El camino de Lerdo

* “Cuando en octubre de 2005 hacía agua la barca del montielismo y se ponía en tela de juicio su decencia y honorabilidad (si alguna vez las tuvo) y la sombra del escarnio público cubría de Arturo el ex gobernador a su esposa Maude Versini, su ex esposa Paula Yáñez Villegas, así como a sus hijos mayores Arturo y Juan Pablo Montiel Yáñez, la secretaria general del PRI estatal, Ana Lilia Herrera Anzaldo, citó a un reportero para aclararle: “Montielista no soy […] Yo me hice aparte”, desmenuza el escritor Francisco Cruz.

Miguel Alvarado

La priista Ana Lilia Herrera, un caso extremo de “éxito político”, ha logrado en 13 años lo que algunos nunca consiguen o emplean toda su vida. Metepec, uno de los dos municipios más prósperos del Estado de México pero considerado tierra narca desde hace años debido a la llegada de los familiares de capos presos en el penal federal del Altiplano a fraccionamientos exclusivos que compraron en parte o totalmente y la presencia del cártel de La Familia, que se encarga del negocio de la piratería de videodiscos apoyados por elementos de la policía local, vio en el 2009 cómo Ana Lilia recuperaba para el priismo la alcaldía luego de arrasar en las elecciones donde derrotó al panista Xavier Maawad y al empresario perredista Julio Lujambio, de filiación priista. Herrera arrasó en aquellos comicios y arrebató al PT una alcaldía que tocó fondo con el folclórico Óscar González pero que también el PAN explotó sin conmiseración. Metepec, más que una meca política o un feudo de poder empresarial, es una sede narcotraficante muy importante para quienes controlan las plazas del Edomex. Quien controla políticamente al municipio, podrá hacerlo en sus diferentes actividades y garantizar al menos una paz interna a costa de las inevitables negociaciones.

Herrera llegaba a Metepec en el mejor momento que atravesaba la administración de Enrique Peña. Sobreexpuesto en medios, con romance de telenovela y en vías de acceder a la candidatura por la presidencia de México, al entonces gobernador le convenía que una de sus leales estuviera en un cargo de poder y que ese municipio respondiera a sus demandas. A días de anunciado el triunfo priista, el panista Maawad se quejaba quedamente, argumentando que “el PRI a estas alturas no ha terminado de regresar las credenciales de elector que compró”. Las mediocres campañas de los opositores de Ana Lilia no permitían dudar del triunfo, a pesar de múltiples irregularidades registradas en ese municipio, que incluyeron la ayuda de la policía estatal como enlace para transportar papelería del PRI y conocer resultados incluso antes el cierre de las casillas.

Para Herrera no es nueva la competencia política. Nacida en el Distrito Federal, viviendo en Jardines de Morelos en Ecatepec y dedicada en sus primeros años laborales a la comunicación como reportera de la Cámara federal y la Fundación Colosio, una invitación de Sadot Fabila, ex titular de la Subdirección de Corresponsales de la Agencia Mexicana de Noticias (Notimex) y de la oficina de Prensa de la misma Fundación, la arrancó de aquellas oscuridades para traerla a la campaña que llevaría al de Atlacomulco a la gubernatura. Herrera redactaría en el PRI estatal los boletines oficiales con tesón y denuedo e incluso los entregaba ella misma en las redacciones de los periódicos locales.

Si alguien la recuerda bien es Francisco Cruz, periodista y escritor de Metepec avecindado en el DF, quien señala que a Herrera no se le habría ocurrido jamás ingresar en la política pero sí mejorar sus condiciones de vida. Y por ello vio en la invitación de Fabila, viejo periodista mexiquense, un escaparate para nuevos rumbos. Así, hizo las maletas y se mudó a Toluca.

“Una lectura de las primeras reflexiones muestra el poder descarnado a través de priistas sumisos, hombres y mujeres con una curiosa y disparatada ambigüedad en cuanto a las lealtades. Hablar de cuestiones ideológicas o de pensamiento político sería conceder demasiado. Los usos y costumbres del partido (¿de la Revolución?) muestran una orgía de ciega obediencia, así como de conveniencias bajo condiciones que se transmiten de generación en generación”, recuerda Cruz al analizar la primitiva estructura de poder que todavía se practica en los partidos políticos.

