A favor

* Los diputados priistas que votaron a favor de la reforma hacendaria tienen nombre y apellidos. Algunos, hasta trayectoria pública tienen. Pero ninguno se tocó el corazón o la inteligencia para no apoyar la propuesta federal que encarecerá 16 por ciento productos y servicios a partir del 2014.

 

Miguel Alvarado/ Juan Manuel Hernández León

Sólo tres de los diputados federales mexiquenses del PRI no votaron a favor de la reforma hacendaria, que eleva los impuestos de prácticamente todos los bienes y servicios en 16 por ciento para el 2014. Estos tres que no votaron a favor, José Luis Cruz Flores Gómez, Raúl Sandoval Macías y Darío Zacarías Capuchino –líder de la CNC- se limitaron a no asistir a la sesión del 18 de octubre del 2013.

El resto de los diputados tricolores del Edomex siempre han tenido una relación directa y cercana con el presidente de México, Enrique Peña Nieto y su grupo político. Casi todos los que votaron no representan caras nuevas para el electorado. Han sido diputados locales, presidentes municipales, líderes sindicales y funcionarios públicos desde el sexenio de Arturo Montiel Rojas, tío de sangre de Peña Nieto.

La votación de los priistas, apoyada por 79 panistas, 72 perredistas y 10 aliancistas arrasó con la pobre oposición del Partido del Trabajo y Movimiento Ciudadano, que entre los dos apenas juntaron 22 votos, más otros 30 entre PAN y PRD.

La abrumadora mayoría tricolor y sus aliados no tuvieron dificultades y acudió a la experiencia de los allegados al poder del grupo peñista. Destacan, por ejemplo, Miguel Sámano Peralta, operador político del peñismo cuando gobernador pero secretario particular de Arturo Montiel desde que éste trabaja en los Talleres Gráficos de la Nación. Siguió a Montiel a la gubernatura y al término del sexenio se le otorgaron posibilidades para una diputación por parte del Verde Ecologista, que no desaprovechó. Considerado uno de los Golden Boy’s más influyentes, le tocó acercar a Montiel con medios de comunicación y negociar con políticos y empresarios para establecer una sola línea de trabajo con resultados admirables. La prensa local fue alineada a partir de contratos o convenios. Nadie quedó fuera y se procuró una derrama general para las empresas. Montiel vivió un terso sexenio con algunos sectores gracias a los oficios de Sámano, a quien se le consideró uno de los tres políticos más poderosos, junto con Luis Miranda y el propio Montiel.

En la lista de los que votaron a favor también aparece Fernando Zamora, ex dirigente del impenetrable Sindicato de Maestros, SMSEM, en la entidad. Los maestros agrupados en esa organización suman más de 80 mil y siempre se han plegado del lado tricolor para apoyarlo en tiempos electorales. La gestión de Zamora fue como todas, pero se le recuerda más por una extraña foto donde apareció montado a caballo y con un rifle AK-47 en las manos, justo al lao de uno de los jefes del narcotráfico de La Familia en el sur mexiquense. La foto no le representó mayor problemas, tan es así que después consiguió una curul federal, donde opera actualmente.

Otro personaje que votó a favor de la reforma hacendaria es José Manzur Quiroga, ex secretario general de Gobierno con Montiel y subsecretario con Peña Nieto. Manzur simpre h estado en el ojo del huracán, incluso desde el 2007 una declaración patrimonial pública hecha por él mismo señalaba que poseía “casas en Naucalpan, Temascalcingo y Valle de Bravo; 99 vehículos antiguos de colección, que aseguró haber heredado; 47 vehículos de arrastre y salvamento, que forman parte de su empresa Grúas Manzur; ocho automotores más, “de servicio”, y cinco autos de “uso diario”, consignaba el diario La Jornada. Siempre al lado del montielismo, vivió el asesinato de uno de sus hermanos y los señalamientos sobre narcotráfico contra otro. Todo lo superó y actualmente es uno de los priistas mexiquenses más poderosos.

En la lista de los votantes a favor de los impuestos hay ex alcaldes como Roberto Ruiz Moronatti, de Coacalco, y Alejandra del Moral, de Cuautitlán Izcalli. El primero enfrenta una petición por desafuero debido a señalamientos por incumplimiento de obras. Siempre leal al priismo, ha conseguido un capital político de cierto peso pero que le alcana para influir en el valle de México a favor de su grupo. A Alejandra de Moral se le ubica como una de las aspirantes a la gubernatura de la entidad en los próximos sexenios. Simpática y guapa, se ganó al electorado de su distrito, siempre al lado de Peña Nieto.

Otro ex alcalde, José Rangel Espinoza siempre mantuvo bajo perfil cuando encabezó la presidencia del municipio más pobre de la entidad, San José del Rincón. Como diputado federal, saltó a la palestra pública porque emplacó su auto, un lujoso Mercedes, con distintivos de la Cámara. Se le conoce como el legislador Dipucharola, que lo obligó a rectificar.

El caso de Gerardo Liceaga es inusual. Comentarista deportivo de Televisa, después se postuló para la alcaldía de Teoloyucan, donde fue señalado por corrupción por su propio cabildo cuando detectaron cifras maquillas en el 2012. Representa un ejemplo de la influencia de la empresa de Emilio Azcárraga en lo sexenios de Montiel y el actual presidente de México.

Jesús Tolentino Román Bojórquez es miembro de Antorcha Campesina, la misma organización que reclama la renuncia del gobernador mexiquense Eruviel Ávila por incompetencia y que ha convocado a una megareunión en el Estadio Azteca para el 3 de noviembre y hacer públicas sus razones. Antorcha es uno de los brazos duros del priismo y apoyó a Peña en sus campañas para gobernador y presidencia.

Fernando Salgado Delgado, secretario del PRI juvenil en tiempos de César Camacho, es uno de los enlaces con los sindicatos mexiquenses, entre ellos el del transporte y la CTM. Es protegido de Joaquín Gamboa Pascoe.

Fernando Maldonado Hernández Fernando fue director del ISSEMyM los primeros meses de la gestión eruvielista. En 2013, el IFE determino que había rebasado los topes de gastos de campaña, igual que el 90 por ciento de los ahora diputados federales del PRI. Fue también secretario del Transporte en la entidad, sector con el que mantiene intereses políticos.

Alberto Curi Naime fue secretario de Educación estatal con Peña y perdió las elecciones para la alcaldía de Toluca en el 2000.

Los diputados, presumidos por el PRI y el propio presidente de México como “una nueva camada” dan la impresión de estar en las curules por méritos ajenos y porque son necesarios para cerrar grupos dentro del priismo a favor de su líder inmediato. Cada uno, aun con carreras públicas cortas o de bajo perfil, presenta una relación de parentesco, política o empresarial con la cúpula priista, como el caso de Sue Ellen Bernal Bolnik, hija de Eduardo Bernal, un ex alcalde de Tecámac, relacionado con la familia Hank. Asesor de Jorge en Baja California, también coordinó parte de la campaña de Ávila, “y se mantuvo como el enlace de negocios y encuentros del personaje conocido como Tigre Blanco en los expedientes de los organismos de inteligencia de Estados Unidos”, cita el semanario Proceso. La hija, Sue Ellen, tiene 31 años.

Angelina Carreño Mijares aseguraba en campaña que Enrique Peña regresaría la dignidad a México. Hoy, esta diputada está registrada entre una de las que más viaja, en un presupuesto que hasta mayo del 2013 alcanzaba 2.8 millones de pesos en gastos, ejercido junto con otros diputados. No cuenta con trayectoria académica, al igual que Darío Zacarías y Maricruz Cruz Morales. De esta última, se sabe que es integrante de la Central Campesina Independiente. “O te dedicas a ser dirigente social, o te dedicas a hacer propuestas, o te dedicas a leer”, es una de las frases más celebradas de la representante popular. En pocas palabras, terminó la preparatoria y se colocó como asesora de un legislador. De allí a la diputación había un solo paso.

Aurora Denisse Ugalde Alegría, hija de Arturo Ugalde, alcalde de Tlalnepantla y cuya experiencia política es nula y llegó al cargo, dicen, por ese vínculo.

Laura Barrera Fortoul es una de las que más carrera tienen, aunque siempre ligada al montielismo. Consejera del PRI, secretaria estatal de Turismo. Hija de Heberto Barrera, ex presidente de la Fundación Colosio. Es hermana de Heberto Barrera, quien perdió una elección municipal en Villa del Carbón y sobrina de Jaime Barrera, ex secretario del Transporte.

Otro, Alberto Acosta Peña es concesionario de Pemex y ha sido subdirector de Finanzas de Chimalhuacán, por lo que su interés estará enfocado también en apoyar una reforma energética.

El resto de los diputados priistas que votaron a favor, no menos interesantes que los anteriores,  son Marco Antonio Calzada Arroyo Marco Antonio, Brenda Alvarado Sánchez, César Navarro de Alva, José Moreno Árcega, Silvia Márquez Velasco, Norma Ponce Orozco, Cristina Ruiz Sandoval, Rosalba Gualito Castañeda, Blanca Estela Gómez Carmona, Irazema González Martínez Olivares, Juan Manuel Carbajal Hernández, Tanya Rellstab Carreto, Noé Barrueta Barón, Francisco Fernández Clamont, Cristina González Cruz, Gerardo Hernández Tapia, Érika Funes Velázquez y Leticia Calderón Ramírez.

A favor

* Los diputados priistas que votaron a favor de la reforma hacendaria tienen nombre y apellidos. Algunos, hasta trayectoria pública tienen. Pero ninguno se tocó el corazón o la inteligencia para no apoyar la propuesta federal que encarecerá 16 por ciento productos y servicios a partir del 2014.

 

Miguel Alvarado/ Juan Manuel Hernández León

Sólo tres de los diputados federales mexiquenses del PRI no votaron a favor de la reforma hacendaria, que eleva los impuestos de prácticamente todos los bienes y servicios en 16 por ciento para el 2014. Estos tres que no votaron a favor, José Luis Cruz Flores Gómez, Raúl Sandoval Macías y Darío Zacarías Capuchino –líder de la CNC- se limitaron a no asistir a la sesión del 18 de octubre del 2013.

