Los mexiquenses

* Una encuesta, “Ciudadanía, democracia y narcoviolencia, Cidena”, apoyada por los Estados Unidos y la Agencia para el Desarrollo Internacional, y que reúne a investigadores de la UNAM, del Colectivo de Análisis de la Seguridad con Democracia, al Centro de Estudios para la Gobernabilidad Institucional y a Sistemas de Inteligencia en Mercados de Opinión, señala que el 18 por ciento de la población del Edomex desaprueba la guerra contra las drogas de Calderón.

 

Miguel Alvarado

Un hombre camina por la calle de Lerdo a la altura de Humboldt, en el centro de Toluca. Es sábado y las calles no presentan el tráfico acostumbrado. De vez en cuando alguna patrulla de la policía municipal pasa con las torretas encendidas en un rondín que comienza a la medianoche y que implica derroteros establecidos d antemano. Los comercios, a las 11 de la mañana han abierto y se disponen a sus actividades normales en un día en que generalmente la ciudad mantiene un ritmo diferente y está en calma. Este hombre se detiene en una esquina y espera un camión. Es joven, de unos 30 años y va solo. De aspecto tranquilo, no se encuentra en él nada que lo distinga de otros. Ni rico ni pobre, es un transeúnte más en busca de transporte. Detrás de él, algunas personas entran despreocupadas a una tienda con enormes ventanales y mientras compran una camioneta tipo Van se estaciona junto al hombre, en la calle. Del vehículo bajan tres hombres vestidos con uniformes militares grises y verdes y equipados con armas largas. El hombre los mira bajar y cuando comprende que van por él, echa a correr. Pero su reacción no es suficiente y diez metros después es capturado, cargado en vilo y arrojado a la camioneta, que arranca y desaparece por la misma calle de Lerdo. Cuatro personas han visto el secuestro pero nadie atina a hacer nada ni siquiera llamar por teléfono. Todo ha sucedido en menos de 40 segundos.

Esta escena representa el drástico cambio que se vive en la capital del Estado de México, de unos años a la fecha. La presencia de grupos criminales organizados y coludidos con funcionarios públicos ubica al valle de Toluca como una zona de riesgo equiparable al valle de México, de la cual forman parte 58 municipios mexiquenses. La presencia de los cárteles del narcotráfico no se limita ya al sur estatal. Grupos como La Familia y los propios Zetas pisan ya la ciudad y han comenzado a repartirse el territorio, que poco a poco se parece más a Acapulco o Ciudad Juárez. Metepec tiene sus propias historias de horror. Municipio artesanal donde se trabaja el barro, vio hace unos años explotar el negocio de los bienes raíces y decenas de fraccionamientos de niveles medios y altos comenzaron a construirse. Luego se supo que allí vivirían narcotraficantes o parientes de los criminales presos en los penales de Almoloya. Hace dos semanas una camioneta se quemó a las afueras de un centro comercial, pero cuando los bomberos controlaron el fuego y la abrieron, siete cuerpos desmembrados fueron hallados. Algunos suponen que pertenecen a agentes ministeriales pero nadie sabe quién, cómo. El valle de Toluca ha cambiado y mutó en los últimos seis años. La guerra contra el narco que emprendió la presidencia tuvo el efecto de hacer más visibles a aquellos que se dedican a ese negocio. Pronto, durante los sexenios de Arturo Montiel y Enrique Peña, se pudo dibujar un mapa delictivo dominado por la actividad de Zetas, Familia, Pelones y Mano con Ojos pero a la par también se dispararon otros delitos como la venta de armas, la piratería y el secuestro, industrias controladas también por los narcotraficantes.

Una encuesta, “Ciudadanía, democracia y narcoviolencia, Cidena”, apoyada por los Estados Unidos y la Agencia para el Desarrollo Internacional, y que reúne a investigadores de la UNAM, del Colectivo de Análisis de la Seguridad con Democracia, al Centro de Estudios para la Gobernabilidad Institucional y a Sistemas de Inteligencia en Mercados de Opinión, señala que el 18 por ciento de la población del Edomex desaprueba la guerra contra las drogas de Calderón.

