Daños de Enlace

* Con apoyo de financiamiento privado han hecho creer que el profesor es responsable de la reprobación, la incomprensión de textos, la falta de habilidades matemáticas, del bajo nivel educativo, en fin, con una tendencia que está a punto de llegar al extremo de promocionar que el bajo gasto educativo destinado a educación en el país y en los estados es por su culpa.

 

 

Luis Zamora Calzada

 

El 28 de julio un conocido medio nacional reportó manifestaciones y la crisis educativa que viven las escuelas públicas de Estados Unidos, provocada básicamente por el uso de exámenes estandarizados, hecho totalmente similar a la Evaluación Nacional de Logro Académico en Centros Escolares o Enlace, generando daños diversos que han conducido al malestar social.

Entre las repercusiones inmediatas que se comentan y que ocurren ya en nuestro país, se encuentra la devaluación de la imagen de los maestros, a quienes responsabilizan de los malos resultados y todas las adversidades del sistema educativo.

Con apoyo de financiamiento privado han hecho creer que el profesor es responsable de la reprobación, la incomprensión de textos, la falta de habilidades matemáticas, del bajo nivel educativo, en fin, con una tendencia que está a punto de llegar al extremo de promocionar que el bajo gasto educativo destinado a educación en el país y en los estados es por su culpa.

Cada vez es más frecuente escuchar calificativos de maestros flojos, mediocres, conformistas, miedosos; recientemente en nuestra entidad la gran cobertura mediática destinada a un supuesto maestro delincuente o a nivel nacional de la maestra encarcelada por “error”, con posteriores disculpas del titular de la Procuraduría General de la República, por la inconsistencia de sus actuaciones en el caso, todo encaminado a descalificar a los docentes.

Como ocurrió aquí, el examen se convirtió en el eje de la escuela, se destinó demasiado tiempo en los entrenamientos para contestar Enlace, reduciendo los tiempos para el aprendizaje y la docencia, para el razonamiento de los alumnos. Los resultados obtenidos han sido la base para desacreditar y calificar a las escuelas “focalizadas”, asociándolas al fracaso.

El profesorado debe evitar los despidos y el cierre de escuelas públicas, como ocurre ya en el país vecino, la capacitación del maestro centrada en la docencia es fundamental en esta gran lucha, es necesario volver a la tira curricular, al perfil del mexicano que queremos y sobre todo acatar lo establecido en nuestra Carta Magna, como lo recomiendan algunos especialistas en el tema.

 

Sindicalismo oficial

 

Recomendamos una lectura, por la crudeza de su descripción de una realidad que no se puede negar, respecto al tema del sindicalismo y sus prácticas no conocidas por todos, en los sindicatos de electricistas, telefonistas, petroleros, mineros, obreros, burócratas y por supuesto maestros a nivel nacional, presentados en la obra “Los amos de la mafia sindical”. (Francisco Cruz Jiménez, Editorial Planeta, 2013)

En este sindicalismo queda claro que el trabajador no ha importado a las cúpulas, los derechos de  los que tanto se habla en discursos, en eventos montados para el aplauso fácil, son una verdadera falacia, incluso se puede afirmar que un trabajador informado no es útil a la organización. La desinformación y la ignorancia en fundamental en este esquema y quien se atreva a cuestionar el destino de las cuotas o la abundancia de los dirigentes es automáticamente enemigo del sindicato; es conveniente, en este contexto, dominar los deseos de conocer.

Señala el autor que el éxito de los dirigentes en este modelo sindical “se basa en la capacidad para mostrar docilidad al presidente de la República, complacer a los empresarios y contener a los trabajadores, mantenerlos en un ejército cautivo y temeroso, utilizando todo tipo de artimañas o métodos sugestivos como la cláusula de exclusión, la lista negra y la manipulación de estatutos, autorizando su reelección ‘por esta única vez’ cuando se proclaman dirigentes vitalicios, líderes a perpetuidad…”.

En el caso de los maestros, el presidente Ávila Camacho requirió su sumisión absoluta, lo que fue concedido por el dirigente en turno. A cambio, el sindicato “ganó el derecho de asignar a discreción las plazas de maestros e incidir en las políticas educativas, sin contar los puestos que obtuvo dentro de la Secretaría de Educación Pública y el Congreso de la Unión…”. Cualquier parecido con lo que ocurre con el sindicalismo oficial magisterial en nuestra entidad no es mera coincidencia, es algo inducido y permitido.

El Sindicato Unificado de Maestros y Académicos del Estado de México (SUMAEM), está consciente de las ilegalidades y arbitrariedades en contra de los trabajadores. Su razón es combatirlas, mostrar la cara de la legalidad para despertar a los maestros. Informados, fortalecerán su presencia en las aulas, la lucha por este nuevo perfil está en construcción.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s