El resto de los diputados tricolores del Edomex siempre han tenido una relación directa y cercana con el presidente de México, Enrique Peña Nieto y su grupo político. Casi todos los que votaron no representan caras nuevas para el electorado. Han sido diputados locales, presidentes municipales, líderes sindicales y funcionarios públicos desde el sexenio de Arturo Montiel Rojas, tío de sangre de Peña Nieto.

La votación de los priistas, apoyada por 79 panistas, 72 perredistas y 10 aliancistas arrasó con la pobre oposición del Partido del Trabajo y Movimiento Ciudadano, que entre los dos apenas juntaron 22 votos, más otros 30 entre PAN y PRD.

La abrumadora mayoría tricolor y sus aliados no tuvieron dificultades y acudió a la experiencia de los allegados al poder del grupo peñista. Destacan, por ejemplo, Miguel Sámano Peralta, operador político del peñismo cuando gobernador pero secretario particular de Arturo Montiel desde que éste trabaja en los Talleres Gráficos de la Nación. Siguió a Montiel a la gubernatura y al término del sexenio se le otorgaron posibilidades para una diputación por parte del Verde Ecologista, que no desaprovechó. Considerado uno de los Golden Boy’s más influyentes, le tocó acercar a Montiel con medios de comunicación y negociar con políticos y empresarios para establecer una sola línea de trabajo con resultados admirables. La prensa local fue alineada a partir de contratos o convenios. Nadie quedó fuera y se procuró una derrama general para las empresas. Montiel vivió un terso sexenio con algunos sectores gracias a los oficios de Sámano, a quien se le consideró uno de los tres políticos más poderosos, junto con Luis Miranda y el propio Montiel.

En la lista de los que votaron a favor también aparece Fernando Zamora, ex dirigente del impenetrable Sindicato de Maestros, SMSEM, en la entidad. Los maestros agrupados en esa organización suman más de 80 mil y siempre se han plegado del lado tricolor para apoyarlo en tiempos electorales. La gestión de Zamora fue como todas, pero se le recuerda más por una extraña foto donde apareció montado a caballo y con un rifle AK-47 en las manos, justo al lao de uno de los jefes del narcotráfico de La Familia en el sur mexiquense. La foto no le representó mayor problemas, tan es así que después consiguió una curul federal, donde opera actualmente.

Otro personaje que votó a favor de la reforma hacendaria es José Manzur Quiroga, ex secretario general de Gobierno con Montiel y subsecretario con Peña Nieto. Manzur simpre h estado en el ojo del huracán, incluso desde el 2007 una declaración patrimonial pública hecha por él mismo señalaba que poseía “casas en Naucalpan, Temascalcingo y Valle de Bravo; 99 vehículos antiguos de colección, que aseguró haber heredado; 47 vehículos de arrastre y salvamento, que forman parte de su empresa Grúas Manzur; ocho automotores más, “de servicio”, y cinco autos de “uso diario”, consignaba el diario La Jornada. Siempre al lado del montielismo, vivió el asesinato de uno de sus hermanos y los señalamientos sobre narcotráfico contra otro. Todo lo superó y actualmente es uno de los priistas mexiquenses más poderosos.

En la lista de los votantes a favor de los impuestos hay ex alcaldes como Roberto Ruiz Moronatti, de Coacalco, y Alejandra del Moral, de Cuautitlán Izcalli. El primero enfrenta una petición por desafuero debido a señalamientos por incumplimiento de obras. Siempre leal al priismo, ha conseguido un capital político de cierto peso pero que le alcana para influir en el valle de México a favor de su grupo. A Alejandra de Moral se le ubica como una de las aspirantes a la gubernatura de la entidad en los próximos sexenios. Simpática y guapa, se ganó al electorado de su distrito, siempre al lado de Peña Nieto.

Otro ex alcalde, José Rangel Espinoza siempre mantuvo bajo perfil cuando encabezó la presidencia del municipio más pobre de la entidad, San José del Rincón. Como diputado federal, saltó a la palestra pública porque emplacó su auto, un lujoso Mercedes, con distintivos de la Cámara. Se le conoce como el legislador Dipucharola, que lo obligó a rectificar.

El caso de Gerardo Liceaga es inusual. Comentarista deportivo de Televisa, después se postuló para la alcaldía de Teoloyucan, donde fue señalado por corrupción por su propio cabildo cuando detectaron cifras maquillas en el 2012. Representa un ejemplo de la influencia de la empresa de Emilio Azcárraga en lo sexenios de Montiel y el actual presidente de México.

Jesús Tolentino Román Bojórquez es miembro de Antorcha Campesina, la misma organización que reclama la renuncia del gobernador mexiquense Eruviel Ávila por incompetencia y que ha convocado a una megareunión en el Estadio Azteca para el 3 de noviembre y hacer públicas sus razones. Antorcha es uno de los brazos duros del priismo y apoyó a Peña en sus campañas para gobernador y presidencia.

Fernando Salgado Delgado, secretario del PRI juvenil en tiempos de César Camacho, es uno de los enlaces con los sindicatos mexiquenses, entre ellos el del transporte y la CTM. Es protegido de Joaquín Gamboa Pascoe.

Fernando Maldonado Hernández Fernando fue director del ISSEMyM los primeros meses de la gestión eruvielista. En 2013, el IFE determino que había rebasado los topes de gastos de campaña, igual que el 90 por ciento de los ahora diputados federales del PRI. Fue también secretario del Transporte en la entidad, sector con el que mantiene intereses políticos.

Alberto Curi Naime fue secretario de Educación estatal con Peña y perdió las elecciones para la alcaldía de Toluca en el 2000.

Los diputados, presumidos por el PRI y el propio presidente de México como “una nueva camada” dan la impresión de estar en las curules por méritos ajenos y porque son necesarios para cerrar grupos dentro del priismo a favor de su líder inmediato. Cada uno, aun con carreras públicas cortas o de bajo perfil, presenta una relación de parentesco, política o empresarial con la cúpula priista, como el caso de Sue Ellen Bernal Bolnik, hija de Eduardo Bernal, un ex alcalde de Tecámac, relacionado con la familia Hank. Asesor de Jorge en Baja California, también coordinó parte de la campaña de Ávila, “y se mantuvo como el enlace de negocios y encuentros del personaje conocido como Tigre Blanco en los expedientes de los organismos de inteligencia de Estados Unidos”, cita el semanario Proceso. La hija, Sue Ellen, tiene 31 años.

Angelina Carreño Mijares aseguraba en campaña que Enrique Peña regresaría la dignidad a México. Hoy, esta diputada está registrada entre una de las que más viaja, en un presupuesto que hasta mayo del 2013 alcanzaba 2.8 millones de pesos en gastos, ejercido junto con otros diputados. No cuenta con trayectoria académica, al igual que Darío Zacarías y Maricruz Cruz Morales. De esta última, se sabe que es integrante de la Central Campesina Independiente. “O te dedicas a ser dirigente social, o te dedicas a hacer propuestas, o te dedicas a leer”, es una de las frases más celebradas de la representante popular. En pocas palabras, terminó la preparatoria y se colocó como asesora de un legislador. De allí a la diputación había un solo paso.

Aurora Denisse Ugalde Alegría, hija de Arturo Ugalde, alcalde de Tlalnepantla y cuya experiencia política es nula y llegó al cargo, dicen, por ese vínculo.

Laura Barrera Fortoul es una de las que más carrera tienen, aunque siempre ligada al montielismo. Consejera del PRI, secretaria estatal de Turismo. Hija de Heberto Barrera, ex presidente de la Fundación Colosio. Es hermana de Heberto Barrera, quien perdió una elección municipal en Villa del Carbón y sobrina de Jaime Barrera, ex secretario del Transporte.

Otro, Alberto Acosta Peña es concesionario de Pemex y ha sido subdirector de Finanzas de Chimalhuacán, por lo que su interés estará enfocado también en apoyar una reforma energética.

El resto de los diputados priistas que votaron a favor, no menos interesantes que los anteriores,  son Marco Antonio Calzada Arroyo Marco Antonio, Brenda Alvarado Sánchez, César Navarro de Alva, José Moreno Árcega, Silvia Márquez Velasco, Norma Ponce Orozco, Cristina Ruiz Sandoval, Rosalba Gualito Castañeda, Blanca Estela Gómez Carmona, Irazema González Martínez Olivares, Juan Manuel Carbajal Hernández, Tanya Rellstab Carreto, Noé Barrueta Barón, Francisco Fernández Clamont, Cristina González Cruz, Gerardo Hernández Tapia, Érika Funes Velázquez y Leticia Calderón Ramírez.

El Barco Ebrio

*

Un buen día –de un día para otro- al gobernador del Estado de México comenzó a lloverle en su milpa. Por cualquier cosa, era motivo de aparición en medios y redes sociales. Le publicaron hasta su vida privada, su empedernida soltería, después de su divorcio.  Y un buen día, todo comenzó a tener una intención. Que los cobros de agua exagerados, que cuentas estratosféricas a proveedores de la campaña del 2011 sin pago, que los curiosos aditamentos que el doctor usa para su piel y que cuestan más que los de una artista de Televisa, que la insistencia de Antorcha Campesina para que abandone el cargo y el posterior secuestro del padre de una de las dirigentes, que la señorita Laura viajando en helicópteros de rescate del Grupo Relámpago mexiquense. Todo, todo eso, se va pareciendo más al complot que existe dentro de la selección de futbol que a la crítica obvia de un cargo público, al ejercicio del contrapeso. Ora resulta –ahora, pues- ora resulta que el doctor Ávila efectivamente no es lo que dijo ser ni ha cumplido lo que prometió, ni ha pagado lo que debe ni tampoco tiene intenciones de continuar. ¿Y entonces?

