínez/ Andrés Villareal Martínez

Es mediodía. El sol, sobre los hombros, luce radiante y majestoso y en las plazas de Pabellón Metepec la gente transita como en un día normal. Allí, en una de sus entradas, al fondo del pasillo, algunas lámparas LED alumbran la oscuridad de un local con un brillo tenue que cambia de tonos azules a verdes, morados o rojos. Es el lugar propicio para apretar un par de botones hasta las 3 de la madrugada. Este es el gran negocio de la empresa Apuestas Internacionales S.A. de C.V, Play City, cuyo representante legal es Joaquín Balcárcel Santa Cruz, vicepresidente jurídico del Grupo Televisa.

A la entrada un hombre solicita la credencial de elector pero no la revisa con detenimiento, aunque es requisito para poder comprar la tarjeta con que se accede a las máquinas Play Video, que completan casi una tercera parte de los juegos que ahí se encuentran. El monto para iniciar una partida es de 20 pesos en cualquiera de las cuatro distintas máquinas: Play Video; Ruleta; Eibe, muy similares al bingo y que no usan tarjeta sino un ticket y las Zitro.

Este casino presenta dos secciones separadas por una pared de cristal. La primera para los no fumadores y la segunda para los que sí. Además incluye una barra de bebidas.

En el bingo la máquina hace todo por el jugador. Todo es virtual y únicamente hay que seleccionar el número de cartones que se quieren jugar y el monto a apostar, desde uno hasta 30 pesos por cartón. La máquina “sabe” qué números se seleccionaron y cuáles va a sacar en su sorteo. Sólo hay que apretar el botón de “jugar” y esperar que la programación ayude.

Para ganar se necesita formar líneas o alguna de las figuras que en la pantalla vienen marcadas, cada una con un premio diferente y que va desde el triple de la apuesta hasta el mismo bingo, equivalente a mil 500 pesos más el premio acumulado, aunque en cada máquina varía y puede ir desde 750 mil pesos hasta un millón 250 mil si es que se llenan todos los números de un cartón con una sola tirada que la máquina selecciona.

Todos los premios duplican o triplican su valor en relación al monto apostado, a excepción del acumulado, y si con un sorteo no es suficiente, existen las bolas extras, que la máquina otorga a consideración de su programación y cuestan desde un peso hasta cientos o miles. En las máquinas de Play Video las apuestas se abren desde los 25 centavos, aumentando sin límite. Hay para todo tipo de bolsillos pero si la tirada es ganar más, hay que apostar mucho.

Existen otras cadenas de casinos como el Big-Bola, donde hay bingo con cartones reales y cuyo costo es de 10 pesos cada cartón, aunque para acceder a las máquinas se necesita un ticket por un mínimo de 50 pesos. También está el casino Caliente, cuyo  dueño es Jorge Hank Rhon. Ahí, además de tener lo mismo que el Play, ofrecen carreras de caballos transmitidas en televisores y jugar hasta con 10 pesos. Un requisito es registrarse con la credencial de elector y obtener una tarjeta de cliente consentido, la cual es completamente gratis. Además, en la compra de una comida, regalan un boleto con 100 pesos para jugar, con validez de 20 días.

En 1947 se creó la Ley Federal de Juegos y Sorteos, donde se menciona que los juegos de azar y de apuestas quedan prohibidos en todo el territorio nacional. Sólo se permiten ajedrez, las damas y otros semejantes como el dominó, dados, boliche, bolos y billar. “El de pelota en todas sus formas y denominaciones; las carreras de personas, de vehículos y de animales, y en general toda clase de deportes”. El artículo cuarto de aquella ley estipula que no podrán establecerse lugares donde se apueste.

 

Ludópatas

 

Los juegos para apostar en México son tan variados como irresistibles. Es difícil ir a una pelea de gallos y no apostarle aunque sea 50 pesos al verde o al colorado o estar con los amigos ante un controvertido partido de futbol.

Aparentemente, en los juegos de azar no se depende de la habilidad de los jugadores ya que las posibilidades de ganar o perder son exclusivas de la suerte pero se han convertido en la actividad perfecta para las apuestas, para que el jugador consiga un beneficio económico.

Actualmente existe la posibilidad de adentrarse en el mundo de los casinos donde se verifican dos tipos de juegos. Uno, donde cuenta solamente el azar, como las tragamonedas o el bingo. Otros conjugan suerte con habilidad como el Black Jack, el Barbú o las diferentes modalidades de póquer.

Pero, ¿qué pasa cuando la actividad de apostar se vuelve indispensable? ¿Qué es capaz de hacer el jugador? ¿Hasta dónde puede llegar por complacer dicha necesidad?

