Las aguas termales

* Tonatico es un discreto balneario que pervive al lado de la popular Ixtapan de la Sal, hogar de políticos como el aspirante presidencial Enrique Peña y algunos miembros de su equipo de campaña como Luis Miranda Nava o el propio Arturo Montiel. Poco a poco, la región ha sido “colonizada” por un grupo de nuevos ricos que ha encontrado bondades y retiro a 2 horas de Toluca, la capital del Edomex. Allí, en los dos municipios, una industria turística se desarrolla todo el año gracias al clima semitropical que los cobija. Pero no es suficiente, al menos para Tonatico, que depende económicamente de lo que envían quienes viven en Estados Unidos.

 

Miguel Alvarado

El sur del Estado de México es una región transparente. Narcotráfico y migrantes representan las dos principales actividades económicas de la región, que luce boyante a pesar de la inactividad palpable. Claro, hay cientos de comercios y el dinero circula en Tejupilco, Tlatlaya, Amatepec, Luvianos y Tonatico, entre otros. En este último municipio, migrar es una costumbre y Waukegan, en Illinois, el destino escogido por quienes saben de oportunidades.

Tonatico, la cabecera, es un discreto balneario que pervive al lado de la popular Ixtapan de la Sal, hogar de políticos como el aspirante presidencial Enrique Peña y algunos miembros de su equipo de campaña como Luis Miranda Nava o el propio Arturo Montiel. Poco a poco, la región ha sido “colonizada” por un grupo de nuevos ricos que ha encontrado bondades y retiro a 2 horas de Toluca, la capital del Edomex. Allí, en los dos municipios, una industria turística se desarrolla todo el año gracias al clima semitropical que los cobija. Pero no es suficiente, al menos para Tonatico, que depende económicamente de lo que envían quienes viven en Estados Unidos.

Hasta el año 2006, en ese municipio se había detectado una merma en su población debido al imán que representa Waukegan desde hace años. Y aunque las rutas para quienes parten están más que estudiadas, todavía algunos deben pagar para obtener los beneficios que otorga trabajar en Estados Unidos. Así, un pollero en la frontera de Nogales, cobra desde mil 500 dólares a quien desee pasar, pero la oferta se dispara casi hasta los 3 mil 500 cuando la seguridad se endurece en los pasos. Tonatico tiene registrados al menos a 5 mil de sus habitantes en algún punto de Illinois, principalmente, pues también los hay en Chicago y California.

Sólo  a principios de cada año la cabecera municipal cobra vida, la última semana de enero y la primera de febrero. Una enorme feria, que conmemora la fiesta patronal del municipio, es instalada en casi la mitad del pueblo, donde acuden a comerciar y divertirse los ausentes. Allí, a la sombra de bailes masivos y la presencia de concheros en el atrio de la iglesia, la feria despliega juegos mecánicos, peregrinaciones en honor a la virgen de la Candelaria, comida, alcohol, artesanías y juegos de azar. Por más de una semana, quienes han trabajado todo el año en otro país, desquitan la ausencia. Así es desde hace años y casi nunca se alteraban las cosas, hasta ahora, que un invitado no deseado pudo ingresar en la región.

Y es que si para el narcotráfico una población debidamente asentada no representa problemas para introducirse, mucho menos resistencia encuentra en una en la que a veces sólo caminan por las calles mujeres, niños y ancianos. Los Amates, por ejemplo, en ese municipio, registra apenas 30 por ciento de sus habitantes en suelo mexiquense

La migración en Tonatico se registra desde 1940, cuando apenas 3 mil 500 habitantes se encontraban en el municipio. Pero el fenómeno, dice un estudio, coincide con el impulso del Programa Bracero, que enviaba mano de obra nacional al extranjero. Setenta y dos años después, aquella necesidad se ha transformado y aunque muchos no tengan que hacerlo, se van nada más porque se ha establecido una pauta. Allá los esperan trabajos en hoteles, en compañías de limpieza y en el sector agrícola.

Los envíos de dinero de los migrantes de todo el Edomex alcanzaron, hasta el año pasado, el 2011, mil 400 millones de dólares. Esa es la principal razón por la que a los gobiernos no les interesa retener a la población. Nunca podrían generar tal cantidad de dinero si se quedaran, reactivaran el campo y la ganadería o establecieran negocios al abrigo de la ley. Hoy, sólo el narcotráfico podría superar la cifra en menos tiempo y con menor esfuerzo, aunque a costa de riesgos que pueden costar la vida.

