El estratega de Televisa

 

* Televisa no sólo fue favorecida por el gobierno del Estado de México con los contratos de publicidad, Azcárraga ha alcanzado tal poder que tuvo injerencia en la toma de decisiones de la entidad mexiquense, encontró el reportero local Elpidio Hernández. Altos ejecutivos de la empresa  como Pedro Aspe Armella, Alejandro Quintero Íñiguez, Bernardo Gómez Martínez, Alfonso de Angoitia Noriega y José Antonio Bastón Patiño —los otros  Golden Boy’s— también han concretado millonarios negocios en territorio mexiquense. Este texto es parte del libro Los Golden Boy’s, del periodista Francisco Cruz, editado por Planeta en el 2012.

 

Francisco Cruz Jiménez

La política de esconder información no es nueva. Se puso en marcha desde que Peña fue impuesto como candidato a gobernador en enero de 2005. Negocios de familia, la biografía no autorizada de Enrique Peña Nieto y el Grupo Atlacomulco, que salió a la venta en 2009, recordó que Ricardo Monreal Ávila, representante del Partido de la Revolución Democrática (PRD) ante el Instituto Electoral del Estado de México (IEEM), presentó una denuncia contra Peña por rebasar el tope de gastos en 30 por ciento, pues desembolsó 282 millones 372 mil 574 pesos,  cantidad superior a los 216 millones 770 mil 700 pesos aprobados.

La denuncia se quedó corta. Personajes cercanos a Peña y al PRI mexiquense comentaron que hubo gastos hasta por 3 mil millones de pesos para garantizar el triunfo de su candidato a gobernador, así como una guerra sucia para minar y, metafóricamente, matar al rival panista Rubén Mendoza Ayala, quien estaba arriba en las encuestas. Sólo a través del dispendio y de una campaña sucia e inmoral contra Mendoza Ayala, Peña logró posicionarse.

Sobre lo que la televisora de Azcárraga Jean recibirá en los próximos seis años, eso ya se verá. Aun hoy si se tuvieran algunos contratos publicitarios a la vista, la ambigüedad, la facilidad para violar o darles vuelta a las leyes y la laxitud con la que actúan los “jueces” electorales facilitan la triangulación de recursos.

Si no, como se preguntó Roberto Zamarripa, en su columna Tolvanera que publicó el 21 de marzo de 2011 en el periódico Reforma: “¿Cómo explicar el encuentro convocado el pasado miércoles 9 de marzo por la presidenta del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, María del Carmen Alanís, con el representante del PRI ante el IFE, Sebastián Lerdo, el diputado tricolor y embajador del gobernador Peña, Luis Videgaray, el consejero electoral Marco Baños y el candidato a consejero Enrique Ochoa, subordinado de Alanís en el Tribunal Electoral?

”¿Cómo explicar la presencia de esos comensales en un penthouse de la colonia Jardines de la Montaña al sur de la Ciudad de México para discutir la resolución del Instituto Federal Electoral (IFE) que sanciona al gobernador Peña por violar la ley electoral? […] Una espléndida vista del Bosque de Tlalpan enmarcó el encuentro en el cual, un invitado adicional —Frank del Río— habría recibido una encomienda: hacer jugosos ofrecimientos a los magistrados del Tribunal Electoral para tratar de revertir en esa instancia la decisión del IFE que castigó a Peña por violar la Constitución al promover su imagen con spots sobre su Quinto Informe de Gobierno, convertidos en mensajes de precampaña presidencial pagados con recursos de la ciudadanía mexiquense.

”La magistrada Alanís podría alegar que citó en su domicilio a los representantes del PRI y de Enrique Peña para escuchar a las partes del juicio. Pero eso rompería con una tradición establecida: la de recibir a las partes de un litigio en sus oficinas del Tribunal, tal como lo publicita en su agenda. […] Por lo pronto, ya hay una inmoralidad derivada de la desesperación: intentar revertir una sanción legal contra Peña con un acuerdo indebido entre la parte sancionada y la sancionadora. Si Alanís debe explicaciones sobre este encuentro, Marco Baños, el consejero electoral, debería renunciar. Acudir con el Tribunal para revertir una decisión votada en el IFE marca su absoluta falta de institucionalidad y respeto a la ley que se comprometió a ejercer”.

Televisa no sólo fue favorecida por el gobierno del Estado de México con los contratos de publicidad, Azcárraga ha alcanzado tal poder que tuvo injerencia en la toma de decisiones de la entidad mexiquense, encontró el reportero local Elpidio Hernández. Altos ejecutivos de la empresa  como Pedro Aspe Armella, Alejandro Quintero Íñiguez, Bernardo Gómez Martínez, Alfonso de Angoitia Noriega y José Antonio Bastón Patiño —los otros  Golden Boy’s— también han concretado millonarios negocios en territorio mexiquense.

