Retratos mortales

* El Estado de México tiene su propia realidad y a nadie le gusta. Los diversos grupos apuntan 200 homicidios dolosos contra las mujeres en un año, pero 50 más catalogados como feminicidios, según el Comité Pro Derechos Humanos del Estado de México.

 

Miguel Alvarado

Delia Rojas, madre del ex gobernador mexiquense Arturo Montiel, murió a los 92 años en su casa de Toluca, el 15 de abril del 2013. En un hospital de la ciudad, pasó sus últimos momentos en compañía de su familia, quienes esperaban ya el desenlace. No todas tienen la fortuna de vivir y morir en esas condiciones. En el Estado de México, en el 2013, se reportan más de 100 desapariciones de mujeres, aunque en tres años son más de mil los casos registrados.

Enrique Peña, presidente de México, entregó su administración cuando era gobernador mexiquense con 922 feminicidios, en el 2011. Esta cifra se fue diluyendo en un extraño conteo que primero segmentó aquel bloque en meses y luego en años. Para el primer trimestre del 2013 sólo se recordaba 7 casos de feminicidio y desde marzo del 2011 el conteo recomenzó con 119, 27 de ellos sin resolver.

Las confusiones están documentadas. En junio del 2012, el diario El Universal, con datos oficiales, decía que hasta esa fecha había 77 casos. En agosto del 2012, el mismo medio indicaba que había 90 muertas, pero estaban resueltos 78 casos. Al término del 2011, las muertas eran 227, aunque para marzo de ese año, la PGJEM señalaba que tenía resueltos el 83 por ciento de los casos.

La violencia mortal contra las mujeres no tiene su origen en esta administración, ni tampoco en la de Peña Nieto, pero sí fue en la del sobrino de Montiel cuando las cifras se dispararon, a pesar de que en el sexenio de Arturo experimentaron la primera gran escalada, que fue minimizada por el entonces procurador estatal, Alfonso Navarrete, hoy secretario del Trabajo federal. Los casos eran tantos o más como los de Ciudad Juárez, que en el periodo 1999-2005 ocupaba las informaciones centrales del tema. El gobierno mexiquense explicaba que la mayoría de los casos eran clasificados desde el reporte médico, pues las mujeres acudían a hospitales antes que a la justicia. Allí, se describían las lesiones pero no las causas, por lo que la violencia femenina fue burocráticamente confundida con un problema de salud pública. Navarrete Prida es uno de los funcionarios públicos que desarrolló su trabajo a la sombra del grupo de Arturo Montiel y Enrique Peña.

El feminicidio está explicado como el crimen contra una mujer por situaciones de género y que sucede cuando un hombre asesina porque la mujer gana más que él, situaciones de celos y otros. Pero los crímenes están presentes en todo el país, donde organizaciones y activistas reclaman a la Federación su inacción al respecto. Morelos, uno de los estados más pequeños, reclamaba en voz de organizaciones de mujeres los números rojos: “en 13 años, del 2000 a abril de 2013, se han encontrado 357 cuerpos de mujeres abandonados en calles, baldíos, barrancas, zonas de construcciones, ríos, cuartos de hotel o casas de seguridad, muchas de ellas atacadas en sus hogares”, informa la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Morelos en una carta a Peña Nieto.

El Estado de México tiene su propia realidad y a nadie le gusta. Los diversos grupos apuntan 200 homicidios dolosos contra las mujeres en un año, pero 50 más catalogados como feminicidios, según el Comité Pro Derechos Humanos del Estado de México.

Otras cifras revelan un panorama muy conocido pero olvidado entre la información oficial, que los gobiernos difunden acerca de sus logros. “Cien de los 125 municipios del Edomex tienen una tasa de asesinatos de mujeres por encima del promedio nacional. Casi el 23 por ciento de todos los asesinatos se registran en nuestro Estado”, recuerda una página en Facebbok dedicada a combatir la violencia de género, “¡No más FEMINICIDIOS en el Estado de México!”, en la dirección http://www.facebook.com/groups/122103887807143/?fref=ts.

Otro muro, el Frente Femenino contra feminicidios. Edo. Méx en la dirección http://www.facebook.com/groups/FFCF.Edomex/?fref=ts, recuerda el caso de Bárbara, desaparecida un año y ocho meses y encontrada a dos kilómetros de su casa, en Cuautitlán Izcalli. Este caso representa la forma más común de actuar de los responsables de las búsquedas. El cuerpo de la mujer había sido encontrado dos meses después de desaparecida, pero los responsables del Servicio Médico Forense del Centro de Justicia de Cuautitlán no reportó el cadáver, que permaneció en calidad de desconocido mientras los padres buscaban a la hija por toda la entidad. Buscaron en bases de datos escritas a mano porque no se cuenta con estructura electrónica y finalmente la madre la localizó en una fosa común de un panteón local, identificándola primero por la ropa y después por las pruebas de ADN. Hallar a desaparecidos en el Edomex enfrenta también la incapacidad de las autoridades responsables, pues quienes encuentran a sus parientes son precisamente los familiares en la mayoría. Por Bárbara, la Procuraduría estatal había ofrecido una recompensa, la primera en su género, por 300 mil pesos en octubre del 2012. La ausencia de bases de datos y el silencio de los empleados, quienes no informan sobre procedimientos y ni siquiera de las direcciones de los centros forenses, ralentiza la búsqueda y la vuelve poco menos que imposible. A veces, sólo los golpes de suerte o el dinero de particulares resuelven los casos. Las estadísticas no pueden transmitir la pena de los familiares, pero a veces algunos hacen público su duelo, como la carta escrita por los padres de Bárbara.

