El moderno Midas

* Apretadas las tuercas del partido, “ganadas” las elecciones, una nueva burocracia toma posesión de la Presidencia de la República y Los Pinos, encabezada por el defeño Luis Videgaray Caso —un tecnócrata de toda la confianza de Pedro Aspe Armella, secretario de Hacienda en el gobierno de Salinas—, y el ex gobernador hidalguense Miguel Ángel Osorio Chong. Este texto s parte del libro Los Golden Boy´s, del periodista Francisco Cruz, editado por Planeta en el 2012.

 

Francisco Cruz Jiménez

La historia en El Economista, firmada por el reportero Rubén Torres, tuvo otros matices, igualmente reveladores: “Líder magisterial acusado de amenazas. Se llama Fernando Zamora Morales y es el líder de uno de los gremios más grandes en el país, el SMSEM, integrado por unos ochenta y un mil profesores estatales. […] En la foto oficial del Comité Ejecutivo del gremio, el profesor Zamora aparece sonriente, perfectamente trajeado, junto a los otros treinta y cuatro miembros de la dirección sindical. […] En otra imagen, tomada hace unos meses, viste de rojo y está parado junto al entonces candidato a la gubernatura, Enrique Peña Nieto. Exultantes, sudorosos, ambos encabezan un mitin de campaña con maestros mexiquenses, que son utilizados de ese modo por el PRI, prácticamente desde la fundación del sindicato. […] Pero hay un lado más privado de este líder sindical: el que capta la foto que publicamos en la portada de nuestra edición de hoy. Igualmente sonriente, Zamora monta a caballo, en un rancho del municipio de Luvianos. Lleva puesta ropa informal y, en la cabeza, un sombrero calentano. Una veintena de personas tiene la vista fija en él, incluido un caballerango que lleva el animal por la rienda. Nada tendría de raro la imagen, de no ser por el arma larga, un cuerno de chivo que empuña el personaje. En el contexto social de Tierra Caliente no es extraño ver ese tipo de armas en convivios, e incluso que las disparen al aire en señal de algarabía. Pero Zamora es el líder del sindicato de maestros. […] Y ahora aspira a una diputación por Toluca”.

Tres años después de publicada la misteriosa fotografía, en mayo de 2008, funcionarios de la ASE informaron a la prensa en Toluca que aquel misterioso personaje que sostenía las riendas no era un caballerango, sino Albert González Peña, “El Coronel” o “El Tigre”, cabecilla del grupo criminal conocido como La Sagrada Familia. Informes de Gerardo García Benavente, director de Inteligencia de la ASE, citados por la prensa local, también advirtieron que “la guerra de grupos delictivos de alto impacto en una amplia zona del sur mexiquenses es una realidad insoslayable”.

La diputada local panista Selma Noemí Montenegro Andrade, presidenta de la Comisión de Educación en la Cámara de Diputados, exigió una aclaración y opinó que las autoridades debían fincar responsabilidades, en caso de existir, a Zamora Morales, pero el señalamiento se quedó en el aire. “Por sus fotografías los conoceréis, y para mí esto es una evidencia que las autoridades competentes deben investigar y sancionar, y el propio involucrado se encuentra obligado a aclarar.”

Si existió la investigación, nunca se conoció. El domingo 12 de marzo de 2006, Zamora perdió la elección en Toluca, pero más tarde sería rescatado por los peñistas, quienes lo llevaron a la secretaría general de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP) del PRI mexiquense y, en 2009, con el aval de Peña Nieto, lo designaron candidato a diputado federal.

Enrique Peña Nieto ha sabido apoderarse del cascarón priista. Antes de la campaña y, ya en pleno proceso, acomodó sus piezas. Primero, el 4 de marzo de 2011 su equipo llevó a la presidencia del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del partido al ex gobernador coahuilense Humberto Moreira Valdés.

Cuando le estallaron una serie de escándalos porque en su administración —del 1 de diciembre de 2005 al 4 de enero de 2011— autorizó un irregular endeudamiento  superior a 31 mil millones de pesos, fue despedido por la puerta de atrás para imponer en su lugar a  Pedro Joaquín Coldwell, un político de viejo cuño, originario de Quintana Roo.

Raúl Gamboa, de Ruta Radio, la primera Radio Station Online de Playa del Carmen, “Las incongruencias del ‘Cholito’, apodo con el cual conocen en Cozumel a Pedro Joaquín no son nuevas. Hoy defiende la democracia republicana cuando la historia de su trayectoria política lo ha distinguido como un cacique autoritario vinculado a la traición en el estado de Quintana Roo.