“Peña ha encontrado en Azcárraga y su empresa a un gran aliado para concretar su proyecto. La relación entre el magnate y el mandatario estatal se pudo comprobar durante la primera semana de abril, en 2010, cuando viajaron juntos a Cartagena de Indias, Colombia para participar en el Foro Económico Mundial para Latinoamérica. También se dejó sentir cada año, cuando Azcárraga asistió como invitado de honor al informe de gobierno; en la final del certamen Mujeres con Valor, en la inauguración del Centro de Rehabilitación Infantil Teletón del Estado de México y en distintas recepciones donde han coincidido.

”La sólida amistad forjada al amparo del dinero le permitió a ‘El Tigrito’ convertir al estado en un set de lujo para su empresa. En la entidad se graban spots, melodramas, programas especiales e incluso actores de Televisa como Jaime Camil, Angélica Rivera y Lucero Hogaza fueron utilizados para promover los ‘logros’ del ahora ex mandatario mexiquense”.

Las locaciones para algunas grabaciones han abarcado la Catedral de Toluca, la Plaza de los Mártires, la Plaza González Arratia y hasta el Centro de Readaptación Social de Almoloyita, donde Alexis Ayala y José Elías Moreno filmaron, en 2010, escenas del melodrama ‘Juro que te amo’.

En territorio mexiquense, Azcárraga mantiene una filial llamada Televisa Toluca, dedicada a generar noticias locales a través de dos espacios informativos y un programa de revista; pero “quien sí ha incursionado en los negocios —escribió Elpidio en junio de 2010— es su suegro, Marcos Fastlicht, quien en sociedad con Marcos Salame, Simón Galante y Marco Antonio Slim Domit, hijo de Carlos Slim, adquirió, a finales de 2009, el exclusivo desarrollo inmobiliario Bosque Real, considerado el más grande y lujoso de América Latina”.

El complejo Bosque Real, que alberga un famoso club de golf, está edificado sobre 560 hectáreas y a la fecha cuenta con 2 mil viviendas construidas, pero sólo en 2010 se había ocupado la mitad; tiene 13 kilómetros de vialidades principales y ramales de concreto hidráulico, redes de fibra óptica y servicios subterráneos. La operación de compra-venta incluyó una cláusula en la que se establece que Carlos Peralta conservará un paquete accionario menor dentro del nuevo Consejo de Administración al igual que Pablo Funtanet Mange, antiguos detentadores del desarrollo inmobiliario.

Alejandro Quintero Íñiguez, vicepresidente corporativo de Comercialización de Televisa, ha sido pieza clave en el millonario gasto de publicidad realizado por el gobernador mexiquense. En 2005, apenas consumado el primer trimestre de su gobierno, Peña pactaba una ambiciosa estrategia de publicidad por un total de 742 millones de pesos que incluía, además de tiempo aire, asesoría en materia política y de comunicación a cargo de las empresas intermediarias Tv Promo y Radar Servicios Especializados, propiedad del ejecutivo de Televisa, ampliamente divulgado y documentado por el periodista Jenaro Villamil.

Villamil expresó que el contrato se firmó a finales de 2005 y presenta las rúbricas del titular de Comunicación Social mexiquense, David López Gutiérrez, y de la representante de TV Promo y Radar Servicios Especializados, Jessica de la Madrid; el documento publicado revela que se trató de una estrategia de publicidad.

Tv Promo fue fundada por Quintero el 19 de marzo de 1987 y en su portal web, que se puede consultar en http://www.tvpromo.com.mx aparece como una empresa de servicios integrales en mercadotecnia y comunicación “con probada capacidad para crear, desarrollar y producir cualquier actividad”. Añade que 90 por ciento de sus proyectos han incluido planes de compra y contratación de espacios publicitarios estratégicos en televisión, radio, exteriores, periódicos y revistas.

Entre sus principales clientes, donde no se ubica a ningún político, partido o gobierno se encuentran Parmalat, Oxxo, Mattel, Disney, Colgate, Pfizer, Telcel, Bonafont, Nestlé, Fuller Cosmetics, Comercial Mexicana, Nacional Monte de Piedad, Boing, SC Johnson, Tetra Pack, Jumex, Unilever, Sara Lee, Adams, Kimberly Clark, Motorola, Cervecería Cuauhtémoc Moctezuma, Sony y Western Union. La firma asegura ingresos que superan los cuarenta millones de dólares anuales.

Radar Servicios Especializados en Mercadotecnia, según el Registro Público de la Propiedad, fue creada con la consigna de importar, exportar, adquirir, vender, comprar, fabricar, producir, reproducir, diseñar y distribuir toda clase de materias primas que se relacionen con publicidad, promociones, actividades culturales, comunicación social, mercadotecnia, espectáculos y similares.

