Pobreza made in Atlacomulco

* La Oficina de Investigación en Desarrollo Humano de México del Programa de las Naciones Unidas señala que hay municipios mexiquenses que son tan pobres como la más pobre nación africana o asiática. La desigualdad en el Estado de México es emblemáticamente representada por Huixquilucan, Metepec y Coacalco, calificados como de primer mundo pero que entre una calle y otra presentan los extremos del México que nuevamente gobernará el PRI. Una calle, una barranca en Huixquilucan, es suficiente para que los precios inmobiliarios cuesten, en el lado agraciado, hasta 4 millones de dólares y en el otro, el de los 60 millones de pobres, las casas tengan techos de lámina y cartón.

 

Miguel Alvarado/ Nuestro Tiempo

“Pese a logros, hay mexicanos sumidos en la pobreza”, dice Enrique Peña en un artículo que al menos firmó como suyo y se publicó en el diario francés Le Mond, el 16 de octubre del 2012, donde asegura que la reforma laboral mejorará las condiciones de trabajo. Fiel al estilo del Grupo Atlacomulco, a Peña no le importa usar generalidades para proponer un plan que combatirá la miseria que gobiernos como el suyo han prohijado. No aclara ni revela mecanismos de operación pero muestra optimismo, aunque en el país sólo él parece creerlo. Peña sigue el guión que ha servido a los presidentes para vender México en giras extranjeras. No tendría que ser la excepción en una misión europea que lo ha llevado a poner en primer término la venta de Pemex a la IP, una jugada que los inversionistas extranjeros esperan con avidez cada vez que se renueva el Ejecutivo. Así ha sido históricamente, desde que se descubrieron las utilidades del hidrocarburo.

El tema de la pobreza, uno de los tres más sensibles para los mexicanos –los otros son la educación y la seguridad, los tres lo mismo, si somos justos- representa sin embargo, el pretexto público del mexiquense. Enarbola causas sociales y prevé, ante los dueños del mundo occidental–Francia, Estados Unidos e Inglaterra- su pronta solución. Peña llegó a Madrid y comprometió el rescate económico de aquel país como parte de una agenda de saliva que incluyó una corte de manifestantes contra su elección y que apareció en cada punto que visitaba. Nada más cándido que su arrojo financiero cuando la realidad del Estado de México, gobernado por el virtual presidente por seis años, exhibe versiones opuestas.

Así, la Oficina de Investigación en Desarrollo Humano de México del Programa de las Naciones Unidas señala que hay municipios mexiquenses que son tan pobres como la más pobre nación africana o asiática. La desigualdad en el Estado de México es emblemáticamente representada por Huixquilucan, Metepec y Coacalco, calificados como de primer mundo pero que entre una calle y otra presentan los extremos del México que nuevamente gobernará el PRI. Una calle, una barranca en Huixquilucan, es suficiente para que los precios inmobiliarios cuesten, en el lado agraciado, hasta 4 millones de dólares y en el otro, el de los 60 millones de pobres, las casas tengan techos de lámina y cartón.

Según un estudio de la ONU, Índice de Desarrollo Humano, el Edomex ocupaba el séptimo lugar nacional en el índice de Salud, el treceavo en el índice de Educación, el 15 en el índice de Ingresos y el 14 en el de desarrollo humano. Según la ONU, el estudio mide “las oportunidades de los individuos para gozar de una vida larga y saludable, para acceder a conocimientos individual y socialmente útiles, y para obtener medios suficientes para involucrarse y decidir sobre su entorno”.

La entidad cuenta con 15 millones de habitantes y aporta al Producto Interno Bruto nacional el 10.3 por ciento, que significa una gran producción fabril y comercio boyante. Pero eso no significa que el dinero beneficie a la ciudadanía, al menos no a la mayoría y se evapora en canales que incluso en el extranjero, donde las ganancias son invertidas o gastadas generando para la entidad poco o nada en algunos casos. De cualquier forma, los datos oficiales indican que la entidad es la segunda de México y la octava del continente, según el Consejo Nacional de Población, pero las autoridades reconocen los 7 millones 117 mil pobres, poco más de la mitad de la población, que habitan la entidad. Entre los municipios más depauperados destacan San José del Rincón, de mayoría otomí, al igual que Villa Victoria y San Felipe del Progreso. En la zona sur, dominada por el narcotráfico, Sultepec. Luvianos y Zacualpan encabezan las listas. En esa última zona el narcotráfico ha financiado los “rescates económicos” de la región, peor ese dinero no se usa para producir y sucede lo mismo, termina invirtiéndose en otra parte. Los niveles de marginación, sin embargo, superan a los de Oaxaca, Chiapas y Veracruz, las entidades más pobres del país, según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política del Desarrollo Social. Uno de los municipios con mayor pobreza extrema es Ecatepec, donde habitan 173 mil personas en esa condición. De al menos 3 millones de habitantes, fue encabezado por Eruviel Ávila dos veces, antes de ser electo gobernador del Estado de México.

