La primavera mexicana

* Para los que creen que es posible montar cualquier proceso educativo o informativo sobre lo que pomposamente han dado por llamar “nuevas tecnologías”, sería bueno que se enteraran de que nos encontramos muy por debajo de países como Brasil, por poner una comparación con respecto a América Latina, y que con respecto a la OCDE, ni por donde salvar la cara: tenemos solamente la tercera parte de la cantidad de usuarios conectados a internet con respecto al promedio de los usuarios de los países que pertenecen a esa organización.

 

Darío Villaseñor/ Rebelión

Poco más de dos de cada diez casas en México tienen acceso a internet ilimitado, que, no se sabe por cuánto tiempo, seguirá siendo de tarifa plana y seguirá manteniendo la libertad de internet más no la calidad del servicio.

Evidentemente, por las profundas disparidades económicas existentes en nuestra nación, la distribución de hogares con internet varía. Mientras en el Distrito Federal, Nuevo León, Sonora y Baja California la proporción de hogares conectados fue de 4 por cada 10 casas, en Guerrero, Oaxaca y Chiapas la proporción descendía a una de cada 10 casas, lo que viene a ser otro ejemplo de cómo las disparidades económicas se reflejan incluso en estos asuntos, a despecho de lo que los entusiastas posmodernos de las tecnologías quisieran pensar, ya que Nuevo León y Guerrero tienen, respectivamente los municipios más ricos y más pobres de la nación. O en el Distrito Federal, una Delegación, Benito Juárez, tiene un nivel de vida equivalente, en promedio, al de varias ciudades europeas, mientras que Chiapas es la cuna de la Rebelión Zapatista.

Y de esas dos casas que tienen, el nivel de estudios indica mucho de quienes sostienen una conexión de internet permanente. Solamente 2 de cada 10 de los que tienen educación primaria tienen conexión a internet en sus casas. La cifra se duplica en el nivel inmediatamente superior de educación hasta llegar a que 8 de cada 10 usuarios que tienen educación de posgrado (Maestría y Doctorado) de los que tienen conexión permanente. Entre todos estos enchufados a la red, solamente suman el 22.9% de hogares conectados.

De la población que sostiene una conexión permanente, 53.4% da prioridad al aspecto educativo, 44% a la comunicación, 37.9% al entretenimiento y 32.2% al trabajo, aunque según la interpretación que dan en el periódico El Universal, comentando esta noticia, 57.4% de los usuarios utilizan internet para comunicarse, 35.7% para apoyar la educación; 2.6% para operaciones bancarias, 1.2% para interactuar con el gobierno, en tanto que 1.3% para otras actividades.

Todos estos datos fueron obtenidos, básicamente, de una encuesta elaborada por INEGI entre 2009 y mayo de 2010 (no se encontró otra más reciente) y se desconoce hasta el momento de redactar estas líneas si existe un estudio relacionado con el uso de internet en la población mexicana.

Así que, de una población de 110 millones de mexicanos que viven en territorio nacional al momento de la encuesta, solamente tienen conexión permanente a internet 30 millones de usuarios y dos de cada diez casas, aunque casi 40 millones de usuarios manifestaron tener equipos de computación, lo cual por cierto, agrava el problema de seguridad informática en un país en donde el Estado es incapaz de ver ni por sobre vivencia propia ni empresarial la inconveniencia de tener 10 millones de computadoras sin protección por qué seguramente la abrumadora mayoría tiene el sistema operativo propietario de Microsoft desfasado y ninguna política de seguridad, y sin contar que la gran mayoría de los conectados tampoco tienen políticas de seguridad. Y no se está contemplando en éste estudio la gran cantidad de dispositivos móviles en manos de usuarios que desconocen “el abc” de la mínima seguridad. El 26.3% de los que manifestaron no tener una conexión a internet en sus casas, dijeron que simple y llanamente no contaban con recursos para financiar la conexión.

Para los que creen que es posible montar cualquier proceso educativo o informativo sobre lo que pomposamente han dado por llamar “nuevas tecnologías”, sería bueno que se enteraran de que nos encontramos muy por debajo de países como Brasil, por poner una comparación con respecto a América Latina, y que con respecto a la OCDE, ni por donde salvar la cara: tenemos solamente la tercera parte de la cantidad de usuarios conectados a internet con respecto al promedio de los usuarios de los países que pertenecen a esa organización.