 

*

Uno de los más enojados proveedores de la campaña de Eruviel Ávila exhibe, a quien quiera verlos, los documentos que comprueban una deuda del PRI por más de 30 millones de pesos con su empresa. El hombre, oriundo de Toluca, hizo para la campaña gubernamental de Ávila, los pendones, los gallardetes y algunas de las cientos de miles de lonas que adornan las calles y los poblados mexiquenses con la intención de que se le pagara en caso de ganarle el priista. Apuesta segura, no le importó pagar de su bolsillo aquella inversión, pues sabía bien que nadie le haría sombra al socio del Grupo Atlacomulco. Luego de las votaciones, se dirigió a cobrar o al menos a informarse. Desde las oficinas tricolores en Alfredo del Mazo le dijeron que sería el gobierno estatal el encargado del papeleo, y que tardaría lo razonable. Así, pues decidió que lo mejor era esperar.

 

*

Dos años después, con las deudas ahogándole y a punto de quebrar, al empresario le aseguraron que “las cosas no son como tú quieres. Va a aceptar nuestros términos o nada más no te pagamos nada. Tú escoge”. Y es que los términos del gobierno avilista o aviliano, como se acomode mejor, incluyen ese pago en el mundo del tiempo imaginario, de la dimensión desconocida o del físico cuántico Sheldon Cooper. El pago ya está, pero nomás no hay dinero. El hombre aquel, apesadumbrado, está atado de manos, por decir lo menos.

 

*

Es tal la especie de que el doctor Eruviel Ávila se va, que hasta el festejo de Fin de Año para la burocracia se ha adelantado casi un mes. Los empleados señalan que eso no ha sucedido nunca y que el nerviosismo imperante dentro del aparato gubernamental ha soltado lenguas. Unas aseguran que Ávila no pasa de noviembre y otras que ni siquiera completa octubre.  La gravedad del cambio, señalan, radica en que los contratos por pagar quedaran en el aire y serán clasificados como “pasivos”. Y la otra que es que la mayor parte de los proveedores serán sustituidos por los que traiga la supuesta nueva administración.

 

*

Esa nueva administración estaría encabezada por María Elena Barrea, ex secretaria particular de Enrique Peña, ex secretaria de Salud estatal, ex presidenta municipal de Toluca y actual senadora, quien, dicen, ya hizo maletas para regresar a su Toluquita querida y espera solamente la verde luz.

 

*

Solamente las teorías de la conspiración pueden explicar que el PRI haya obtenido la presidencia de México, que el PAN sea lo mismo que el PRI y que el PRD sea igual que los otros dos. Ni siquiera la física cuántica cuadraría los números para la próxima hacienda 2014. Y es que ¿cómo?, ¿a qué hora?, ¿por qué?

 

*

Una nota del portal electrónico sin embargo.MX/ZonaFranca da una muestra más del tipo de administración de Eruviel Ávila, quien por otra parte extraña su curul y, más todavía, la comodidad del palacio municipal de Ecatepec. Aquella nota indica que Carlos Chávez Valdez, secretario general adjunto en el comité estatal del Partido Acción Nacional (PAN) en Guanajuato, ha sido contratado por el gobernador mexiquense para que le brinde asesorías por 10 millones de pesos, junto con el Centro Fox, del locuaz ex presidente Vicente. Por los de acá firmaron el Instituto Mexiquense del Emprendedor  y la Secretaría de Economía. Los contratos obligaban a los vendedores para impartir pláticas y conferencias de liderazgo gratuitas por el Edomex. Así, el equipo de Carlos y Vicente se transformó en una especie de Paulo Coelho de longaniza, y ofreció sus enseñanzas a los ávidos empresarios mexiquenses, quienes no pagaron nada. Nadie sabe que aprendió o si de aquellos enjuagues se haya encontrado a un nuevo Vicente que, tarde o temprano, dirigirá nuestro deschavetado país.

 

*

El escritor y periodista de Metepec, Francisco Cruz, presentó su nuevo libro, Los Amos de la Mafia Sindical, en la Facultad de Humanidades de la UAEM. Cruz realiza una gira por el centro del país para dar a conocer su investigación, que desnuda a líderes sindicales de hoy y de antes, y que explica, como un rompecabezas que se une con sus otros libros, por qué México es como es.

 

*

La Fundación Gilberto es una especie de asociación benefactora, formada por prominentes damas de la alta sociedad mexicana, y que cada año realizan un magno festival navideño, un bazar, pues donde hay que entrarle con productos de alta calidad, carísimos pero eso sí, muy exclusivos. Así, dicen los asistentes, mermeladas de 300 pesos hasta perlas casi negras puede uno hallar en los recintos de la Hacienda Los Morales, en la calle Vázquez de Mella 525, en el DF. Esta Fundación es superexitosa y a través de ella se mueven millones de pesos destinados a obras de caridad y otros goles de pecho. Criticada y alabada, finalmente sucumbe ante el poder de sus patrocinadores. Por ejemplo, el año pasado algunas decenas de camiones, enviados por secretarías federales y empresas, llegaron hasta Los Morales para comprar. Pero oficinistas casi todos, fueron regiamente apoyados con una partida de casi 2 millones de pesos por camión, para que no hubiera problema. ¿De dónde sale ese dinero, en el caso de las secretarías?

Vivos y muertos

* Toluca. El gobernador Ávila prefiere las sonrisas. Todos intuimos que él también quiere ser feliz, y que en su caso, para lograrlo debe sostenerse en el dinero. Si fuera de otra forma, se notaría. No sería gobernador, para empezar. Viviría libremente, sin esconderse de nada. Trabajaría no como diputado, tal vez como vidriero o doctor, pero un poco, tal vez, más equilibrado. Por lo pronto prefiere las sonrisas y los exabruptos los deja para la oficina.

 

Miguel Alvarado

Toluca. El centro lleno de muertos, la mayoría de azúcar. Algunos de carne y sangre. Los de dulce cuestan 50 pesos, a veces, o diez, dependiendo del tamaño. Los otros son gratis, aunque hay que invertir en la mano de obra. Si son ejecutados, pagar al sicario, los autos, las armas y luego esconderse por un tiempo. No sabemos cómo funciona aquella industria, salvo por relatos de primera mano que siempre varían en los detalles importantes. Pero es así. A veces nada se mueve si no hay un muerto de por medio, aunque sea de chocolate.

Por allí por los Portales hay como una fiesta. A medias, pero fiesta al fin. Los días endurecidos por el dinero, la ausencia de él, como si fuera una persona, tonifican la piel, la vuelven piedra, papel o tijera o una mezcla de aquello, la más malsana, intolerable. De algún lado provienen los recursos, entonces, ya que desde el gobierno y los impuestos apenas algo sale o se derrama. ¿Cómo se pagan las cosas? ¿Cómo alcanza hasta para un muerto?

Toluca. El gobernador Ávila prefiere las sonrisas. Todos intuimos que él también quiere ser feliz, y que en su caso, para lograrlo debe sostenerse en el dinero. Si fuera de otra forma, se notaría. No sería gobernador, para empezar. Viviría libremente, sin esconderse de nada. Trabajaría no como diputado, tal vez como vidriero o doctor, pero un poco, tal vez, más equilibrado. Por lo pronto prefiere las sonrisas y los exabruptos los deja para la oficina. O para la casa. O para quien le interese. A nadie le llama la atención su vida privada, y es que ni siquiera tiene. Tampoco queremos que lea poesía o que se apasione por algo que no sea el servicio público, las cuentas del dinero, también público. Unos quieren que trabaje, o ni eso, que cumpla así a secas. No es que no sepa, es que nunca quiso. Si hubiera querido, no habría aceptado las condiciones que lo ubican como el político más    (aquí se pone la palabra que uno quiera)    del Estado de México.

Pero prefiere las sonrisas. Las suyas parecen fáciles, espontáneas, aunque tal vez haya entrenado. En los periódicos, nada le duele desde los boletines que se reproducen, desde las preguntas que, dicen, contesta en grande. Es su oficio y lo ejerce como le enseñaron. Decidió hacerse el muerto porque pudo elegir. Te conviene, le dijeron y terminó por creerse un oso de gomita, una paleta Chupa Chups, la legendaria Coca en el desierto, una calaverita de azúcar, una aguda marioneta de Jim Henson.

Y se ríe. No a carcajadas, porque eso es un acto tan íntimo como hacer el balance del presupuesto. Nadie debe saber las razones y menos los caprichoso en los que se enmarcan los repartos. Nadie, ni él, entienden bien a bien qué hace allí. Porque podría estar en otro lado, en cualquier parte del mundo. ¿Cómo gasta su dinero un gobernador? ¿Lo ahorra, para los tiempos de crisis o decide de una vez por todas vivir lo que ellos llaman la vida y que en la mayoría de los casos depende de lo que poseen, lo que desean? Pero es que a quién no se le antoja una casa más mansión, un auto menos compacto, una dama o un caballero más al estilo Televisa. De vez en cuando, claro. A esto que hace el gobernador mexiquense, ahorrar, se le llama capital político. Una contradicción, un absurdo muy abstracto al que se acostumbra uno a escuchar en las noticias o de boca de los involucrados. Capital político, por la parte menos afectada, significa hacer amistades, ayudar al otro político o grupo en el poder, solapar, encubrir, decir esto y hacer lo otro. Incluso a veces se permite un discurso público que es propio, que se sabe escrito o nacido de la inspiración. ¿Qué inspiración hay en la política? ¿Cómo le hacía Jaime Sabines? Hay una contradicción que uno no puede explicar pero que está ahí. Como apoyar el aborto y pertenecer al PAN, afiliarse al Opus Dei. Como ser consciente y pertenecer a algún partido.

