El hampa mexicana

* La metástasis hacia una peligrosa estructura organizativa al estilo de la Cosa Nostra siciliana o los grupos terroristas transnacionales, incrementa el peligro de una permanente y creciente actividad, y ofrece, a corto plazo, pocas posibilidades de éxito en combatirla, según estudiosos del tema. Varios analistas coinciden en que México posee las condiciones geográficas, sociales, políticas y económicas para que florezca la industria del crimen.

 

Francisco Cruz Jiménez

Desde que Calderón sacó de sus cuarteles al Ejército para tomar la delantera en el combate contra los cárteles de la droga, han muerto cerca de treinta y cinco mil personas. Las muertes de civiles o “daños colaterales” aumentaron ciento setenta y dos por ciento entre 2009 y 2010, documentó la periodista estadunidense CyrilMychalejko para Upside Down World.

Botón de muestra: 21 de octubre de 2008. Saúl Becerra Reyes, de 31 años, fue arrestado por soldados junto con otros cinco hombres en un lavado de automóviles cercano a su domicilio en Ciudad Juárez, Chihuahua. Durante los cinco días siguientes, la mujer de Saúl, Brenda Patricia Balderas, lo buscó en la PGR, cuarteles del Ejército y comisarías municipales. Todos los funcionarios afirmaron no saber nada de las detenciones ni del paradero de los hombres.

26 de octubre de 2008. Tras ser torturados y retenidos ilegalmente durante cinco días por el Ejército en el cuartel del Vigésimo Regimiento de Caballería Motorizada, los detenidos, menos Raúl Becerra, fueron puestos bajo custodia de la PGR y acusados de delitos relacionados con drogas y armas de fuego.

Marzo de 2009. El cadáver de Saúl apareció en una carretera. Cuando Brenda Balderas informó al tribunal federal que llevaba el caso que Saúl había muerto, el juez sobreseyó el recurso de amparo y trasladó el asunto a la Unidad de Homicidios de la Procuraduría General de Justicia de Chihuahua.

El politólogo y consultor en seguridad del Canada’s National Post, Eduardo Guerrero Gutiérrez, le dijo a Mychalejko: “Si las matanzas continúan aumentando según la tasa actual, cuando se llegue al final de ese gobierno en diciembre 2012, habrá un total de setenta y cinco mil muertes”.

Y en febrero de 2011, la Auditoría Superior de la Federación advirtió: “Los resultados de los operativos conjuntos, el despliegue territorial y las acciones de investigación por parte de la Policía Federal en 2009 demostraron avances marginales en el objetivo de disminuir la incidencia delictiva, prevenir la comisión de delitos, e investigarlos bajo la conducción y mando del Ministerio Público, a efecto de salvaguardar la integridad y los derechos de las personas, así como preservar las libertades, el orden y la paz públicos”.

 

Saldo histórico

 

Mayo 30 de 2006. “Esta [sic] es una guerra, y tengan la seguridad de que vamos a ganar, porque habrá un gobierno decidido y con los mejores instrumentos para ello”: Felipe de Jesús Calderón Hinojosa, candidato presidencial del PAN.

Julio de 2009. La PGR comprobó, una vez más, la dimensión real. Incautó un arsenal en el que había dieciocho lanzacohetes, cinco fusiles antiaéreos, dos morteros tipo cazador, dos lanzagranadas, casi cincuenta subametralladoras capaces de penetrar cualquier tipo de blindaje y ciento cuarenta y dos pistolas de las llamadas mata-policías.

El tráfico de armas se había convertido en el segundo delito de importancia, detrás del trasiego de drogas, alertó en su momento el senador Arturo Escobar. “La delincuencia organizada aquí —señaló—, trafica cada año entre dos millones y quinces [sic] millones de armamentos, la mayoría proveniente de Estados Unidos”. Y los mexicanos consumían ya unas quinientas toneladas de drogas.

Marzo de 2010. El gobierno de Estados Unidos otorgó a Los Zetas la categoría de cártel y ofreció, de entrada, una bolsa de cincuenta millones de dólares como recompensas por los quince principales cabecillas de la organización o La Compañía.

Agosto de 2010. A pesar de sus antecedentes, los cuestionamientos en torno a su labor como titular de la Agencia Federal de Investigaciones, acusaciones de estar involucrado en actividades criminales, montaje teatral de operativos para presentarlos a la opinión pública, malos resultados en la agencia y sospechas de irregularidades en la compra de once aeronaves, Felipe de Jesús nombró al ingeniero mecánico Genaro García Luna nuevo secretario de Seguridad Pública.

