El Barco Ebrio

*

Un buen día –de un día para otro- al gobernador del Estado de México comenzó a lloverle en su milpa. Por cualquier cosa, era motivo de aparición en medios y redes sociales. Le publicaron hasta su vida privada, su empedernida soltería, después de su divorcio.  Y un buen día, todo comenzó a tener una intención. Que los cobros de agua exagerados, que cuentas estratosféricas a proveedores de la campaña del 2011 sin pago, que los curiosos aditamentos que el doctor usa para su piel y que cuestan más que los de una artista de Televisa, que la insistencia de Antorcha Campesina para que abandone el cargo y el posterior secuestro del padre de una de las dirigentes, que la señorita Laura viajando en helicópteros de rescate del Grupo Relámpago mexiquense. Todo, todo eso, se va pareciendo más al complot que existe dentro de la selección de futbol que a la crítica obvia de un cargo público, al ejercicio del contrapeso. Ora resulta –ahora, pues- ora resulta que el doctor Ávila efectivamente no es lo que dijo ser ni ha cumplido lo que prometió, ni ha pagado lo que debe ni tampoco tiene intenciones de continuar. ¿Y entonces?

 

*

Uno de los más enojados proveedores de la campaña de Eruviel Ávila exhibe, a quien quiera verlos, los documentos que comprueban una deuda del PRI por más de 30 millones de pesos con su empresa. El hombre, oriundo de Toluca, hizo para la campaña gubernamental de Ávila, los pendones, los gallardetes y algunas de las cientos de miles de lonas que adornan las calles y los poblados mexiquenses con la intención de que se le pagara en caso de ganarle el priista. Apuesta segura, no le importó pagar de su bolsillo aquella inversión, pues sabía bien que nadie le haría sombra al socio del Grupo Atlacomulco. Luego de las votaciones, se dirigió a cobrar o al menos a informarse. Desde las oficinas tricolores en Alfredo del Mazo le dijeron que sería el gobierno estatal el encargado del papeleo, y que tardaría lo razonable. Así, pues decidió que lo mejor era esperar.

 

*

Dos años después, con las deudas ahogándole y a punto de quebrar, al empresario le aseguraron que “las cosas no son como tú quieres. Va a aceptar nuestros términos o nada más no te pagamos nada. Tú escoge”. Y es que los términos del gobierno avilista o aviliano, como se acomode mejor, incluyen ese pago en el mundo del tiempo imaginario, de la dimensión desconocida o del físico cuántico Sheldon Cooper. El pago ya está, pero nomás no hay dinero. El hombre aquel, apesadumbrado, está atado de manos, por decir lo menos.

 

*

Es tal la especie de que el doctor Eruviel Ávila se va, que hasta el festejo de Fin de Año para la burocracia se ha adelantado casi un mes. Los empleados señalan que eso no ha sucedido nunca y que el nerviosismo imperante dentro del aparato gubernamental ha soltado lenguas. Unas aseguran que Ávila no pasa de noviembre y otras que ni siquiera completa octubre.  La gravedad del cambio, señalan, radica en que los contratos por pagar quedaran en el aire y serán clasificados como “pasivos”. Y la otra que es que la mayor parte de los proveedores serán sustituidos por los que traiga la supuesta nueva administración.

 

*

Esa nueva administración estaría encabezada por María Elena Barrea, ex secretaria particular de Enrique Peña, ex secretaria de Salud estatal, ex presidenta municipal de Toluca y actual senadora, quien, dicen, ya hizo maletas para regresar a su Toluquita querida y espera solamente la verde luz.

 

*

Solamente las teorías de la conspiración pueden explicar que el PRI haya obtenido la presidencia de México, que el PAN sea lo mismo que el PRI y que el PRD sea igual que los otros dos. Ni siquiera la física cuántica cuadraría los números para la próxima hacienda 2014. Y es que ¿cómo?, ¿a qué hora?, ¿por qué?

 

*

Una nota del portal electrónico sin embargo.MX/ZonaFranca da una muestra más del tipo de administración de Eruviel Ávila, quien por otra parte extraña su curul y, más todavía, la comodidad del palacio municipal de Ecatepec. Aquella nota indica que Carlos Chávez Valdez, secretario general adjunto en el comité estatal del Partido Acción Nacional (PAN) en Guanajuato, ha sido contratado por el gobernador mexiquense para que le brinde asesorías por 10 millones de pesos, junto con el Centro Fox, del locuaz ex presidente Vicente. Por los de acá firmaron el Instituto Mexiquense del Emprendedor  y la Secretaría de Economía. Los contratos obligaban a los vendedores para impartir pláticas y conferencias de liderazgo gratuitas por el Edomex. Así, el equipo de Carlos y Vicente se transformó en una especie de Paulo Coelho de longaniza, y ofreció sus enseñanzas a los ávidos empresarios mexiquenses, quienes no pagaron nada. Nadie sabe que aprendió o si de aquellos enjuagues se haya encontrado a un nuevo Vicente que, tarde o temprano, dirigirá nuestro deschavetado país.

 

*

El escritor y periodista de Metepec, Francisco Cruz, presentó su nuevo libro, Los Amos de la Mafia Sindical, en la Facultad de Humanidades de la UAEM. Cruz realiza una gira por el centro del país para dar a conocer su investigación, que desnuda a líderes sindicales de hoy y de antes, y que explica, como un rompecabezas que se une con sus otros libros, por qué México es como es.

 

*

La Fundación Gilberto es una especie de asociación benefactora, formada por prominentes damas de la alta sociedad mexicana, y que cada año realizan un magno festival navideño, un bazar, pues donde hay que entrarle con productos de alta calidad, carísimos pero eso sí, muy exclusivos. Así, dicen los asistentes, mermeladas de 300 pesos hasta perlas casi negras puede uno hallar en los recintos de la Hacienda Los Morales, en la calle Vázquez de Mella 525, en el DF. Esta Fundación es superexitosa y a través de ella se mueven millones de pesos destinados a obras de caridad y otros goles de pecho. Criticada y alabada, finalmente sucumbe ante el poder de sus patrocinadores. Por ejemplo, el año pasado algunas decenas de camiones, enviados por secretarías federales y empresas, llegaron hasta Los Morales para comprar. Pero oficinistas casi todos, fueron regiamente apoyados con una partida de casi 2 millones de pesos por camión, para que no hubiera problema. ¿De dónde sale ese dinero, en el caso de las secretarías?

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s