El Barco Ebrio

*

Ya es notoria la inactividad de Eruviel Ávila, gobernador mexiquense. En el palacio de Gobierno se menciona que el mandatario dejará el cargo luego de las elecciones, pues si el priista Peña Nieto gana, lo llamará para alguna encomienda. Primero se dijo que sería como secretario de Gobierno pero luego se la barajaron más despacio y siempre no sería allí, sino en una especie de “embajada”, que no lo obligue a estorbar pero que tampoco lo deje en la indefensión.

*

Eruviel supo desde siempre que para llegar a la gubernatura debía someterse a los deseos del grupo de Peña Nieto. Aceptó y las cosas van como se habían planeado. Lo que no se sabe es lo que sucedería si Peña no gana, que es un escenario que se vuelve cada vez más real y cercano, pero de cualquier manera al de Ecatepec se le ubica fuera de manera oficial.

*

Y es que Ávila no toma las decisiones, las pocas que hay, dicen los mismos pasillos, porque el poder inmediato recae sobre el secretario de Gobierno, Ernesto Nemer, esposo de Carolina Monroy, prima de sangre de Enrique Peña, quien se ha posicionado como el verdadero hombre fuerte en el Estado de México. Bajo su responsabilidad está que el Edomex vote por Peña, al menos el voto corporativo. Eruviel se encargará de que las cosas no se pongan feas en el valle de México, pero a estas alturas algunos piensan que Ávila no será capaz, ni siquiera, de ganar Ecatepec, municipio que administraba hace menos de un año.

*

Y mientras Peña ha aprendido a no regarla en escenarios poco controlados, se ha revelado una complicada red de colaboradores que desde todos los puntos apoyan una campaña que no podrá cumplir al final con todo. Desde las redes sociales donde hay 20 mil empleados para impulsar las porras, hasta quienes preparan las tortas para los acarreados, se coincide en que el aspirante priista no es el hombre popular que se hace creer a fuerza de publicidad y que cada vez es más difícil desarrollar el trabajo para el cual fueron contratados.

*

Peña encontró en el camino de su campaña un aliado más en Gabriel Quadri, el aspirante que parece personaje del comediante Ponchito y que dice que no es político y que no conoce con Elba Esther Gordillo. La declinación del candidato de PANAL se espera para las últimas semanas de la campaña. Don Quadri, un enamorado del poder pero también enfermo de miedo porque no se concibe sin trabajar en un cargo de importancia, supo que era su oportunidad cuando la maestra le propuso el abanderamiento y ahora se ve ya en una secretaría de Estado, cualquiera, si es que su otro jefe, el priista Peña, gana las elecciones. Por lo pronto, hace el ridículo cambiado de autos para llegar a las escuelas donde presenta sus proyectos. Llega en Jetta y a una cuadra baja, se sube a su combi pachanguera y arriba como el político de tlacoyo que siempre ha sido. Luego se disculpa y les dice a quienes necesitan escucharlo: “dame chance, soy político”.

*

Pero si Quadri se defiende solo, el articulista Héctor Aguilar defiende a Peña y descalifica de la forma más ramplona el libro del periodista Jenaro Villamil sobre la publicidad pagada a Televisa durante el manato del sobrino de Montiel. Aguilar despotrica y dice que no trabaja para Azcárraga, pero se olvida, como muchos otros, de sus propios orígenes. Una nota de El Universal desnuda al ímprobo Camín en el link http://www2.eluniversal.com.mx/pls/impreso/noticia.html?id_nota=47393&tabla=nacion

*

Neza, aquella caótica ciudad y uno de los municipios más poblados de México, tiene un dicho que todos se saben de memoria y que se aplica cuando se camina en una zona donde se encuentran concentrados demasiados agentes de la ley. “Mucho cuidado, aquí hay policías”, dicen los ciudadanos riendo, mientras efectivamente tratan de esquivarlos. Las denuncias sobre la deplorable administración del atleta paralímpico Édgar Navarro, quien por inocencia e ignorancia ni siquiera hizo lo que pudo, siempre se centran en la seguridad. Las patrullas brillan por su ausencia, apuntan quienes viven allí. “La corrupción e impunidad se ve por la ciudad, las avenidas Chimalhuacán y Pantitlán están llenas de bares o cantinas (prostíbulos), donde se ve a leguas la corrupción que existe para poder abrir este tipo de lugares, que no cuentan ni con las mínimas medidas de seguridad. Muchos negocios han sido o siguen siendo víctima de las extorsiones por parte de las asociaciones criminales. Y la policía, ¿en donde esta? El ex presidente de Cd. Nezahualcóyotl, lejos de estar paralítico (con todo respeto a las personas con capacidades diferentes), se dedicó a realizar viajes para asistir a competencias de su disciplina (carrera en silla de ruedas), en vez de dedicarse a gobernar, que para eso fue contratado por la población. Lo peor de todo es que no pudiendo con el paquete. Ahora renuncia y ya está postulado para una diputación”, se quejan los vecinos de aquella localidad.

*

La delincuencia organizada ya está en Toluca de manera definitiva. Campea a sus anchas y tiene picaporte en algunas oficinas del palacio de Lerdo y en las corporaciones policiacas. ¿Qué sucedió? ¿Quién negoció la impunidad de Zetas y Familia? ¿Son idiotas los que gobiernan y tiene el control de la seguridad? En algunos casos, los narcos son usados para recolectar credenciales de elector sin necesidad de pagar las caras e inútiles despensas de siempre.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s