Puro cuate

* El Edomex es el ejemplo cercano de cómo funcionó la administración de Enrique Peña y sus colaboradores en los seis años que les tocó gobernar. En el 2005 Arturo Montiel, el tío de Peña, había concretado una especie de gobierno medieval que incluía a familiares, compadres y socios en los primeros cuadros, que heredó a su sobrino y que éste se llevó a la campaña presidencial que lo colocó en Los Pinos.

 

Miguel Alvarado/ Última parte

La nueva administración federal de Enrique Peña ha detectado la quiebra de 19 municipios de la entidad y desde Los Pinos anuncia que no habrá rescate para los irresponsables, mientras la entidad es escenario de una de las temporadas más cruentas en cuestión de ejecuciones e inseguridad. La propia Secretaría de Seguridad Ciudadana cree que la lucha entre los cárteles del narcotráfico se centra en dos bandos, La Familia y una nueva escisión, Guerrero Unidos, que pelean la plaza desde el Triángulo de la Brecha, tradicional sede del cártel dominante. Una vez más, el paraje de Caja de Agua, en el municipio de Luvianos, arroja su muerto tradicional en una de las arenas más sangrientas del país, y que sirve como termómetro para interpretar al narcotráfico en el Edomex.

Mientras sicarios y policías se exterminan, el INEGI publica otros datos. Para 2011, el Edomex registraba 4 mil 781 víctimas por cada 10 mil unidades económicas, tecnicismo que se refiere a las empresas con sede propia o casas-habitación con acceso público. El delito más frecuente en las empresas de la entidad resultó ser el robo o asalto de mercancía, dinero, insumos o bienes. En el 69 por ciento de los delitos, se utilizó un arma y cada uno de ellos, en promedio, costó 38 mil 43 pesos. La percepción de inseguridad en el Edomex desde las empresas es de 90 puntos, una de las más altas del país, sólo debajo de Guerrero y Nuevo León, que obtienen 93. En este marco, para el procurador mexiquense, Miguel Ángel Contreras, los Zetas no tiene presencia en el estado, pero ni falta que hacen. Esperan los términos del combate y negociaciones entre La Familia y los Guerreros Unidos. Los cerca de mil ejecutados en diciembre del 2012 indican que estos acuerdos apenas encuentran mesa.

El Edomex es el ejemplo cercano de cómo funcionó la administración de Enrique Peña y sus colaboradores en los seis años que les tocó gobernar. En el 2005 Arturo Montiel, el tío de Peña, había concretado una especie de gobierno medieval que incluía a familiares, compadres y socios en los primeros cuadros, que heredó a su sobrino y que éste se llevó a la campaña presidencial que lo colocó en Los Pinos.

Y mientras la alcaldesa de Toluca, Martha Hilda González Calderón, política incondicional de Enrique Peña, llega en bicicleta a trabajar, el resto de los amigos ha comenzado a gobernar un país cada vez más convulso y desigual.

Héctor Eduardo Velasco Monroy, nacido en Atlacomulco y emparentado con las familias relacionadas a Peña, es el director de Diconsa. Es también un ejemplo de cómo funciona el Grupo Atlacomulco y la red familiar en la que se han convertido las administraciones que encabeza. Ha sido diputado federal y secretario particular en el gobierno del Edomex, apunta la revista Proceso. Lo que olvidó mencionar es que era secretario particular de Peña, en el 2004, cuando las elecciones para gobernador. Es primo de Marcela Velasco, una ex secretaria estatal de Desarrollo Económico y hermano de un ex director del ISSEMyM, Santiago Velasco. Coordinó las giras de Peña en su campaña. Es sobrino de Leopoldo Velasco, secretario general de Gobierno en la época de Alfredo del Mazo González. Este Leopoldo es un prócer de los de Atlacomulco y su nombre está inscrito hasta en una placa del lienzo charro de Cuautitlán Izcalli, debido a que “fue procurador estatal, magistrado y presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado de México, y quien se distinguió por ser un promotor del deporte mexicano por excelencia”. Leopoldo falleció en el 2008. Héctor comenzó su carrera en Atlacomulco, como presidente del priista Frente Juvenil Revolucionario y como sexto regidor en 1995, al lado de un ex presidente municipal con apellidos imperdibles, René Montiel Peña. Ahora estará bajo las órdenes de Rosario Robles Berlanga, de extracción perredista.