Toluca. El gobernador Eruviel pasea. Poco, pero lo hace. Un día recorrió las calles del centro en su veloz camioneta, seguida por otras tantas, aterradoras máquinas que parecen ataúdes motorizados. Se abrió paso como pudo y pudo comprobar, así de rápido y en un atisbo, los puestos de calaveritas dulces allá en los Portales. Siempre las había visto, porque antes caminaba o al menos se desplazaba en rangos más o menos permitidos. Ha pensado mucho si debe comentar algo acerca de la selección nacional de futbol, desearle suerte a los muchachos -y es que deveras lo ha pensado, y mucho-. Total, ya Peña lo hizo en una visita a los panameños y salió bien librado. Pero Eruviel no está peleado con lo bien hecho. Quienes lo conocen aseguran que ha aprendido lo refinado. Las mejores cremas para la piel, por ejemplo, atestiguan ese dicho. El diablo está en los detalles, dicen en las reuniones los que tratan temas de suprema importancia, como el pago a los músicos de la Arrolladora Banda Limón, por 8 millones 120 mil pesos, 300 veces más de lo que cobra normalmente, asegura el periodista Elpidio Hernández, por actuar en los festejos patrios.

Los políticos apuestan por la mala memoria y la cortedad del recuerdo. Saben que pueden dirigir el dinero a otros rubros. Y no es que la Banda Limón no se merezca ese pago. Tal vez debe cobrar siempre así, cuando el dinero no sea público. Pan, muertos, circo, limones y algo de cólera tipifican al Estado de México en la mezcolanza más antinatural desde su creación política. Con sus 15 millones de habitantes debiera ser un caldo rebelde porque aquí se ejemplifica todo. Vive el más rico pero también el desharrapado y la gama entre ellos se desarrollan científica, arquitectónicamente.

De pronto, las ideas salidas de teorías del complot toman forman. Las refresqueras, por ejemplo, autorizaron en un lobby secreto el aumento a los precios. Que se culpe al gobierno. El boicot no será contra las pepsis, las mirindas. Nada puede explicarse si no se ocupa la ingeniería inversa, si no se cree en los ovnis o los Illuminati toman cuerpo concreto y cargos gubernamentales. ¿Están aquí para exterminarnos, pero antes extraernos toda la fuerza bruta, laboral, inteligente o la que sea? ¿Por qué uno se siente esclavo, encadenado irremediablemente a una calaverita de azúcar, a un doctor gobernador, a un osito Bimbo, a la gravedad impronunciable de un copete presidencial?

Mentira, todo es mentira.

Ley inaplicable

* Es obvio que los legisladores no revisaron la Constitución Política al aprobar la citada ley, de haberlo hecho habrían notado que atentarían contra un artículo de nuestra Carta Magna y de acuerdo con la postura de algunos especialistas en la materia, será una razón suficiente para que los jueces federales la declaren inconstitucional.

 

 

Luis Zamora Calzada

Es increíble, hasta ahora, que nadie se haya dado cuenta que la Ley General del Servicio Profesional Docente no es aplicable en materia laboral en ninguna parte del país.

Es obvio que los legisladores no revisaron la Constitución Política al aprobar la citada ley, de haberlo hecho habrían notado que atentarían contra un artículo de nuestra Carta Magna y de acuerdo con la postura de algunos especialistas en la materia, será una razón suficiente para que los jueces federales la declaren inconstitucional.

Los integrantes del Congreso de la Unión omitieron acatar lo establecido en el artículo 116 fracción VI, que en la parte que interesa dice:

“Artículo 116. El poder público de los estados se dividirá, para su ejercicio, en Ejecutivo, Legislativo y Judicial, y no podrá reunirse dos o más de estos poderes en una sola persona o corporación, ni depositarse el Legislativo en un solo individuo.

“Los poderes de los Estados se organizarán conforme a la Constitución de cada uno de ellos, con sujeción a las siguientes normas:

“VI. Las relaciones de trabajo entre los estados y sus trabajadores, se regirán por las leyes que expidan las legislaturas de los estados con base en lo dispuesto por el Artículo 123 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y sus disposiciones reglamentarias”.

En tanto que la Ley General del Servicio Profesional Docente  en su artículo 1 establece que es “reglamentaria de la fracción III del artículo 3o. de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos”, además ordena que el marco normativo aplicable en las entidades federativas se ajustará a las previsiones de dicha Ley, los servicios de Educación Básica y Media Superior que, en su caso, impartan los ayuntamientos se sujetarán a la misma y las autoridades educativas locales deberán realizar las acciones de coordinación necesarias con los ayuntamientos.

Es claro que esto no ocurrirá, dado que en las relaciones de trabajo estatales, regirá el Artículo 123 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y sus disposiciones reglamentarias: Ley Federal del Trabajo y Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado, por tanto no es aplicable la ley reglamentaria que proviene del artículo 3ro. Constitucional.

 

Otras omisiones

 

La Ley General del Servicio Profesional Docente viola el Convenio Internacional número 151 y la  Recomendación Internacional número 143, ambos de la Organización Internacional del Trabajo, los que se encuentran debidamente suscritos por nuestro país, estableciendo los fundamentos esenciales que deben tener los representantes de los trabajadores respecto al uso de tiempo laboral para realizar tareas sindicales, especificando con claridad el Convenio lo siguiente:

“Parte III. Facilidades que deben concederse a las organizaciones de empleados públicos.

Artículo 6

“1. Deberán concederse a los representantes de las organizaciones reconocidas de empleados públicos facilidades apropiadas para permitirles el desempeño rápido y eficaz de sus funciones durante sus horas de trabajo o fuera de ellas”.

La recomendación en sus disposiciones generales establece que a los efectos de la misma, la expresión “representantes de los trabajadores” comprende las personas reconocidas como tales en virtud de la legislación o la práctica nacional, determinando en su fracción III, respecto a la protección de los representantes, en su punto cinco que los mismos deberían gozar de protección eficaz contra todo acto que pueda perjudicarlos, incluido el despido por razón de su condición de representante de los trabajadores, de sus actividades como tales representantes, de su afiliación al sindicato, o de su participación en la actividad sindical, siempre que dichos representantes actúen conforme a las leyes, señalando en su punto 10.1), que los representantes de los trabajadores en la empresa deberían disfrutar,  sin pérdida de salario ni de prestaciones u otras ventajas sociales, del tiempo libre necesario para desempeñar las tareas de representación.

Por tanto el artículo 78 de la  Ley General del Servicio Profesional Docente, contraviene lo anterior al señalar que “las personas que decidan aceptar el desempeño de un empleo, cargo o comisión que impidan el ejercicio de su función docente, de dirección o supervisión, deberán separarse del Servicio, sin goce de sueldo, mientras dure el empleo, cargo o comisión”, a todas luces borra de un plumazo el derecho de uso de tiempo laboral para tareas sindicales, lo que es combatible desde un amparo federal.

 

El amigo Enríquez

* Una de las cualidades que se debe reconocer a Enríquez es su facilidad para relacionarse con los políticos que están de moda en su partido, gracias a ella tiene por compadres a dos de los ex gobernadores más destacados del PRI, es decir, Enrique Peña e Ivonne Ortega. El primero, por haber bautizado junto con su entonces esposa Mónica Pretelini al pequeño Luis Felipe Enríquez; la segunda es madrina de bautizo de Patricio Enríquez, cuya fiesta fue pagada por la ex gobernadora Ortega con dinero del estado. El siguiente texto forma parte del libro Los Golden Boy’s, del periodista Francisco Cruz, editado por Planeta en el 2012.

 

Francisco Cruz

Felipe Enríquez es considerado el operador del modelo Peña-Montiel que consiste en la obtención de millonarios recursos a través de la especulación de tierras ejidales, la creación de redes y conexiones con grupos de poder —entre los que se encuentran los propietarios de medios de comunicación—, así como de compra y coacción del voto a favor del PRI durante todo el periodo de campaña y hasta el día de la elección.

El sello más claro del apoyo de Peña fue en Nuevo León con el priista Rodrigo Medina de la Cruz, cuando fue candidato a gobernador en las elecciones de 2009, pues siguió muy de cerca su campaña—dirigida por Enríquez Hernández y pagada con dinero del Estado de México—, al igual que las televisoras Televisa y TV Azteca.

Compadre, socio y amigo de Peña, Enríquez participó en la campaña de Félix González Canto, en Quintana Roo; y en la de Ortega, en Yucatán. Los gobernadores peninsulares se han convertido en fieles aliados de Peña Nieto.

Experto en las viejas prácticas del PRI con las que  ha adquirido la habilidad para manipular la voluntad de los electores, esta virtud le ha valido la entera confianza de Peña Nieto, así como su cargo como diputado federal por el Distrito 7 de Nuevo León. Las elecciones para su puesto las ganó a Yolanda Villarreal Elizondo—candidata del PAN— con una diferencia de 100 mágicos votos; el resultado del PREP lo colocaba con 207 votos menos que su contrincante, pero en el segundo recuento de casillas, ordenado por el IFE, Enríquez ganó.

Otra de las cualidades que se debe reconocer a Enríquez es su facilidad para relacionarse con los políticos que están de moda en su partido, gracias a ella tiene por compadres a dos de los ex gobernadores más destacados del PRI, es decir, Enrique Peña e Ivonne Ortega. El primero, por haber bautizado junto con su entonces esposa Mónica Pretelini al pequeño Luis Felipe Enríquez; la segunda es madrina de bautizo de Patricio Enríquez, cuya fiesta fue pagada por la ex gobernadora Ortega con dinero del estado.

Con el tiempo se descubrirían otros “atributos” igualmente llamativos de este “compadre” de Peña, pues hubo una cantidad abrumadora de señalamientos que lo acusaban de corrupción, a pesar de que, en 2009, Luis Videgaray Caso, presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, maniobró para protegerlo con el nombramiento de secretario de la misma comisión.

Los señalamientos sobre Enríquez aparecieron uno tras otro. Para entonces se sabía que su patrimonio personal y familiar, aquellos más de 220 millones de pesos, había sido acumulado a partir de 1992, cuando empezó su carrera en el sector público en Monterrey.

También se habían hecho públicas y famosas algunas de sus adquisiciones: 159 hectáreas de terreno en el municipio de Solidaridad, Quintana Roo, entre Cancún e Isla Mujeres, por al menos 55 millones de pesos. Y otras mil 69 hectáreas en el municipio de Montemorelos, por más de 20 millones de pesos; su avión particular, cuyo costo superaba el millón y medio de dólares; y una participación superior a 2 millones de dólares en el desarrollo de Isla Blanca, Quintana Roo.

