Ojo social

* Atildado y carismático, Peña lidera una nueva generación de dirigentes del PRI, el tradicional partido acusado persistentemente en el pasado de amañar elecciones y premiar o castigar a sus opositores, según las circunstancias. Ese perfil llevó al poeta mexicano Octavio Paz, ganador del premio Nobel de Literatura en 1990, a calificarlo de “ogro filantrópico”.

 

Emilio Godoy/ IPS

La sociedad civil desempeñará un papel central, según expertos, en el seguimiento del gobierno surgido de las elecciones del domingo 1 en México, presumiblemente encabezado por Enrique Peña, del opositor Partido Revolucionario Institucional (PRI).

En comparación con 2000, cuando el PRI perdió el gobierno que detentó ininterrumpidamente durante 70 años, ha crecido el número de organizaciones sociales, su ámbito de acción se ha extendido y su influencia política es mayor.

La sociedad civil “debe plantarse firmemente y tener exigencias claras, especialmente en los temas que más interesan y que las anteriores administraciones no han sabido responder”, dijo a IPS el director de Defensa de la no gubernamental Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, el abogado Octavio Amezcua.

“Hay que asegurar que no haya impunidad para los crímenes que se han cometido en pasados gobiernos y establecer una clara estrategia contra el crimen organizado, desde una perspectiva de los derechos humanos”, explicó.

Peña, un abogado que cumplirá 46 años este mes, acumula una ventaja de seis puntos porcentuales, que equivalen a casi tres millones de votos, sobre el candidato izquierdista Andrés López Obrador, según los resultados preliminares del Instituto Federal Electoral, el organismo responsable de los comicios generales.

Los conteos finales por distrito de votación comenzarán el miércoles 4, tras lo cual el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación tendrá hasta septiembre para declarar la validez de los comicios.

Luego de asumir el cargo en diciembre de 2006, el gobierno del conservador Felipe Calderón desplegó a miles de soldados y policías para combatir a las mafias que pelean por las rentables rutas de distribución de drogas ilegales hacia Estados Unidos.

El recuento de las secuelas de ese plan está inscrito en tinta roja, con más de 60 mil personas muertas, 10 mil desaparecidas y 250 mil desplazadas de sus hogares, según datos de organizaciones defensoras de los derechos humanos.

En la campaña electoral, Peña aseguró que mantendría la lucha antinarcotráfico, pero con una nueva estrategia, sin especificar cuál sería esta.

Atildado y carismático, Peña lidera una nueva generación de dirigentes del PRI, el tradicional partido acusado persistentemente en el pasado de amañar elecciones y premiar o castigar a sus opositores, según las circunstancias. Ese perfil llevó al poeta mexicano Octavio Paz, ganador del premio Nobel de Literatura en 1990, a calificarlo de “ogro filantrópico”.

“Es la hora de un ciudadano vigilante. La sociedad ha avanzado. Ojalá veamos que no se debilite sino que cobre más fuerza”, dijo a IPS la activista Maite Azuela, de la Asamblea Nacional Ciudadana (ANCA), una red de personas y organizaciones surgida durante la campaña para las elecciones intermedias de 2009.

ANCA lleva a cabo una encuesta electrónica llamada “La mera elección”, que incluye 12 preguntas sobre temas como la despenalización de las drogas, Internet libre y neutral, la transformación del sistema político, educación, competencia en el mercado televisivo, seguridad ciudadana y protección ambiental.

En México han surgido desde el año pasado movimientos sociales que reconfiguran la escena pública. En abril nació el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, que agrupa a familiares de víctimas de la violencia y que demanda un cerco contra la impunidad y reparación del daño.

En mayo despuntó Yo Soy 132, de organización horizontal y declarado apartidista, compuesto por estudiantes de las universidades públicas y privadas que propugnan la democratización de los medios electrónicos de comunicación y la revisión de sus vínculos con los poderes político y económico.

“La oposición social al PRI que se organizó en las últimas semanas de la campaña debe ser tomada con seriedad”, escribió este lunes en el diario Reforma el analista Jesús Silva.

“No sé si el PRI ha cambiado en estos años, pero México sí. Al final de cuentas, el PRI va a encontrar un país que espera gobiernos que rindan cuentas, que cumplan con sus promesas. Si no, los van a sacar con las urnas”, dijo a IPS el vicepresidente de Programas del estadounidense Centro Woodrow Wilson, Andrew Selee.

“Los mexicanos están decepcionados con los gobiernos. La gente espera que no les mientan más, que sí haya ciertos principios de debates públicos y de rendición de cuentas. La ventaja del PRI es que es un partido muy maleable, que desea la legitimidad”, sostuvo.

“En el entendido de que México ha cambiado, el PRI también debe cambiar su repertorio para responder a ello”, añadió Selee, quien presenció la jornada dominical.

En mayo, más de 300 organizaciones no gubernamentales de todo el país coincidieron en una reunión para definir una serie de propuestas, que fueron entregadas a los candidatos presidenciales, y en un mecanismo de seguimiento para su aplicación en las políticas nacionales y en la agenda parlamentaria.

Los 500 diputados y 128 senadores elegidos el domingo asumirán sus cargos el 1 de septiembre, mientras que el sucesor de Calderón lo hará el 1 de noviembre.

“Hay un riesgo de que las instituciones sean debilitadas. El PRI va a hacer lo posible por cooptar esas instituciones. Vamos a estar pendientes de eso y esperamos que haya un crecimiento de los movimientos sociales”, advirtió Amezcua.

“Nuestra agenda es para el Congreso legislativo. Hay que unirla con la de la cumbre. Cuando concluyamos la consulta, vamos a entregar los resultados”, aseguró Azuela.

La encuesta de la Asamblea Nacional estará abierta por unas semanas más y, a su conclusión, las organizaciones comunicarán los datos a los nuevos diputados y senadores.

Los nuevos movimientos son “genuinos” y “representan corrientes de opinión y demandas reales de la sociedad mexicana”, puntualizó Selee.

“Lo que pueden logar, por un lado, es incidir en la estrategia contra el crimen organizado y, por otro, influir en el nivel de transparencia del próximo gobierno. Son un ejemplo de una sociedad mucho más despierta, herencia de 12 años de ejercicio democrático y un esfuerzo de mucho tiempo de abrir el sistema político”, apuntó el especialista.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s