“Comencé ya tarde. Tenía poco más de 22 años cuando hice mi primera línea en el bingo. A decir verdad, mi primera línea fue inexistente porque al no estar seguro de las reglas del juego no supe ni qué decir y callé. A esa edad comencé a gastar mis becas, a veces lo que me daban mis padres, pero cuando comencé a trabajar la adicción se me hizo mayor. Derrochaba una lana en el muletón, otro me lo absorbía el bingo, a veces la baraja o las tragamonedas. Hubo días en que llegaba tarde o no llegaba a trabajar por habérmela pasado jugando. Incluso llegué a pensar que mi destino era hacer una gran apuesta y salir de pobre. Sinceramente el juego me absorbió unos años. Por mi falta de responsabilidad me corrieron del trabajo y tuve que vender mi carro y unas cosas para saldar mis deudas. Sufrí económicamente y además escuché un gran reproche de mi pareja y mis padres. Ahora medio la libro y aunque a veces me escapo para jugar ya no me aloco como antes. Creo que ya me hicieron sentar cabeza”, confesó Arturo, un efusivo apostador.

En México se estima que dos millones de personas padecen ludopatía, impulso irreprimible de jugar. Según la Real Academia Española, (RAE), es la adicción patológica a los juegos electrónicos o de azar. La Organización Mundial de Salud la considera como una patología y un trastornó mental incurable y progresivo.

Los grados de ludopatía pueden variar. Existen quienes se sienten bien con el simple hecho de apostar y con ello descargan su adrenalina, pero existen otras para las que su motor es la búsqueda de un un premio que mejore su vida para siempre.

Los ludópatas pueden representar diferentes síntomas. En un primer momento la persona se vuelve caprichosa y justifica el juego como una forma de escapar de problemas. Posteriormente va creciendo la ansiedad y se tiene la firme esperanza de que el dinero apostado regresará a las manos. El jugador anhela que su dinero regrese, multiplicado varias veces, aferrándose a la excusa de que falta su momento de buena suerte.

Vin Diesel a la toluqueña

* ¿Hay arrincones en una ciudad tan pequeña como Toluca? ¿Quiénes participan? ¿Dónde se reúnen? ¿Cuáles son las calles elegidas para competir? ¿Qué hace la policía? ¿Hay detenidos? ¿Cuánto se puede apostar?

 

Karla Martínez Gómez

Fernando tiene 19 años, ama la velocidad  y en dos ocasiones ha participado en arrancones clandestinos que se llevan a cabo en la ciudad de Toluca.

Aunque esta actividad está penada por la ley, jóvenes de la capital mexiquense se reúnen a partir de la medianoche de cada sábado para participar, apostar o sólo mirar.

Los arrancones, también conocidos como piques o picadas, son una serie de competencias automovilísticas, legales o clandestinas, donde dos participantes se enfrentan mano a mano en una pista recta de un cuarto de milla (402 metros), alcanzando una velocidad que supera 150 kilómetros por hora. Sin embargo, la velocidad no es lo más importante pues “lo que cuenta, como su nombre lo dice, es el arranque del carro, normalmente no llegas a una velocidad tan alta en esas carreras”, explica Fernando, quien asiste por lo menos dos veces al mes a este tipo de competencias. Los lugares donde usualmente se reúnen fanáticos de la adrenalina y la velocidad son El Águila de Colón, la Calzada del Pacífico, algunos tramos de avenida Solidaridad Las Torres y Paseo Tollocan.

 

¿Quieres apostar?

 

Los corredores que participan en los arrancones lo hacen para ganar respeto entre sus pares. Puede ser que busquen resolver una disputa o simplemente exhibir sus habilidades de conducción y las características de su vehículo. Este tipo de carreras normalmente se realizan con fines económicos pues es común la organización de apuestas por dinero o vehículos usados en la carrera.

“Las apuestas son decisión de los corredores. Van desde los 500 hasta los 2 mil pesos, yo nunca he visto que alguien apueste su carro. Eso sólo lo hacen las personas que tienen muchísimo dinero, es muy arriesgado”, relata Fernando. “Cuando yo competí no aposté nada, pero le gané a un Corsa”, agrega orgulloso.

Otros testimonios agregan que las apuestas varían de los mil hasta los 30 mil pesos. Quienes más participan en este tipo de carreras realizan inversiones significativas para comprar equipo y tener un coche en posibilidades de competir. Las cantidades invertidas están entre los 30 mil y 200 mil pesos.

 

Rápido, furioso

 

A quienes participan en arrancones los mueve la pasión por la velocidad y la adrenalina, además de la fuerte influencia de las culturas callejeras de Estados Unidos, que se caracterizan por realizar estas prácticas.

