La Casa de las Diligencias

* Era un enorme espacio dedicado a la promoción del arte en Toluca. Pero tiene su historia. Antiguamente era una terminal de carruajes que hacían parada en la pequeña villa que era la ciudad. Hoy, enorme y vieja, ofrece sorpresas a quienes acuden a visitarla.

 

Andrés Villarreal Martínez

“En las facultades se ve la parte científica y aquí vemos la parte humana”, asegura Carmen Lechuga, coordinadora del Centro Cultural Universitario “Casa de las Diligencias”.

En  el siglo XVIII, la actual avenida Independencia se llamaba Calle Real de San Juan  Bautista y la Avenida Juárez se conocía con el nombre de Las Flores. En el entronque de esas dos calles, desde 1971 está ubicada una vivienda que ahora es conocida como “Casa de las Diligencias”. En ese entonces constaba de un piso pero era hogar de españoles y podían construir estas casas grandes.

Entre los dueños más antiguos se encuentra un tal don Antonio, quien le había comprado la casa a Manuel del Villar en 1788 y quien a su vez la había adquirido en remate de los bienes de Francisco Villuendas, en marzo de 1780. A la muerte de don Antonio, heredó la propiedad su esposa, Joaquina Velázquez. Cuando ella murió nombró como albacea al presbítero Manuel Cárdenas, quien en 1909 vendió a José de Castro Gonzáles.

“En las familias curiosamente quien fallecía era el señor. Entonces la viuda era la que se quedaba con los bienes, pero la mujer ahí no tenía mucha presencia. Debía tener un albacea y éste era quien hacía todos los negocios. Cuando la viuda ya no podía sostener la casa pues tenía la necesidad de venderla”, cuenta Lechuga.

El 26 de agosto de 1837 la casa fue adquirida por Mariano Zárate Mundial, heredándola su esposa, María Francisca García Figueroa, quien empobrecida se vio obligada a venderla a la empresa “Diligencias Generales de la Nación”, en 1864.

“La Compañía de las Diligencias generó una red de comunicaciones en toda la república mexicana y ésta fue una terminal de esa compañía. Aquí llegaban las diligencias”, menciona Carmen.

– Los medios de transportes en la época de la colonia eran los barcos, caballos, las recuas y mulas y cuando se introduce la diligencia como primer medio de transporte formal, se abre el camino por todo el territorio nacional para sacar mercancías para llevar viajeros, para establecer comunicación”.

Principalmente viajaban los españoles, pero también mucho mestizo, aunque los que iban como pasajeros eran los que tenían para pagar. “Eran viajeros que iban hacia El Oro, una de las ciudades más importantes de ese tiempo, era la ciudad principal, más importante que Toluca. Ahí había conciertos, bailes y todo lo mejor. Por la distancia que había hacia sus destinos, los viajeros tenían que pasar la noche aquí”, señala la coordinadora.

“Diligencias Generales” funcionó por varios años administrada por sus propietarios, Manuel Gargollo y Casimiro Collado. Posteriormente, se convirtió en un hotel donde paraban los viajeros y se construyó el segundo piso embelleciendo el edificio. Se cree que el arquitecto Ramón Rodríguez Arangoity fue quien adecuó el inmueble para que funcionara como hotel.

“Incluso el patio ha tenido diferentes épocas porque se dice que anteriormente, en medio del patio, había una fuente y en otro momento, cuando fue terminal de las diligencias, era también un patio donde llegaban las carrozas. Ahí bajaban los pasajeros y pernoctaban en alguno de los espacios diseñados para ellos. También había patio trasero donde pernoctaban los de segunda clase”, explica Carmen.

En el periodo de Porfirio Díaz se instalaron kilómetros y kilómetros de tren. Las diligencias, como medio de transporte, fueron relegadas a viajes cortos o locales “pero  en 1885 Manuel Peña y Partearroyo tiene la idea de hacer de este espacio un mejor hotel, que se llamó El León de Oro, construido con la influencia de la época colonial con cortinas elegantes tipo europeo”, según Margarita García Luna, cronista de la ciudad. En esa época había nada más 3 hoteles en la ciudad de Toluca. Lo demás eran posadas, hostería o mesones”, complementa Carmen.