El ex procurador de Justicia que exoneró a Arturo Montiel por enriquecimiento ilícito aparece ahora como secretario del Trabajo. Alfonso Navarrete Prida era un funcionario público en desgracia hasta que Montiel lo rescató y colocó en su administración. Su influencia era tal que logró amistad cercana con Maude Versini, ex esposa de Montiel, a través de la cual fue impulsado como aspirante a la gubernatura en el 2004, candidatura que recayó al final en Peña. Navarrete Prida declaró en público, el 15 de enero del 2006, que “yo respondo por Montiel”, al referirse a la investigación y exoneración del ex gobernador, cuyo caso había sido archivado por la PGJEM dos días antes. El periodista Francisco Cruz, autor del libro Tierra Narca, recuerda que Navarrete “llegó a Toluca en 2000 para incorporarse al gabinete montielista como subsecretario de Seguridad Pública. Un escándalo de espionaje político detonado en julio de 2001, que se disipó bajo su mediación, le valió ese año la designación como procurador. Aunque le precedían señalamientos de venta de plazas en la PGR, supo mover los hilos de la política local y tejer alianzas hasta llegar a ser unos de los rivales más serios de Enrique Peña Nieto. Sin embargo, su candidatura naufragó en diciembre de 2004, cuando se fue de la lengua después del asesinato del ingeniero Enrique Eduardo Salinas de Gortari”. Este último caso es también abordado por el periodista, quien recuerda que “el 6 de diciembre de 2004, el cuerpo de Enrique Salinas de Gortari, hermano menor del ex presidente Carlos Salinas, se había descubierto en Huixquilucan. El cadáver tenía una bolsa de plástico en la cabeza. Al lugar acudió Navarrete Prida. Asiduo a los reflectores y con aspiraciones políticas, se comprometió a esclarecer “a la brevedad” el crimen e incluso garantizó, en una entrevista para TV Azteca, que el caso ‘no quedaría en el olvido ni impune’, que ‘se haría justicia’. Luego de las primeras investigaciones sobre el asesinato, Navarrete Prida advirtió que ‘sacudiría’ al mundo de la política con los resultados obtenidos. Pero el 15 de febrero de 2006 abandonó el cargo sin sacudir a nadie, Su célebre frase se entendió en los círculos políticos como un recordatorio del ex procurador para hacer saber que él poseía la verdad y que la revelaría en caso de necesidad personal. El crimen del menor de los Salinas quedó en la impunidad, como él lo reconoció”.

Gerardo Ruiz Esparza es secretario de Comunicaciones y Transportes. Estuvo con Peña, en el Edomex, como secretario de Comunicaciones. Conocido por explicar en cadena nacional el accidente aéreo de la cantante Jenni Rivera, a Ruiz Esparza se le relaciona con el Grupo Atlacomulco casi desde el inicio de su carrera, en los años 70. El funcionario ha mantenido un perfil medio en sus encomiendas, pero el 30 de junio del 2012, Gerardo Ruiz Dosal, hijo del secretario, fue blanco de las críticas de los rivales de Peña. Y con razón. Por las redes sociales circularon fotos del joven en su muro de Facebook, donde aparecía viajando en avión y visitando lugares turísticos donde pesca a bordo de un yate en compañía de su padre. Ruiz Dosal había sido secretario particular del diputado David Penchyna y el PRD cuestionó el origen de los recursos para pagar aquel lujo “en un país donde la mitad de la población vive en la miseria”.

Alfredo del Mazo Maza es director general de Banobras. Ex alcalde de Huixquilucan y personaje del jet set nacional, la mayor virtud del joven Del Mazo es ser nieto del ex gobernador Alfredo del Mazo Vélez e hijo de Alfredo del Mazo González. Colocado como sucesor natural de Enrique Peña en la gubernatura del Edomex, perdió la candidatura del PRI en una extraña reunión que celebraba su nominación y la cual terminó en la designación de Eruviel Ávila, quien a su vez había abierto una ventana con el PRD para competir de cualquier manera. Perdida la aspirantía, Del Mazo no tuvo más remedio que respaldar la decisión de grupo de Peña y esperar mejores momentos. Los gobernadores Del Mazo son tíos directos de Peña Nieto.

“El grupo Del Mazo, derivación de los neoliberales de 82, hace su agosto en pleno diciembre. Se le han metido a Peña hasta la cocina. Tomaron el control de posiciones estratégicas como la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, con Gerardo Ruiz Esparza; la coordinación de Comunicación Social de la Presidencia, con David López; Pemex, con Emilio Lozoya; Banobras, con Alfredo del Mazo Maza; la subsecretaría de Transporte, con Carlos Almada y David Garay en la Unidad de Gobierno, en la Secretaría de Gobernación. De los clanes locales, se perfilan como los ganadores en la repartición del pastel, hasta el momento”, recuerda el diario local Alfa, en la ciudad de Toluca.

Faltan más, pues más de 400 funcionarios mexiquenses menores fueron llamados por la Federación, como Gustavo Cárdenas, subsecretario de Ordenamiento de la Propiedad Rural, Lorena Cruz, en el Inmujeres; Marcela González Salas, titular de Juegos y Sorteos y Alfonso Camacho, en el Comité Ejecutivo Nacional del PRI como secretario de Prensa, destacan también en la línea de Peña.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s