La hipocresía de niños incómodos

* En esta sociedad adultocrática utilizamos a los niños y niñas como ejemplo de todo, les arrebatamos la voz, les hacemos expresarse como personas adultas, decimos que son el futuro pero no les reconocemos como parte del presente, les disfrazamos de bailarinas hipersexuadas y padrotes para la televisión, les convertimos en consumidores adictos a todo tipo de juegos; no les creemos cuando son abusados.

 

Lydia Cacho/ CIMAC

¿Para quién son incómodos las niñas y niños de los videos que retratan a México tocando fondo? Supongo que antes que nada incomodan a la hipocresía nacional, al doble discurso sobre la infancia y a quienes si saben musicalizar un corto docudrama.

Los creadores del video no son muy originales; ya una línea aérea había descubierto que las personas no escuchan, miran ni obedecen a las indicaciones para la seguridad en los aviones y decidieron poner a niñas y niños actores para llamar su atención.

Esta técnica, en que subyace el mensaje “si hasta un niño lo entiende y tú ¿por qué no?”, funciona por varias razones: la primera es que las personas adultas se sorprenden con la novedad, les parecen chistosos estos pequeños haciendo papeles de adultos. Les enternecen esas niñas que dan órdenes y los niños que sí apagan el celular y su videojuego ante la petición de las sobrecargos.

Cuando ya a nadie le conmueven las imágenes de miles de migrantes humillados cruzando en un tren las fronteras, algún documentalista recoge las vidas de las niñas y niños que en la realidad escapan de la violencia y la pobreza, y se arriesgan a lo indecible por ir en busca de su familia y un futuro posible.

Por unos minutos al menos nos conmueve imaginar la soledad en la infancia, porque de alguna manera recordamos a esa niña que fuimos, a ese niño que temía estar sólo y perder a su madre.

En esta sociedad adultocrática utilizamos a los niños y niñas como ejemplo de todo, les arrebatamos la voz, les hacemos expresarse como personas adultas, decimos que son el futuro pero no les reconocemos como parte del presente, les disfrazamos de bailarinas hipersexuadas y padrotes para la televisión, les convertimos en consumidores adictos a todo tipo de juegos; no les creemos cuando son abusados.

Se les utiliza y pocas veces se les reconoce y reivindica con su voz real, con sus ideas. Se les arrebata la posibilidad de vivir un proceso natural de crecimiento y aprendizaje guiado, amoroso, protegido y respetuoso.

Sus derechos rara vez son respetados y protegidos; en suma son las y los últimos en la fila de la reivindicación de los derechos humanos.

Nuestra sociedad no termina de cuajar el concepto de derechos de los niños, niñas y jóvenes. Les mentimos sobre temas tan vitales como el erotismo y el sexo, porque queremos proteger su “inocencia”.

Aunque desde los 13 años comiencen una vida sexual desinformada, preferimos ignorarlo y aumentar el riesgo de que sean víctimas o victimarios de abusos. Les damos muñecos de soldados destructores, videojuegos de asesinos, violadores y sicarios heroicos y un AK47 con el que juega a asesinar a sus amiguitos. En suma somos una sociedad que en general no conoce técnicas de crianza para la paz.

Con esas contradicciones a cuestas, los creativos de la campaña “Niños incómodos” –financiada por el grupo GNC (que ya tenía tiempo abordando el tema de imaginar un México diferente)–, decide aludir al horror de lo inaceptable: ya no son los adultos quienes corrompen y desestabilizan a este país, ahora son los niños y niñas.

Con un discurso lineal e hiperdramatizado, sus productores pretenden recordarnos que si ya no nos conmueve ver esta realidad en los noticieros, tal vez mirarla con niños y niñas nos haga imaginar lo que sucederá cuando el destino nos alcance ante la normalización de la violencia.

El video no viola el derecho de nadie, son actores y actrices infantiles. En el segundo video les piden que expresen cómo quieren ver a México, lo hacen bien, aunque no sabemos si sobre guión o con sus propias ideas, eso tampoco es grave, esta es una campaña para sensibilizar a la sociedad, ni más ni menos que eso.

¿Que interfiere en las elecciones? No lo creo. ¿Que si Bailleres puso el dinero? Pues tiene derecho a invertir en lo que le plazca.

Millones de personas, efectivamente pensamos que este país ya tocó fondo, por eso las palabras de la niña al final hacen sentido, y el hecho de que se dirija a la y los candidatos no le quita validez a esa aseveración.

Deberíamos horrorizarnos no porque los niños actúen como delincuentes, sino porque millones de adultos viven como reyes del crimen en la vida real y porque mientras educamos a las niñas y niños no les damos, necesariamente, las opciones para ser personas éticas en la vida adulta.

 

@lydiacachosi/www.lydiacacho.net

*Plan B es una columna publicada lunes y jueves en CIMAC, El Universal y varios diarios de México. Su nombre se inspira en la creencia de que siempre hay otra manera de ver las cosas y otros temas que muy probablemente el discurso tradicional, o el Plan A, no cubrirá.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s