El Barco Ebrio

*

Don Porfirio, el Señor de las Bestias, vagabundo emblemático de la ciudad de Toluca que se caracterizaba por dibujar caricaturas de ojos rasgados en todas las paredes habidas y por haber de la capital, está internado en un hospital siquiátrico. Luego de que la policía municipal lo detuviera “por agresivo”, hace unos meses, don Porfirio recibió la visita de sus familiares, quienes le ofrecieron rentarle una casa para que viviera mejor, pero no aceptó porque sus perros, más de 7 que lo seguían a todas partes, no tendrían dónde estar. Luego de un tiempo, uno de los enfermeros del siquiátrico reportó la estancia del anciano, y que se hallaba medicado. El hospital está en Amecameca y se llama Granja Zoquiapan la Salud y tiene como responsable al doctor Rafael Castro Román.

 

*

En otros zoológicos, pero éstos de verdad,  también ha habido cambios. Isidro Pastor, el hombre que nunca se fue, se integra de manera oficial al gobierno de Enrique Peña y Eruviel Ávila. Atrás quedaron los años de El Pelón Mexiquense, un semanario imposible que pagaba Pastor con fines inexplicables, grandes negocios particulares y los acercamientos con panistas y perredistas del Comandante Huevo, luego de su expulsión en el PRI. Dicen que regresa por la puerta grande, pero hay que recordar que esto es política. Como el mismo Pastor dice, “al final todos somos lo mismo, aparentamos estar peleados pero no, todos vamos a las mismas comidas, cenamos juntos”. Por lo pronto, sus incondicionales aprovecharon para tomarse la foto con el aliado de Arturo Montiel y celebrar el nombramiento que Eruviel Ávila tuvo a bien presidir. Pastor es un hombre de trabajo y triquiñuelas. Siempre ha sido operador político del priismo y sus desencuentros con el poder no significan que lo hayan echado, al contrario, el tiempo que estuvo fuera le sirvió para reflexionar y entendió que para él sólo existe el camino del priismo, y nada más.

 

*

Lo mismo sucede con Rosario Robles, la ex combativa ex jefa de Gobierno del DF por el PRD, y quien ahora despacha en la federal Secretaría de Desarrollo Social, al lado del “Güero”, Ernesto Nemer, uno de los brazos operativos más eficaces de Chuayffet y por extensión del Grupo Atlacomulco. La Robles, metida de lleno en la cacareada campaña contra el hambre de Peña Nieto, tiene sin embargo que cumplir algunos compromisos adquiridos en la campaña presidencial. Así, en una agria reunión con sus colaboradores cercanos donde Nemer no estuvo presente, anunció el despido de 2 mil doscientos empleados de su dependencia, a fin de dar cabida a quienes llegarán gracias a los apoyos aportados el año pasado. Aguascalientes, Baja California, Coahuila, Durando, Guanajuato, Hidalgo, Puebla, Querétaro, Tamaulipas, Tlaxcala y Veracruz serán los más afectados por esta “renovación”, como le llama doña Chayo.

 

*

El diputado federal mexiquense, José Rangel Espinosa, creyó que estaba en su terruño, donde todo le permiten y decidió un día emplacar su Mercedes-Benz modelo E 500 convertible, 2011 con láminas de la Cámara de Diputados. Dicen que un auto así vale un millón 234 mil pesos, aunque las placas representen toda la impunidad del mundo. Rangel fue ventaneado por otro diputado, Juan Pablo Adame, del PAN, quien tomó fotos de su auto y las subió a las redes sociales, donde algunos diarios reprodujeron la información. Rangel se defendió diciendo que el auto era de su hijo, José Juan, discapacitado, y que a veces se lo prestaba. Rangel es diputado por el distrito tres de Atlacomulco, la tierra adoptiva de Peña Nieto. Luego de la publicación, el diputado Mercedes, como ya le llaman ahora, quitó las placas al auto, que además es de colección. ¿Qué otras cosas colecciona Rangel?

 

*

Frases. Las tiene y muchas, este político dos veces alcalde de San José del Rincón, uno de los municipios más pobres del Estado de México. Todas los retratan de cuerpo entero, a él y a los funcionarios desde hace años. Son perlas, gotitas de sabiduría: “yo me precio de ser de origen campesino, después fui obrero siendo estudiante para pagar mis estudios universitarios”, apunta en una página web el diputado, quien no tiene empacho en definir por qué la gente se sube al tabique, como se dice coloquialmente, cuando le llega la buena suerte. “Que nuestra actitud ante nuestros electores sea la misma que cuando no teníamos carro”, reflexiona sabiamente este obrero y campesino que ahora conduce un auto de colección de más de un millón de pesos. Cosas de la vida, dirían las televisoras, a Rangel le sientan bien las paradojas, y ya instalado en su propio ladrillo, señala que “como diputados debemos cambiar nuestras actitudes para que seamos del agrado de nuestros electores, porque si llegamos con un camionetón y con escolta y cosas así, pues obviamente abonamos en contra de nuestra imagen”.

 

*

La clase política ha entendido que luego de la muerte no hay premios ni castigos, que es lo más absurdo que las religiones enseñan. Y ya comprometido en esa filosofía, digna de La Volpe o Manuel Lapuente, cultivan el hurto y el descaro con melancólica disciplina, aunque también la oratoria chapucera, el descrédito de la palabra: “a mí me motiva mucho la figura de Enrique Peña… es un fenómeno de la política”, concluye Rangel su perorata para la revista ADN Político.

 

*

San José del Rincón es un municipio indígena de más o menos reciente creación. Mazahuas casi todos, han sido excluidos de lo que los gobiernos llaman “el progreso” y en un lento pero indetenible exterminio, la “limpieza social”, los arrinconan, como en San José, que en el 2005 era el municipio más pobre del Estado de México y en el 2012 primer lugar en marginación. Según el diario local Alfa, la radiografía de San José es de espanto, pero no tan miserable como su diputado federal: “el 99% de su población presenta alguna carencia social, que incluye la falta de educación, servicios de salud, seguridad social, vivienda, servicio básicos y alimentación; en esta última, el indicador señala que el 57% no cuenta con ingresos para satisfacer su necesidad de comida. Respecto al rezago educativo 41% de la población carece de este aspecto, 20% de la población no tiene acceso a salud; 90% seguridad social; 34% a vivienda; 79% a servicios básicos; 58 mil 413 habitantes de San José del Rincón cuentan con un ingreso inferior a los 684 pesos mensuales, que es el monto fijado por el Coneval como la línea de bienestar. Otros 41 mil 10 ganan menos de un salario mínimo al día”, dice la reportera Yamel Esquivel.

 

*

Que Rangel o su hijo discapacitado tengan un carro de más un millón de pesos debe ser la voluntad del pueblo que se expresa con toda libertad en las urnas y ejerce libremente el derecho al sufragio efectivo, y que además exige a sus autoridades para que éstas, en estricto apego a la legalidad, cumplan esa palabra empeñada que los ha llevado a ejercer los cargos de la más alta responsabilidad. Y la nieve para José, pues de limón.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s