Miami: casas, narcos y generales

* Una página web, www.peñavuela.com, recopila fotografías de una residencia a la que supuestamente asiste el aspirante presidencial priista Peña en Miami y cuya renta cuesta 8 mil dólares mensuales. Ubicada  en el Blvd. Crandon 799, Cayo Biscayne, cuenta con dos recámaras y tres baños y un precio de venta de 2 millones 950 mil 000 dólares, con cuatro recámaras y cinco baños. Una serie de 16 fotos revela el lujo del lugar, las enormes escaleras y las amplias habitaciones que incluyen salón de juegos con billar, una terraza y una alberca, entre otras cosas.

 

Miguel Alvarado

El viernes negro que vivió el candidato presidencial del PRI, Enrique Peña, en la Universidad Iberoamericana, ha comenzado a pasarle factura en el tema electoral. Y no es que aquellos abucheos, por sí solos, pudieran confrontar las precepciones que fabrican las encuestadoras y los medios de comunicación con contratos comerciales en el priismo, con los puntos de vista que se expresan en las calles y redes sociales y que colocan a Peña en el último lugar de las preferencias.

A la mitad de las campañas, al PRI se le complica el panorama cuando su aspirante se encuentra arriba, a 9 puntos de distancia del perredista Obrador, pero en simulacros realizados en la UNAM, el último alcanza 85 puntos contra 5 por ciento del mexiquense.

Históricamente, la opinión de los mexicanos cuenta muy poco para los dueños del poder. Eso es sabido pero también tan aceptado que la jornada electoral en el Estado de México del 2011 registró 57.4 por ciento de abstencionismo y en el 2006, cuando Calderón se adjudicó la presidencia, 42 por ciento decidió no votar. Y es razonable porque ni siquiera se puede opinar cuando los partidos presentan a sus aspirantes desde lo interno. ¿Quién dijo que Peña, Obrador, Vázquez o Quadri eran los mejores en sus partidos? ¿Cuáles son los procesos reales para escogerlos? ¿Alguien previó que a Peña lo crucificarían en las redes sociales? ¿O que Vázquez no encontraría empuje ni apoyo? ¿O que Obrador no aprovecharía la malas y las peores de sus contrincantes?

Pero si a los mexicanos no se les toma en cuenta, la intervención norteamericana en los asuntos internos de nuestro país marca siempre –al menos- un sesgo, una tendencia y sus puntos de vista significan algo. Recientemente un sondeo aplicado por el diario norteamericano Washington Post, el 20 de mayo, revelaba que Obrador encabezaba las preferencias con 33 por ciento, seguido de Peña, con 32 por ciento. En tercer lugar ubicaba a Vázquez, con 18 por ciento y al final a Quadri, con sus eternos 2 puntos. Junto a eso, destacaba que 15 por ciento derivaba en aguas indecisas.

Mientras las suposiciones de aquel Post recorren pasillos de los partidos mexicanos, las marchas anti-Peña se desarrollaban por todo el país. Y con Obrador o sin él, hicieron entender que el PRI no es la aplanadora electoral que se preveía para inicios de este año y que estas elecciones serán unas de las más parejas de la historia -exceptuando las del 2006- pues incluso para Vázquez se reserva una oportunidad de triunfo.

Las señales norteamericanas no comenzaron con la encuesta de aquel diario ni han terminado todavía. La filtración de documentos de Wikileaks en mayo del 2011 señalaba la opinión de la embajada de EU en México respecto a Peña, que publicó el diario La Jornada.

Luego de las elecciones estatales del 2009, el PRI había ganado casi todo. La información sobre él decía que “hecho en el molde del anquilosado PRI mexiquense, Peña Nieto no es reconocido precisamente por su transparencia cuando se trata de amigos y aliados… pasó la prueba del ácido, pudo demostrar que es capaz de obtener resultados electorales favorables para su partido y que es algo más que una cara bonita… aquí la cuestión es ver hasta qué punto esta popularidad es resultado del carisma personal del gobernador y del cuidado que pone en labrar su imagen o qué tanto tiene que ver con un trabajo serio para mejorar las condiciones de su estado y llevar a cabo reformas necesarias”.

La embajada gringa apuntaba que “presionamos para que nos explicaran en qué radica la popularidad de Peña Nieto. Los funcionarios respondieron explicando los ‘600 compromisos’ o promesas de campaña” que el gobernador firmó ante notarios. A nuestros asesores políticos esto les olió más a populismo que a logros duraderos para mejorar las condiciones del Estado”, completaba el periodista Arnaldo Córdova.

El perfil de Peña estaba más que observado. No había nada que ocultar porque no se podía. El pérfido mundillo político sabe quiénes son los aspirantes presidenciales pero también entiende qué es lo que no son.

Así, a la mitad de las giras presidenciales, fiscales federales de EU informaron que el ex gobernador de Tamaulipas entre 1994 y 2004, el priista Tomás Yarrington, había recibido sobornos por millones de dólares del narcotráfico y que con ello habría invertido, en Texas, casi 7 millones de dólares en bienes raíces. Por ese lavado de dinero podría alcanzar 20 años de prisión. La investigación contra Yarrington, realizada por la multiagencia Organización de Crimen y Drogas (OCDETF) por sus siglas en inglés, abarcó pesquisas en Brownsville, San Antonio, Houston y Corpus Christi, Texas.

El equipo de Peña y la dirigencia tricolor se deslindaron de inmediato. Yarrington era investigado por la PGR por relaciones con el narco, pero hasta ahora EU concreta las acusaciones.  A principios de año, cuando sucedía aquello, Peña declaraba el 11 de febrero que el gobierno federal preparaba una campaña desde el extranjero para desprestigiar a su partido relacionándolo con el narco. Luis Videgaray, coordinador de la campaña peñista, pidió al inculpado acudir a las autoridades para aclarar su caso. “Nos deslindamos de la conducta delincuencial de la que se le acusa”, apuntó.