El 26 de enero de 2011, el periodista Agustín Ambriz, del semanario Luces del Siglo de Quintana Roo y que luego se reprodujo en algunos otros medios, dio cuenta de cómo el legislador de Nuevo León armó una serie de esquemas para hacerse de recursos financieros cuyo destino sería la campaña presidencial de Peña en 2012. Los señalamientos quitaron toda sospecha sobre cómo financiaba el PRI sus actividades.

“Compra millonaria de operador de Peña” argumenta que “dentro de la red de operadores financieros de la adelantada campaña presidencial de Peña, el nombre del diputado federal regiomontano Felipe Enríquez Hernández, pesa mucho. No sólo es miembro del grupo de los Golden Boy’s, también es el amigo, el compadre y hasta el socio del gobernador mexiquense.

”Por esa razón, él es quien desde 2005 se encarga de las relaciones con los gobiernos del PRI en los estados, particularmente del sureste, así como de conseguir recursos frescos para campañas políticas. […] Su presencia en el estado no es nueva. Tampoco su labor de operador financiero de campañas políticas. En su cuenta personal acumula la del propio Peña Nieto para gobernador en 2005; la de Ivonne Ortega en Yucatán; la de Eugenio Hernández en Durango; la de Rodrigo Medina en Nuevo León —con el apoyo de Jesús Alcántara Núñez— y, la más reciente, la de Roberto Borge en Quintana Roo.”

Si bien Enríquez fue uno de los brazos operativos para conseguir el “triunfo” de Eruviel Ávila Villegas para la gubernatura mexiquense, los priistas mexiquenses no dejaron nada al azar y sellaron una alianza con la lideresa magisterial Elba Esther Gordillo Morales a cambio de programas sociales.

El equipo de Enríquez, al que se sumó Jesús Núñez Alcántara, tejió pactos similares con el Sindicato de Maestros al Servicio del Estado de México (SMSEM), que tiene el control de 80 mil mentores y unos 20 mil empleados administrativos con lo que la estructura gubernamental— como lo denunció en su momento Alejandro Encinas Rodríguez, candidato del PRD a la gubernatura del estado de México en 2011— se sobrepuso a la del PRI mexiquense.

“En Nuevo León —escribió Ambriz—, la historia de Enríquez es la de un político de clase media que de la noche a la mañana se convirtió en empresario inmobiliario y nuevo rico. Su incursión en la política se dio como secretario particular del alcalde de Monterrey, Benjamín Clariond Reyes en 1992.

”Ahora, de manera soterrada, participa en los negocios de la empresa GLS-4 Corporativo SA de CV, utilizando como prestanombres a su cuñado Hugo Flores Toba, quien figura como presidente del Consejo de Administración. Bajo las siglas de esta constructora, en diciembre de 2009, Enríquez adquirió 19 hectáreas de un ‘predio rústico’ en Punta Blanca, último brazo de la zona continental de Isla Mujeres, con la pretensión de construir un complejo inmobiliario que conjugue lujosas zonas habitacionales y hoteleras con servicios de comercio y turísticos, muy parecidos a los que existen en la Isla del Padre, en Texas.”

El precio de compraventa pactado fue de 169 millones 42 mil pesos, de acuerdo con la escritura pública número 39,661, del 18 de diciembre de 2009, ante la fe del notario público número 30 del estado, Luis Miguel Cámara Patrón. La vendedora fue la empresa Desarrollos I. M. SA de CV, propiedad del ex gobernador (quintanarroense) Mario Villanueva Madrid y su esposa, Isabel Tenorio, quien participó como representante legal en toda la operación.

El predio es parte de las casi 200 hectáreas que comprende Punta Blanca, declarada patrimonio nacional por decreto presidencial en 1972 e, históricamente, en conflictos agrarios por la multiplicidad de propietarios que, durante las últimas tres décadas, han venido reclamándolas como suyas. Cuando, en 2008, Felipe Enríquez le echó el ojo a este predio para emprender su proyecto inmobiliario, alguien le comentó que las 19 hectáreas de su interés pertenecían al ex gobernador Villanueva. Hasta su celda del Reclusorio Norte del Distrito Federal llegaron los representantes de GLS-4 Corporativo SA de CV para convencer al ex gobernador de que se las vendiera.

Desconfiado, inicialmente Villanueva fingió no acordarse del terreno. Pero la memoria se le refrescó cuando los representantes de la constructora le recordaron que el predio aparecía a nombre de un tal Amador Ramos López, cirujano dentista de Chetumal, y quien resultó ser el concuño de Arturo Villanueva Madrid. Tras el recordatorio, el ex gobernador pidió tiempo para realizar los trámites necesarios, pues existían documentos que avalaban que, sin consentimiento, Ramos López había vendido el inmueble al comerciante Juan Ángel Valle Campos, a quien buscaron para llegar a un arreglo.

Fue así, como, desde el interior del penal, Mario Villanueva planeó la creación de la empresa Desarrollos I. M.  SA de CV, la cual quedó oficialmente constituida en marzo de 2008 ante la notaria de Luis Miguel Cámara Patrón. Dos meses después, el 26 de mayo, Isabel Tenorio encabezó una asamblea para otorgar un poder para actos de administración a nombre de Arturo Villanueva Madrid.

A partir de esto, Desarrollos I. M. SA de CV acelera la regularización y posesión de la propiedad, pues había dos presuntos propietarios que reclamaban el predio como suyo: Juan Ángel Valle Campos y Arturo Bojórquez León. En febrero de 2009, en un intento de la constructora por tomar posesión del terreno, seguidores de ambos bandos se enfrentaron a golpes y fue necesaria la intervención de la policía municipal de Isla Mujeres para poner calma. La refriega dejó un policía muerto y la presidenta municipal, Alicia Ricalde Magaña, fue amenazada, por el ex gobernador Villanueva, según informó ella misma al presidente Felipe Calderón. A los pocos días, el ex gobernador fue privado de los privilegios que  recibía en el penal y fue enviado a la zona de los enfermos mentales. No obstante ello, en diciembre de 2009 Desarrollos I. M. SA de CV logró vender el predio en 169 millones 42 mil pesos a la constructora regiomontana GLS-4 Corporativo SA de CV.

Según documentos del Registro Público de la Propiedad de Monterrey, Nuevo León, el 3 de diciembre de 2009 los socios de GLS-4 Corporativa SA de CV celebraron una asamblea ordinaria para anunciar la integración de nuevos accionistas, a saber, las empresas Raíces Consultoría SA de CV y Consorcio G.H., SA de CV. Y el 18 de ese mismo mes se realizó la operación de la compra venta por la cantidad de 169 millones 40 mil pesos.

Ahora que se acerca el momento en que Roberto Borge deberá elegir a los miembros de su gabinete, corre fuerte la versión en la prensa local de que se incluirá como asesores a gente cercana del diputado federal regiomontano. Por lo pronto, en Monterrey, el enriquecimiento inexplicable de Felipe Enríquez es motivo de sospecha entre sus paisanos, quienes conocieron su austeridad juvenil cuando vivía en la colonia Campestre y ahora no terminan de entender de dónde salieron los más de 169 millones de pesos que pagó de una fracción de 19 hectáreas en Punta Blanca, zona continental de Isla Mujeres.

Fue un efecto dominó. En febrero de 2011, Radio Motul en Quintana Roo reprodujo un reportaje que acreditó a la revista electrónica Reporte Índigo en el que, lo mínimo, se dijo que Enríquez se enriquecía a costa del dinero público: “Enríquez Hernández, compadre de la gobernadora Ortega y del gobernador Peña, no ha impulsado una sola iniciativa para favorecer a sus electores a su paso por diversos cargos públicos, pero ciertamente ha llevado a cabo acciones prominentes en las artes de la alquimia electoral, en la obtención de recursos de procedencia desconocida (¿lavado de dinero?) para financiar las campañas políticas del PRI y para hacer jugosos negocios inmobiliarios por medio de litigios y de dobles titulaciones”.

Y hubo señalamientos de que este “compadre”, egresado de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) y diputado federal, se había transformado en un “exitoso” empresario del ramo inmobiliario y, ya como terrateniente, estaba en camino de tener su propia isla propia, con playas vírgenes, en Isla Blanca, Yucatán, al norte de Cancún.

En mayo de 2012, también se filtró que Enríquez, personalmente, visitó en varias ocasiones, en su celda, a “El Chueco” Mario Villanueva Madrid, ex gobernador de Quintana Roo, cuando estaba en proceso su extradición a Estados Unidos, donde lo juzgarían por nexos con el crimen organizado y lavado de dinero.

Ambriz escribió, el 23 de enero de 2012, que Enríquez y el ex gobernador quintanarroense Félix González Canto embarcaron a Villanueva —provechando su condición de preso y en vías de ser entregado a la justicia estadunidense—, en una transacción de 40 millones de dólares, de la que sólo le hicieron un pago parcial.

El jueves 2 de agosto de 2012, en una corte de Nueva York, Villanueva se confesó culpable de un cargo de conspiración para lavar dinero. “De 1993 a 2001 participé en una conspiración para organizar transacciones financieras, sabiendo que se trataba del producto de una actividad ilícita, para ocultar el carácter y el origen de ese producto”.

Caminos errados

* Hasta el 2012, los tramos concesionados eran 11 y la afluencia que manejan es enorme. Según datos del propio gobierno estatal, La Venta – Chamapa, por ejemplo, registra un tránsito promedio diario, anual, de 34 mil 779 autos, pero un cruce diario de 55 mil 920 vehículos para apenas 14 kilómetros. Hace un año, un auto pagaba 58 pesos. Hoy paga 61 pesos. La empresa constructora es Concesionaria de Vías Troncales, S.A. de C.V, que pertenece al Grupo Carso, de Carlos Slim.