Este nivel de desaprobación es sólo superado por el DF, que registró 28 por ciento. En la entidad, según el muestreo de los investigadores Raúl Benítez, Azucena Cháidez, Iván Escotto, Felipe González y Édgar Valle en septiembre del 2011, 24 por ciento de los mexiquenses desaprueba el trabajo legislativo de sus diputados federales, mientras que los senadores obtienen las mismas calificaciones. También, el 21 por ciento reprueba a los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, pero la percepción para el gobernador es distinta. Todavía en septiembre gobernada Peña Nieto y obtiene 21 por ciento de aprobación, aunque 39 por ciento “aprueba algo” su administración. Los diputados locales en el Edomex son inútiles para el 18 por ciento, mientras que 24 por ciento cree que algo hacen. Los presidentes municipales, en general, son reprobados por el 18 por ciento pero sólo el 9 por ciento considera que están haciendo bien su trabajo.

Por otro lado, 22 por ciento de los mexiquenses creen que el Ejército los hace sentir seguros, y sólo el 5 les pone objeciones totales. Cuarenta y dos por ciento dice que le tiene sin cuidado lo que hagan los soldados  y ésa es la tendencia nacional, donde el 39 por ciento de país señala no tener opinión sobre los castrenses, aunque 33 por ciento los aprueba totalmente, mientras que 5 por ciento los desaprueba. La Marina, en cambio, colecciona 30 por ciento de aprobación contra 4 por ciento de repudio a nivel nacional. A nivel local, al 38 por ciento de los mexiquenses les tiene sin cuidado lo que suceda con los aliados más leales de Calderón. El Ejército, por su parte, inspira desconfianza al 8 por ciento en la entidad y el 25 por ciento le otorga toda.

La policía estatal mexiquense, en cambio, es reprobada por el 23 por ciento mientras que apenas 7 por ciento percibe que los uniformados hacen las cosas bien. La Policía Federal, por su lado, obtiene 16 por ciento de desaprobación contra 10 por ciento a favor de ellos. Los jueces mexiquenses son reprobados por el 20 por ciento, aunque 24 por ciento considera que su trabajo es al menos honesto.

Luego, 26 por ciento supone que la situación económica en la entidad es muy mala y apenas 6 por ciento señala que es boyante y no tiene problemas. Cuarenta y ocho por ciento dice que es mala y 20 por ciento no la pone más allá de lo regular. Sobre el mismo tema, 24 por ciento cree que la economía ha empeorado en el último año, mientras que tres por ciento dice que ha mejorado mucho. Los contrastes entre la evaluación a una figura política como Peña y el estado en el que deja su administración son asombrosos. Mientras que 27 por ciento lo desaprueban, mucho o poco, 42 por ciento lo aprobaba, mucho o poco. Pero no podía dejarse de ver que, aunque aprobado, al menos las percepciones sobre seguridad y economía distaban de ser las más óptimas. Al 16 por ciento el gobernador les inspiraba poca confianza, aunque 38 por ciento decía que sentía algo de confianza en él. Sólo 19 por ciento otorga toda su confianza al ahora candidato priista.

El estudio todavía se extiende más y aporta que 26 por ciento de los mexiquenses no están interesados en la política y solamente 7 por ciento sabe lo que sucede en esa actividad. El estudio refleja además la influencia de la televisión, pues es allí donde el 41 por ciento de los mexiquenses se entera de lo que sucede en el rubro. Apenas el 14 por ciento consulta periódicos mientras que el 15 por ciento prefiere la radio. El apartado de las revistas es el más depauperado porque acude a ellas e 3 por ciento. Ni siquiera internet representa todavía un medio efectivo de consulta o divulgación y los datos indican que el 4 por ciento lo utiliza como fuente informativa

Como cereza, el 25 por ciento de los mexiquenses estarían a favor de que se legalizara la mariguana y 13 por ciento no cree en los medios de comunicación, aunque la iglesia apenas recaba 25 por ciento.

 

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s