El Barco Ebrio

*

La ex alcaldesa de Toluca, la priista María Elena Barrera, pudo controlar a su ayuntamiento. Hoy senadora, Barrera dejó armado un grupo de funcionarios que con el tiempo organizó una pequeña mafia que autorizaba compras y contrataba proveedores que los beneficiaban individualmente. Además, esos funcionarios estaban emparentados con la ex secretaria particular de Enrique Peña Nieto.

 

*

Un ejemplo de lo anterior lo proporciona el DIF municipal, dirigido actualmente por Diana Elisa González Calderón, hermana de la nueva alcaldesa, la priista Martha Hilda González. Allí trabaja José Marías Iglesias Becerril, quien aparece en el directorio de la instancia como jefe de Departamento de Adquisiciones. El entramado, revelado a este semanario por un empleado de aquella dependencia, enfatiza el tráfico de influencias que un grupo puede llegar a tener, pero también cómo se construye un capital, financiero y político, a lo largo de una carrera que implica cargos públicos.

 

*

José María es novio de Patricia Garduño, hermana de la actual directora de la Tesorería del DIF municipal, Laura Garduño., todos colaboradores de María Elena Barrera Tapia, prima-hermana a la sazón de Martha Verónica Tapia Mejía y hermana de Elizabeth Tapia Mejía, quien al mismo tiempo se convierte en una de las proveedoras consentidas de José María.

 

*

Martha Verónica Tapia Mejía estaba casada con Carlos Ocaña Ponce, ex jefe del Departamento de Servicios Generales del Instituto de Salud del Estado de México, hasta hace 4 años. Sobre Ocaña pesan señalamientos sobre “compras fraudulentas, ficticias, comprobaciones de gastos con facturas apócrifas, creación de empresas de su propiedad y a las que se le contrata para dar mantenimiento al servicio de cómputo, pagando facturas elevadas por los servicios, desvío de recursos para promocionar remodelación y ampliación de su academia”, narra el denunciante.

 

*

Carlos Ocaña y su esposa, Martha Verónica Tapia Mejía, deciden divorciarse para desvanecer nexos familiares, pues Ocaña había elegido a otra prima-hermana de la ex alcaldesa Barrera, Liliana Marisol Tapia Mejía, como jefa de Servicios Generales en el mismo ISEM, cuando él fue enviado a trabajar en Agua y Saneamiento.

 

*

La prima estuvo allí cerca de 3 años y medio, pero aprovechó para contratar como proveedor a su esposo, Ángel Emilio Arellano Novoa, quien prácticamente le vendió todo al Instituto de Salud mexiquense. Un ejemplo, dice el denunciante, es la renta de oficinas móviles, cuyo costo real era de 10 mil pesos pero que Arellano Novoa lograba facturar hasta en 150 mil pesos.

 

*

Por su parte, Carlos Ocaña pudo comenzar un negocio propio como constructor de casas en San Antonio Buenavista, para el cual utilizaba como operadora a Citlali Mariana Acosta. Pero las ventas para el ISEM también incluían servicios de transporte, mantenimiento y construcción.

 

*

Ocaña tenía ya antecedentes sobre corrupción, cuando trabajaba en las oficinas del Seguro Popular que se ubicaban en el ISEM, en Avenida Tecnológico de Metepec. Una auditoría interna lo habría inhabilitado en tanto se investigaba un robo en esa dependencia. Un personaje más en esa trama es José Ricardo Mondragón Tapia, sobrino de la doctora Barrera, y quien es jefe de Recursos Materiales en el IMEVIS (Instituto Mexiquense de la Vivienda Social).

 

*

El diario local Alfa documenta que “el ayuntamiento se autorizó el gasto de un millón 993 mil pesos para el pago de celulares de su alta burocracia, incluida la alcaldesa y 2 millones 268 mil para Nextel, de acuerdo a sus reportes financieros disponibles en el portal de Transparencia. Ese dinero bien pudo ser invertido en cosas más útiles para los habitantes, como limpiar la ciudad, por ejemplo”. Esto, en el actual periodo de Martha Hilda González Calderón.

 

*

“Pero ese no es el único dispendio. Para que Martha Hilda salga muy bonita en todos los medios de comunicación, dispone de un presupuesto de 21 millones 532 mil pesos etiquetados como “Comunicación Social”, y otros 17 millones 551 pesos para “Publicidad y Propaganda”. Está claro que en su lógica no importa lo que son, sino cómo se ven”, remata el mismo diario Alfa.

 

*

Mientras unos se clavan todavía en la final pambolera ganada por el América, otros se aprestan para estrenar equipos nuevos, como la presidencia municipal de Valle de Bravo, que rentó una franquicia para la Tercera División profesional. Proveniente de Mérida, esta franquicia costó muy poco. Un depósito por 120 mil pesos y una renta anual por 400 mil pesos. Casi nada en comparación a las cantidades manejadas por el Ame o los diablos rojos y “Saturnine”. La apuesta de Valle de Bravo por el turismo incluye una enorme variedad de eventos, pero también la inclusión del futbol. De entrada, anuncian que todos los jugadores serán vallesanos

 

*

No es nuevo que dependencias de gobierno le entren al negocio del fut. Tampoco que los políticos estén involucrados. Un ejemplo cercano lo puso el ex alcalde petista de Metepec, Óscar González, cuando levantó una cosa llamada Garañones, también en la Tercera División, y se dedicó a hacer bisnes con los jugadores. Uno de sus operadores, hace dos años, era el ex director de la policía municipal, Ricardo Ramos Arzate, quien cobraba los servicios públicos de la municipal a fraccionamientos y empresas, a quienes alquilaba los policías para servicios privados. El propio González se vio obligado a separarlo del cargo, pero no de la sociedad que habían iniciado en el fut.

 

*

Como policía, Ramos se hizo famoso por sus actividades irregulares. Pero en el mundo del futbol se volvió todavía más poderoso porque resultó bueno para detectar “nuevos valores”. Con la promesa de entrenarlos y colocarlos en un equipo mejor, Ramos trajo a Metepec futbolistas casi niños para los Garañones, a quienes se les ofrecía casa y comida, aunque nada de sueldo. El ex policía sondeaba los mercados y los ubicaba, como había prometido, en otros equipos, aunque a veces ni siquiera tan invisibles como el de Metepec. La cosa era que el jugador no obtenía nada por su traspaso, pues así estaba pactado, y debía jugar aun contra su voluntad en destinos improbables. En eso del futbol, no sólo Azcárraga de quita la camiseta en cadena nacional. Pero él es uno de los dueños del país. Los otros, imitadores, se suman a la cohorte de estafadores que todos los oficios y profesiones tienen.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s