El Castillo de Paulette

* El ex procurador del Edomex, Alfredo Castillo, es custodio de uno de los secretos más penosos generados en la administración de Peña Nieto al frente del Estado de México y que reveló el grado de corrupción en la Procuraduría estatal, confirmando que ésta es efectiva solamente para quienes pueden comprar la justicia.

 

Miguel Alvarado

Alfredo Castillo Cervantes abandonó la titularidad de la Procuraduría General del Estado de México para incorporarse al equipo del virtual presidente de México, Enrique Peña Nieto. El caso de Castillo es curioso. Premiado siempre por sus fallas, ha escalado en la esfera política desde que el caso de la muerte de la niña Paulette Gebara lo catapultó al primer círculo del entonces gobernador del Estado de México.

Castillo deja pendientes graves, que pintan un panorama desolador que además contradice al propio Peña. La inseguridad en el Estado de México es, desde hace años el principal problema y no puede resolverse. El diario local Alfa recuerda que Castillo deja tras de sí 328 ejecuciones tan sólo en el 2012 y un ominoso señalamiento de la propia ONU donde se ubica a la entidad como una de las que concentras mayor número de feminicidios.

Los políticos mexiquenses atraviesan por una crisis de credibilidad. Peña mismo, desaparecido del escenario público luego de ganar las elecciones más cuestionadas de la historia nacional, se encuentra todavía en el nudo de una demanda perredista por compra de votos y uso ilegal de recursos. Una cuenta bancaria exhibida por el senador Ricardo Monreal que involucra al gobierno del Edomex y al coordinador de la campaña priista, Luis Videgaray, indica movimientos por más de 8 mil millones de pesos en meses electorales. La cuenta, ubicada en Scotiabank, ha sido defendida y “aclarada” por el gobernador mexiquense Eruviel Ávila y por el secretario de Finanzas, Raúl Murrieta, quienes consideran demandar al senador. En respuesta, Monreal volvió a mostrar movimientos por 50 millones de pesos hacia un particular, Marco Antonio González, desde esa misma cuenta.

En ese contexto, el ex procurador Castillo volverá a hacer equipo con Peña, a quien reportaba los avances del caso de la niña Paulette en el 2010, cuando se encargaba de las investigaciones dirigidas por Alberto Bazbaz. Castillo fue el cuarto procurador en la era de Peña y el primero en la de Ávila. Era subprocurador en Cuautitlán Izcalli cuando la niña murió. Castillo “olvidó” asegurar el sitio de las investigaciones, lo que entorpeció todo el proceso. El caso de niña, hallada en su propia cama días después de desaparecida, tuvo que pasar por 14 reconstrucciones, el despido de Bazbaz y hasta una página web para aclarar a la opinión púbica los dislates del equipo de la Procuraduría. La actuación de Castillo fue documentada en un libro, “Paulette. Lo que no se dijo”, del periodista Martín Moreno, quien en recupera parte de las declaraciones oficiales de los padres, Mauricio Gebara y Lisette Fara, a la PGJEM:

“Sí, yo sé dónde se encuentra Paulette, y solamente se los diré si me ayudan, de forma legal, para que yo no tenga ningún problema con la justicia… tengo el temor de irme a la cárcel… estoy desesperado —reveló Mauricio al subcomandante Juan José Granjeno Olascuaga y al policía ministerial R-3, Ricardo Arturo Prida Galicia, quienes formaron parte de la investigación para encontrar a Paulette Gebara Farah…”, recuerda el autor.

La madre también declaró y confirmó lo dicho por el esposo:

“Yo sé dónde está Paulette, y también sé quiénes la desaparecieron… fue mi esposo Mauricio —declaró Lisette Farah, madre de la niña, a Granjeno Olascuaga y a Prida Galicia—. Los agentes de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM), tras la confesión de Lisette, regresaron con Mauricio. “Su esposa lo acusa de haberlo planeado todo”, le dijeron.

– Como les dije, yo sé dónde está mi hija, y también están involucradas mi esposa y las nanas, Erika y Martha…”, corroboró Mauricio.

Martín Moreno apunta que lo anterior se encuentra asentado en la averiguación previa AM/HUIX/III/286/2010. Aquel año, Castillo justificaría que el cadáver de la niña no oliera porque “estaba como embalsamada”.

El caso le costó a Bazbaz, jefe de Castillo, el cargo de procurador, pero al segundo le abrió la oportunidad política de su vida. Primero fue nombrado por Peña encargado del despacho y luego fue oficializado al frente de la PGJEM. Castillo, dicen, habría presentado su renuncia dos veces a Eruviel Ávila, quien la rechazó sin argumentos públicos.

Castillo es custodio de uno de los secretos más penosos generados en la administración de Peña Nieto al frente del Estado de México y que reveló el grado de corrupción en la Procuraduría estatal, confirmando que ésta es efectiva solamente para quienes pueden comprar la justicia.

Pronto, Castillo comprendió que su nuevo encargo necesitaba de publicidad y que no bastaban los golpes de suerte mediáticos, de los que se ufanaba por meses, aunque el resultado de los procesos no se diera a conocer al público. Así, se enroló en las filas de los comentaristas del diario El Universal, donde narraba “casos estremecedores” que sus servidores públicos enfrentaban y resolvía con atingencia inusitada. Siempre estuvo ahí, en medios masivos, otorgando entrevistas y puntos de vista, aunque los resultados reales eran otra cosa.

Los casos de feminicidio en la entidad suman hasta la fecha 522 impunes, según datos del Observatorio Ciudadano del Femenicidio. Otros casos, como la fuga del asesino César Librado Legorreta, “El Coqueto”, ubicaron a su dependencia en el centro de una serie de burlas en redes sociales y a Castillo como un hombre con poca suerte, a quien el lado político se le daba muy bien mientras la efectividad laboral no interfiriera.

Como sea, Castillo es uno de los hombres más importantes para Peña Nieto, quien prefiere tenerlo cerca de él, aunque no precisamente por sus logros públicos. El próximo presidente de México se dedica a amarrar sus cabos sueltos.  Para Castillo, la experiencia al frente de la Procuraduría deja una institución con avances significativos y destaca la detención de personajes importantes del crimen organizado.

Citado por el órgano oficial de comunicación del gobierno estatal, El Sol de Toluca de Mario Vázquez Raña, el ex procurador cree que las cifras que entrega lo pintan de cuerpo entero: “de 52 asuntos registrados el año pasado, 51 se resolvieron; mientras este año de 35, van 25 aclarados, y la entidad es la que tiene más sentencias condenatorias por feminicidios, 12. Somos el área que mejor trabaja, tenemos un porcentaje mayor que cualquier no sólo estado, inclusive yo podría afirmar de cualquier país del mundo. Tenemos una fiscalía que se dedica única y exclusivamente a la atención de homicidios contra las mujeres y es un tema que a lo mejor no ha permeado mucho, pero trabaja muy bien”, dijo de sí mismo.

Mientras, el grupo de Peña cabildea cuotas con gobernadores priistas bajo el pretexto de discutir un paradójico Plan Nacional Anticorrupción y prepara una política de desagravio para Televisa que comenzó el 8 de agosto, cuando la Secretaría de Comunicación y Transportes canceló 68 concesiones de la banda de 2.5 gigahercios (GHz) a 11 compañías, entre ellas MVS, para beneficiar la entrada de nuevos operadores. Esto significa entregar a gigantes corporativos el servicio de internet para comunicaciones móviles.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s