El diario local Alfa revela que San José del Rincón es el primer lugar estatal en pobreza, de acuerdo a datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social. Así, “en 2010 el 83.6% (58 mil 331 habitantes) presentaba una situación de pobreza; 47% (33 mil 14 personas) en extrema pobreza; 99% presenta alguna carencia social, que incluye la falta de educación, servicios de salud, seguridad social, vivienda, servicio básicos y alimentación; en esta última, 57% no cuenta con ingresos para satisfacer su necesidad de comida. Respecto al rezago educativo, 41% carece de este aspecto, 20% no tiene acceso a salud; 90% a seguridad social; 34% a vivienda; 79% a servicios básicos”.

En Toluca, “el último conteo de pobreza en la entidad realizado por el mismo Conapo revelaba que el 2.91 por ciento de las viviendas de Toluca no disponían de sanitario o excusado; el 6.73 por ciento de las casas no contaban con red de agua potable, el .68 por ciento de los domicilios carecían de energía eléctrica, el 52.66 por ciento de sus habitantes no contaban con seguridad social y el 32.23 por ciento de la población ocupada tenía un ingreso inferior a los dos salarios mínimos”, investigó el periodista Elpidio Hernández.

Las cifras del Coneval son desesperanzadoras. Casi dos millones se encuentran en pobreza alimentaria, similar a los 1.5 millones de mexiquenses que estima la Secretaría de Desarrollo Social estatal, tomando en cuenta el censo del año 2000; el 14 por ciento de los habitantes en la entidad, 3 millones de personas, sufren de pobreza de capacidades y 6.7 millones padecen pobreza patrimonial, que representa el 48 por ciento. Para la Comisión de Planificación Demográfica de la Cámara de Diputados local, las estrategias de combate a la pobreza son equivocadas y si no se cambian, tardarán hasta 72 años en erradicarla. Según sus datos, 2 millones y medio perciben menos de dos salarios mínimos al día en Ecatepec, Tultitlán, Valle de Chalco y Cuautitlán. El estado registra un movimiento anual de 36 mil mexiquenses a Estados Unidos, lo que significa 6.13 por ciento del total de migrantes que salen de México; 2.2 millones de mexiquenses no reciben agua potable y los que tienen “la reciben en condiciones de reprochable calidad”, además se pierde el 30 por ciento por fugas en el volumen de agua, que afecta a 4 millones de habitantes.

“La solución de Peña para erradicar la pobreza fue ‘una mayor sensibilización y un mayor acercamiento a las condiciones en las que vive gran parte de nuestra gente… no sólo se trata de dar dádivas o canalizar apoyos monetarios para ayudar a quienes más lo necesitan, sino se trata de sentir en carne propia, de vivir la experiencia de cómo viven grandes sectores de la sociedad mexiquense y de la sociedad de este país’, diría como gobernador.

Otras cifras confirman el verdadero rostro del estado más rico del país. Para el Consejo Estatal de la Mujer y Bienestar Social (CEMyBS), más de 17 mil menores de 18 años padecen pobreza alimentaria y hasta el año pasado había 841 mil madres adolescentes de entre 10 y 14 años de edad, así como 55 mil 543 de entre 15 y 19 años de edad. Y el 92 por ciento de los ancianos viven en pobreza alimentaria.

Otro municipio que representa fielmente la pobreza es Chimalhuacán, donde el grado de abatimiento es de 53%, porcentaje mayor al de Chalco, La Paz y Chicoloapan; presenta una tasa de crecimiento poblacional de 7.4 por ciento anual, la segunda más alta entre los municipios de la zona oriente; el 9.62 por ciento vive en casa con piso de tierra y el 21.84 por ciento de las viviendas tienen techo de lámina de cartón.

A pesar de ello, el 52 por ciento de la población no tiene derecho a servicios de salud, igual que en Morelos, Guanajuato y Durango; el 5 por ciento vive en casas con piso de tierra; el 10 por ciento no tiene excusado; el 6 por ciento carece de agua entubada y también 6 por ciento carece de drenaje; otro 6 por ciento vive sin energía eléctrica y el 39 por ciento no tiene lavadora, mientras que el 25 por ciento no puede comprar refrigerador; 1.11 es el promedio de habitantes por cuarto en las viviendas y se ocupa el lugar 21 en medición de pobreza a nivel nacional.

Al mismo tiempo, los municipios mexiquenses se declaran en bancarrota y piden a la Legislatura nuevos créditos para operar los últimos 70 días de sus administraciones, como sucedió con Tlalnepantla, que pidió 650 millones de pesos más.

El Palacio del Elíseo fue escenario de una fastuosa comida, en honor del viajero Peña y su comitiva. Allí, sentado junto a Luis Videgaray, quien además tuvo la ocurrencia de subir la foto a redes sociales, aparece la comitiva de Peña y el presidente francés Hollander, el 17 de octubre, en un salón repleto de candelabros y fuentes de comida adornadas con flores. Allí, acordaron “reactivar las relaciones entre los países”.

Anuncios

1 comentario

  1. Para entender este tipo de marchas y manifestaciones de descontento en México y en el mundo, hay que observar, entender y asimilar que la riqueza del planeta está concentrada en un 20 por ciento de la población que habita el mundo, la cual se embolsa el 80 por ciento del ingreso generado por el resto de la humanidad. Más aún, los 84 individuos más ricos del mundo -los que podrían ser los secuestrables de la humanidad- poseen una riqueza mayor a la que generan los 1200 millones de habitantes en la República Popular de China.


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s