Enero de 2011. “De diciembre de 2006 a diciembre de 2010 se han reportado en instalaciones militares del país dieciocho mil cuatrocientas noventa [sic] y un levantones. Sin embargo, no se tiene confirmación de la posterior liberación o muerte de los afectados. Las autoridades civiles no cuentan con un registro de estos casos, y únicamente las procuradurías de los estados de México, Coahuila y Morelos llevan una contabilidad de estos hechos.

”Por parte del gobierno federal no existe un registro de levantones; sin embargo, fuentes castrenses que pidieron el anonimato revelaron a La Jornada que en lo que va de esta administración en instalaciones militares se avisa de estos hechos, pero son casos que solamente se contabilizan como secuestros cuando los familiares presentan la denuncia formal”.

Febrero de 2011. Prensa Latina: “El hampa mexicana ha escalado en poder y ramificación en la última década, para situarse a la cabeza de las organizaciones criminales del continente y ser una de las más poderosas dentro del narcotráfico mundial.

”La metástasis hacia una peligrosa estructura organizativa al estilo de la Cosa Nostra siciliana o los grupos terroristas transnacionales, incrementa el peligro de una permanente y creciente actividad, y ofrece, a corto plazo, pocas posibilidades de éxito en combatirla, según estudiosos del tema. Varios analistas coinciden en que México posee las condiciones geográficas, sociales, políticas y económicas para que florezca la industria del crimen”.

Así es este país sin maquillaje. Pero quedan en el aire varias preguntas: ¿a dónde, con quiénes y cómo se informó, en su campaña, Felipe Calderón? ¿Por qué desconocía la dimensión del problema? Como alguna vez lo escribió el periodista Carloz Fazio: “Con decenas de miles de soldados y policías en las calles, con centenares de sicarios dispuestos a matar o morir y con millones de familias sumidas en la pobreza extrema, hoy en México nada es demasiado”.

Febrero de 2011. EFE. Al menos doscientas nueve víctimas de secuestro fueron asesinadas el año pasado en México, cifra que duplica la de 2009 y es la más alta en la historia del país, aseguró el Movimiento Blanco, que reúne a varias organizaciones civiles. El número supera en ciento once por ciento al de 2009, cuando se registraron noventa y nueve víctimas de secuestro asesinadas.

Sin incluir secuestros exprés ni los de migrantes, ese 2010 el gobierno federal sólo reconoció el número de mil ochocientos cuarenta y siete secuestros, pero organismos de la sociedad civil ajustaron la cifra y la fijaron en dos mil ciento cuarenta y dos plagios, esto es, doscientos noventa y cinco más.

Marzo 31 de 2011. La Jornada. El jefe del Comando Norte de Estados Unidos (Northcom), almirante James Winnefeld, declaró que el crimen organizado mexicano cuenta, por ingresos disponibles, con lo que sería equivalente a una de las diez fuerzas armadas más grandes del mundo. El director de la Oficina Federal de Investigaciones afirmó que a pesar de los esfuerzos del gobierno de Felipe Calderón, el incremento de homicidios indica que se continúa desatando una “violencia extrema” que impacta a Estados Unidos.

Según Winnefeld, México enfrenta en el crimen organizado una amenaza “sofisticada y despiadada”, y si bien no tiene índole militar, se ubicaría entre las diez principales fuerzas armadas del mundo si se toma en cuenta que cada año recibe cuarenta mil millones de dólares provenientes de Estados Unidos.

Marzo 31 de 2011. El Universal y agencias. México “está en peligro” de convertirse en un Estado fallido controlado por criminales y en un santuario de terroristas, consideró Michael McCaul, presidente del Comité de Seguridad Interna de Estados Unidos. Por ello, el gobierno de Estados Unidos tendría que actuar “en interés de su seguridad nacional” incluyendo a los cárteles mexicanos de la droga en la lista de grupos terroristas.

Abril 6 de 2011. La Jornada en línea. La violencia que permea a México ha alcanzado niveles incluso superiores a los que se vivieron durante la Revolución Mexicana, estimó el director del Buró Federal de Investigaciones, Robert Mueller.

No se trata de una guerra civil. Es una guerra de facciones criminales que recurren al homicidio, secuestro o desapariciones, es decir, una violencia “sin precedente” entre las bandas criminales, que ha elevado el número de muertes violentas en México pese al esfuerzo que realizan los militares y policías mexicanos, explicó el funcionario.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s