La escuela sin Enlace

* La Prueba Enlace le cambió la lógica a la escuela, redujo su función a un entrenamiento, se olvidó del desarrollo integral y del pensamiento del alumno. Momentáneamente, con esta suspensión, queda a la deriva pedagógica y sólo la creatividad docente la puede salvar.

 

Luis Zamora Calzada

El anuncio del secretario de Educación Pública federal, Emilio Chuayffet, respecto a la suspensión de la aplicación de la Evaluación Nacional de Logro Académico en Centros Escolares, mejor conocida como “Prueba Enlace”, acaba con una cadena de prácticas que tenían “secuestrada” a la escuela.

Los acreedores de los estímulos económicos que se otorgaban por los “buenos resultados” obtenidos de la aplicación, con montos que se repartían entre todo el personal de la escuela, se resentirán. Para las instituciones con profesores que les fue mal en los puntajes y que fueron etiquetados como “focalizados”, con todas las repercusiones del propio señalamiento, significará un verdadero respiro de la asfixia administrativa y burocrática a que fueron sometidos por ese hecho.

En el fondo la escuela dejará de “entrenar” a los alumnos para resolver esta prueba, en los ocho años que duró su aplicación, se ubicó en el centro y fue eje de las mismas, repercutiendo en la educación que se impartía.

La pretensión de los administradores educativos fue mejorar sus resultados, aceptando incluso que con “ensayos” se alcanzaría ese objetivo, lo que nunca se logró, ubicando a nuestra entidad siempre por debajo de la media nacional.

Diferentes editoriales hicieron sus negocios con esta evaluación. Como ejemplo,  “Entrenamiento para Enlace”, adquirido por un sinnúmero de maestros de las escuelas secundarias del Edomex, utilizado en dos momentos del ciclo escolar, tomaba como referente los contenidos del nivel reproduciendo el formato de cuarenta preguntas con cuatros opciones para elegir y una hoja de respuestas para el llenado de los alvéolos.

La intención era familiarizar a los estudiantes con la prueba, pues “nuestros alumnos no terminan de aprender a seleccionar la respuesta correcta y señalarlo en el círculo correspondiente”, comentan algunos docentes.

Durante su aplicación, la Prueba Enlace le cambió la lógica a la escuela, redujo su función a un entrenamiento, se olvidó del desarrollo integral y del pensamiento del alumno. Momentáneamente, con esta suspensión, queda a la deriva pedagógica y sólo la creatividad docente la puede salvar.

 

Justicia selectiva

 

 

Al parecer el mensaje y la lección que pretendieron dar instancias municipales y estatales, era otorgar a los aliados todas las facilidades a los que se atreven a exigir todo el peso de la ley. Algunas acciones son burdas, impresionantes: la anunciada llegada de filiales de Antorcha Campesina a Toluca el 17 de julio, provocó que el municipio retirara todas sus vallas en la madrugada para que los más de tres mil visitantes ocuparan libremente la Plaza Cívica, sin que nadie los molestara.

La otra cara de la moneda. Un grupo de maestros de escuelas populares, provenientes de la parte oriente de nuestra entidad llevaban varios día de plantón, ocupando, en acuerdo con personal de la Subsecretaría General del gobierno estatal, un espacio de quince metros del citado lugar, para obtener respuesta del otorgamiento de registro de validez oficial de ocho escuelas preparatorias. Ellos fueron víctimas del embate de quien dijo ser el secretario del Ayuntamiento local, quien pretendió notificar verbalmente a los profesores para que se retiraran de la plaza porque él no había otorgado ninguna autorización para su uso.

El autoritarismo llegó al grado de una denuncia penal en contra de los docentes, señalando como hecho delictivo el “estorbo del aprovechamiento de bienes de uso común”, en agravio de la “colectividad”, con un reporte de audiencia que asienta que el secretario del Ayuntamiento, subdirector y consejero jurídico, con el notario público 81, casualmente se dieron cuenta de la “ocupación de la plaza” sin permiso alguno, lo que motivó iniciar la carpeta de investigación 160170360150913, con causa 901/2013, en donde se ordena citar a cuatro docentes para que el ministerio público formule la imputación.

A unos la complacencia, a otros la “criminalización”. Sin ser mal pensado, si los grupos pertenecieran al mismo partido político seguramente hasta cobijas les hubieran llevado.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s