Dulce socio

* En la ciudad hay negocios que venden de todo. Pero pocos son los que apuestan por conservar tradiciones y explorar la artesanía de los dulces, como los propietarios de la tienda El Socio, una de las más longevas y respetadas de Toluca.

 

Elizabeth Bañuelos

“Mientras algunas religiosas tomaban la pluma para ocuparse de la poesía o la mística, todas se ocuparon de los fogones, los metates, los variados ingredientes españoles y nativos para crear, con un gusto exquisito, bases y glorias de la cocina mexicana”, que dio origen a la cocina conventual, de la cual se desprende una gran cantidad de dulces que hoy son considerados típicos, según el sitio degustar.com.

Los dulces tienen sus raíces en diferentes conventos del país pero ninguno de ellos en el Estado de México. Sin embargo, hay lugares dedicados a la venta de este tipo de productos, como la dulcería El Socio que “se preocupa por conservar las recetas más antiguas de la gastronomía conventual sin alterarlas, a la que pertenecen los chilacayotes, las peras, manzanas, calabazates, camote, tuna; hay una gran variedad de dulces en los que podemos encontrar colores, sabores, texturas duras, chiclosas, blandas y una gran variedad de ingredientes como la leche, el coco, la canela y fruta cubierta”, dice Aída Guadarrama, hija del fundador de este negocio.

Aunque en sus inicios Justo Guadarrama (El Socio) elaboraba los dulces para su venta, actualmente los dulces que allí se venden son fabricados por artesanos de manera tradicional. “Cada artesano puede hacer, máximo, 20 piezas por el tipo de elaboración, aquellos que son industriales se elaboran en serie y pierden los sabores naturales”, afirma Aída. Las personas que realizan este trabajo son del Estado de México pero no trabajan para la dulcería sino que ellos ofrecen sus productos.

Según el gobierno municipal de Toluca “los postres típicos del municipio son los dulces de calabaza, pepita, alfeñique, jalea, borreguitos, limones rellenos de coco, frutitas de horno, cabellos de ángel y merengues” y en la dulcería El Socio los que más se venden son los envinados, los jamoncillos de guayaba y lima, los mostachones de leche con nuez y los macarrones de leche.

En los Portales de Toluca se coloca año con año, desde 1989, la tradicional Feria del Alfeñique; se instala a mediados de octubre hasta los primeros días de noviembre. Aída señala que “manejamos el alfeñique en la temporada. Pero la colocación de los puestos por la feria nos afecta, pues no han sido leales en trabajar el alfeñique; éste habla de todo lo que es el dulce hecho con azúcar y las figuritas hechas con azúcar… pero como realmente no colocan una exposición de alfeñique nosotros nos hemos visto obligados incluso a colocar cosas de Halloween, porque colocan cosas que no son. Es una competencia desleal y tenemos que manejarnos de alguna manera. Si buscaran mantener realmente lo que es una feria del alfeñique buscarían que sólo hubiera ese tipo de figuras y sería maravilloso. Entonces nosotros estaríamos a favor de apoyar eso, porque qué maravilla que se esté conservando la tradición. Lo malo es cuando se hacen mezclas que no van. Porque las hermosísimas figuras que se hacen se me hace algo muy nuestro”.

 La idea de poner un negocio como éste, que lleva más de 50 años en el gusto del público, surge gracias a la hermana de Justo, Elpidia, quien tenía un puesto de dulces y le enseñó a Justo a elaborarlos cuando él tenía 5 años. Cuando creció y después de haber realizado otras actividades en la ciudad de México, regresó a Toluca y junto con su esposa, Cruz Lozano, puso un puesto de dulces tradicionales que después se convertiría en la dulcería que ahora es.

Aunque en un principio ofrecía sólo dulces típicos, hoy se combinan con dulces de marcas comerciales como Coronado o Turín. “El público nos los va pidiendo. Para nosotros el cliente siempre tendrá la razón y nos tenemos que adaptar al cliente, si nos dicen que queremos cajas de chocolate pues tenemos que tener cajas de chocolate; yo creo que lo mas importante en un comerciante es escuchar a su cliente y tratar de satisfacer todas sus necesidades; sin embargo tratamos de resaltar lo nuestro pero no estamos ajenos a que este mundo ya es global y debemos adaptarnos a eso pero sin perder nuestra esencia”, asegura Aída.

Esta dulcería actualmente se ubica en la calle de Allende número 107 en el centro de Toluca y abren los 365 días del año. A ella acuden “abuelitos, papás e hijos; también la gente de fuera ha venido y se ha llevado nuestros dulces. Nuestros dulces pueden estar a nivel internacional en la mesa de los paladares más exigentes”, afirma Guadarrama, quien también menciona que en la época de frío es cuando reportan un número mayor de ventas.

– Cuando hace calor se vende un poco menos porque a la gente se le antojan otras cosas.

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s