Tanto Tv Promo como Radar se han convertido en los brazos financieros más poderosos de Televisa en lo que se refiere a la venta de espacios publicitarios destinados a políticos y gobiernos; tienen la encomienda de acomodar cifras y montos relacionados con gastos de publicidad para evitar que sean sancionados.

La versión de que Tv Promo y Radar actúan como intermediarias del gobierno del Estado de México con la empresa de Azcárraga ha sido negada por ambas partes y, en una carta fechada en 2005, Televisa daba a conocer que Tv Promo no la representa en sus tratos comerciales con partidos políticos ni con ninguna otra instancia política o gubernamental; dos años más tarde, en su reporte ante la Securities Exchange Commision, organismo regulador bursátil de EU, Televisa admitió que Tv Promo sí realiza intermediación con diversos clientes y que Alejandro Quintero sí tiene participación en ésa y otras empresas.

De acuerdo con Elpidio y Villamil, el vicepresidente Ejecutivo de Televisa, Bernardo Gómez Martínez, mano dura del monopolio televisivo y considerado ya el ‘vicepresidente’ de México, en sus ratos de ocio administra su empresa, Grupo Piljos, dedicada al próspero negocio de bienes raíces.

La constructora donde Gómez es accionista mayoritario fue fundada en julio de 2001 y entre sus proyectos se encuentra la edificación de un rancho en Valle de Bravo, de una extensión de 212 mil metros cuadrados. Según la manifestación de impacto ambiental, tuvo una inversión de 7 millones de pesos, como se puede consultar en http://sinat.semarnat.gob.mx/dgiraDocs/documentos/mex/resumenes/2004/15EM2004F0024.pdf.

A propósito de Gómez, el analista Álvaro Cepeda Neri reseñó en febrero de 2011 señalamientos que le hizo un amigo que investigaba el tema: “Ahora más que nunca, el ‘estratega’, la eminencia gris (¡oh, Aldous Huxley!) del imperio de Televisa y sus tentáculos es precisamente Gómez. Éste, salido del mundo de los válidos y favorito del junior Azcárraga, controla políticamente el destino inmediato de la poderosa empresa que se alista a trasladar, a su vicepresidente Gómez, a la vicepresidencia de facto del país, poder tras el trono, en caso de que Peña sea el sucesor de Calderón, para lo que Televisa nada invirtió, salvo cobrar multimillonaria cantidad para posicionar publicitariamente al mexiquense. […] Se adorna Gómez con su cercanía a Peña y que fue él quien (con algunos publicistas, como la diseñadora de la imagen ‘soy totalmente Palacio) lo capturó para, junto con sus consejeros (entre éstos, (Héctor) Aguilar Camín, alias el historiador), proyectarlo para que (…) alcance la Presidencia. Y, ya en ella, Gómez sea su vicepresidente de facto”.

La empresa de Emilio Azcárraga tiene convenios publicitarios con los 31 estados del país y  el Distrito Federal. Para Televisa no hay colores partidistas, como se demostró cuando el PRI perdió la presidencia nacional y Vicente Fox pactó con el gigante de las comunicaciones un nuevo contrato.

En octubre de 2002, el entonces presidente Fox, tras negociaciones a puerta cerrada con Televisa y TV Azteca, decidió abrogar el Reglamento de la Ley Federal de Radio y Televisión—vigente desde 1973—, por la cual el gobierno disponía de 12.5 por ciento del tiempo de transmisión. Por la disminución de este tiempo fiscal del 12.5 al 1.25 por ciento, el Estado dejó de percibir casi 30 mil millones de pesos durante el sexenio foxista.

Visto por donde se quiera, México parece el país donde los imposibles se hacen realidad, pero el mayor negocio mexicano no es la televisión. Ese “negocio” deberá cubrir las exigencias que los clientes de Estados Unidos ya reclaman: vender droga en tiempos de paz.

Los 95 mil muertos consecuencia de la supuesta guerra contra cárteles de la droga es, quizá, el sello distintivo del calderonismo, que pasará a la historia como la administración más sanguinaria. Cuestionada por falsa, dicho esto a partir de las propias cifras de Calderón, la guerra anti-narco no hizo sino encumbrar al Cártel de Sinaloa y permitir el surgimiento de pequeñas narco-insurgencias que pelan no sólo el control de estupefacientes sino también el poder público, los cargos de elección popular.

México es un país en guerra y el Estado de México —el que Peña gobernó del 16 de septiembre de 2005 al 15 de septiembre de 2011— es uno de sus escenarios más cruentos, debido a que el territorio mexiquense se convirtió en refugio de los grandes capos del crimen organizado bajo el auspicio y complicidad de las autoridades.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s