Las conexiones

* Interesante es la demanda que la madre de Paulette interpuso contra la Procuraduría estatal por un monto de 500 millones de pesos debido al trato que recibió y los daños morales que, aduce, le infringieron durante la investigación. El gobierno del Estado de México, ya con Eruviel Ávila al frente, ha determinado a sus abogados alargar lo más que se pueda el caso para evitar el pago si se llegara a perder en los juicios correspondientes. Este texto forma parte del libro Los Golden Boy’s, del periodista Francisco Cruz, editado por Planeta en el 2012.

 

Francisco Cruz Jiménez

En la interminable lista de los empresarios que se han integrado a la política, sobresale el nombre de Francisco Funtanet Mange, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), hermano de Pablo Funtanet, presidente del desarrollo inmobiliario Bosque Real, uno de los más caros de América Latina, dirigido a quienes tienen ingresos anuales mínimos de 60 mil dólares.

Ambos son hijos del fallecido Pablo Funtanet Martí, uno de los grandes desarrolladores de los fraccionamientos de lujo en Huixquilucan como La Herradura, Country Club, Hacienda las Palmas, Interlomas, Tecamachalco, así como creador de Reino Aventura hace 30 años, hoy Six Flags.

Fue, además, socio de la familia Peralta y de Carlos Slim. El 2 de abril del 2010, Alfa, diario de Toluca, publicó el lanzamiento del proyecto Bosque Real, donde se argumenta que  “se requirió de un nuevo financiamiento y una nueva reestructura que reacomodará a nuevos socios en el Consejo de Administración de Bosque Real. Dicho consejo está a punto de concretarse en esta semana con personalidades como los empresarios Marcos Fastlicht —suegro del propietario de Televisa, Emilio Azcárraga Jean—, Marcos Salame, Simón Galante y Marco Antonio Slim Domit —hijo de Carlos Slim—, que adquirirán con una inversión de 500 millones de dólares, la mayoría de acciones.”

En 2006, Pablo Funtanet se encontró en medio de un escándalo que involucraba un asesinato, cuando uno de sus escoltas mató a José Luis Belmar en un accidente de tránsito en el Viaducto, pero nadie resultó detenido. Otro similar lo había protagonizado su hermano el 21 de mayo de 2004, cuando, según la Procuraduría mexiquense, Francisco Funtanet mandó a sus guardaespaldas, que además eran policías estatales, a golpear a Enrique Vargas del Villar en una fiesta privada. Pero no sólo coinciden en estos incidentes, sino en ser una importante conexión con la familia Gebara Farah.

En la trayectoria de Francisco Funtanet se puede apuntar que fue presidente de la Asociación de Industriales del Estado de México y coordinador general de Enlace Institucional mexiquense con Montiel. Luego fue secretario estatal de Desarrollo Económico y presidente del Consejo Coordinador Empresarial Mexiquense. Hoy es diputado estatal por Huixquilucan, abanderado por el Partido Verde Ecologista.

Pablo Funtanet, por su parte, fue presidente del Comité de Apoyo al ex candidato priista para la presidencia, Francisco Labastida, en la zona uno del estado de México. Y, en 1996, fue uno de los beneficiados por la compra a bancos de cartera, pues se le otorgaron dos pagos, uno por 18 millones 530 mil pesos y otro por 31 millones 216 mil 507.

Las abuelas de Paulette, Dora de Rahal y María Teresa Rubiera de Gebara revelan otra conexión. El periodista Ricardo Ravelo, de Proceso, en la edición 1722 escribió que “en el año 2000, la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco recibió una queja: funcionarios del penal federal de Puente Grande presionaban a un grupo de custodios para que se integrara al ‘equipo’ que, en vez de cuidar, atendía, entre otros capos del narco, a El Chapo Guzmán.

Su presidenta, Guadalupe Morfín, le informó a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), cuyos visitadores fueron a Puente Grande, pero sólo para sumarse a las presiones contra los denunciantes. Enterados también de esto, nada hicieron José Luis Soberanes y su equipo, en el cual estaban los actuales candidatos a presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Raúl Plascencia y Mauricio Gebara. En enero de 2001, ya con Fox en la Presidencia, ocurrió la fuga del capo sinaloense.”

Ravelo hace un recuento de la época en que el narcotraficante se fugó en Puente Grande, Jalisco; y el nombre de Mauricio Gebara Rahal se esfuerza por aparecer: “De acuerdo con las investigaciones, de la corrupción que minó la seguridad de Puente Grande, así como del ‘trabajo sucio’ realizado por los visitadores, estuvieron enterados en aquel entonces Raúl Plascencia Villanueva y Mauricio Gebara, dos de los más fuertes candidatos para relevar a Soberanes Fernández en la presidencia de la CNDH. El primero fungía entonces como segundo visitador, en tanto que Gebara Rahal despachaba como administrador de la comisión.”