Ana Lilia aprendió a ser una política hecha y derecha. Sabe cuándo decir que no y cuándo alinearse. Luego de años en el servicio público y de pasar incluso unos días al frente del PRI estatal, a Herrera se le relacionaba naturalmente con Arturo Montiel, en lo público y lo privado, para bien y para mal. Antes de llegar a la presidencia municipal de Metepec y por supuesto de inscribirse en el 2012 para buscar un escaño en el Senado de la república, decidió dejar a un lado las ambigüedades sobre su filia evidente con el ex gobernador.

“Cuando en octubre de 2005 hacía agua la barca del montielismo y se ponía en tela de juicio su decencia y honorabilidad (si alguna vez las tuvo) y la sombra del escarnio público cubría de Arturo el ex gobernador a su esposa Maude Versini, su ex esposa Paula Yáñez Villegas, así como a sus hijos mayores Arturo y Juan Pablo Montiel Yáñez, la secretaria general del PRI estatal, Ana Lilia Herrera Anzaldo, citó a un reportero para aclararle: “Montielista no soy […] Yo me hice aparte”, desmenuza Cruz.

“Herrera fue quizás la primera y la única persona que intentó deslindarse del hombre que la encumbró. En un restaurante VIP’S de la avenida Alfredo del Mazo en Toluca, en octubre de aquel año fue un poco más prolífica: “Yo sólo tengo una propiedad y la estoy pagando (a plazos) en el barrio del Espíritu Santo en Metepec”. Claro, en ese momento no aclaró que su propiedad estaba enclavada en el residencial Villas Estefanía y que, gracias a los puestos ocupados en la administración de Arturo Montiel Rojas, ya tenía ahorros por unos dos millones de pesos”, señala el propio Cruz.

Herrera no tenía futuro en el periodismo, ni siquiera en el de comunicación social, pero era cuestión de encontrar la madeja. Y ésta apareció, luego de un fantasmal paso por una revista de temas aéreos, cuando Fabila le encargó cubrir la campaña de Montiel, en 1999. El candidato se dio cuenta de su labor y la elogió, justo como sólo él sabe hacerlo. Luego, todo sucedió sin dificultades. Herrera estaba al lado de Montiel hasta en actividades privadas. Paradójicamente, Sadot, aquel boy scout que descubrió en Herrera “ese no sé qué”, desapareció de la escena pública, asegura el propio Cruz, aunque por allí, en Toluca, a escasos metros del PRI, hay una calle muy pequeña que lleva el nombre de Fabila.

Nadie mejor que Cruz reseña el currículum de Ana Lilia: “Herrera siguió una carrera política ascendente: instalado en su despacho de la avenida Lerdo, Arturo -aquel personaje negado seis años más tarde- la llevó a la Coordinación de Comunicación Social. Después del escándalo por un desplegado salido desde la gubernatura mexiquense -y del que ella no tuvo ningún control- para apagar un escándalo de espionaje montielista a altísimos personajes del PRI, así como de los partidos de oposición y funcionarios del gobierno federal foxista ella se cayó para arriba y pasó al Consejo Estatal de Población (Coespo). Luego, Arturo la nombró titular de la Secretaría de Desarrollo Social. Al término del gobierno de éste en 2005 y la llegada de Peña, la nombraron directora general del Instituto Mexiquense de la Mujer. Apenas tuvo tiempo de hacer promesas. Cobró dos quincenas y la enviaron al Comité Directivo Estatal (CDE) del PRI. Más tarde ocupó por veintinueve días la presidencia priistas. El partido terminó premiándola con una diputación local por el distrito de Mexicalcingo y Metepec, su municipio de adopción”.

Ahora Ana Lilia buscará la Senaduría por el PRI, luego de 12 años sin un lugar. Enfrentará a dos pesos pesados de la política nacional, el perredista Alejandro Encinas, reciente perdedor en las elecciones para gobernador del 2011; y al panista José Luis Durán, curiosamente el candidato que perdió ante Montiel las elecciones de 1999.

