Imaginario oficial

* A la autoridad o a la patronal les está prohibido en las leyes locales, federales, inclusive en los convenios internacionales, entrometerse en la vida interna del sindicato y deberán abstenerse de toda intervención que tienda a limitar este derecho o a entorpecer su ejercicio legal.

 

 

Luis Zamora Calzada

“Ellos son míos de nadie más, nos pertenecen, son nuestros, busca tus afiliados en otro lado, yo aquí los tengo bajo mi control porque aquí es mi terreno, tú estás en mi terreno, no puedes dar a nadie ninguna información, ellos son y serán siempre de mi sindicato, escúchalo bien, escúchalo bien, siempre de mi sindicato, nunca se van a ir a tu sindicatucho”, le gritaba iracundo Carlos Velazco, de Comisiones Especiales del viejo sindicato oficial a maestras promotoras del Sindicato Unificado de Maestros y Académicos del Estado de México (SUMAEM), el lunes 28 de mayo en el municipio de Coatepec Harinas, mientras compartían información a maestros respecto al registro sindical, toma de nota y el ejercicio de la libertad sindical que consagran las leyes del país.

El desinformado personaje, de complexión robusta y voz muy aguda, demasiada aguda por cierto, al tiempo que hablaba, con el pecho erguido intentaba empujar a la maestra para intimidarla y quitarle las pertenencias que llevaba.

Muchos maestros y maestras miraban sorprendidos la escena, no daban crédito a lo que veían, pero cuando se acercó otro maestro promotor sindical a cuestionar al agresor, quien cambió radicalmente de actitud y visiblemente cohibido ante los presentes, le decía al maestro que le imputaba que “nomás me pegas, ¿eh?, nomás me pegas y se te vienen encima como veinte o veinticinco, yo aquí soy muy popular, todos me quieren, ¿eh?”.

No iba con veinticinco, pero sí le acompañaban al menos tres incondicionales más, quienes interceptaban a los maestros que habían recibido información de los promotores sindicales para decirles que no creyeran, que no era cierto lo que les habían dicho, que recordaran que su plaza se la debían al viejo sindicato, que no olvidaran todos los favores recibidos de sus representantes y que por eso no era justo que recibieran la información, que no leyeran porque eso les perjudicaría, les inquietaría y perderían su tranquilidad.

Una copia de hechos idénticos ocurrían en Ixtapan de la Sal, protagonizada increíblemente por un integrante de la Subdirección Regional, quien nada tiene que ver en materia sindical, de nombre Carlos y de apellido Arizmendi, por cierto, según dijeron, compadre del primer Carlos agresor.

Al frente de cuatro o cinco acompañantes también enfrentaba a las maestras promotoras del SUMAEM. En un intento por despojarlas de sus pertenencias, intervino una persona de la sociedad ixtapense, a quien le dijeron que “tú no te metas, porque tus hijos la van a pagar”, iniciando un intercambio de comentarios que no llegaron a mayores, pero que son ilustrativos de prácticas de cooptación e intimidación de una instancia educativa entrometiéndose en asuntos sindicales que no le competen.

El titular de la Subdirección Educativa, Humberto Romualdo Rojas, por cierto ex integrante de la dirigencia del viejo sindicato, tomándose atribuciones fuera de su competencia y en actuación contraria a derecho, llegó al extremo de enviar a su personal al centro de trabajo de una maestra integrante del sindicato independiente para preguntar qué quería, qué le hacía falta, por supuesto en una posición amenazante y violatoria de la legalidad, porque a la autoridad o a la patronal les está prohibido en las leyes locales, federales, inclusive en los convenios internacionales, entrometerse en la vida interna del sindicato y deberán abstenerse de toda intervención que tienda a limitar este derecho o a entorpecer su ejercicio legal.

En los municipios de Zacualpan y Tonatico los enviados de la Subdirección Regional y del viejo sindicato, en un “desplegado táctico”, con cámaras en mano y videos, grababan y sacaban fotografías al por mayor, de todos los ángulos posibles, a los promotores sindicales del SUMAEM y a los profesores que recibían la información.

Un maestro de la región que regresó por algunos folletos, enojado comentaba no dar crédito a la actitud de los representantes del sindicato oficial, porque le habían quitado sus documentos, pero que ahora llevaría uno a cada maestro de su escuela, que no eran tarugos y no eran propiedad de ese sindicato, que ellos supieran que no tenían dueño alguno. “Estos nos quieren ver como su ganado y no lo somos”, dijo con coraje, “les dejo mi correo electrónico, mándenme información, quiero saber más, en mi computadora estos no se pueden meter”.

Los hechos hablan por sí mismo, son un verdadero insulto a la inteligencia. Las instancias gubernativas de la entidad impiden el ejercicio de la Libertad Sindical, la Secretaría General de Gobierno y la de Educación deben evitar estas actuaciones “oficiales” que les dejan en entredicho, porque los maestros sí nos informamos y actuamos conforme al Estado de Derecho.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s