“Hoy, a 20 meses de ardua búsqueda, de frustración, dolor y lágrimas… mi Pequeña, te hemos encontrado, no como nosotros (papá, mamá, hermanas, familia y amigos) queríamos, pero al fin dimos contigo, mi amor. Nunca estuviste perdida en tus cobijas y no siempre fuimos escuchados pero la fuerza, inteligencia y determinación de tu madre dio el fruto de encontrarte.

“La última que nos hicieron, un malnacido te quitó la vida aproximadamente entre el 15 y 20 de septiembre del 2011 y te arrojó en un baldío… no es consuelo pero agradezco al Señor que no sufriste más que unos días.

“Discúlpanos por nuestra ineficiencia y tardanza de 19 meses en encontrarte… pero otros burócratas malnacidos que no realizaron su trabajo y te mandaron a una FOSA COMÚN en las peores condiciones, nos obstaculizaron… pero no importó, finalmente te encontramos y recuperamos como te lo habíamos prometido y en breve estarás al lado de tus abuelitas, abuelitos y tíos.

“Gracias a algunas autoridades que nos auxiliaron y apoyaron siempre, pero a otros mis reclamos en sus fallas, errores, omisiones, maltratos y demás, lleven en su conciencia lo que han y no han hecho y a las puertas de San Pedro… no pregunten por qué no se abrirán para ustedes, porque estoy seguro que la justicia se aplicará en todas partes.

“Así también, nuestro eterno agradecimiento a todos aquellos que nos apoyaron y acompañaron en este terrible trance, sólo me queda pedirles que no te olviden ni olviden a tantos desaparecidos y sus familias que sufren su ausencias, les pido no voltear la cara y seguir desde su trinchera ayudando.

“Hoy nuestra lucha cambia y te aseguro y prometo que se hará justicia, tanto para quien te arrebató el último suspiro como (para) aquellos ineptos que no cumplieron con su labor para impedir lo que te sucedió y lo que nos hicieron durante 20 meses.

“Nosotros necesitamos recargar fuerzas y nos daremos un tiempo para reiniciar y asegurarnos que tendrás la justicia. Te prometemos y que siempre te hemos cumplido… que así será.

“En breve indicaremos dónde y cuándo dispondremos de los servicios funerarios.

“Descansa en Paz, mi AMOR.

“Familia Reyes Muñiz”.

Este caso dio pie para que el padre de Bárbara, Alejandro Reyes Aceves, demandara penalmente a la Procuraduría estatal, “contra… quien resulte responsable por la omisión de recibir el cuerpo de su hija y no reportar su hallazgo, ni realizar la pruebas genéticas para ayudar a su localización”, difundieron medios.

Mientras, el presidente Enrique Peña declaraba el 16 de abril desde Monterrey que han bajado diversos delitos en el país, sin decir cuáles, cómo o dar cifras. Según el procurador general, Jesús Murillo, el presidente se refería al homicidio. Pero lo mismo hace la alcaldesa de Toluca, Martha Hilda González Calderón, cuando habla de la inseguridad en la ciudad. Par su ayuntamiento, este tema es una cuestión de percepción, y que puede ser visto desde distintos ángulos. Peña y su equipo parecen vivir en otro país, donde las inversiones son posibles, el ahorro es una realidad, la miseria alcanza apenas al 10 por ciento de la población y la cruzada contra el hambre integra a los grandes monopolios, que ofrecen atole, Pepsi y una cámara digital como armas para combatirla. Más preocupado por las formas, el gobierno federal ha desterrado el narcotráfico de la agenda pública de prioridades y minimiza la miseria con datos que apenas retratan a un sector. Quienes gobernaron el Edomex con Peña lo hacen ahora en México. Las cosas no tendrían por qué cambiar y los mil ejecutados por mes que registra su administración plantean preguntas que más bien se entienden como explicaciones.

Según el informe Violencia feminicida en México: características, tendencias y nuevas expresiones en las entidades federativas, el 2010 fue el año más cruento porque se registraron 6.4 feminicidios diarios. “En materia de violencia contra las mujeres, el número de violaciones denunciadas por 100 mil mujeres aumentó entre 2005-2010, lo cual hizo que para ese último año el Estado de México ocupara el lugar número cinco a nivel nacional. No obstante, es una de las entidades que presenta la menor proporción de egresos hospitalarios públicos femeninos por causa de violencia”, complementa el mismo estudio, que también informa que el 5 por ciento de las lesiones atendidas en hospitales corresponden a mujeres víctimas de violencia familiar.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s