Ningún político en México se forja a sí mismo. La democracia de este país, más parecida a una dictadura, no lo permite. Los esfuerzos destinados a servir a la ciudadanía se encaminan hacia otros corredores, más oscuros pero satisfactorios para intereses de grupo. Que Herrera niegue su marca montielista es entendible, pero en lo práctico no lo puede ocultar, como sucedió tras ganar la alcaldía de Metepec e integrar su primer equipo de trabajo. Allí, en su administración, encontraron refugio y cobijo muchos funcionarios que trabajaron con Montiel. Se les pudo ubicar: el síndico municipal Víctor Manuel Romero Salgado, subsecretario regional de Gobierno para la región Valle de Bravo-Tejupilco con Montiel y coordinador regional de Desarrollo Social en la Región II de Atlacomulco; el secretario del Ayuntamiento, Efraín Hernández González, presunto operador político en aquella zona. Ocupó la coordinación de Evaluación y Seguimiento de la Gubernatura; coordinador de Atención Ciudadana, secretario particular adjunto de Montiel y subsecretario regional de Gobierno en la región Zumpango-Amecameca.

Miguel Ángel Granados Camacho, primer regidor. Con Montiel fue subsecretario regional de Gobierno y “jefe b” de Proyecto. Luis Rivera López, director de la policía municipal y luego separado del cargo por supuestos actos de corrupción, era uno de los Golden Boy’s. “Director general de Previsión Social de la Secretaría del Trabajo, director general de Seguridad Pública y Tránsito en la entidad de 2004 a 2005 y director general de Protección Civil de 2005 a 2006, es hijo de Luis Rivera Montes de Oca, antiguo pero poderoso funcionario de la época montielista y quien ocupó el cargo de procurador estatal, magistrado y cabeza de la dirección de Readaptación Social, entre otros cargos. Luis Rivera Montes de Oca está ligado al grupo que protegió a una de las caciques más famosas del Estado de México, Guadalupe Buendía, mejor conocida como La Loba, quien se encuentra presa en “Almoloyita” junto con su esposo y otros de sus hijos”, recuerda el periodista Elpidio Hernández.

Marco Antonio Vázquez Nava, tesorero de Metepec, fue director de Administración y Finanzas del Comité de Instalaciones Educativas en el montielato (2003-2005); fue director de Control Contable de Organismos Auxiliares en la Secretaría de Finanzas (2005-2007). Fernando Portilla Galán, director de Desarrollo Urbano en el municipio alfarero, laboró como jefe en el área de Control de Gestión y Apoyo Administrativo y más tarde fue secretario particular adjunto del director general del ISSEMyM, de mayo de 2000 a septiembre de 2002, Santiago Velasco Monroy.

El equipo de Montiel estuvo con ella desde el principio, pero eso son costos que todo proyecto político cobra y se deben pagar porque es el sistema que se usa para crecer. Si Peña gana las elecciones presidenciales, un hombre con pobres capacidades políticas, como decía de él Isidro Pastor Medrano cuando fue alejado del priismo por el propio Arturo, se hará con el mayor poder del país, aconsejado o controlado por el salinato, y su sobrino, una estrella de las telenovelas más que un estadista, dará la cara por él cuando tenga que hacerlo. Así, las damas de compañía de don Arturo podrían cumplirle uno de sus más caros sueños: sentarse en Los Pinos.

Anuncios

2 comentarios

  1. […] Dos días después apareció la columna llamada “Dama de compañía” la cual es una joya si se quiere entender a Ana Lilia Herrera Anzaldo. https://nuestrotiempotoluca.wordpress.com/2012/01/24/dama-de-compania/ […]

  2. […] estudio de Eduardo mostró que publicaciones como la columna “Dama de compañía”,https://nuestrotiempotoluca.wordpress.com/2012/01/24/dama-de-compania/ y el pasado periodístico que publicó Excélsior el 12 de julio de 2012 […]


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s