Un inmenso resplandor metálico

* “Empecé con una banda que se llamaba Campo Corteza, era cuando estaba el rollo de Hangar Ambulante, Tinta Blanca, Poncio Pilatos. A lo mejor para la nueva generación no dice gran cosa pero los metaleros de la vieja escuela fácilmente los pueden identificar. Del tiempo de las Insólitas Imágenes de Aurora, Sombrero Verde… con todos ellos tocábamos y rolábamos en esos tiempos. Dejé la banda y me fui a Estados Unidos, a Hollywood, California, al BIT. Allí estudié en forma el bajo, especialmente dirigido al heavy Metal. Anteriormente había estado en la Escuela Libre de Música y formé una banda. Estuvimos en un lugar que se llamaba el Whiskey, de teloneros de Gun’s and Roses, antes de que empezaran a ser famosos, cuando empezaban a tocar. Regresé a México y me integré a Branda. Con esa agrupación teloneamos a Iron Maiden en el 92”, narra Ozzy, bajista de Heavy Blaze, una nueva banda del DF que al mismo tiempo es ejemplo para las nuevas generaciones de metaleros.

 

Juan Manuel Hernández León/ Fabiola Díaz

En el Distrito Federal encontramos a Heavy Blaze, una experimentada banda de heavy metal con una formación de gran talento que, combinada con la irrupción de la nueva generación, defienden el metal. Entre cervezas y cigarros descubrieron su historia. Propietarios de la disquera Allory Studios, apoyan a nuevos grupos porque, dicen, “la sangre llama y el metal ordena”. A pesar de tener años en la escena musical del DF, Heavy Blaze fue fundada apenas, el 3 de junio del 2010. Con Richard G. Álvarez en la guitarra, Steve Sheepers como la voz, Ozzy Lovecraft en el bajo y los coros, Andrew Friedman en la lira y Alex Bittner como batería, narran que su primera tocada fue en el Metal Fest on the Street, en Tláhuac.

– Primero la banda se llamó Heavy Blade y se consolidó en el 2010. En ese tiempo estaba otro guitarrista y el nombre era suyo. Por discrepancias, hace 4 meses nos separamos y le cambiamos el nombre, pues era del otro. Blaze es resplandor, es algo que brilla muchísimo, el inmenso resplandor pesado.

– Ozzy, ¿cuánto tiempo tienes en la música?

– Como desde el 84. Empecé con una banda que se llamaba Campo Corteza, era cuando estaba el rollo de Hangar Ambulante, Tinta Blanca, Poncio Pilatos. A lo mejor para la nueva generación no dice gran cosa pero los metaleros de la vieja escuela fácilmente los pueden identificar. Del tiempo de las Insólitas Imágenes de Aurora, Sombrero Verde… con todos ellos tocábamos y rolábamos en esos tiempos. Dejé la banda y me fui a Estados Unidos, a Hollywood, California, al BIT. Allí estudié en forma el bajo, especialmente dirigido al heavy Metal. Anteriormente había estado en la Escuela Libre de Música y formé una banda. Estuvimos en un lugar que se llamaba el Whiskey, de teloneros de Gun’s and Roses, antes de que empezaran a ser famosos, cuando empezaban a tocar. Regresé a México y me integré a Branda. Con esa agrupación teloneamos a Iron Maiden en el 92, en el Palacio de los Deportes, y allí formé la agrupación Arkham, fieles del heavy y la influencia del oscurantismo de Howard Phillips Lovecraft… siempre he sido admirador de Lovecraft. En el 96 me retiré por problemas personales y apenas hace unos años regresé, pero no encontraba lo que yo quería, hasta Heavy Blaze.

– Steve, ¿cómo llegaste a la formación?

– Llevo como vocalista cuatro años. Todo empezó con Laning Forze… o algo así. Logramos pequeñas cosas. Llevábamos 2 años y 4 canciones, así que decidí emigrar. Entré al Myspace y me topé con un amigo de Sanctuary, que andaba buscando vocal. Llamé a Andrew, checamos por teléfono, yo chequé la banda, ellos mi trabajo y desde entonces estuvimos juntos. Nos faltaba un guitarrista y me traje a Kris. Yo conocí el metal con una banda que a nadie le gusta, Mago de Oz. Escuché Fiesta Pagana y Molinos de Vientos. Fue cuando dije “ah, qué chido, quiero cantar así”. En alguna ocasión tenía puesto a Mago, jugando Play Station, y canté un agudo sin darme cuenta, por inercia. Mi hermana volteó y me dijo muy sorprendida que “no manches, te salió igualito”. Después empecé a grabarme yo solito, así, sin dejar que nadie las escuchara. Eso fue lo que me ayudó en ese tiempo. Ahora escucho mis grabaciones con Heavy Blaze y nada que ver, incluso digo que qué vergüenza de lo que cantaba. Mis covers eran de Rata Blanca, Mago y después conozco o escucho a Tobías Sammet, de allí empiezo a tomar escuela de varios cantantes más, aunque los que me conocen inmediatamente dicen que Tobías es mi influencia. Me gusta su vibrato y cómo puede matizarlo. Inclusive digo que no tiene problema en cantar black por su facilidad del gutural. Hay otros, como Rob Halford, de Judas Priest y Michael Kiske de Helloween.

