El Barco Ebrio

*

Raúl Cremoux es el nuevo director de Canal 22. Conductor de TV Mexiquense por años, a Raúl s ele recuerda más por su paso por el antiguo Excélsior, aquel que dirigiera Julio Scherer, fundador de la revista proceso, en los años 70. Descrito hoy como “experto en medios de comunicación”, Raúl fue paciente y el premio le llegó. Años de trabajar para el gobierno del Estado de México rindieron sus frutos y ahora, por fin, dirige un canal de televisión, aunque sea por cable. Otros dicen de él que “es un viejo profesor universitario”. Pero un breve pasaje en el libro Los Periodistas, de Vicente Leñero. Crónica del golpe a Excélsior, el libro menciona a Raúl en algún pasaje, y explica las motivaciones de este personaje, flamante funcionario de la Federación. Cuando conductor en TV Mexiquense, Cremoux cobraba 87 mil 50 pesos, aunque datos de Transparencia no indican si mensuales, quincenales o por programa, al frente de una producción llamada Barra Libre. Suerte al profesor universitario, experto en medios de comunicación, en su nueva encomienda.

 

*

Otro que trabaja en medios, pero éste periodista, Francisco Cruz Jiménez, colocó su más reciente investigación, Los Golden Boys, en el noveno lugar de ventas en la librería Gandhi. Cruz es un caso atípico en lo que a libros de temas políticos y sobre narco se refiere, pues ha ubicado, de manera consecutiva, seis obras en los primeros lugares de ventas. Pero no sólo vende. También narra y describe el tiempo que le tocó vivir. Sin embargo sus dos últimos libros, uno sobre Andrés Manuel López Obrador y el último sobre los Golden, tienen una extraña dedicatoria. Conocemos a Francisco y sabemos que no hace nada de balde, así que desde esta columna le preguntamos qué significa el siguiente párrafo, incluido en la dedicatoria de los Golden: “A su señoría Teófilo Abdo Kuri, juez primero de lo familiar en la ciudad de México, quien en agosto de 2011, después de un “juicio” simulado, ordenó congelar mis cuentas bancarias. Casi dos años más tarde, el juzgado a su “dignísimo” cargo ha sido incapaz de entregarme una sola notificación. ¿Exceso de trabajo? ¿Encargo? ¿Corrupción? ¿Incapacidad? Cualquiera que sea la razón, ahora carece de importancia. Justicia pura a la mexicana. En algún lugar se perdieron la buena fe y la imparcialidad. El objetivo, según parece ahora, era congelar mis cuentas bancarias para dejarme en la indefensión”. Sabemos de la corrupción que impera en todas las instituciones del país, pero, ¿también ha alcanzado a Teófilo Abdo Kuri? Esperamos la respuesta de Cruz, porque el juez seguramente no lo hará.

 

*

El marchista olímpico Noé Hernández murió de un paro cardiaco, luego de sufrir severas heridas de bala durante un pleito en una cantina. Sin deberla ni temerla, a Hernández le tocó una pelea ajena. Primero perdió un ojo la vista casi total del otro. Luego, en su casa, el corazón le falló. Ganador de la plata en Sydney, hace 13 años, a Hernández lo alcanzó la inseguridad que vive el Estado de México desde hace más de 12 años. No hay culpables pero tampoco hay resultados. La Secretaría de Seguridad Ciudadana es el sueño más guajiro de la actual administración encabezada por Eruviel Ávila Villegas, que nada más no puede, no quiere o no sabe cómo detener los números en contra. Trece asesinados en Toluca el lunes 14 de enero demuestran que el Estado de México es uno muy distinto del que dibujaron Montiel y el propio Peña ante las cámaras de Televisa. El medallista Noé es ahora un número más, pero también un nuevo recordatorio de que los que gobernaron la entidad ahora tienen en sus manos todo un país.

 

*

Los municipios más grandes del Edomex están quebrados. También otros, más pequeños y poco industrializados, andan por las mismas. Todos los ayuntamientos priistas presentan algún tipo de deuda pero hay algunos que de plano pueden empeñarse en el Monte de Piedad. Valle de Bravo, por ejemplo, no tiene dinero en las arcas. No pueden pagar a los empleados y ya anunciaron una serie de despidos porque la prioridad es liquidar a los funcionarios priistas que terminaron el anterior trienio. Chalco anuncia el despido de 500 trabajadores y en similares condiciones están Ecatepec y Neza. De Naucalpan y Tlalnepantla, mejor ni hablar.

 

*

Valle de Bravo es todo un caso. Destino turístico por excelencia en el Estado de México, derrama un promedio de 15 millones de pesos cada fin de semana, sin necesidad de festivales o espectáculos. Pero cuando los hay la cantidad se duplica o triplica. Por eso los habitantes ven con agrado la llegada de eventos, carreras de autos, exhibiciones y hasta cantantes de Televisa. Señalan que no tiene otra forma de crecer económicamente, pues los ayuntamientos tienen compromisos con poderosos, incluidos cárteles del narcotráfico que operan en la región. Los habitantes, acostumbrados ya a la presencia de estos personajes, han comenzado a llamar a su demarcación “Valle de Narco”, aunque se cuidan de ser discretos. La versión popular que narra la llegada del nuevo gobierno panista a Valle indica que fueron los propios narcos quienes le quitaron el triunfo al priismo. Vaya uno a saber.

 

*

Lo que sí se sabe es que el dinero perdido de los ayuntamientos se usó en las campañas del 2012, sobre todo en las presidenciales. Peña, por decirlo de alguna manera, quebró a los municipios en un pacto que prometía rescatarlos de alguna forma. Así lo hará, pero mientras ya hay damnificados. Hay 19 municipios quebrados, con deudas que representan desde el 50 por ciento de sus ingresos anuales, aunque tres de ellos, Ocampo, Coyotepec y Coacalco, tienen impagos superiores al 100 por ciento. La presidencia cuesta.

 

*

En la calle de Hacienda de la Noria, en Rancho San Francisco de Metepec, tres departamentos se incendiaron la madrugada del 17 de enero de este año. Los bomberos de aquel municipio llegaron pronto, pero también se dieron cuenta de las carencias de sus equipos, las cuales han denunciado año con año sin que se les dé respuesta satisfactoria. En el incendio se consumió totalmente uno de los departamentos, el que estaba en el tercer piso porque las mangueras no llegaban. Incluso el agua se terminó antes de completar la tarea. El fuego, sin control, terminó de merendarse los menajes completos. Los afectados culpan a una fuga de los tanques que vende la empresa Gas Imperial, la del dragoncito risueño. Los bomberos dicen que es lo más común del mundo que los tanques se agujeren y que así los comercialice la dragona empresa. Cuando alguien se da cuenta, los bomberos incautan el tanque y extienden un recibo por su valor, para que la empresa lo cubra, pero casi nunca sucede. No lo pagan pero tampoco la gente entrega los tanques en mal estado. El ayuntamiento de Metepec prometió a los afectados pagarles la totalidad de las pérdidas. Menos mal. Prometer no empobrece.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s