Y si bien aproximadamente la tercera parte de la población mexicana tiene una conexión permanente a Internet, no se traduce necesariamente en que esta población se conecte de manera diaria a la misma. Es casi seguro que solamente una parte de esta población es la que se encuentra constantemente involucrada en las redes sociales, los correos, los twiters y las protestas que por corren por la internet y que están causando gran malestar en las clases dominantes y castas mexicanas. Suponiendo que el cien por ciento de los mexicanos que se conectan en redes sociales y que sus twiters y correos dependen de la actividad de las redes sociales y sus protestas (quien esto escribe no entra en esa contabilidad), el gobierno, la clase dominante y sus castas que de divinas tienen un carajo pero de fastidiosas y racistas bastante, tienen miedo de la actitud de la tercera parte de la población, en principio. Pero si asumimos que no necesariamente todos los usuarios son opositores al gobierno actual ni a la herencia neoliberal de treinta años, y que de los que son opositores solamente una parte es la que se conecta y vincula de manera permanente a las protestas cibernéticas, el gobierno y las grandes empresas tienen miedo de unos pocos millones de mexicanos que por lo demás es posible que no salgan del entorno cibernético de sus protestas, en su mayoría. Aunque nada se podría decir claramente sobre esto último, por qué se sabe que la mayor parte de los usuarios son jóvenes: 66.8% de los usuarios tienen entre 12 y 34 años, y la cantidad de los hombres usuarios es ligeramente mayor al de las mujeres.

Sobre este pobre entorno tecnológico que es también una manifestación de la pobreza permanente en la que 30 años de depredación neoliberal económica han sumido a la mayoría de la población mexicana, es que se tejen los sueños de varios y el terror de pocos.

En algún otro lugar se dijo que la revolución no será televisada. Pero aunque lo que está sucediendo con los jóvenes que protestan por la manipulación descarada mediática y fascista que apoya a candidatos que bien se les puede calificar de ídem, dista de ser una revolución y más bien se está presentando como un movimiento reformista y legal que no debería de generar problema alguno en una nación que mantuviera vigente un mínimo orden burgués, las autoridades que administran este congal llamado México y sus amos que están acostumbrados a despreciarnos y tratarnos como idiotas, están muy preocupadas por no decir francamente asustadas por el cariz que la protesta juvenil y no tanto está tomando. Ya se ve que exactamente como en las primaveras árabes, la imbecilidad y la soberbia gubernamental y empresarial y el desprecio racista que ha caracterizado a los poderosos mexicanos desde tiempos remotos y que cree que puede jugar el clásico garrote-zanahoria como la única respuesta que tienen ante una clase media aterrorizada por el futuro y a un proletariado desorganizado pero harto ya de la suerte que le ha tocado, es lo que está haciendo que el movimiento, junto con la defensa del voto, se radicalice incluso a pesar de si mismo. Hasta donde llegue todo esto es algo que se verá en las próximas semanas, pero cualquier desenlace trágico será, pura y llanamente, responsabilidad primordial de los señores de la horca y el cuchillo (aunque ahora no evidentes como antes) que no quieren entender que al aplicar la máxima infame de todo para nosotros y nada para los demás, están preparando el camino de la revuelta y la tragedia para todos.

FUENTES:

 

– INEGI: COMUNICADO NUM. 413/10. 8 DE DICIEMBRE DE 2010, AGUASCALIENTES, AGS., MÉXICO: “EN MÉXICO 38.9 MILLONES DE PERSONAS USAN UNA COMPUTADORA Y 32.8 MILLONES USAN INTERNET”.

 

http://www.inegi.org.mx/inegi/contenidos/espanol/prensa/comunicados/modutih10.asp

 

– INEGI: USUARIOS DE INTERNET EN MÉXICO.

 

http://www.inegi.gob.mx/est/contenidos/espanol/temas/Sociodem/notatinf212.asp

 

– EL UNIVERSAL: “SÓLO 22% DE MEXICANOS TIENEN INTERNET: INEGI”. CD. DE MÉXICO, LUNES 15 DE MAYO DE 2011.

 

http://www.eluniversal.com.mx/notas/765897.html

 

– EL UNIVERSAL: “MÉXICO REZAGADO EN EL USO DEL INTERNET EN AMÉRICA LATINA”. CD. DE MÉXICO, MARTES 18 DE MAYO DE 2010.

 

http://www.eluniversal.com.mx/finanzas/79422.html

 

– BOLETÍN DE POLÍTICA INFORMÁTICA No. 1, 2003: “PRIVACIDAD Y PROTECCIÓN DE DATOS PERSONALES EN INTERNET. ¿ES NECESARIO CONTAR CON UNA REGULACIÓN ESPECÍFICA EN MÉXICO?”, DISPONIBLE EN LAS PÁGINAS DEL INEGI.

 

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s