Día Cuatro

* Obrador todavía no protesta. El camino legal que sigue es el que marca el propio IFE. Las protestas las encabezan los ciudadanos. Peña insiste. Descalifica los videos y las fotos donde se muestran desmanes en casillas electorales y asegura que AMLO es mal perdedor. “¿Quién dice que los video no han sido armados por la oposición?”, apunta reflexivo, con la mano sobre la barbilla pero con el gesto de quien se sabe prácticamente intocable, todopoderoso.

 

Miguel Alvarado

Debajo de los puentes de Paseo Tollocan, frente al conglomerado de una tienda de Aurrerá, en el cruce de Isidro Fabela y Cinco de Mayo en Toluca, una gran familia de empobrecidos vive, al amparo del techo sin paredes que la autopista les puede ofrecer, desde hace más de un año. Allí, en una jardinera acondicionada con muros –por decirlo de alguna manera- de cartón y láminas sobre botes de basura y cubetas, gobiernan dos personajes gordos, enormes y sucios. Estos reyes del cochambre, los verdaderos jodidos del México de Calderón y de la Toluca de Peña, despojos sin otra cabida que no sea en la calle, han elegido no protestar pero sí iniciar una empresa que controla a los limpiaparabrisas del rumbo y a los niños que piden dinero. Algunos ambulantes se han unido a ese país interno que representan los marginados que no incluye el “132”, y entre todos obtienen el dinero para sobrevivir. Pagan a los policías municipales para que los dejen en paz y más o menos los cuiden. El grupo lo forman unas 10 personas pero tiene gran rotación, como cualquier empresa. Así y todo, no pueden evitar enterarse de que Enrique Peña es el presidente de México y creen que con él les irá mejor. Y eso significa que los dejen vivir en ese puente salvador que además les entrega en bandeja algunas de las calles con mayor afluencia de la ciudad.

Metros adelante, una de las sucursales de Telmex, propiedad de Carlos Slim, el hombre más rico del mundo y nuevo socio del gobernador mexiquense Eruviel Ávila, da clases sobre la importancia de la comunicación. Telefonía, internet y televisión en uno solo paquete y a precios accesibles para todos son su negocio y lo hace bien. En esas oficinas, donde se exhiben computadoras y al menos tres maneras de pagar las cuentas, construyeron nichos al estilo de las iglesias católicas, pero en lugar de santos, vírgenes o jesucristos, esos espacios los ocupan con pequeñas tarjetas rígidas que explican la promoción del mes a todo aquel que se acerque curioso. Dios no tiene cabida en el país más católico del mundo, menos cuando espejismos más concretos tienen en sus manos lo importante. La administración de la religión ha perdido poder en el sistema de control que poco a poco se ha creado en el país y ahora hasta un hombre de apodo vegetal es más importante que los Diez Mandamientos, sustituidos adecuadamente por bandas anchas y canales por cable, todavía más intangibles que cualquier mesías.

Carlos Slim, a quien se coloca detrás del movimiento “Yosoy132” ha mantenido bajo perfil la semana posterior a las elecciones mexicanas. Y ha hecho bien. El sentido común le dicta que no tiene ninguna necesidad de escuchar lo que para muchos es el preludio a la desobediencia civil organizada en repudio de la manipulación electoral, de la impunidad cotidiana y de la asociación que la ciudadanía hace entre autoridades y grupos criminales, especialmente narcotraficantes. Nadie puede probar nada. Para el gobierno, si le conviene, nadie es corrupto y el narco es todavía una subterránea actividad que mata, nada más, a quienes trabajan para ella. Y aunque todos saben que no es verdad es imposible obtener un acta firmada que avale. Si la hay, será desvirtuada fácilmente, como Peña lo hace con las protestas multitudinarias en todo el país. El virtual ganador dice a la BBC de Londres que Andrés Manuel es el que organiza todo, que no sabe perder. Horas antes, el presidente Calderón decía lo mismo. “Era previsible que así se comportara”.

Pero Obrador todavía no protesta. El camino legal que sigue es el que marca el propio IFE. Las protestas las encabezan los ciudadanos. Peña insiste. Descalifica los videos y las fotos donde se muestran desmanes en casillas electorales y asegura que AMLO es mal perdedor. “¿Quién dice que los video no han sido armados por la oposición?”, apunta reflexivo, con la mano sobre la barbilla pero con el gesto de quien se sabe prácticamente intocable, todopoderoso.

Para el opinador Carlos Figueroa, “el proceso electoral en México en este 2012, como el de 2006, está matando a la democracia. El asesinato de la democracia que hoy observamos, comenzó en 2005 con la multimillonaria inversión que desde ese año hicieron los grandes poderes fácticos mexicanos para promover la imagen del que ya se perfilaba como candidato del PRI, Enrique Peña Nieto. El duopolio televisivo hizo suyo a dicho candidato y como lo ha denunciado el diario londinense The Guardian, cientos de millones de dólares fueron invertidos en promover la imagen de Peña Nieto y en denostar la de Andrés Manuel López Obrador”.

