El Barco Ebrio

*

Luego de dejar la presidencia municipal de Toluca, María Elena Barrera ha estado muy atareada preparado su campaña apara acceder a una diputación federal. La ex secretaria particular del ex gobernador Enrique Peña Nieto lucía, los últimos días, pálida y delgada debido al ritmo de trabajo en el que había entrado pero muy emocionada por el nuevo encargo. Quien fuera secretaria de Salud en la entidad entregó el ayuntamiento a Guillermo Martínez Legorreta y de pronto los ataques en contra de la ex funcionaria aparecieron. Que si las calles lastimadas, que si el narcotráfico y la inseguridad, que si las bases policiacas abandonadas en la ciudad, que si los desvíos presupuestales para las campañas electorales. De pronto, el escenario cambió y la mujer se convertía, para algunos, en un funcionario más que aprovecha el escalón que brinda un cargo público de alto perfil público. La capital de Estado de México siempre ha ayudado a quienes la gobiernan, para bien o mal.

*

A Barrera, quien mantenía su residencia hasta hace meses en la calle de Carmen Serdán, en la avenida Colón, cerca de la Casa de Gobierno de Eruviel Ávila y de Paseo Tollocan, sus enemigos políticos la han metido en una serie de asuntos que no pueden comprobarse pero que no dejan de preocupar a quienes han tenido acceso a documentos que respaldan algunas irregularidades. Siempre que un alcalde deja o abandona su encargo, los problemas que dejan le revientan y sihuen por untiempo. Hay que recordar los casos de los panistas Armando Enríquez, Juan Carlos Núñez y Juan Rodolfo Sánchez, a quienes les fue muy bien en los negocios, los suyos, pero no han podido regresar a los primeros planos políticos. Sus nombres, como la memoria no alcanza para tanto, se han enterrado en el olvido.

*

Para Barrera, que este año buscará otro cargo, las cosas no pintan bien cuando confronta a quienes señalan sus deficiencias políticas. Ella se registró el 7 de febrero como aspirante del PRI pero el 23 de ese mismo mes era denunciada, en un acto que pasó casi desapercibido, por perredistas cuando se dieron cuenta de que la ex alcaldesa no quiso ejecutar “acciones de control de confianza en su cuerpo policiaco”. La cosa no parece grave pero lo es, pues es precisamente en el cuerpo policiaco donde se genera una gran dosis de impunidad y prohíja delincuencia y crimen. Así, la denuncia presentada ante la Contraloría del Poder Legislativo por Carlos Gabriel Ulloa González, delegado del Congreso Nacional perredista, Alfonso Marcial Escalona, secretario del Comité Directivo Municipal del PRD en Toluca, le echa en cara su responsabilidad al contratar a un líder del grupo narcotraficante La Familia, Germán Reyes Figueroa, ex director de Inteligencia, conocido como M1.

*

Aquello, entonces, tomaba otro color. Muchos asumieron que Barrera debió conocer el origen e intenciones del llamado M1 y que actuó en consecuencia, protegiéndolo. Pero ahora otro rumor ha colocado a la doctora Barrera en otro tipo de situación.

*

Desde las oficinas de una dependencia del gobierno del Estado de México, se supo que Barrera podría haber recibido amenazas provenientes de la delincuencia organizada y que incluso pudo haber sido secuestrada. Las casas que ocupó la madre de la alcaldesa lucen cerradas y no se observa movimiento. Ni siquiera la patrulla municipal que las cuidaba de tiempo completo, en las calles de Eulalia Peñaloza y una más, ubicada a un costado del Sanatorio Toluca, aparecen ya. Las noticias en torno han tomado cada día mayor consistencia, pero no hay nada comprobado porque es imposible localizar a la candidata. Esperemos que todo quede en el desagradable chismorreo.

*

Los aspirantes presidenciales podrán contar con seguridad personal proporcionado por el IFE para cuando inicien las campañas electorales. El primero en levantar la mano fue el mexiquense Peña Nieto, quien por su propia cuenta trae un pequeño Estado Mayor que le cuida las espaldas y le da trato de “señor presidente”. Los excesos están en los tres partidos, pero nadie se atreve a decirle presidente a su patrón, todavía.

*

De pronto a Televisa se le olvidó que la maestra Elba Esther Gordillo fue su comadre durante años y preparó un documental acerca de la educación en México. Con todo y lo logrado que pueda estar, a la empresa también se le olvida que ella es parte fundamental del retraso mental de buena parte de la población, que no tiene ni quiere otro medio para entretenerse, informarse o aprender que los programas de la señorita Laura o los infumables sabadazos. Peleada ahora con el priismo de Peña Nieto, que representa una de las etapas más retrógradas de ese partido, a Gordillo se le viene el aparato televisivo encima, justo antes de las elecciones presidenciales, lo que descalificaría cualquier alianza que ella y su partido, el Panal, lograra eventualmente. Lo que hay que ver nada más por no estar ciego.

*

Las oficinas del PAN municipal en Metepec tienen más de un años sin que sus militantes la ocupen. Nadie en ese partido les hace caso, al grado de que han sido vandalizadas. Ventanas rotas y muebles raídos configuran el panorama que los despistados visitantes encuentran. Ah, y una heroica secretaria que abre y cierra todos los días laborales del año se pasa allí 8 horas, perdida en el limbo de los negociantes del poder. El PAN en Metepec, por otra parte, tiene escasas posibilidades de recuperar el ayuntamiento local, luego de que la priista Ana Lilia Herrera arrasara hace tres años.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s