 

Miguel Alvarado

Según el gobierno del Estado de México, la red carretera local, que consta de unos 15 mil kilómetros, está en perfectas condiciones, y lo convierten en la entidad mejor comunicada del país. La realidad es otra. Solamente las carreteras concesionadas, o “privadas”, que cobran por peaje, reciben mantenimiento y correcciones adecuadas. Estos tramos han sido concesionados a un reducido grupo de empresarios, antiguos aliados políticos y económicos de gobernadores y funcionarios públicos mexiquenses. El resto, las carreteras secundarias, que en términos concretos forman parte de la red de caminos estatales, se cae a pedazos.

Hasta el 2012, los tramos concesionados eran 11 y la afluencia que manejan es enorme. Según datos del propio gobierno estatal, La Venta – Chamapa, por ejemplo, registra un tránsito promedio diario, anual, de 34 mil 779 autos, pero un cruce diario de 55 mil 920 vehículos para apenas 14 kilómetros. Hace un año, un auto pagaba 58 pesos. Hoy paga 61 pesos. La empresa constructora es Concesionaria de Vías Troncales, S.A. de C.V, que pertenece al Grupo Carso, de Carlos Slim. Quien opera esa carretera es Promotora del Desarrollo de América Latina, S.A. de C.V, de la española OHL (Obrascon Huarte Laín), propiedad a su vez de Juan Miguel Villar Mir,  accionista de Banco Santander y ex ministro franquista. Financiador del Partido Popular en España, Villar se adjudicó contratos por 7 mil 758.21 millones de euros entre el 2002 y el 2009. Sin embargo, es más conocido por su afán de querer dirigir al equipo de futbol Real Madrid, y competir y perder por su presidencia en el 2006.

Otra carretera concesionada es la Toluca – Atlacomulco, construida por Banobras y operada por OATSA, S.A. de C.V. Esta carretera mide 53 kilómetros y tiene una afluencia anual promedio, diario, de 25 mil 743 unidades, con 51 mil 969 cruces diarios. En dos años, la tarifa aumentó dos pesos, de 62 a 66 que ya se cobran en el 2013. Banobras es propiedad del gobierno mexicano y la administración de Enrique Peña puso a administrarlo a Alfredo del Mazo Maza, primo del presidente  e hijo y nieto de Alfredo del Mazo González y Alfredo de Mazo Vélez, ex gobernadores de la entidad. Su familia es pilar del llamado Grupo Atlacomulco y a del Mazo Maza se le menciona como el próximo aspirante del PRI para competir por la gubernatura del Edomex, luego de que perdiera en el último minuto ese nombramiento, frente a Eruviel Ávila Villegas. OATSA pertenece a Hermes, de Carlos Hank Rhon, hijo de Carlos Hank González, el autollamado “Profesor”, ex gobernador del Estado de México y miembro del invisible Grupo Atlacomuclo. Por años, dirigió la política mexicana tras bambalinas y heredó a sus hijos un emporio comercial cuestionado por sus presuntas relaciones con el narcotráfico, sobre todo. OATSA también administra la autopista Lerma – Tenango del Valle, construida por la empresa Lerma – Santiago., también de la familia Hank. Sobre esa construcción, se reportó “la tala de 22 mil árboles de pino, encino y oyamel en 68 hectáreas del Estado de México y en 6.61 de Morelos”.

La autopista Peñón – Texcoco tiene 16 kilómetros y medio de largo. Fue construida por PAC, S.A. de C.V y la administra OPERVITE, S.A. de C.V.  Arroja un promedio diario de circulación, por año, de 29 mil 654 vehículos y cruces diarios de 30 mil 47 unidades. El peaje subió 10 pesos en menos de un año, pues pasó de 28 en el 2012 a 38 pesos en el 2013. PACSA pertenece a Juan Armando Hinojosa, empresario consentido de los sexenios de Arturo Montiel y Enrique Peña. Patrocinador económico de aquellos políticos, a Hinojosa se le recuerda también por perder a su hijo, Armando Hinojosa García, en un accidente aéreo después de que un su helicóptero cayera durante un vuelo desde Atlacomulco, en el 2012, y encontrado entre Jiquipilco y Villa del Carbón. El padre es dueño de la empresa Eolo, cuyos aviones utilizó Peña durante su campaña presidencial. Por su parte, OPERVITE pertenece a David Peñaloza, señalado por beneficiarse en el sexenio de Ernesto Zedillo de sus relaciones políticas y obtener así concesiones carreteras. Controla 900 kilómetros de vialidades en el país y tiene concesiones para 12 autopistas. Peñaloza es cercano a Carlos Salinas de Gortari. Fue acusado por defraudar a Nafinsa 33 millones dólares en 1997. Prófugo, fue encarcelado en España y soltado en el 2003. “El 26 de marzo de 1993… el gobierno del Estado de México obtuvo la concesión por 20 años para operar la autopista Peñón-Texcoco, pero Fox cedió todos los derechos a una subsidiaria de Tribasa, ahora Pinfra, por un plazo de 19 años y 10 meses”, recuerda un artículo de Reporte Índigo. Tribasa y Pinfra son empresas de David Peñaloza.

La autopista Tenango – Ixtapan de la Sal es un tramo de 42.7 kilómetros, construido por Autopista Tenango – Ixtapan de la Sal, S.A. de C.V. y operada por David Peñaloza y su OPERVITE. Al año circulan, en promedio diario, 5 mil 778 unidades pero cruzan esa pista 11 mil 453 unidades. En un año subió su peaje de 71 a 78 pesos en el 2013. Opervite fue denunciada por un arbitrario aumento en esa cuota. “De acuerdo a un análisis de la calificadora Fitch Ratings, hasta julio del año pasado registraba un tráfico promedio diario de 6 mil vehículos que le generaban ingresos por día de 376 mil 858 pesos, 137 millones 553 mil 170 pesos cada año. Con este incremento los ingresos por día serían de 528 mil pesos, es decir, al año PINFRA recibirá 194 millones 720 mil pesos, de los cuales tiene que pagar el 1.5 por ciento al gobierno, lo que se traduce en 2 millones 890 mil 800 pesos”, recuerda el diario local Alfa.

El Libramiento Ruta de la Independencia Bicentenario fue construido por C.F.C. Concesiones, S.A. de C.V, de Carlos Slim, y es operada por Promotora del Desarrollo de América Latina, S.A. de C.V, en un tramo de 30 kilómetros, por OHL. Por ella circulan en promedio anual 12 mil 936 vehículos diarios y la cruzan 15 mil 347 unidades. En un año, aumentó el peaje de 60 a 63 pesos.

La Autopista Toluca – Zitácuaro, Ruta de los Insurgentes Bicentenario mide 40 kilómetros y su cuota, como la de las demás, aumentó de 70 a 81 pesos en menos de un año. Tiene 11 mil 831 cruces diarios y fue construida por Acomex, S.A. de C.V. Es operada por la empresa Operadora de Autopistas, S.A. de C.V.

Acomex, Autovías Concesionadas Mexiquenses, es parte de la empresa Coconal, fundada por Enrique Lona Valenzuela en 1950 y encabezada actualmente por Héctor Ovalle, quien es considerado uno de “los 100 dueños de México”, según la revista Expansión y Operadora de Autopistas es también filial de Coconal.

Coconal y Acomex también construyen y administran la Autopista Circuito Exterior Mexiquense Bicentenario, de 113 kilómetros y con 23 mil 512 unidades circulando diario, en promedio anual. El peaje era hace un año de 206 pesos, aunque hoy se cobra 229.

La Autopista Viaducto Bicentenario es un tramo de 23 kilómetros y 24 mil 403 unidades diarias e circulación. Fue construida por Viaducto Bicentenario, S.A. de C.V y es administrada por Operadora Concesionaria Mexiquense, S.A. de C.V. Viaducto Bicentenario es una concesionaria de los españoles de OHL, lo mismo que Operadora, filial mexicana de los europeos.

La Autopista Naucalpan – Ecatepec Bicentenario fue realizada por Viabilis Infraestructura, S. A. de C. V y es administrada por Operadora Autopista Río de los Remedios, S.A.P.I. de C.V en un tramo de 13.2 kilómetros, con una afluencia anual de 8 mil 67 unidades por día, en promedio.

El Barco Ebrio

*

Luego del sensacional triunfo de la selección mexicana de futbol contra Panamá, el país se ha volcado en una especie de euforia que celebra casi cualquier cosa, porque el mundial todo lo vale. Hace lo imposible por estar con sus ídolos, en las duras y en las maduras, como Alejandro Peña Pretelini, hijo del presidente de México, quien acudió al estadio Azteca para ver jugar a los héroes aztecas. Como no iba a tiempo, la camioneta que lo transportaba decidió que lo mejor era meterse a contraflujo y por calles cerradas para conseguir su objetivo. Pero tuvo mala suerte y el carruaje presidencial fue detenido por policías que resguardaban aquella zona. Luego de un intercambio verbal, el miembro de la familia presidencial, que en México equivale a ser de la realeza, pudo continuar su viaje y atestiguar a tiempo las hazañas de Oribe Peralta y Raúl Jiménez. Enhorabuena.

 

*

En Paseo Tollocan casi esquina con Alfredo del Mazo, Liverpool construye una impresionante tienda con lo más inn del diseño arquitectónico. Ubicada en plena zona industrial, tiene como objetivo atraer comercio a la ciudad de Toluca, mejorar la calidad de vida de los capitalinos y ofrecer durante todo el año grandes descuentos y promociones, para que hasta los más pobres puedan disfrutar de vez en cuando de las delicias de parecer rico. Sí, cómo no.

 

*

Pero lo cierto es que aquel Liverpool será una tienda como cualquier otra, excepto por la forma que tendrá, que semeja el nido de un pájaro, muy parecido a los estadios chinos que se usaron para los Juegos Olímpicos de Pekín. El diseño es de primer mundo. Las razones para ir, los usuarios y los dueños, tal vez no. El proyecto está a cargo del despacho Springall+Lira y Jorge Matsumoto, que han enviado fotos por redes sociales de la estructura, en la cual destacan los accesos, que tienen formas circulares, alargadas, como si se tratara de una moderna cueva de acero y concreto. La fachada, café, está “forrada” por tiras de acero que parecen las ramas de un nido de aves.

