El frente secreto

* Creada en 2005, Jundalá (el ejército de Dios) es una organización sunita extremista antichiita basada en la provincia paquistaní de Baluchistán (sudoeste), que ha perpetrado varios atentados asesinando funcionarios del gobierno iraní. Los activistas de esta guerrilla cruzan la frontera con Pakistán para entrar en Irán y cometer atentados y según las filtraciones de Foreing Policy, la mayor parte de los terroristas reclutados por Mossad se efectuó en Londres.

 

Armando Pérez/ Ria Novosti

Las autoridades de Irán aseguran tener pruebas que implican a la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos en el reciente asesinato del científico iraní Mostafa Ahmadi Roshan, uno de los hombres clave del programa nuclear iraní.

Roshan y su conductor murieron el pasado 11 de enero a consecuencia de la explosión de una bomba magnética adosada a su automóvil por un hombre que escapó en motocicleta, en un barrio en el norte de Teherán.

Roshan, de 32 años era director del centro nuclear de Natanz, instalación clave del programa nuclear iraní porque allí funciona una de las fábricas de enriquecimiento de uranio, actividad que condena el gobierno de Estados Unidos, Israel, y otros países aliados.

En un comunicado difundido a la prensa, el ministerio de Asuntos Exteriores de Irán declaró que el gobierno iraní posee pruebas de que el asesinato de Roshan fue preparado y ejecutado con la ayuda y participación de agentes vinculados con la CIA.

La cancillería iraní indicó que los documentos correspondientes fueron remitidos a la embajada de Suiza que representa los intereses de Estados Unidos en Irán, desde que ambos países rompieran relaciones diplomáticas después de la revolución islámica en 1979.

Las autoridades de Teherán enviaron notas similares al gobierno de Inglaterra, en señal de los servicios secretos británicos también están implicados en lo que ya es el quinto atentado en los últimos años contra científicos iraníes especializados en asuntos nucleares.

Roshan no ha sido el primer científico iraní que muere víctima de terroristas, su asesinato ocurrió exactamente en el segundo aniversario de otro atentado perpetrado el 11 enero de 2010 en que murió el científico iraní Mahzhid Shajriari, también expertos en investigaciones nucleares.

Antes tuvo lugar otro atentado contra Fereiduna Abbasi que tras recibir heridas, pudo sobrevivir, nombrado posteriormente, director de la Agencia de Energía Atómica de Irán.

Según expertos rusos, la fecha escogida para perpetrar el atentado contra Roshan (aniversario de los anteriores), y el hecho de que los terroristas utilizaron el mismo método (bomba magnética adosada al vehículo) indica que todos los atentados pueden tener relación entre sí en cuanto a los ejecutores y organizadores.

En un mensaje público, el líder religioso de Irán, el ayatolá Ali Jamenei, denunció además de la CIA, en el asesinato de Roshan participó el servicio secreto de Israel Mossad.

Al comentar el atentado, la televisión estatal iraní, recordó que el asesinato de científicos nucleares iraníes comenzó exactamente después que el jefe del Servicio de Inteligencia Británico Mi6, John Sawers declara en 2010 el comienzo de operaciones de inteligencia contra Irán.

“El régimen de no proliferación nuclear no puede ser abordado únicamente por la diplomacia convencional. Necesitamos operaciones de inteligencia para que sea más difícil para los países como Irán desarrollar armas nucleares”, dijo entonces Sawers en un discurso público.

Hace unos días, el diario The New York Times publicó que la Administración del presidente estadounidense, Barack Obama, había advertido directamente al máximo líder iraní, el ayatolá Ali Jamenei, que Estados Unidos no vacilará en optar por la guerra para impedir el cierre del Estrecho de Ormuz, zona clave para el tránsito internacional del petróleo.

Teniendo en cuenta la historia de las operaciones encubiertas perpetradas por los servicios secretos en años pasados en varias partes del mundo, expertos rusos afirman que no es nada extraño que la CIA, el Mossad y el Mi6 tengan relación en los atentados contra los científicos iraníes.

Sobre todo cuando en la prensa filtran algunas pistas como las reveladas recientemente por la revista ‘Foreign Policy’, a partir de memorandos de la CIA fechados en 2007 y 2008.

Según la revista, agentes del Mossad se hicieron pasar por funcionarios de la CIA para reclutar miembros del grupo terrorista paquistaní Jundalá con el fin de perpetrar asesinatos y atentados contra el Gobierno de Irán.

Creada en 2005, Jundalá (el ejército de Dios) es una organización sunita extremista antichiita basada en la provincia paquistaní de Baluchistán (sudoeste), que ha perpetrado varios atentados asesinando funcionarios del gobierno iraní.

Los activistas de esta guerrilla cruzan la frontera con Pakistán para entrar en Irán y cometer atentados y según las filtraciones de Foreing Policy, la mayor parte de los terroristas reclutados por Mossad se efectuó en Londres.

En febrero de 2007 dicho grupo perpetró un atentado en la ciudad de Zahedán, capital de Sistán y Baluchistán, contra un autobús del cuerpo Guardianes de la Revolución, ocasionando la muerte de once civiles que trabajaban en una base del ejército.

En marzo de 2007, otro comando de hombres armados mató a 22 personas e hirió a otras siete, entre éstas últimas el gobernador provincial Hasán Ali Nuri, en un ataque contra un convoy oficial.

El reconocimiento de la CIA de que sus colegas de Mossad reclutaron terroristas para atacar a Irán comprometiendo al mismo tiempo a la entidad estadounidense, a juicio de expertos rusos sólo evidencia que las acusaciones de Teherán pueden ser reales, es decir, la CIA y Mossad pudo realizar o realizan operaciones encubiertas para sabotear el programa nuclear iraní.

Según esos expertos, este tipo de operaciones con ayuda de elementos terroristas dificultan considerablemente los esfuerzos de otros gobiernos interesados en una solución política al programa nuclear iraní.

La posibilidad de “otro frente” secreto contra Irán, radicalizará al máximo la postura de las autoridades iraníes al momento de demostrar que su programa nuclear se desarrolla con fines civiles.

En las actuales circunstancias, tanto Irán como Occidente deben evitar cualquier factor que genere desconfianza, y en este sentido, la variante terrorista, es la peor de las opciones porque allana el camino a aquellos que consideran que el asunto sobre el programa nuclear sólo puede solucionarse con una guerra.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s