Una familia feliz

* El año que eligió Montiel para reaparecer públicamente, trae también un pleito entre él y su ex esposa debido a la custodia de los niños. La francesa ha dicho que entregó a los hijos de ambos a Arturo para que pasaran en México las fiestas de fin de año pero que el día estipulado para que regresaran con la madre, nada más no aparecieron.

 

Miguel Alvarado

Arturo Montiel, ex gobernador del Estado de México hace 12 años, reapareció en público cuando Eruviel Ávila, actual mandatario mexiquense, tomó protesta para el cargo en septiembre del 2011. Luego de seis años de ostracismo, envuelto en razonables dudas sobre su honestidad y capacidad como servidor público había enfrentado cargos por enriquecimiento ilícito que se diluyeron en una diligente investigación cuando Enrique Peña, sobrino de sangre del inculpado, administraba la entidad. En ese trabajo de inteligencia estuvieron involucrados funcionarios que trabajaron para Montiel, como el diputado Alfonso Navarrete, quien en ese entonces era el procurador estatal. Arturo superó el trance legal de manera rápida y expedita pero no discreta. Al mismo tiempo sus hijos, jóvenes empresarios que de la noche a la mañana se integraron a la clase política y empresarial que gozaba de bonanza gracias a los empeños e ingenios de la familia Montiel-Peña, también eran involucrados en supuestos actos de corrupción. Por si fuera poco, Montiel arrastraba, desde la desastrosa precampaña interna por el PRI que le ganó Roberto Madrazo, una serie de altibajos en su segundo matrimonio con la francesa Maude Versini, con quien contrajo matrimonio el 23 de junio del 2002, luego de separarse de su primera esposa, Paula Yáñez. Una boda más o menos privada en Avándaro introdujo a la francesa a la vida política del Estado de México, aunque su pasado era poco conocido. Meses antes se la había visto, a ella y su hermana, acompañar en actos públicos a funcionarios mexiquenses que aceptaban aquella deferencia. La belleza de la francesa no tardó en llamar la atención y pronto se supo que era la prometida de Montiel Rojas. Las revistas rosas fueron usadas para esparcir la versión de que Versini era reportera de la publicación Match de París, en Francia y que había conocido al mandatario luego de una entrevista en la que se prendó de ella. Incluso mandaba arreglos florares y cestos de frutas, reseñaban los propios protagonistas de la historia de amor más comentada en el Edomex.

Luego vinieron los hijos, gemelos nacidos en el 2004, cuya llegada celebraba la pareja con los medios de comunicación. Una nota del diario El Universal reseñaba el 8 de noviembre de aquel que “hace poco más de un año que la vimos por última vez. En aquella ocasión lucía radiante, el doctor le acababa de comunicar que muy pronto sería mamá. “Lo vamos a anunciar en grande”, nos comentó emocionada. Qué lejos estaba de pensar que en unos meses más daría a luz a dos bellos bebés, un niño y una niña, la felicidad de su hogar.

Maude Versini de Montiel, la joven esposa del gobernador del estado de México, Arturo Montiel, nos recibe en su residencia para platicar.

Vestida con un pantalón de mezclilla y una sencilla blusa color café; con muy poco maquillaje en el rostro y con el pelo suelto sobre los hombros, amable contesta a nuestras preguntas. Hace poco más de tres años que llegó a México y casi ha perdido el acento francés, su idioma natal.

– ¿Cómo ha cambiado tu vida en pareja después del nacimiento de tus pequeños?

– Muchísimo. Ahora, Arturo y yo nos preocupamos mucho más por todos los problemas que vive nuestra niñez. A mí en lo particular, como siempre estoy pensando en mis hijos, en mi trabajo como presidenta del DIF me acercó muchísimo más a los niños

– ¿Cómo tomó Arturo Montiel el nacimiento de sus hijos?

– Él deseaba a esos niños con todo su corazón y su alma. De hecho si hubiera tenido sólo uno, me hubiera pedido otro y otro (agrega divertida). Es muy niñero. Está muy ocupado pero se toma su tiempo para verlos, cargarlos y jugar con ellos. Los fines de semana vamos todos al zoológico, nadamos en la alberca de la casa y cuando podemos los llevamos a pasear a Valle de Bravo. Somos una familia como cualquier otra. Nuestros bebés y todos los niños que nos rodean nos dan mucha felicidad”. Un año después llegaba Alexei, el último de los hijos y con ello se cerraba ese ciclo.

La felicidad de la familia era absoluta. O casi. Paseaban juntos y visitaban además Acapulco para pasar periodos vacacionales que registraban en fotos y que luego dieron el salto a la prensa del país. Allí estaban Montiel y Maude, tomado el sol en una lujosa alberca cuya propiedad se cuestionó por no encontrar explicación para su adquisición. Posteriormente se supo también de otras casas, incluso una isla y un castillo, que la pareja habría comprado en algún momento.