 

*

Las empresas de la zona protestaron contra el uso indebido que se la da al suelo de aquella zona. Primero una universidad y luego una tienda departamental les brinca a los dueños y gerentes. ¿Pues qué no hay espacios adecuados para ese tipo de negocios?, se preguntan asombrados, pero también envidiosos.

 

*

El gobernador del Edomex, Eruviel Ávila, se ha dedicado de todo corazón a replicar y respaldar todas las propuestas del presidente Peña Nieto, por inviables que sean. A veces, Peña se ve obligado a “hablar por hablar” o “prometer por prometer”, como aquella moción donde sugiere que el 50 por ciento de las candidaturas populares sean para las mujeres. No pasaron ni dos días cando Ávila había hecho suya esta propuesta. No está mal que replique, pero sí que sea solamente eso la actividad del doctor.

 

*

El Edomex enfrenta una de las más graves crisis políticas y económicas de los últimos tiempos. Simplemente no hay derrama y alguna parte de la ciudadanía está en espera de que el gobierno, pague, libere presupuestos y los comparta como único medio de sobrevivencia. Es cierto que desde el gobierno se concentra una gran parte del circulante, de los apoyos a empresariado y proveedores, de los que dependen miles de familias. Pero también es verdad que otras fuentes legales de dinero están cerradas. ¿De quién es culpa esa crisis invisible, que nadie dice, que nadie ve pero que sí siente? Y por otro lado, si Eruviel se va del poder, es cosa que sólo María Elena Barrera sabe. La fecha, claro.

 

*

A los ahorradores del sistema de Afores les quitaron parte de su dinero. No sólo no ahorraron, sino que perdieron lo que ya tenían sin saber exactamente por qué. Los administradores les enviaron, primero, un estado de cuenta que ya reflejaba aquella pérdida. Luego hicieron llegar un papelito muy mono donde explicaban que lo importante es que son depósitos a largo plazo, que las contracciones de las Cetes habían obligado a perder dinero y que finalmente no se preocuparan. Nunca dijeron cómo recuperar lo perdido ni pidieron, ni siquiera, una disculpa. El atraco ejemplifica el grado de corrupción que impera en México. Los desfalcos iban desde los 2 mil pesos hasta los 100 mil, en usuarios con salarios promedio. Esta corrupción es medible desde casi cualquier ángulo. Carlos Romero Deschamps, senador y líder petrolero, ha estado 34 años como diputado y como miembro de las cámaras. Nunca ha presentado una iniciativa propia.

 

*

¿Cómo se sostiene una economía sin dinero legal? Desde la Federación ha comenzado una especie de campaña para informar, de la manera más suave posible, sobre la crisis que azota al país. Un buen día amaneceremos quebrados y ni el análisis más sesudo podrá explicar, menos garantizar a una recuperación. El dinero del narcotráfico sostuvo por años una economía que depende del petróleo, las remesas y el turismo. Las cuatro actividades generaban la derrama pero a alguno se les ocurrió llevarse el dinero a otra parte.

 

*

Mientras se padece por dinero, la inseguridad es para el gobierno de Eruviel el principal reclamo de la ciudadanía. Diga lo que diga, el actual gobierno ha sido superado en todo por el crimen, organizado o  no. El narco ha dejado los titulares en la prensa pero no por ello ha dejado de actuar con la misma crueldad y frecuencia. Para Eruviel, la seguridad significó crear un nuevo nombre para la misma policía. Es algo así como la película de Matrix, donde los habitantes vivían en un mundo ilusorio de crímenes, asaltos y secuestros. Luego despertaron y se dieron cuenta de que lo único que había cambiado era el paisaje, porque lo demás era lo mismo.

 

*

Maude Versini, ex esposa de Arturo Montiel, gobernador del Estado de México, ha vivido el poder desde los extremos. Primero, como la Dama principal de la entidad, gobernaba y mandaba. Sus caprichoso, si los eran, se cumplían casi mágicamente, Logró lo que pocas mujeres en el mundo han podido. Incubó incluso el germen presidencial en Montiel, a quien maniobras de Roberto Madrazo lo exhibieron como lo que se supone es realmente. Perdió la candidatura presidencial priista y su matrimonio se vino abajo, coincidentemente. Luego los líos por los hijos se presentaron. Que si uno tenía derechos sobre ellos o que si el otro podía llevárselos. Finalmente, Montiel los retuvo en México y según Versini, ya no los volvió a ver. Por más que ha recurrido a las instancias legales mexicanas, Maude ha comprobado qué significa pelear contra el poder. Pero ella lo sabía, mejor que nadie, cuando se decidió a probar fortuna con los dueños de México. Hoy acude a Derechos Humanos de México pero también de América para recuperar a sus niños. Al final se los regresarán. Que haya suerte.

Casta divina

* En 2007 aparecieron en Yucatán los primeros indicios de la conformación de esa casta dorada que operaba por debajo del agua cuando se descubrieron operadores “mexiquenses”, enviados del peñismo, “trabajando” para garantizar el triunfo de la candidata priista Ivonne Aracelly Ortega Pacheco y así derrotar el cacicazgo que intentaban imponer los panistas a través del gobernador meridense Patricio Patrón Laviada. El texto anterior es parte del libro “Los Golden Boy’s”, del periodista Francisco Cruz Jiménez, editado por Planeta en el 2012.

 

Francisco Cruz

Como si se tratara de uno de los próceres de la nación —Miguel Hidalgo, Benito Juárez,  Emiliano Zapata—, o de un santo de la Iglesia católica, en septiembre de 2009, en papelerías del Estado de México empezó a venderse una “estampa” biográfica de bolsillo del gobernador Enrique Peña Nieto. Los priistas lo veían ya mudándose a Los Pinos y despachando en Palacio Nacional.

La monografía narraba, brevemente, la carrera política de Peña, que empezó a pedirse como material de estudio a los estudiantes de tercero, cuarto, quinto y sexto grados de educación primaria, y en los tres años de secundaria. Aunque esto era evidente, Alberto Curi Naime, secretario estatal de Educación, negó que hubiera alguna instrucción para que la solicitaran directivos o maestros de las escuelas públicas.

Alberto Serrano, gerente de la Editorial Bob —empresa responsable de recopilar, imprimir e incorporar a su catálogo de monografías la “famosa” estampa—, negó entonces que Peña fuera el único gobernador con una monografía. Sólo confirmó que el material era de distribución nacional: “Observamos que era muy demandado por las escuelas y decidimos aprovechar ese mercado”, declaró para el periódico La Jornada el 8 de enero de 2010.

La biografía resumió la carrera de Peña desde 1984, cuando se afilió al PRI, su paso como diputado local, coordinador financiero de la campaña de su antecesor en la gubernatura, Arturo Montiel, y  consejero priista. Al final destacaba: “es el gobernador más conocido por los mexicanos.”

Ante este panorama, políticos y empresarios de todo el país empezaron a “creer” en el proyecto presidencial Peña-Montiel, por lo que se distinguió a un grupo selecto de funcionarios y burócratas, una oligarquía que perfiló tres bloques internos para el control del poder político y económico del país, así como del mismo grupo. La casta de oro que los pondrá en camino, aunque parece muy adelantado e ingenuo, de los comicios presidenciales de 2018.

En las sombras hacían otro tipo de labor personajes como el regiomontano Felipe Enríquez Hernández, diputado federal en aquél entonces, Jesús Alcántara,  ex diputado mexiquense, y los izquierdistas Rosario Robles Berlanga y René Arce Islas. Como se comentó en el capítulo correspondiente a las Golden Queens, ésta salió repudiada y cuestionada del Partido de la Revolución Democrática, mientras que el segundo alistaba en secreto su renuncia a las filas perredistas, decisión que se concretó en diciembre de 2009.

Arce supo guardar muy bien su simpatía por Peña Nieto, y no fue sino hasta el 1 de mayo de 2012, en un encuentro que se desarrolló en el salón Gran Fórum del Distrito Federal, que se reunió públicamente con el candidato presidencial mexiquense para ofrecerle su apoyo, acompañado por los ex diputados federales Víctor Hugo Círigo Vázquez y Ruth Zavaleta Salgado —ex presidenta de la mesa directiva de la Cámara de Diputados—, identificados con la corriente Nueva Izquierda,  que había criticado a López Obrador en el PRD.

En 2007 aparecieron en Yucatán los primeros indicios de la conformación de esa casta dorada que operaba por debajo del agua cuando se descubrieron operadores “mexiquenses”, enviados del peñismo, “trabajando” para garantizar el triunfo de la candidata priista Ivonne Aracelly Ortega Pacheco y así derrotar el cacicazgo que intentaban imponer los panistas a través del gobernador meridense Patricio Patrón Laviada.

Arriba en la lista, como primer peñista, destacaba el nombre del delegado del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRI, Felipe Enríquez Hernández, un político que, unos años atrás, había consolidado su carrera como secretario particular; “ahijado” del empresario neoleonés Benjamín Clariond Reyes-Retana, alcalde de Monterrey del 1 de enero de 1992 al 31 de octubre de 1994 y gobernador interino de Nuevo León del 17 de abril de 1996 al 3 de octubre de 1997.

Los detalles se colaron a la prensa: Enríquez fue secretario particular de Clariond cuando éste fungió como alcalde de Monterrey de 1992 a 1994, y secretario de Desarrollo Social en el gobierno interino de Nuevo León, presidido por el mismo Clariond, de 1996 a 1997.

Contra todos los pronósticos, la administración estatal o interinato de Clariond Reyes-Retana se caracterizó por escandalosos actos de corrupción. Uno de ellos lo protagonizó el tesorero Xavier Doria González, quien pasó varios meses en prisión por un desfalco de 173 millones de pesos.