El cine norteamericano ha venido retratando estas prácticas en bastantes filmes. La serie de  películas Rápido y Furioso son las más reconocidas a nivel mundial. Esta saga está dedicada al mundo de las carreras clandestinas, y pone atención  especial al tuning, que en la jerga automovilística es sinónimo de la personalización de un automóvil o una motocicleta a través de diferentes modificaciones para mejorar el rendimiento del motor. Es también aplicado a cambios exteriores, pero esto sería custom. Asimismo, se considera al tuning un estilo de vida.

 

Para correr mejor…

 

“No corro frecuentemente porque mi auto no tiene las modificaciones necesarias. En esas carreras sólo participan autos que están en el mismo nivel o dentro de su estándar”, cuenta Fernando. Los automóviles que se utilizan en este tipo de competencias van desde un vehículo viejo cualquiera hasta los “tuneados”.

Las transformaciones a las que los automóviles son sometidos varían. Se requiere de la instalación de nuevas piezas y partes acondicionadas. Fernando cree que si pudiera, modificaría su carro para correr pero es muy costoso. “Puede llegar a costar más de 80 mil pesos”. 

Para maximizar el rango de arranque de un automóvil es frecuente que se haga uso de  Sistemas de Oxido Nitroso (NOS, por sus siglas en inglés). Pero, ¿qué son estos sistemas y qué hacen?

El óxido nitroso es un gas compuesto por dos partes de nitrógeno y una de oxígeno (N2O). Para usarlo en los automóviles se comprime y almacena en un tubo en forma líquida, es inyectado en el motor desde un tubo de depósito con una manguera de alta presión y liberado cuando se necesita con una válvula controlada eléctricamente.

Los NOS consiguen caballos de fuerza (HP) adicionales al permitir quemar más combustible durante un corto periodo de tiempo (el tiempo que dure la inyección del gas en el motor). Usualmente los sistemas se instalan sin modificar el motor, así es posible ganar potencia sobre uno estándar. El precio oscila entre los 6 mil y 15 mil pesos.

 

¿Cuándo y dónde nos vemos?

 

“Yo me enteré porque tengo amigos que son fanáticos de los arrancones, pero hay páginas de internet donde las personas se ponen de acuerdo”, dice Fernando.

En la red es común encontrar páginas donde se promueven y acuerdan arrancones. Un ejemplo es http://www.purotuning.com, donde los miembros del foro dan consejos sobre cómo se debe de correr en un arrancón callejero, además de que ahí pactan reuniones y se enteran sobre carreras. Otras páginas son http://turbosmx.com/,  http://www.clubmk.net y http://www.clubmotorsmexico.com.

Las reuniones habitualmente empiezan en un punto determinado -aquí en Toluca el más importante es el Águila de Colón-, donde una vez que se decide quién o quiénes competirán, se disponen a partir en caravana a la calle “apropiada”.

De acuerdo con Fernando, la autoridad no interviene pues se les avisa a las patrullas antes de que empiecen. “Se les da una mordida para que se vayan y no intervengan”, explica el joven, “por lo mismo de que son ilegales, los arrancones no duran más de 15 minutos”. Por lo regular una carrera suele durar unos 20 segundos y en algunos casos, si el auto está modificado se reduce el tiempo a 5 segundos.

 

¿Y si nos atrapan?

 

De vez en cuando estas carreras se ven frenadas por algunos elementos de seguridad que atienden las denuncias. Este tipo de prácticas están prohibidas en el artículo 90, fracción XXII del Reglamento de Tránsito del Estado de México.

Cuando la policía de Tránsito llega a las calles-pista, las infracciones levantadas son por exceder los límites de velocidad y por participar en carreras en la vía pública. Si estas actividades bloquean las calles se puede llegar a la retención de vehículos.   

Las multas van desde 500 hasta los mil 200 y para asegurar el pago de éstas, los policías recogen la tarjeta de circulación, licencia de conducir y placa.

 

Arrancones legales

 

Aunque los arrancones son conocidos por su ilegalidad, en Toluca se habilitó la pista del CIECEM (Centro Internacional de Exposiciones y Convenciones del Estado de México) para llevar a cabo estas prácticas de manera legal y con las medidas de seguridad adecuadas.

“Yo sí he ido a los que se hacen en el CIECEM, por la entrada al aeropuerto, pero no los hacen tan seguido, ahí hay una pista de un cuarto de milla”, relata Fernando.

En la página de Facebook del CIECEM es muy común encontrar usuarios que preguntan cuándo se efectuarán los próximos arrancones. Además, en el portal de videos Youtube circulan grabaciones de carreras realizadas ahí.

 

Fuentes:

* http://tuning.deautomoviles.com.ar/

* http://revista-por-que.blogspot.com/2009/05/calles-de-dia-pistas-de-noche.html

* Página de Facebook del CIECEM