Chupacabras

* Elba Esther se sabía intocable. Lo mismo “impresionaba” con su poder a la esposa de Fox que menospreciaba el poder regional del Grupo Atlacomulco. El tiempo colocó a estos últimos en el poder absoluto de México, por encima incluso de su partido, el PRI. La maestra siguió su camino y abandonó su alianza panista cuando el momento lo ameritó. En el 2011 apoyó la campaña electoral de Eruviel Ávila que lo llevó a la gubernatura y todavía, el 6 de febrero del 2013, estuvo en Tlalnepantla con el gobernador mexiquense.

 

Miguel Alvarado

Elba Esther Gordillo está presa, luego de más de dos decenios al frente del sindicato más poderoso del país. Hace dos semanas, nadie en ningún nivel de gobierno se había dado cuenta de que la maestra Gordillo tenía una fortuna personal que alcanzaba 2 mil 600  millones de pesos, equivalente al presupuesto municipal de Toluca en el 2013. Las razones de esa ceguera son electorales. En las pasadas elecciones, el PRI rompía con Nueva Alianza un pacto que le garantizaba vituperios gratuitos. Elba no pudo, desde entonces, congraciarse con el grupo de Peña Nieto, con el cual negociaba una descomunal cuenta y a quien había ayudado a ganar las elecciones del 2012.

La maestra fue hábil negociadora pero Arturo Montiel es un hombre visceral y recuerda como si fuera ayer el otoño del 2003, cuando una serie de llamadas telefónicas exhibían el lado chusco de la maestra y llamaba Chupacabras al ex mandatario del Estado de México, cuando hablaba con Jorge Castañeda, en ese entonces secretario en el gobierno de Vicente Fox:

Gordillo: Jorge Castañeda

Jorge G. Castañeda (JGC): Bueno…

Elba Esther Gordillo (EEG): Hola querido, ¿cómo te sientes?

JGC: Estoy contento por el triunfo, creo que tú y yo somos los grandes ganadores de esta chingadera de ayer, nos salió de poca madre.

EEG: Estoy contenta por ti, a mí me fue bien, yo gané tres gubernaturas, yo, yo, yo solita y ahí están, pero me da mucho gusto que haya salido lo de Convergencia por tí. ¿Tú qué vas a hacer?

JGC: Voy a estar en mi casa y voy a dar entrevistas.

EEG: Te recomiendo que no te vayas a pelear con el PRI y que tengas mucho cuidado con el Presidente Fox. Ahora sí necesito que me ayudes por aquel cuate, necesito que me ayudes, ahora sí con todo, no te hagas tonto; yo te pido, pero si tú no pones lo que te toca… para eso, porque es de altísima prioridad.

JGC: Lo voy a hacer empezando hoy, porque tengo a toda la prensa extranjera aquí desfilando, pero sí necesito verte para que me orientes un poquito, por dónde quieres que empiece.

EEG: Yo nada más desayuno con Alfredo del Mazo.

JGC: Ufff… ¡Qué pérdida de tiempo…!

EEG: Pues sí, pero ahorita tengo que cerrar con todos y es que aquél me anda viboreando y no quiere compartir nada.

JGC: Alfredo del Mazo se va a ir con Chuayffet, ese no va a jalar contigo ni tampoco “El Chupacabras” de Arturo Montiel, aunque te haya dicho que te va a ayudar.

EEG: No creas, traigo muy grillado al “Chupacabras” y a los otros gobers que lo siguen, hasta el momento me han sido útiles y tengo que jugar así si queremos lograr lo que nos interesa.

Elba Esther se sabía intocable. Lo mismo “impresionaba” con su poder a la esposa de Fox que menospreciaba el poder regional del Grupo Atlacomulco. El tiempo colocó a estos últimos en el poder absoluto de México, por encima incluso de su partido, el PRI. La maestra siguió su camino y abandonó su alianza panista cuando el momento lo ameritó. En el 2011 apoyó la campaña electoral de Eruviel Ávila que lo llevó a la gubernatura y todavía, el 6 de febrero del 2013, estuvo en Tlalnepantla con el gobernador mexiquense en la XXXVI Reunión de la Unidad de los Trabajadores de la Educación. Allí se dieron besos y abrazos y se desearon suerte en sus respectivas actividades. La ruptura de la presidencia con Gordillo se iba perfilando en lo público cuando televisa, la patrocinadora oficial de Peña Nieto, pasó en cadena nacional la filmación “De Panzazo”, que elaboró el conductor de aquella empresa Carlos Loret de Mola y que exhibe las carencias de los maestros y “que no quieren ni ver qué dicen las reformas laborales”.

El encuentro entre Elba Esther y rubiel Ávila ha sido leído de una sola manera y se cree que entre el de Ecatepec y Peña media un abismo imposible para el gobernador actual, que por otro lado le debe su carrera política al tío del presidente, Arturo Montiel.

Sobre Ávila pesa una atenta invitación de la Federación para que acompañe a su jefe a encargos más personales y cercanos, pero a cambio deberá dejar la gubernatura, pedir permiso. Los últimos meses del año pasado se dio por hecho que Ávila no terminaría su mandato pero una serie de llamados, más de 400, colocó a su gobierno en desventaja, pues tuvo que armarlo desde nada. Eruviel no es miembro del Grupo Atlacomulco, aunque “quiere serlo”. Representa intereses económicos y políticos del Valle de México, por años relegados de las primeras oficinas estatales, por lo que nadie extrañaría su presencia en el palacio de Lerdo.

El 6 de abril del 2011 se cumplía el último día de la precampaña de Eruviel Ávila. Allí, el ex alcalde de Ecatepec decía con todas las letras que “necesito de la maestra Elba Esther; necesito de los maestros del Estado de México del sector federalizado, de los maestros estatales; necesito de todos”, apuntaba. La revista Proceso cita que Gordillo influyó en Peña Nieto para que Eruviel fuera nombrado candidato priista en el 2011, cuando ya estaba decidido que Alfredo del Mazo Maza competiría por el cargo.

Dos años después, Ávila agradecía las atenciones de la profesora y aprovechaba para apoyar las reformas educativas de la Federación y posaba con ella, que lucía un sobrio vestido azul y un peinado a la “despeiné”, muy en su estilo. Cuando Gordillo tomó la palabra, se dirigió al mandatario mexiquense para hacerle llegar un mensaje a Peña, mientras aseguraba que los maestros siempre han estado con él. “Doctor Eruviel Ávila, por favor transmita al señor presidente que los maestros de México somos sus amigos, lo hemos sido siempre y lo seguiremos siendo por el bien de la patria”. Luego de detenida, Ávila no pudo desdecirse pero sí matizar. “Nos pronunciamos por  el Estado de Derecho y también expresamos la disposición de los gobernadores y; ahora hablo a título personal, de llevar una relación de mucho respeto, de coordinación, de trabajo en equipo, con las maestras y maestros del SNTE y en mi caso también del SMSEM… este incidente que todos conocemos pues deberá desde luego tener su cauce legal en el Poder Judicial federal, y en el caso del Estado de México habremos de trabajar con los maestros”.

Mientras Ávila se decide por melón o por sandía, el 4 de febrero firmaba un convenio que unificó los mandos de las policías municipales en uno solo, al mando de la policía estatal y horas después un triple asesinato en su capital, en El Seminario, era la respuesta del crimen, que el fin de semana había ejecutado a otras 12 personas en diversos municipios.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s