El Barco Ebrio

*

De los casi 53 millones 350 mil mexicanos en situación de pobreza contabilizados por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política Social (Coneval) hasta el año 2012 (sobre un universo total de 117 millones 300 mil), el Estado de México concentra 7 millones 328 mil 700, es decir el 13.73 por ciento. Esta cifra lo mantiene en el primer lugar nacional, seguido, no precisamente de cerca, por Veracruz, Chiapas y Puebla.

 

*

El informe de resultados de la Medición de la Pobreza 2012, publicado conforme dicta la Ley General de Desarrollo Social y  muy a pesar de los idolatras del régimen el pasado 29 de julio, muestra también que casi un millón de estos pobres lo están en situación extrema (945 mil 700).

 

*

En la misma línea del informe del Instituto Nacional de Geografía, Informática y Estadística (INEGI) sobre las clases medias en México, dado a conocer el 12 de junio anterior con el evidente objetivo de destacar y celebrar su supuesto crecimiento, en éste se resaltan algunos matices para minimizar la gravedad del tema, como por ejemplo que en esta entidad la pobreza extrema disminuyó, al pasar de 1 millón 341 mil 200 a esos 945 mil 700.

 

*

Lo cierto es que esos 7 millones 328 mil 700 de mexiquenses pobres son 600 mil más que el año 2010, cuando sólo lo eran 6 millones 712 mil.

 

*

Según la citada Ley, en México se mide la pobreza a partir de ocho factores, seis agrupados bajo el concepto de” carencias sociales” (Rezago educativo, Acceso a los servicios de salud, Acceso a la seguridad social, Calidad y espacios de la vivienda, Acceso a los servicios básicos en la vivienda y Acceso a la alimentación) y dos relacionados directamente con el ingreso (Ingreso inferior a la línea de bienestar e Ingreso inferior a la línea de bienestar mínimo).

 

*

Cuando alguien tiene ingresos por arriba de la línea de bienestar con no más de una carencia social,  se encuentra en situación de “pobreza moderada”, mientras que si sus ingresos están por debajo y alcanza hasta tres de tales carencias, entonces se ubica en condición de “pobreza extrema”.

 

*

Sobre esta base, el informe señala que sigue creciendo el número de mexiquenses sin acceso a seguridad social, mientras que en las otras “carencias” disminuye.

 

*

Este supuesto avance palidece ante el dato que revela el aumento de mexiquenses en riesgo de ver caer sus ingresos o perderlos -lo que los pondría, a su vez, en riesgo de caer en situación de pobreza-, de casi 900 mil en 2010 a poco más de 1 millón 250 mil en 2012. Adicionalmente, los mexiquenses en situación vulnerable, que en 2010 eran 3 millones 27 mil personas, ahora son 2 millones 808 mil, es decir, poco más de 200 mil en dos años perdieron su zona de confort.

 

*

Como en el resto del país, en esta entidad se replican algunas tendencias relevantes, como que la pobreza en sus dos vertientes se concentra en las ciudades, afecta principalmente a menores de 18 años y mayores de 64 y por igual a hombres y mujeres. La pobreza extrema, en particular, afecta más al medio rural y significativamente a la población indígena.

 

*

Ya no sorprende que a las actividades de cierto relieve del gobernador mexiquense, Eruviel Ávila, asistan también como “invitados de honor” o “testigos de calidad” los titulares del Poder Judicial y del Legislativo: en esta entidad la división de poderes es prácticamente inexistente. A veces sorprenden, sin embargo, las escasas novedades tanto en las formas como en el fondo de esos eventos.

 

*

Es el caso del pasado “Foro Región Centro-Sur del País, Infraestructura: Comunicación y Desarrollo para México”, organizado por el diputado mexiquense en el Congreso federal, Alberto Curi Naime, en uno de los más modernos y nuevos hoteles de la capital estatal.

 

*

Ahí llegó, como si cualquier cosa –el viernes 2 de agosto por la mañana-, el presidente de la Junta de Coordinación Política de la LVIII Legislatura local, seguido por quien debería ser primero en jerarquía, Francisco Rodríguez Posada, presidente en turno de la directiva legislativa, pero relegado siempre a segundo plano por el área de Comunicación Social del Congreso local.

 

*

Y decimos como si nada porque si alguien se ufana de su escaso entendimiento en dicho rubro, el de la infraestructura, es ese diputado. En más de una vez lo hemos escuchado, sea de manera personal, incluso por internet, a través del canal oficial de la Cámara de Diputados, expresar lo que piensa del tema y otros más, expresiones que lo retratan en toda su magnitud, que no es, por cierto, la del “estadista” que la Dirección General de Comunicación Social del Poder Legislativo se empeña en hacernos creer.

 

*

Palabras más, palabras menos, sobre todo en ese tipo de actos populistas que nos retraen a los años 70 y 80, antes o después de haber repartido a diestra y siniestra despensas, juegos de herramientas y accesorios para autos, pero en especial dinero contante y sonante, el susodicho dice: “yo siempre les he dicho a mis presidentes municipales que lo primero es ayudar a la gente. Y que vean si la gente se puede esperar sin su calle, sin su banqueta, tal vez uno o dos años más, y que mejor les apoyen con recursos para que sean productivos. Porque a ver, ¿a poco una persona le va a dar de mordidas a las banquetas? ¿A poco se van a quitar el hambre mordiendo el cemento? No. Es mejor que se esperen un rato más sin sus calles y primero que se les apoye para no pasar hambres”.

 

*

Este pedazo de oratoria suele completarlo con rimbombantes anuncios sobre nuevos “apoyos” a la gente, que van desde más despensas hasta becas para los hijos, pasando por tabletas electrónicas para los estudiantes e incontables recursos para los transportistas, quienes al parecer son su sector social favorito. “A ver tú, diputado fulano, ahí te voy a mandar todo esto para que te pongas a trabajar”, afirma no sin evidente entusiasmo.

 

*

Y por si fuera poco, por si faltara mayor contundencia a su elementalísimo discurso, suele despedirse con otra expresión digna del pasado más repulsivo del régimen: “así que, señores presidentes, pónganse a trabajar en esto porque no olviden que el que da más, dura más”. Toda una declaración de fe que no requiere de mayor explicación a la luz de sus primitivas convicciones.

 

*

Pero dice el refrán que no tiene la culpa el indio, sino el gobernador que lo ha encumbrado. Quizá ni siquiera se dio cuenta ni reparó en la incongruencia que su sola presencia representaba en ese foro, y por ello aplaudió como todo mundo las no menos exageradas sentencias del ex secretario de Finanzas estatal, Murrieta Cummings, ahora subsecretario de Gerardo Ruiz Esparza en Comunicaciones y Transportes, del mismo diputado Curi Naime que de especialista en educación con Ávila Villegas ahora lo es en infraestructura en el Congreso federal, y del propio mandatario mexiquense que elevaron a piedra filosofal para el desarrollo del país a la construcción de mayor infraestructura pública. Cosas veredes, que dijera un rey…

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s