Yarrington mantiene la página web http://www.tomasyarrington.org.mx/, donde aparece en fotos en actividades públicas al lado de Peña Nieto, en el año 2005, cuando el ahora aspirante presidencial desarrollaba su campaña para la gubernatura del Edomex. Pero también hay otras, donde se aprecia al de Tamaulipas practicando la pesca deportiva a bordo de un lujoso yate o montando a caballo en paisajes montañosos. En febrero de este año, un colaborador de Yarrington, Antonio Peña Argüelles, fue relacionado con los Zetas y el asesinato del candidato a la gubernatura de Tamaulipas, Rodolfo Torre Cantú. Peña recibió el 29 de noviembre de 2011 un mensaje del presunto líder de “Los Zetas”, Miguel Ángel Treviño Morales, “El Z-40”, que decía: “su hermano (Alfonso) ha estado diciendo que usted y Tomás Yarrington, junto con (Jorge Eduardo) Costilla (líder del cártel del Golfo), asesinaron al candidato a gobernador Rodolfo Torre Cantú porque afectaba al negocio de la construcción y estaba patrocinado/ protegido”.

Alfonso Peña —hermano de Antonio— fue encontrado asesinado el 29 de noviembre de 2011 en Nuevo Laredo; junto al cuerpo había una manta en el que se acusaba a Antonio de supuestamente haber robado cinco millones de dólares de “Los Zetas”.

Otros dos ex gobernadores son investigados por sus relaciones con el crimen organizado, Manuel Cavazos Lerma y Eugenio Hernández.

El nuevo PRI no podría evitar que  sus políticos los relacionen con el narco. En el Estado de México, todos los alcaldes de la región sur han sido cooptados para trabajar y cooperar con los grupos criminales de la región. La corrupción alcanza incluso Valle de Bravo, destino turístico de políticos, artistas y empresarios e involucra a ediles de otros partidos políticos.

La protección para este tipo de alianzas ha sido histórica pero se transformó en costumbre desde la administración del ex gobernador Arturo Montiel, tío de Enrique Peña.

Recientemente cuatro militares, el teniente coronel Silvio Hernández Soto, el general de brigada, en retiro desde abril del 2012, Ricardo Escorcia y los generales Tomás Ángeles y Roberto Dawe, fueron detenidos cuando un MP federal les giró orden de presentación.

Ángeles fue, del 2006 al 2008, subsecretario de la Defensa Nacional, quien perdió esa Secretaría cuando se nombró a Francisco Galván. Ángeles fue también secretario del titular de la Sedena. Enrique Cervantes, entre 1995 y el 2000. Enrique Peña trató a Ángeles cuando éste lo acompañó a un foro sobe seguridad organizado por la Fundación Colosio en San Luis Potosí. En otro deslinde, el aspirante priista pintó su raya con el personaje. Al detenido se le buscan nexos con los Beltrán Leyva y el mismo Joaquín Guzmán.

Pero si Peña estuvo con él, a López Obrador le tocó deslindarse de un coronel, Isidro Hernández Soto, quien había sido parte del equipo de seguridad del tabasqueño en el 2006.

Dawe, el último detenido, trabajó en el Cuerpo de Guardias presidenciales en Los Pinos.

Por lo pronto, en redes sociales se ha convocado a una manifestación a favor de Enrique Peña para el 9 de junio, patrocinada por las principales universidades del país.

En ese contexto una página web, www.peñavuela.com, recopila fotografías de una residencia a la que supuestamente asiste Peña en Miami y cuya renta cuesta 8 mil dólares mensuales. Ubicada  en el Blvd. Crandon 799, Cayo Biscayne, cuenta con dos recámaras y tres baños y un precio de venta de 2 millones 950 mil 000 dólares, con cuatro recámaras y cinco baños. Una serie de 16 fotos revela el lujo del lugar, las enormes escaleras y las amplias habitaciones que incluyen salón de juegos con billar, una terraza y una alberca, entre otras cosas.

Esa misma página señala que Peña ha realizado más de 150 vuelos en aviones privados, propiedad del empresario mexiquense Juan Armando Hinojosa Cantú, entre enero del 200 y febrero del 2012 en las naves Challenger XAOHS, Falcón 50 XAPRR y Grumman V XAOEM.

El recuento que esa página presenta es el siguiente: 68 vuelos personales (bodas y viajes de descanso nacionales e internacionales); 52 vuelos político partidistas (toma de protesta de gobernadores, actos proselitistas a favor de candidatos o en reuniones con el Partido Revolucionario Institucional, asistencia a informes de gobierno); 47 vuelos de trabajo durante su gestión como gobernador del Estado de México (foros internacionales, en la CONAGO, inauguración de obras del gobierno del Edomex).

El lujo que muestran las fotos no es cualquier cosa. Un comedor para seis personas iluminado por un enorme candelabro; una alberca en forma de cruz, rodeada por palmeras y jardines y que colinda con decenas de casas de similares condiciones; enormes pasillos decorados en detalles amarillos, también iluminados por candelabros; vistas elevadas del mar y los manglares de Miami; la señorial entrada al complejo de residencias, donde aparcan carritos de golf; una enorme escalera entre pilares de piedra que se pierde en el tamaño de la construcción; baños de mármol con tina; cocina recubierta de madera; una sala con pantalla de plasma y salida a una enorme terraza, ocupada por muebles playeros y que ofrece vista al mar y sala de juegos donde destaca una enorme mesa de billar, sobre una base de madera labrad, entre otras cosas, dan forma al destino que visita el priista cuando va a Miami.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s