– Para Alex las cosas fueron distintas, ¿no?

– Sí. Mi papá me inculcó la música, es mi influencia más cercana. Tocó con Andrés en una banda, los Tuboxs y de cierta manera me quiso influenciar, pero a mí me llamaba la atención la batería. Después de una larga búsqueda nos quedamos en Heavy Blaze.

– Andrew, ya muchos años en el metal…

– Pues sí, siempre aguantando plomo. Empezó como hobby tocando con el papá de Alex en Tuboxs, pero por azares del destino no se continuó el proyecto, yo buscaba algo diferente y en ese tiempo estaba estudiando Ingeniería y se me complicó todo. Termino la carrera y formo Allory Studios para sentirme cerca de la música. Ahorita estamos trabajando el material del disco y nos va muy bien.

– ¿Cuál es la historia de Richard?

– Estoy en un proyecto alterno… este mundo del metal es chico. No quiero ser un músico más pasando por una banda más. Pero en este proyecto soy músico de tiempo completo y quiero marcar algo. Me gustó y me cautivaron, es una banda que está haciendo buena música.

– Ozzy, ¿qué quieren?

– La comunicación con el público es lo que queremos, queremos seguir con la flama del heavy metal. Es nuestra intención.

– Steve, ¿cómo ve tu familia a tu música?

– Le llegó a mi abuelo el rumor de que yo tocaba y me manda llamar. Fue muy curioso. “¿Qué cantas? dijo el abuelo. Yo también canté, ¿qué te parece si cantamos una juntos? Ese día me pareció uno de los mejores días. También hay comentarios chistosos, como el de una tía que cada que me ve me dice si ya me rapa. Es peluquera, así que imagínate. Mis padres me han apoyado mucho, aunque me dicen directamente que el género no les gusta pero la banda sí. Mi hermana es rastafari, no le gusta el heavy pero le gusta mi banda. Yo muero en un escenario.

– ¿Quién es para Alex el mejor baterista?

– Hay un buen, pero a me gustan Jason Bittner, Nicko McBrain de Iron Maiden, Scott Travis de Judas Priest. Lo ves y es magia. Felipe Chacón, dentro del metal nacional, es uno de los bateristas más conocidos.

– ¿Dónde ubicas tus influencias, Ozzy?

– Sympathy for the Devil, de los Rolling Stones fue la primera canción que aprendí a tocar y después la trova. Me compré mi primer bajo en la secundaria, trabajando de lavacoches. Empecé con el hard y después el progresivo, Phill Collins. Luego escucho a Black Sabbat y descubro lo que me identifica y conozco a Ozzy Osburn. Mi primera influencia fue John Entwistle, bajista de los Who. Antonio Castro, de La Caja de Pandora, que después se llamó La Caja es un gran bajista pero con Iron Maiden me doy cuenta de que el bajo es una chingonería. Harris es Iron Maiden. Pero toqué de todo, incluso salsa, que es un ritmo muy difícil.

– ¿Han tenido una peor experiencia?

– La del bar Blue Factor, porque el audio no nos ayudó. Subimos, nos pusimos a tocar. Steve cantó en ruso, cada quién iba a su tiempo. Total, todo salió mal.

– Qué sugieren a las nuevas bandas, Ozzy?

– Casarte con lo que haces y comprometerte, ser humilde y aprender de los demás.

Richard considera que “todos los géneros vienen de la misma base, el rock parte de un punto. Sería estúpido incluso opinar mal de la música clásica. Cuando eres honesto contigo, tocas lo que te gusta y la música clásica no interfiere con el Brutal”.

Andrew recuerda que “mi mamá tenía un disco de los Hollies. Cuando los escuché supe que era lo mío. Tenía ocho años. Pido mi guitarra a los Reyes, empecé a tocar y sonó horrible. Mi madre me dijo que tenía que aprender primero. Cuando muere Lennon, descubro a los Beatles pero “Corriendo Libre”, de Iron Maiden, me identificó con el metal… me metí a estudiar la clásica y me gustan Julio Revueltas, Joe Satriani, Marty Friedman. Megadeath, Marco Ángelo.

– ¿Qué sigue para la banda?

– El primer disco, sacaremos un EP que saldrá para finales de febrero.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s