Un último eslabón en la cadena de los Gebara-Farah es Amanda de la Rosa, la amiga veracruzana de Lizette Farah, cuyo nombre completo es Amanda de la Rosa Fricsione, otra habitual de las secciones de sociedad en Xalapa. Ella fue identificada primero como Amanda de la Rosa Moreno, cambiando su último apellido, que la emparenta con Domingo Pérez-Jácome Friscione, subsecretario de Egresos de la Secretaría de Hacienda desde el 15 de enero del 2008 y, a su vez, con Dionisio Pérez Jácome, jefe de Oficina del Programa de Gobierno del estado de Veracruz y secretario de Comunicaciones en la administración  de Calderón.

A dos años de la muerte de la niña, el misterio no se ha despejado. Si eran amigos personales de Peña Nieto y patrocinadores de campañas gubernamentales, sólo ellos lo saben con certeza. Ni siquiera dos libros y nueve borradores que se quedaron en los archivos de diferentes casas editoras lo pudieron asentar con claridad. Pero los tiempos políticos ubicaron a los Gebara, una especie de empresarios de la buena voluntad ajena, en una palestra pública cuando su fundación ganó los 30 millones de pesos. Nadie cuestiona todavía la efectividad de ATM ni la probidad de Gaxiola, pero el extraño entorno en el que se desarrollan sus programas no deja de llamar la atención.

Otro asunto interesante es la demanda que la madre de Paulette interpuso contra la Procuraduría estatal por un monto de 500 millones de pesos debido al trato que recibió y los daños morales que, aduce, le infringieron durante la investigación. El gobierno del Estado de México, ya con Eruviel Ávila al frente, ha determinado a sus abogados alargar lo más que se pueda el caso para evitar el pago si se llegara a perder en los juicios correspondientes.

Mientras tanto, para el periódico electrónico Reporte índigo, sí existe una red de complicidad política y empresarial entre Peña y los Gebara, pues señala que Mauricio  lo conoce personalmente. Para probarlo, realizó un árbol de relaciones que comienza con el empresario José Luis Chaín—cercano a Enrique Peña y Mauricio Gebara—, dueño de clubes de golf en Valle de Bravo y Avándaro, sus terrenos son sede para eventos de ATM. Mauricio Gebara Rubiera, padre del progenitor de Paulette, es compadre de Chaín y Pablo Funtanet. Pablo es padrino de Tony Gebara. Según Reporte Índigo, los Funtanet son los pilares económicos de Peña Nieto.

Otro nombre que aparece es el de Juan Carlos Herrera Velhagen, casado con una hija de Chaín, pero, además,  socio de GH Grupo Inmobiliario, la empresa que manejan Mauricio, Tony, Christopher y Margaret Gebara, a cuya sombra nació ATM.

“Las elecciones presidenciales están por suceder y Peña será el candidato priista rumbo a Los Pinos. La recaudación de dinero comenzará apenas sea designado por su partido como el aspirante oficial y es allí donde entrarán en acción algunos de los apellidos que aparecen en la historia. No tendrían por qué no participar esta ocasión. Toda la vida lo han hecho y si un premio como el de Iniciativa México puede ser usado como parte de la campaña, lo harán. Ya lo hacen.”

Sobre esta línea de relaciones, Alfredo Castillo Cervantes comprendió que su nuevo encargo necesitaba de publicidad y que no bastaban los golpes de suerte mediáticos, de los que se ufanaba por meses, aunque el resultado de los procesos no se diera a conocer al público. Así, se enroló en las filas de los comentaristas del diario El Universal, donde narraba “casos estremecedores,” que sus funcionarios enfrentaban y resolvían con atingencia inusitada. Siempre estuvo ahí, en medios masivos, otorgando entrevistas y puntos de vista, aunque los resultados reales eran otra cosa.

Los casos impunes de feminicidio en la entidad mexiquense, en el sexenio peñista, sumaron 922, según datos del Observatorio Ciudadano del Femenicidio. Otros casos, como la fuga del asesino César Armando Librado Legorreta, ‘El Coqueto’— el 27 de febrero de 2012— ubicaron a su dependencia en el centro de una serie de burlas en redes sociales y a Castillo, como un hombre con poca suerte, a quien el lado político se le daba muy bien mientras la efectividad laboral no interfiriera.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s