Un joven líder global

* Enrique Peña es un presidente preocupado por acabar con el hambre en su país. Es capaz de todo, incluso de llevar su discurso a una de las regiones más depauperadas y arriesgarse al improperio. La estrategia usada en el Edomex es la misma, ahora a nivel nacional. Peña debe estar, aparecer, guardar las viejas formas del priismo. Luego se verá si las propuestas pueden operarse. Incluso la demagogia lleva su camino recorrido: “siguiendo las órdenes del presidente Peña Nieto, nosotros hemos implementado…”.

 

Miguel Alvarado

Toluca. Una nueva edición de los foros de Davos ha iniciado. Suiza, país protestante y ultraconservador, ha dado al mundo paradojas como H.R Giger, un genio loco del diseño alienígena, pero también ha producido entes como Juan Calvino, mitad francés, en parte uno de los iniciadores de la idea de que el mundo ha sido entregado a unos cuantos por decisión de Dios. Así, la pequeña Suiza alberga el foro neo-con más importante, donde se reúnen los 3 mil personajes más fuertes, más ricos y más influyentes del mundo. Tres mil 300 soldados los cuidan y una inversión de 30 millones de dólares intenta garantizarla. Cuarenta jefes de estado, dueños d empresas y líderes de organizaciones internacionales abren fuego. Discutirán cualquier cosa. El hambre, la pobreza, la desigualdad, las nuevas plataformas de negocios y la oportunidad de las guerras por venir. Ellos, los dueños del micrófono, harán creer al mundo una crisis mundial que ellos provocaron, y que controlan de principio a fin con la ventaja de la desinformación y la alevosía del tecnicismo, la retórica.

Fue en ese foro que el presidente de México, comenzó su “internacionalización”, en el año 2007, cuando fue reconocido como “Joven Líder Global, que otorga la fundación de ese foro, cuyo objetivo es reconocer a los jóvenes de todo el mundo por sus logros profesionales, su compromiso con la sociedad y perspectiva para un mejor futuro”, apuntaba el diario Excélsior en el 2012. Peña era gobernador del Edomex y el país apenas comenzaba a voltear y calibrarlo, asombrado por la facilidad con la que había llegado a gobernar el estado más importante de México. En Davos se desatapó con los más importantes. Sus allegados confesaron la debilidad de Peña por la presidencia y organizaron reuniones para promoverlo, obtener simpatías. El foro suizo, sin embargo, fuera de la promoción personalísima del sobrino de Arturo Montiel, no rindió fruto alguno para la entidad ni para México. Todo siguió igual, aunque el presidente siguió asistiendo, feliz y festivo, al encuentro del poder. Ahora, Davos es una postal nevada de un pueblito de 12 mil habitantes que, risueños o irritados, aguardan que la cumbre termine para continuar con su vida y Enrique Peña es un presidente preocupado por acabar con el hambre en su país. Es capaz de todo, incluso de llevar su discurso a una de las regiones más depauperadas y arriesgarse al improperio. La estrategia usada en el Edomex es la misma, ahora a nivel nacional. Peña debe estar, aparecer, guardar las viejas formas del priismo. Luego se verá si las propuestas pueden operarse. Incluso la demagogia lleva su camino recorrido: “siguiendo las órdenes del presidente Peña Nieto, nosotros hemos implementado…”. Hace siete años se creía que el ejemplo formaba parte del plan presidencial. Hoy, se apunta a la perpetuación del Grupo Atlacomulco y la gran familia que lo compone en el primer círculo del poder público. Para Davos, por ejemplo, la colonia Del Parque en Toluca jamás aparecerá en sus mapas globales.

Mientras los poderosos juegan al gobierno, el Edomex es el escenario principal de una batalla entre narcos, aunque no se sabe bien si esta versión es correcta, si algunos actores más involucrados. Toluca amaneció el 23 de enero con 5 ejecutados, narcomanta incluida, descuartizados y embolsados en la colonia Del Parque, entre las calles Pardiñas y Aldama. “De manera extraoficial, podrían ser hasta 10 los cuerpos descuartizados”, apuntaba el vespertino local Tres PM. Nadie se alarma, al contrario, ni siquiera está la sorpresa de una noticia así. “¿Siguen haciendo esas cosas en la colonia?”, preguntan sonrientes los enterados y con ello otorgan a la matanza la dimensión social que se merece.

El gobierno del Edomex no se inmuta, al contrario, trabaja aunque sus esfuerzos se pierdan en la inercia social, autogenerada y protegida por él mismo. Eruviel Ávila, un estadista emanado de Ecatepec y que ahora cuidan militares, cree que la educación puede resolver gran parte de los problemas. Doctor además, Ávila ha encaminado su política de desarrollo en la construcción de al menos dos grandes universidades que cubrirán un hueco desatendido por decenios y que nadie había atinado a resolver. Clarividente, a finales del año pasado desarrolló el novedoso concepto de la Universidad de la Barbacoa, que le acarreó innumerables comentarios en redes sociales que minimizaban la idea y exigían, por razones incomprensibles, que primero se restaurara la estructura educativa y después se pensara en lo otro.

Mese después, Ávila anunció que construiría 10 escuelas, entre ellas la Universidad Teletón, donde se ofrecerán carreras para terapeutas, entre otras cosas. Televisa tendrá entonces, su propia universidad, aunque genera hace años una escuela muy propia desde su programación.  Convertida en Secretaría de Estado, la tiendita de Azcárraga comienza a ocupar el paraíso prometido y a hacer, de una vez por todas, su casa particular en el Estado de México. “Suena fácil, pero son 10 universidades, politécnicas, tecnológicas,  y qué bueno que hoy también se sume al sistema educativo del Estado de México esta gran Universidad Teletón”, aportaba en una cita el gobernador Ávila, mientras muy sonriente desgranaba las historias del CRIT- Tlalnepantla, la clínica del Teletón-Televisa. La universidad va muy adelantada, pues hasta ya cuenta con una rectora, Edna Berumen Amor, que al mismo tiempo cobra como directora corporativa de Desarrollo y Vinculación Interinstitucional de esa fábrica de lágrimas.

Mientras las buenas obras de los televisos arrasan el Edomex, los malosos de verdad no dan tregua a la policía. El mismo 23 de enero, otros dos ejecutados elevó la cifra a 65, en poco más de 20 días y con Toluca instalada en su particular osario callejero, las propuestas de Peña para erradicar el hambre en México parecen comerse solas, pedazo a pedazo, la realidad del presidente. No puede gobernar solo pero el hecho es que ni solo ni acompañado ha podido superar la fase de los acuerdos, aunque según él todavía falta un largo año para firmas y pactos. Siete años después, por así convenir, Televisa se retracta sobre el caso de la francesa Florence Cassez y pone a Peña como un mandatario comprometido y capaz de arreglar los entuertos. Calderón, amor comprado por seis años, desaparece lentamente del imaginario popular, a pesar de los 90 mil muertos y los millones de entuertos que todavía esperan una respuesta. Siete años después, Cassez queda libre pero el sistema de justicia mexicano, preso para siempre  en la certeza de la corrupción.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s