Mientras los eruditos repasan la crónica del triunfo priista, las principales ciudades mexicanas muestran su descontento y al menos los estudiantes protestan. Nadie sabe, más allá del recurso legal de revisar urnas, qué pasará después, cuando los que contaron por primera vez cuenten por segunda, idénticamente, y entreguen a Peña la maltratada banda presidencial.

El diputado federal perredista Gerardo Fernández Noroña, polémico pero acertado, resumió de un plumazo la realidad mexicana. “Si gana AMLO, la gente va al zócalo. Si gana @josefinaVM, la gente va al Ángel. Y si “gana” @EPN va a Soriana. Qué cosas”, publicaba en la red social de twitter.

Como él, pero desde el extremo, el mandatario mexiquense Eruviel Ávila tuvo por fin algo que hacer. Desde Valle de Bravo, donde su presencia no es casualidad, explicaba en confortable retórica pleistocénica, que su gobierno había entregado 170 mil monederos electrónicos de Soriana a estudiantes primaria y secundaria desde marzo, como parte del programa social denominado “10 Acciones por la Educación” y que caducarán hasta noviembre. Ese monedero, cuenta el reportero de La Jornada, Israel Dávila, otorga 500 pesos a los alumnos y son canjeables en tiendas como las de Soriana. “Desde luego que voy a seguir (entregándolas). Lo que haremos es revisar la forma, el procedimiento de cómo se entregan. Vamos a hacer entrevistas con los beneficiarios para ver cómo se sintieron en la atención y demás, para ver si se sigue con esa modalidad o se entrega con alguna otra”, dijo al final.

El mismo fenómeno, las compras de pánico con tarjeta priista, se registró en algunas bodegas Aurrerá del Edomex, pero el ejemplo de Soriana cundió. Aquella empresa no tuvo manera de defenderse cuando los usuarios subieron a las redes sociales los tickets de compra en donde se leía un concepto catalogado como “Beneficios PRI”.

Otro que repartió tarjetas de descuento fue Geovanni Ramírez, director del Instituto Municipal de la Juventud en Toluca, quien anunciaba en twitter que estaba “entregando tarjetas de descuentos Armala En Grande en la Telesecundaria 499 de Capultitlán”, el 5 de julio.

La estrategia de los monederos electrónicos no es nueva, pero hasta ahora se descubren sus bondades públicamente. Otra tarjeta mexiquense, inscrita en el programa “Mujeres trabajadoras”, que agrupaba a 127 mil mujeres, principalmente campesinas y que recibían 500 pesos mensuales, fue reactivada luego de dos años de terminada. Promotores priistas que trabajaron el día de la elección en la zona de San Andrés Cuexcontitlán, también en Toluca, convencían a quienes la poseían de votar por Peña. “En esa tarjeta se les depositarán mil 500 pesos a cada una de las que vote por el candidato. Los resultados nos dirán si ustedes cumplieron”, decían los priistas. Así, muchas votaron sin la mínima seguridad del pago y cuando lo reclamaron, les dijeron que lo harían, y que incluso les regalarían y activarían otra tarjeta, La Efectiva, usada en la campaña de Eruviel Ávila del 2011. Han pasado cuatro días y al menos en aquella región nadie ha recibido compensación.

Otras denuncias vinculaban a Soriana con el supuesto fraude electoral. “En Tultepec, México, en la calle San Pedro esquina con San Francisco existe un centro de entrega de despensas a adultos mayores del gobierno del Estado. El 20 de junio fue cerrado con sellos de Soriana, identificándolo como “concesionario”. A la fecha todavía existen los sellos. Eso demuestra el vínculo de Soriana con el PRI y el gobierno estatal”, escribía un usuario de La Jornada.

El engaño y descaro con el que el PRI y la Federación intervinieron el proceso electoral detonó en todas partes. No era necesario que fuera verdad, como no lo era el resultado final para la mayoría ciudadana, para creer lo que Anonymous, el grupo de expertos cibernéticos revelaba: que el presidente del IFE,  Leonardo Valdés Zurita, había recibido 100 millones de pesos para favorecer la campaña de Peña Nieto. Otros datos se filtraron. Que Soriana había vendido al gobierno mexiquense 568 mil despensas en 2010, por un costo de 129 millones 986 mil 800 pesos, según datos de Transparencia, cuando todavía gobernaba Peña.

Que se podían instalar en el país 143 mil 437 casillas como máximo, ni más ni menos, pero se instalaron 144 mil 13, según la base de datos del PREP.

Que, según esa base de datos, hay mil 829 casillas con más votos que votantes en la lista nominal y que la casilla con más votos tiene 2 mil 221, pero su lista nominal es de 670 eran sólo pequeñas muestras.

Peña, el probable ganador, no salía de su postura, por otra parte normal. “Mi rechazo a las prácticas del pasado es contundente”, apuntaba en una entrevista.

Para el analista Gonzalo Fernández Ortiz, la izquierda mexicana se lleva tres lecciones importantísimas de este proceso electoral: “las derechas definen estrategias cada vez más unitarias y agresivas… la estrategia de la izquierda partidaria de plantear un mensaje centrista le deslegitima como alternativa, a la vez que no le permite alcanzar el gobierno y ha sido la sociedad civil organizada la protagonista de la confrontación con la derecha, y no el PRD”.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s