Las élites

* Las reformas venideras no van a consideran a la sociedad, por ello, concatenado al pronunciamiento de Habermas, está la declaración del ex presidente Lázaro Cárdenas: “muy certeras sus palabras del informe, de que “los hombres del gobierno son servidores y no negociantes”.

 

Luis Zamora Calzada

Gracias a información publicada la semana pasada, se supo que el filósofo Jürgen Habermas sugirió desde Grecia a los grupos gobernantes que “hay que alejarse del proyecto elitista elaborado por las élites políticas actuales en Europa e implicar a los ciudadanos”, o se generarán acontecimientos severos, lo que es aplicable en su totalidad a nuestro país.

En todas las reformas constitucionales aprobadas hasta ahora, el gran ausente ha sido el pueblo. Hay en el ambiente una sensación de menosprecio a la gente por parte de la clase política, lo que es palpable en los comentarios cotidianos, dejando sentir que el mayor enemigo de la élite gobernante son los ciudadanos que se atreven a informarse para cuestionar y protestar las acciones que se están efectuando. Reiteradamente se asegura que los grupos en comparsa priorizan sus intereses, ignorando los requerimientos de los ciudadanos, que debieran ser la razón de su actuar.

En materia educativa ocurre algo similar. En los sexenios anteriores se determinó reducir los contenidos del México antiguo y la época colonial y ahora por disposición de la instancia educativa federal se impartirán, nuevamente en primer grado de secundaria, porque la primera decisión no dio resultados, según se asegura. En ambos casos no se consideró al maestro, tampoco a los alumnos, que fueron privados de esta información.

En el mismo tenor desaparece la boleta de calificaciones, conocida en el ciclo escolar anterior como “Cartilla de Educación Básica”, la que provocó crisis en miles de maestros por su inútil llenado de alvéolos en todos los niveles. Será sustituida por un reporte de calificaciones de cinco a diez pero tampoco fue tomado en cuenta el criterio del maestro.

Las reformas venideras no van a consideran a la sociedad, por ello, concatenado al pronunciamiento de Habermas, está la declaración del ex presidente Lázaro Cárdenas: “muy certeras sus palabras del informe, de que ‘los hombres del gobierno son servidores y no negociantes. Deben convencerse que las tareas administrativas y la acción política se dirigen al servicio de la sociedad’ y de que ‘no dejemos por descuido, apetito o complicidad, que se transformen en utilidades individuales, que son utilidades de la nación”, realizadas en carta dirigida a Jesús Reyes Heroles, que cobra vigencia en estos momento de ausencia de un nacionalismo que debiera sustentarse en nuestra Constitución y ser tomado en cuenta por la élite en turno.

 

 

¿Tapetes educativos?

 

 

Los datos oficiales publicados a nivel federal dieron a conocer que en nuestra entidad el número de habitantes en pobreza extrema, sin posibilidades de garantizarse su alimentación diaria, ha crecido hasta llegar a  616 mil personas, más 416 mil sin trabajo, que nos ubica en el nada honroso segundo lugar de desempleo a nivel nacional. Ante este panorama ocurre de manera incomprensible y no explicable desde ningún punto de vista legal, político, cultural, un hecho que debiera detonar la indignación social, cometido por la Secretaría de Educación Pública estatal.

En entrevista, el secretario del ramo aseguró que se trataba de un programa especial originado de una supuesta demanda recibida. Días después aseguró que la petición fue planteada al gobernador en sus giras (sin mostrar documental que acreditara su dicho) y que la idea era responder a ese requerimiento, cumpliendo así con un “grito desesperado del pueblo” para hacer yoga, en tanto los 616 mil habitantes en pobreza que se mueran de hambre.

Agregó que el yoga es un deporte diferente que reúne trabajo físico, espiritual, mental y por ello su proyecto, nacido de la “demanda”, se pretende difundir y en un arranque patriótico y contra todo lo esperado estableció la meta: “romper un récord Guinness”, sin aclarar si esta pretensión también es demanda del pueblo, en los que se incluyen los 416 mil que no tienen trabajo.

“Fundado en el mandato popular” y de acuerdo a los datos publicados en el portal de Transparencia, destinó del gasto educativo 11 millones 759 mil 250 pesos, para la compra de los tapetes (según se reporta, se pagó casi al triple del costo real unitario), que se utilizarán en este infundado programa, adquiriendo ese carácter al no estar establecido en ninguna parte de las leyes que nos rigen en materia educativa, asunto que no debe quedar sólo en declaraciones diversas de algunos legisladores. Es indispensable acudir a la ley para evitar este tipo de hechos que van en detrimento de la población mexiquense, que paga impuestos hasta en el agua que consume.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s