El Barco Ebrio

*

Sin el mínimo análisis de los requisitos que deben reunir quienes aspiren a ocupar una magistratura, ni mucho menos de su trayectoria profesional y laboral, la LVIII Legislatura estatal, a través de la Diputación Permanente en funciones durante este periodo de receso, avaló este 6 de junio la designación de Laura Hernández Vargas como Magistrada Numeraria del Tribunal de lo Contenciosos Administrativo de la entidad (Tricaem).

 

*

Con ésta suman 16 designaciones de magistrados sin previo estudio de los requerimientos necesarios para ser designados como tales, ni de su experiencia laboral ni méritos profesionales para el caso. Previamente, los legisladores locales designaron ocho magistrados del Tribunal Superior de Justicia, cinco del mismo Tricaem y dos más del Tribunal Electoral del Estado de México (Treem).

 

*

Si a lo anterior se agrega la designación por el mismo método “fast track” de dos consejeros del Instituto de Transparencia y Acceso a la Información Pública del Estado de México y Municipios (Infoem), tenemos que la LVIII Legislatura mexiquense ha favorecido la designación de 18 personas para importantísimos cargos del Poder Judicial y dos entes autónomos e independientes que se espera sirvan de contrapeso al Ejecutivo y de equilibrio a la división de poderes en la entidad.

 

*

Como en las anteriores ocasiones, el diputado del PAN, Alfonso Guillermo Bravo Álvarez Malo descalificó el procedimiento por considerarlo cerrado, opaco e inequitativo, ya que sin convocatoria pública de por medio la gran mayoría de mexiquenses o residentes de la entidad no pueden aspirar a competir por dichos espacios.

 

*

Extrañamente, en la votación para avalar ambas propuestas del gobernador Eruviel Ávila, ni se inconformó ni votó en contra Octavio Martínez Vargas, legislador del PRD, a la sazón presidente de la Permanente en este periodo de receso, quien antes había también hecho las mismas críticas al procedimiento.

 

*

Si bien las designaciones no han representado violación alguna de la ley, por lo menos han incumplido el periodo de diez días para decidir sobre las propuestas de magistrados para el TSJ y el Tricaem.

 

*

No obstante, en el caso de los dos magistrados del Tribunal Electoral, el diputado Bravo Álvarez Malo mostró evidencias de que ambos cuentan con lazos partidistas directos, lo que los inhabilitaba para esas designaciones.

 

*

Curiosamente, dos días después de que fueran avalados ambos nombramientos, el coordinador formal del sol azteca en la Cámara local de Diputados, Héctor Bautista López, rechazó que el voto de Martínez Vargas tuviera el respaldo de este grupo legislativo, y dijo que fue uno “voto a título personal”. Martínez Vargas, por su parte, se limitó a declarar que los ahora magistrados cumplen con los requisitos que la ley establece.      

 

*

La política es un fenómeno de simulación democrática que ha servido para que un pequeño grupo de personas se beneficie permanentemente. En México, concretamente desde el Estado de México, a esta minoría se le identifica como Grupo Atlacomulco, y ha sido estudiado por años a pesar de que los funcionarios en el poder niegan esa existencia. El investigador Jorge Toribio ha detectado tres condiciones para rastrear las relaciones entre funcionarios públicos y enumera los lazos de sangre, las relaciones empresariales y el compadrazgo. Dados estos lazos, es imposible negar que se actúa para conveniencia de una organización desde el poder público, que al menos en el Estado de México, es una especie de heredad que se ha trasmitido por más de 100 años.

 

*

El Grupo Atlacomuclo domina México. No quiere decir que tenga control sobre el país o que le interese resolver problemas comunes. Tiene control, es verdad, sobre lo que le interesa y afecta sus actividades. El resto puede desarrollarse de la peor de las maneras, siempre y cuando no incomode los fundamentos de su empresa. El Grupo es inclusivo hasta donde le conviene. Un pequeño Bilderberg, a fin de cuentas.

 

*

Pero las tres relaciones propuestas por Toribio no mienten. Están allí, algunas documentadas, otras por descubrirse. Luego de una centena de años, es de risa para ese grupo que se les denuncie o sigan sus pasos. Nada cambia. El Estado de México es una especie de cuna, de base de operaciones para el Grupo, pero también es una laboratorio social donde las decisiones que toma el poder se examinan en la medida que su inteligencia le permite.

 

*

De cualquier forma, la democracia es una mentira muy mal disfrazada y en la cual todos los que se alineen están invitados para hacer negocio. El resto de la población tiene derecho a montar sus circos. Puede hacer manifestaciones, escribir libremente, crear, protestar peor nunca tendrá la oportunidad de cambiar algo.  

 

*

El primero de junio de este año un grupo de peregrinas fueron violadas cuando se dirigían a Chalma, en una procesión a pie que atraviesa La Marquesa hasta Malinalco. En el grupo había hombres, familiares que las acompañaban, pero los asaltantes los encañonaron, robaron y golpearon a los hombres ya las mujeres las violaron. Luego, fueron abandonados en el campo y posteriormente traslados al hospital Pretelini para su atención. Nadie denunció los hechos porque consideraron que no tenía sentido hacerlo, aunque la vida les haya cambiado a partir del hecho.

 

*

El burro Chon en Ciudad Juárez, el gato Morris en Xalapa y el perro Titán en Oaxaca son los aventajados aspirantes a las alcaldías de sus lugares de origen que los ciudadanos lanzaron para protestar contra las animaladas de los candidatos humanos. Primero las redes sociales sirvieron para la promoción pero ahora las calles de aquellos lugares observan manifestaciones de apoyo, con todo y pancartas, música y cánticos al estilo Peña Nieto. El fenómeno no es solamente curioso. Es la manifestación del hartazgo peor también de la impotencia. La falsa democracia se cacarea e invita a no desperdiciar el voto en un animal. Cuánta razón tienen los institutos electorales.

 

*

El alza a los pasajes en el Estado de México no tiene que ver con la necesidad de las empresas o su bancarrota inminente, como hacen creer o sugieren. Ni siquiera con el alza sistemática de la gasolina o con el apoyo irrestricto del presidente de México. Los dueños de los conglomerados son parte del Grupo Atlacomulco y hacen negocio. Su lógica, primaria y animal, les anima a señalar que si alguien no le parece, pues que no utilice los camiones o los taxis. Así han sido los Alcántara, los García, los Maldonado, los Núñez siempre. No tienen por qué cambiar esta vez. Sería un verdadero milagro que el alza fuera rechazada, que las demandas funcionaran y que ellos mismos –los dueño- se pusieran la soga al cuello.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s