Después de dos arraigos y 78 días en un penal de Nuevo León, Doria ofreció al gobierno estatal, de una manera sorpresiva y unilateral, regresar los 173 millones de pesos que desvió del erario público como una manera de reparar el daño y mejorar el proceso iniciado en su contra. Y así fue, los devolvió en efectivo y en varios sacos.

Hubo versiones que vinculaban a Felipe Enríquez y Benjamín Clariond como accionistas de negocios inmobiliarios en Monterrey. Se recordaba con insistencia que Enríquez había dirigido Fomento Metropolitano de Monterrey —ente público responsable de vivienda—, de 2003 a 2005, en el gobierno estatal de Natividad González Parás, de 2003 a 2009 y que, a su salida, Enríquez abrió su propia empresa de bienes raíces, Inmobiliaria RCO de donde venía su sociedad con Clariond Reyes-Retana.

El hecho es que, en 2005, tomó la decisión de sumarse al equipo de campaña que impulsaba a Peña como heredero de Arturo Montiel. Desde entonces, no ha dejado al grupo mexiquense. En ese contexto, apareció pleno el nombre de Felipe Enríquez Hernández y su nombramiento, en 2006, como delegado del PRI para el estado de Yucatán. Por primera vez se habló de los nuevos Golden Boy’s. Le correspondió el número tres en la lista, apenas debajo de Luis Enrique Miranda y María Elena Barrera.

Enríquez llegó a esa entidad enclavada en el sureste mexicano con el encargo especial de hacer ganar a la candidata priista Ivonne Aracelly Ortega Pacheco. Llevaba también un consejo, no olvidar que Patrón había aplastado a Orlando Paredes Lara, cachorro del cacique Víctor Cervera Pacheco, tío de Ivonne.

No llegó solo a Mérida. Enríquez fue acompañado por Jesús Alcántara Núñez, diputado federal priista por uno de los distritos del Estado de México. Conocida como la “dupla diabólica”, ese par había hecho ganar a José Natividad González Parás en Nuevo León, a Peña Nieto, en el Estado de México y a Andrés Granier Melo en Tabasco. “Y son los que ahora lograrán el triunfo de Ivonne en Yucatán, presumió al periódico Reforma uno de los más cercanos colaboradores de la candidata priista. […] Ambos son señalados como incondicionales de Peña. Incluso, el mandatario mexiquense fue padrino de bautizo del hijo del diputado local de Nuevo León el 7 de octubre del año pasado”.

Luis Montoya, presidente del panismo yucateco, amplió los señalamientos e indicó que “en torno a la campaña de Ortega hay un supuesto clan de gobernadores priistas, liderados por el coordinador de los diputados federales de ese partido, Emilio Gamboa Patrón. […] Los gobernadores de Quintana Roo, Campeche, Nuevo León, Estado de México y Tamaulipas apoyan financieramente la campaña de la priista por medio de un brazo ejecutor: Felipe Enríquez”.

La última semana de mayo de 2012, cuando apuntalaba su campaña hacia la presidencia municipal de Monterrey, se hizo público que el candidato priista —Felipe Enríquez— y su familia cercana, había acumulado, en unos cuantos años, una fortuna que superaba los 228 millones de pesos.

Enríquez había entregado, en sus declaraciones de bienes patrimoniales, la suma de 18.3 millones de pesos; sin embargo, el periódico de Monterrey El Norte se dio a la tarea de escudriñar y encontró que, “tomando en cuenta las inversiones y compra de propiedades realizadas por medio de empresas familiares que el propio candidato priista a la alcaldía de Monterrey creó, la cifra acumulada de sus bienes llega, hasta ahora, a 223.5 millones de pesos”.

La información tenía su historia. Descubierto por los panistas yucatecos en 2007, Enríquez dejó de ser un ente invisible. Algunos reporteros le siguieron la pista. Lo encontraron ya investido como uno de los nuevos Golden Boy’s del Estado de México. El 9 de mayo de 2010, Jorge Montalvo Duarte publicó en el diario Artículo 7 de Yucatán un reportaje cuyo encabezado despejó las dudas: “Felipe Enríquez Hernández, nuevo alquimista del PRI”.

“El diputado por Nuevo León es, sin lugar a dudas, el principal operador electoral del PRI. Fue enviado por Enrique Peña Nieto como operador de la campaña de Ivonne Ortega Pacheco a la jefatura del gobierno del estado en 2007, cuando se consolidó como el principal alquimista electoral.

Durante la campaña de 2007, Enríquez fue el vehículo para transferir decenas de millones de pesos que aportaron empresarios inmobiliarios yucatecos para la operación política Quintana Roo y Yucatán. Desde una casa en Chicxulub dirigió el reparto de recursos para la compra de credenciales de elector, para quebrar liderazgos opositores y trabajar el día de la elección, comprando votos.

No es primera vez que el PRI nacional manda delegados a Yucatán con antecedentes delictivos en la compra y coacción del voto a favor del PRI. Hace 20 años Yucatán padeció la embestida del profesor hidalguense José Guadarrama Márquez, quien fue delegado durante la campaña que llevó por primera vez a Ana Rosa Payán a la alcaldía de Mérida.”

De acuerdo con una entrevista publicada en la revista Proceso el 16 de agosto de 1997 a Víctor Manzanilla Schaffer, ex gobernador de Yucatán, el principal objetivo de las maniobras de Víctor Cervera Pacheco y del PRI, no sólo fue tener el control político del estado, sino también lograr que Herbé Rodríguez Abraham llegara a la alcaldía.

Consejos extraviados

* Los silencios pedagógicos se amplían. A dos semanas para la próxima reunión de Consejo Técnico, no se ve el rumbo del “Plan de Mejora”, tampoco los rasgos de la “Normalidad Mínima” implantada. Simplemente se encuentran extraviados, más en las instituciones donde el director no lee o tiene miedo ante sus propias carencias por no contar con el perfil.

Luis Zamora Calzada

“Estoy trabajando desde lo que yo entiendo, desde lo que pude leer en la guía”, decía la directora de la escuela primaria a los docentes en la reunión del Consejo Técnico Escolar, el pasado 27 de septiembre ante los reclamos que recibía respecto a la forma de conducir la sesión, que no mostraba liderazgo alguno ante los profesores reunidos.

Anteriormente, era suficiente comisionar al mejor docente para que condujera lo que en ese entonces se llamaba Talleres Generales, a quien obligaban a estudiar y preparar materiales gastando incluso de su dinero. No habían experimentado los directores la necesidad de “estar al frente de los maestros de la escuela”.

El liderazgo que plantea el transitorio quinto del artículo 3ro. reformado, para  fortalecer la autonomía de gestión de la escuela, pretendiendo entre otros las condiciones de participación para que alumnos, maestros y padres de familia se involucren en la resolución de los retos que la escuela vive cotidianamente, está lejano en un sinnúmero de casos por la realidad existente.

“Les voy a ser sincera. En la reunión con el supervisor nos dijo que nos apegáramos a los materiales que manda la SEP porque él no sabía nada, que no podía dar mayor orientación de cómo trabajar con los profesores”, agregaba la directora, pretendiendo justificarse. “¿Por qué se lo permiten? Él está obligado a conducir estos cursos, así lo establecen los documentos del Consejo Técnico, si no puede que se jubile, no es posible que por su desconocimiento en esta escuela no lleguemos a acuerdo…”, replicaba una maestra.

En estos contextos los silencios pedagógicos se amplían. A dos semanas para la próxima reunión de Consejo Técnico, no se ve el rumbo del “Plan de Mejora”, tampoco los rasgos de la “Normalidad Mínima” implantada. Simplemente se encuentran extraviados, más en las instituciones donde el director no lee o tiene miedo ante sus propias carencias por no contar con el perfil, por haber recibido la plaza en un carácter de “recomendado” y tener entre el personal docente a profesores más preparados y de mayor experiencia.

Reporte de Evaluación

 

El Reporte de Evaluación es el documento que avalará la acreditación de los estudiantes de educación básica. Por estructura y datos que requiere rompe con la “Normalidad Mínima” planteada en los consejos técnicos escolares y será la mayor carga administrativa de los docentes en el ciclo escolar en curso, reflejando gran incomunicación entre los promotores de los consejos con los diseñadores del acuerdo 696 vigente desde el mes pasado, dados los planteamientos que se realizan.

Para este acuerdo de la Secretaría de Educación Pública federal, la evaluación son “las acciones que realiza el docente durante las actividades de estudio o en otros momentos, para recabar información que le permita emitir juicios sobre el desempeño de los alumnos y tomar decisiones para mejorar el aprendizaje”.

La acreditación es “el juicio mediante el cual se establece que un alumno cuenta con los conocimientos y habilidades necesarias en una asignatura, grado escolar o nivel educativo”.

Para llegar al “juicio” que permita al docente asignar una calificación en una escala de cinco a diez e informando de cada uno de los alumnos que requieren apoyo fuera del horario escolar, en escritura, lectura o matemáticas, para que “juntos, la escuela y la familia, realicen las acciones necesarias que le permitan al alumno avanzar al nivel de sus compañeros de grupo”, suena a una incongruencia que la escuela estaría lejos de resolver, sobre todo al no existir reglas para determinar el tipo de juicio del docente, quedando más a su albedrio e interpretación personal si no hay capacidad de construir criterios colectivos que no perjudiquen a los alumnos.

Urge una determinación pedagógica con acciones que garanticen que los niveles educativos cumplen con lo mínimo establecido, no pueden continuar más “juicios” para seguir la escuela avalando vacíos.

Un ejemplo extremo del párrafo que antecede se da en las confusiones entre “b” por “d” en la “lectura” en los primeros grados de secundaria, que no permite comprensión alguna de textos, a pesar de contar con el certificado de educación primaria. Para superar estos vacíos es necesario que el personal de la escuela establezca acuerdos con metas precisas para el alumnado, lo que constituiría el rasgo más importante del Plan de Mejora sugerido para este ciclo escolar, recuperando la libertad pedagógica de los maestros.