”Pedro Joaquín es un viejo político quintanarroense que desde su primer cargo como diputado local, hasta el último como presidente del PRI, ha sido favorecido por designaciones; es decir, por dedazo. Es un quintanarroense que utiliza al estado como trampolín: fue diputado del Congreso Constituyente, luego gobernador y después se fue a vivir al Distrito Federal, donde vive desde entonces.

”No es casualidad que a su padre Nasin Joaquín se le conozca con el sobrenombre de Tatich (cacique en buen cristiano). Pedro Joaquín fue sólo el primero de su clan que intenta perpetuarse en el poder en Quintana Roo. Después de Pedro, éste y su padre hicieron hasta lo imposible por lograr que Ady Joaquín (hermana de Pedro) fuera candidata del PRI para ganar la gubernatura del estado. Al fracasar el intento, la decisión fue traicionar al PRI y lanzarse por una candidatura por el PAN (…) ir por el poder a toda costa.

”En aquel entonces Ady Joaquín era senadora y despotricó contra el PRI, partido que le había dado todo, excepto la gubernatura, y lo señaló de antidemocrático y autoritario. Una historia parecida ocurrió con su primo hermano Gustavo Ortega Joaquín, priista cozumeleño que decidió dejar su partido porque perdió la candidatura a la presidencia municipal;  al igual que Ady, se hizo candidato del PAN y también señaló el autoritarismo y cacicazgo priista.

”Después impulsaron a su medio hermano, hijo fuera del matrimonio de Nasin Joaquín que traicionó a su esposa, Miguelina Coldwell, con otra mujer, relación de la cual es producto Carlos Joaquín, quién después de ser electo por dedazo se hace presidente municipal por el PRI en Solidaridad. Posteriormente compite por la candidatura del PRI por el gobierno del estado y a través de chantajes pretende imponerse a como diera lugar, sin embargo al no contar con el apoyo de los priistas decide chantajear al entonces gobernador Félix González.

”Las consecuencias de esa extorsión las sigue pagando el priismo quintanarroense y Carlos Joaquín con el apoyo de su hermano continua chantajeando a la clase política del estado para imponerse en Cancún como candidato a la presidencia e intentar desde ahí lo que su gran amigo y socio Greg Sánchez intentó sin éxito.

”Otro primo es ahora presidente municipal de Cozumel, Aurelio Joaquín, y pretendían que fuese candidato a la gubernatura con un derroche de recursos conocido por todos, pero su muy desafortunada administración y males que lo acompañan lo han dejado fuera de toda posibilidad. Y ahora, Pedro Joaquín quiere imponer a su hijo como próximo prospecto político desde Cozumel, primero le consiguió la presidencia del Consejo Coordinador Empresarial en la isla para impulsarlo a cargos públicos como diputado y buscar hacer una carrera política que lo lleve nuevamente intentar ser gobernador de Quintana Roo, a costa de lo que sea y sobre quién sea.

”Esa es la brevísima historia de Cacicazgo autoritario de Pedro Joaquín y su familia en Quintana Roo, por eso se afirma que Pedro Joaquín Coldwell, presidente nacional del PRI, representa el cacicazgo autoritario que todo viejo priista lleva dentro”.

Apretadas las tuercas del partido, “ganadas” las elecciones, una nueva burocracia toma posesión de la Presidencia de la República y Los Pinos, encabezada por el defeño Luis Videgaray Caso —un tecnócrata de toda la confianza de Pedro Aspe Armella, secretario de Hacienda en el gobierno de Salinas—, y el ex gobernador hidalguense Miguel Ángel Osorio Chong.

A ese equipo, que es ya parte de una élite dorada, se integran el ex gobernador mexiquense Emilio Chuayffet Chemor— cuyos “personeros” cabildean desde mediados de 2012 en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN)— y el desconocido, pero no improvisado, Emilio Lozoya Austin—uno de los jóvenes líderes mundiales de 2012 del Foro Económico de Davos, e hijo de Emilio Lozoya Thalmann, director general del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del estado (ISSSTE) y secretario de Energía durante el gobierno del presidente Carlos Salinas de Gortari—.

Por medio de desvíos de las finanzas públicas, enriquecimiento ilícito, gastos injustificados y negociaciones de altos funcionarios con líderes de las empresas y el crimen organizado, los Golden Boy’s que rodean a Peña Nieto lo han convertido en un moderno Midas que transforma en oro todo lo que toca para repartirlo, claro, entre  sus familiares, fieles seguidores y “amigos”.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s