La entrega

* Ahora se habla de un pacto en el cual la Presidencia de la república habría entregado el apoyo al priista Peña, a cambio, sobre todo, de protección e inmunidad para Calderón y su equipo cercano una vez que termine su sexenio.

 

Miguel Alvarado

Hace tiempo que el aspirante priista Enrique Peña encabeza las encuestas rumbo a las elecciones del 2012. Una campaña adelantada, prácticamente desde el 2006 en medios de comunicación nacionales y del Edomex simulaba efectos de simpatía, popularidad, liderazgo y hasta capacidad intelectual. Luego vinieron mejores tiempos y el mexiquense pudo obtener la candidatura, prácticamente pasándole por encima a Manlio Fabio Beltrones, que ni las manos metía para defender su también añeja aspiración. Una supuesta unidad cobijaba entonces la decisión sobre el más conocido de los militantes tricolores y que garantizaría no fracturar los empeños a cambio de abigarrados compromisos que deberá cumplir en caso de resultar ganador. Pero la realidad alcanzó al ex gobernador y aquella simulación comprada en medios mostró su verdadero rostro. No es tan guapo, no habla bien, no tiene propuestas ni plataformas reales de trabajo, no entregó números positivos para el Edomex cuando administrador y sigue enfocado en aparentar lo que no es o no puede hacer, como le sucedió en Guadalajara.

Las inexplicables encuestas, que en menos de un año dan ventajas de hasta 80 puntos, recogen percepciones que al acercarse las elecciones no podrán ser las mismas porque las rodean factores diferentes, desde enero del 2012 reducen el porcentaje de Peña y lo ubican en 42 por ciento, según Grupo Mitofsky, que al mismo tiempo da el segundo sitio a la panista Josefina Vázquez Mota con 21 por ciento y a López Obrador con 17 por ciento.

Para Josefina Vázquez, quien al mismo tiempo encabeza las preferencias internas en su partido, es una buena noticia aquella de Mitofsky. También para Obrador e incluso para Peña, para el cual su equipo preveía un derrumbe público, no resultaron del todo mal. La contratación del español Antonio Solá, un estratega de la guerra sucia electoral reconocido en medio mundo, anticiparía el camino que el PAN prepara en la recta final del 2012. Asesor de Felipe Calderón el 2006 contra López Obrador, Solá tiene amplia experiencia en el país y ya fue anunciado para apoyar al blanquiazul. El PRI encontró su propio asesor en la figura del venezolano J.J Rendón, un extranjero que se acercó al gobierno del Edomex desde el 2010 en un movimiento que lo instaló en unas oficinas en Sana Fe, en el DF. Dirigió la campaña del presidente colombiano Juan Manuel Santos y hace dos años Rendón decía que Peña resultaba carismático para los electores mexicanos, “puntos fundamentales para poder ganar una elección de cualquier tipo”. Así las cosas, Rendón y Solá estarían enfrentados en una carrera que se anticipa de lodo pero con la característica de que sólo decir la verdad hundiría a los aspirantes. Solá, por lo pronto, ya estuvo presente en el nombramiento del equipo de Josefina, a quien asesora de manera externa, lo que implica que en el PAN se le da por virtual ganadora y que el presidente Felipe Calderón perdería el control del mismo, pues su delfín, Ernesto Cordero, se ubica en el último lugar dentro la elección azul, según Mitofsky.

Una versión que circula en los equipos de campaña de los partidos considera que las contrataciones de los expertos en guerra sucia están diseñadas para detener un supuesto reposicionamiento de López Obrador, quien ha remontado números negativos y hasta enero supera ya las tendencias que superaban el cero. Y es que ahora se habla de un pacto en el cual la Presidencia de la república habría entregado el apoyo al priista Peña, a cambio, sobre todo, de protección e inmunidad para Calderón y su equipo cercano una vez que termine su sexenio. Esa versión tomaría forma luego de que Ernesto Cordero no pudo convencer a los líderes panistas para competir en lugar de Vázquez, pero también porque se anticipa que Peña, a pesar incluso de sí mismo, barrerá a cualquier candidato que elija el PAN. La Presidencia estaría observando que López Obrador puede derrotar a Peña y que una guerra sucia contra el mexiquense sería inútil porque otros la emprenden ya. Obrador no tendría rival y no se sabe, aparentemente, que decisión tomaría respecto de Calderón al asumir el poder, aunque ha dicho que no perseguiría a ex presidentes. Para el presidente es Cordero o Cordero, pues Josefina ni Santiago le garantizan lo que él busca. Peña, por otro lado, habría aceptado desde un inicio la propuesta de Calderón para entregar la elección de una vez por todas y detener los expedientes que están por salir con información sobre el priista y que afectarían todavía más su extravagante personalidad.

El panismo del Edomex estaría también involucrado en esa compra-venta de protecciones y operaría para dejar en paz al priismo en la entidad pero también para atajar a los obradoristas. Los militantes perredistas de la entidad hace años que se han entregado al mejor postor y trabajan en las elecciones para los intereses del priismo, fundamentalmente. Son históricos los relatos sobre el abandono de las casillas en el proceso del 2006 para dejarlas en manos de panistas y priistas o las ausencias de observadores en el 2009 y el 2011 pero también las posturas de políticos y funcionarios del sol azteca que terminan trabajando para otros partidos.

El equipo oficial de Peña fue presentado el 11 de enero y allí se incluye a Luis Videgaray como coordinar general; los diputados Jorge Carlos Marín y Felipe Solís Acero, vicecoordinadores generales y el eterno Erwin Lino Zárate será secretario particular. Habrá 5 coordinadores regionales, Ramiro Hernández García, Pablo Ramírez Puga, Paula Hernández y Benito Neme. Entre el resto destaca la presencia de la hermana del subcomandante Marcos, Paloma Guillén Vicente, a quien se le encargó una coordinación regional. Ernesto de Lucas tendrá su cargo la coordinación de la campaña permanente; Ildefonso Guajardo será el enlace con el empresariado y Salomón Rosas lo será con el sector político. Emilio Lozoya estará en la vinculación internacional y ARÍA Esther Sherman evaluará y dará seguimiento a la campaña. Aurelio Nuño estará en Difusión y se ratifica a David López en Comunicación Social, así como a Héctor Velasco en Giras.

 

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s