En el siglo XX se convierte nuevamente en casa particular, y es propiedad de doña Raquel Canalizo de Trevilla, con locales para la venta en las dos avenidas, pero en 1993 el último dueño, Ciro Estrada, no puede sostenerla. El gobierno la compra y se la ofrece a la Universidad para actividades culturales, en 1999.

“El gobierno es el dueño, tiene un contrato con la Universidad por comodato para que haga actividades culturales por 25 años y cuando se acaben el gobierno puede recuperarla o volverla a otorgar”, revela la encargada.

 

Los talleres

 

En la actualidad la Casa de las Diligencias divide sus actividades en tres grupos  o aéreas: artística, teatro y lo museográfico.

– ¿Qué talleres tienen más demanda?

– Tenemos baile de salón; en este semestre tenemos dos salones, pero hemos tenido tres, cada uno con 25 integrantes. Deben tener el interés de aprender danzón, salsa, cumbias, cha-cha-chá, mambo, un poquito de tango, aunque ahora en una fiesta popular es muy raro que pongan tango. Tenemos pocos talleres pero de alguna manera gustan.

Otro taller con demanda es el de yoga. “Parece ser un resultado de la vida tan activa que se tiene en las ciudades. Sirve como para relajarte, estar tranquilos, reflexionar”.

– ¿Hay límites de edad por cada taller?

– Lo mismo tenemos jóvenes que adultos. No hay clasificación por edades, todos interactúan entre sí.

– ¿Quiénes son los exponentes en las galerías de arte?

– Hay variedad. Lo mismo hemos tenido a expositores de renombre como el maestro Ignacio Barrios, que trabaja mucho la acuarela, Leopoldo Flores, Fernando Cano que presentó esculturas de hierro. Tuvimos la exposiciones de 5 maestros michoacanos e igual exposiciones de alumnos de la escuela de Artes, alumnos de arquitectura.

– ¿La Casa de las Diligencias promueve venta de obras de los artistas que apoya?

– La Casa es para exponer arte, pero si alguien pregunta, contactamos, No somos intermediarios pero facilitamos los datos del autor.

– ¿De dónde obtienen el presupuesto para las actividades culturales?

– De la universidad y aunque casi todos los talleres son gratis, del pago de los talleres con cuota sale el salario de algunos maestros. El gobierno no mete absolutamente nada.

– ¿Cuándo se abren los cursos o talleres al público?

– Las inscripciones las manejamos similares al calendario universitario, dos periodos, febrero-junio y agosto-diciembre. Si hay algún curso que se pueda organizar en una época intermedia, se abre.

– ¿Que ofrecen para las vacaciones de verano?

– Para el periodo vacacional no se hacen cursos de verano, porque terminamos los talleres en julio. Luego vienen dos semanas más de trabajo y después la Universidad entra en vacaciones y si se organizan cursos de verano no habría el tiempo adecuado porque los niños ya estarían próximos a regresar a clases.

– ¿Cuál es el papel que juega la Casa de las Diligencias en la difusión de sus talleres?

– Siempre hay presentación de grupos y personas que quieren venir a participar. Hay un Jueves de Arte; los viernes es el Expréss-arte y el domingo es cultural. Se celebra el día de la Danza, de la Pantomima, del Niño, de Muertos. En navidad se presentan villancicos, pastorelas o El Barbero de Sevilla que acabó el 16 y 17 de este mes. La difusión se hace por Uni-Radio, Radio ACIR, Mexiquense o por los espacios de  Televisión de la misma universidad. No podemos ofrecer los talleres en otros lados porque no tenemos presupuesto para otro instructor, pero podemos poner en contacto a las instituciones con los instructores. Nuestro papel es mostrar a los artistas aquí.

– ¿Qué espacios tienen para el cine?

– Se hacen ciclos de expositores de cortometrajes. Generalmente vienen organizaciones que ya se dedican a eso y nos presentan su proyecto. Puede ser de 2 ó 3 días o también se proyectan los trabajos de jóvenes que van incursionado en este arte. Ahora se le está prestando el espacio al ayuntamiento y están haciendo un ciclo sobre la mujer, pero todos los martes a las 6 de la tarde tenemos ciclos de cine.

Las puertas de las Diligencias se abren de las 9 a las 20:30, aunque es en las tardes cuando se realizan la mayor parte de las actividades.

 

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s