Al terminar la investigación sobre enriquecimiento ilegal también encontró fin el matrimonio. Versini y Montiel partieron a París a vivir en un departamento de su propiedad, de 17 millones de pesos, pero el amor no los acompañaba. Pronto el divorcio sustituyó las risas y los paseos y una demanda sobre la custodia de los hijos, Sofía y Adrián, se puso sobre la mesa, además de una compensación económica que Montiel debía pagar. La separación se concretó rápidamente y pronto cada uno trató de seguir con sus vidas. Aquel pasó constó al ex mandatario cerca de 300 millones de pesos pero nunca se supo con certeza, salvo que en un contrato se habían enlistado los bienes de cada uno y los que habían adquirido en pareja para determinar su destino.

Todo concluyó legalmente a finales del 2007, cuando se logró un acuerdo que despertó las sospechas de opositores políticos, que veían en el contrato aquel la clave para demostrar las irregularidades del ex mandatario. Así, los 300 millones representarían un tercio del total del dinero de Montiel, que según la Secretaría de la Contraloría mexiquense era en el 2006 de hasta 110 millones de pesos. Pero los panistas decían que el de Atlacomulco tenía más de 50 millones de dólares, que obtuvo en los seis años de su mandato.

Para el 2009 los dos habían encontrado pareja. Versini se acompañaba del francés Phillipe Lancry, con quien casó en el 2008 en Marruecos. Por su parte, Montiel desposó a Norma Meraz en el 2008, reportera y funcionaria en el Edomex y Durango y con quien escribió un libro, Desde Atlacomulco, en el 2011, con el cual intentaba explicar las razones de sus procederes.

Pero todavía falta un escándalo más en la relación Montiel-Versini y éste llegó en un reportaje realizado para la revista Chilango donde se contaba la historia del maestro de ping-pong de Versini, un argentino llamado Mario Palacios. El reportero Diego Osorno documentó el episodio y encontró que Palacios había sido asesinado en la ciudad de Toluca, en lo que pareció ser un robo. También encontró que Versini y el fallecido habrían tenido una relación sentimental que Montiel habría sorprendido. La misteriosa muerte de Palacios encendía las alarmas hasta en Argentina, donde la familia del afectado todavía espera respuestas. La misma Versini debió pronunciarse públicamente sobre el asunto para decir que “por lo que señala ese artículo, se basa en especulación, suposiciones y testimonios anónimos, sería muy importante por tratarse de un delito que esas afirmaciones pudieran aclararse ante un Tribunal y dejar de lado esa trama de mentiras que al menos en mi persona se señalan… entiendo que en México están por desarrollarse importantes eventos electorales en este año 2009 y resulta explicable para mí que este tipo de publicaciones aparezcan en estas fechas, pero no es válido que se hagan a costa de difamaciones y calumnias de personas. No es la primera vez que aparecen manifestaciones en este sentido sin sustento y sin verificarse con objetividad”.

Como si las palabras de Versini tuvieran algo de proféticas, el año que eligió Montiel para reaparecer públicamente, trae también un pleito entre él y su ex esposa debido a la custodia de los niños. La francesa ha dicho que entregó a los hijos de ambos a Arturo para que pasaran en México las fiestas de fin de año pero que el día estipulado para que regresaran con la madre, nada más no aparecieron. Versini apunta que está dispuesta a revelar los escándalos de corrupción de su ex pareja cuando gobernador mexiquense si los niños no le son devueltos. Y en un año electoral, donde el sobrino de Montiel, Enrique Peña, quiere ser presidente, el primer nubarrón de importancia aparece en el horizonte de su campaña, empañada ya por él mismo debido a chuscas pifias por comentarios públicos.

Versini acudió ya a su gobierno, el francés, para denunciar la retención ilegal de los niños y consiguió incluso que el Consulado de aquel país emitiera un comunicado donde acepta que “existe un conflicto legal entre la Sra. Maude Versini y el Sr. Arturo Montiel relacionado con la custodia de sus tres hijos, quienes habían sido confiados por el Tribunal de Primera Instancia de Tenancingo a la Sra. Versini. En el marco del Derecho de Visitas, previsto en este juicio de divorcio, los niños se encuentran en México desde el 17 de diciembre de 2011. Sin embargo, debían haber regresado a Francia el 2 de enero del 2012

Se trata de un caso estrictamente privado, en virtud del cual ya se ha recurrido a las autoridades judiciales y administrativas competentes. El Consulado General de Francia en México brinda su apoyo en el marco de la protección consular que se debe proporcionar a los jóvenes ciudadanos franceses en el extranjero”.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s