El dinero proveniente de Estados Unidos coloca a la entidad en el cuarto lugar nacional del rubro, detrás de Michoacán, Jalisco y Guanajuato y explica en parte la bonanza económica que experimenta el Edomex cuando los programas sociales y de desarrollo económico no son suficientes ni incluyentes

Tonatico no sufre la pobreza de otros municipios ni registra los índices criminales de Ecatepec, Neza, Naucalpan o Tlalnepantla, en el valle de México. La población se ha adaptado, incluso a la presencia de grupos del narco que comienzan a cobrar protección a los comercios de los alrededores. Las tiendas Oxxo, por ejemplo, han debido organizarse entre la red que despliegan en el Estado de México, pues a ellas se les exige electrodomésticos cada mes, a cambio de la consabida seguridad. Los independientes pagan desde 100 pesos, módicas erogaciones que permiten al narco permanecer con bajo perfil pero establecerse con fuerza para futuras operaciones. Es, a pesar de aquello, un municipio ampliamente vigilado debido a la cercanía de las residencias de los políticos mexiquenses, en Ixtapan de la Sal, pero eso no inhibe al crimen. Hace pocos años, el alcalde ixtapense de extracción priista, Salvador Vergara, fue ejecutado debido a desencuentros con narcomenudistas. Y hasta el año pasado, el paradisiaco Ixtapan era declarado por el secretario de Seguridad, Salvador Neme, como la región con mayor índice delincuencial. Incluso, hasta hace menos de dos meses, las autoridades aseguraban que el ejército patrullaba esos rumbos, incluido Tonatico. Para nadie es un secreto la operación de la Familia Michoacana en el municipio donde nace el sol. Incluso, a mediados del 2011 fue asegurado un laboratorio donde se procesaban cristal y cocaína. Todos en el pueblo sabían de él, pero nadie se atrevía a decir nada. “Eran fuereños”, recuerda uno de los habitantes, mientras intenta cambiar de tema y recuerda cómo en la iglesia se quemaron tres enormes castillos, repletos de cohetes.

El fenómeno del narco no espanta a nadie e incluso, en el 2009, una precandidata a la alcaldía, Ana Patricia Díaz Morales, del disuelto Partido Socialdemócrata, PSD, proponía entre sus proyectos la despenalización de la mariguana “como forma de abatir el narcotráfico”. Aventada pero poco realista, Díaz Morales vio cómo sus propuestas, que incluían llamados al presidente norteamericano Barak Obama para salvaguardar la integridad de los migrantes, se diluían en la maraña de politiquerías que acompaña a los minipartidos en el país. Luego, todo se olvidó de manera definitiva. En el 2011, una curiosa forma de transportar cocaína había sido implementada por los narcos de aquella región y consistía en usar los chocolates de la marca Kinder Sorpresa como empaques para la sustancia. Los productos eran comercializados en Tonatico.

La costumbre de migrar en Tonatico, si bien responde a eso, también está relacionada con los números que sobre pobreza presentan los propios gobiernos locales y estatales. Un estudio del Instituto Electoral mexiquense y el PRI sobre aquel municipio señalaba que “la población económicamente activa en 2000 tan sólo representaba 44.19% del total de la población” y que “10.7% de la población ocupada no percibe ningún ingreso por su trabajo”. Esa misma estadística apunta que el 42 por ciento de esos hogares recibe dinero desde Estados Unidos. El 31 por ciento de esos envíos se destina a la compra de alimentos, mientras que el 29 va para el vestido, el 23 por ciento para salud y el 17 por ciento para educación.

En el 2008, según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), 7 millones 117 mil 187 personas vivían en pobreza de patrimonio, casi la mitad de la población total mexiquense, pero la entidad tiene un rezago denominado bajo. Así, cuando Enrique Peña comenzó su administración en el 2005, el 52 por ciento no tenía seguridad social y el municipio de San José del Rincón era el más pobre entre los 125 mexiquenses.

Tonatico no sólo es balnearios, narcotráfico y remesas. En el 2007 fue escenario de un bizarro encuentro político entre el presidente de México, Felipe Calderón; Josefina Vázquez, en ese momento secretaria de Educación y la lideresa magisterial Elba Esther Gordillo, en el marco del Cuarto Congreso Nacional de Educación. Allí, Calderón se comprometía a aumentar recursos a los maestros mientras la profesora juraba que haría un nuevo sistema educativo. Vázquez, hoy candidata a la presidencia de México, recibía órdenes para trabaja en conjunto con Gordillo, quien usaba todavía la misma camioneta que Peña Nieto para trasladarse en el Estado de México.

Anuncios

2 comentarios

  1. quisiera saber si los datos que señala en el parrafo numero 11, donde menciona datos estadisticos de una encuesta realizada por el Instituto Electoral Mexiquense, corresponden a cifras del municipio de Tonatico o de la Entidad en general. Gracias

    • Son datos sobre Tonatico.
      Gracias.


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s