El Barco Ebrio

*

¿Qué significa que el presidente de Estados Unidos, Barak Obama, haya aceptado reunirse con Enrique Peña en Toluca? ¿Qué mensaje se envía, cómo se debe interpretara que apenas a dos horas y media de distancia se libre una de las guerras civiles más cruentas, en Michoacán? ¿Por qué Obama opina que “fumar mariguana no es peor que beber alcohol? ¿Cómo terminarán lo conflictos michoacanos? ¿Quién inventó a los Caballeros Templarios? ¿Por qué el gobierno del Estado de México ha dejado que por décadas la zona sur mexiquense este en control de distintos cárteles de la droga? ¿Qué empresarios y políticos locales se apuntan ya para trabajar en el negocio de la venta de mota, esta vez de manera legal? ¿Y quién es Obama?

 

*

Históricamente, el gobierno norteamericano ha depredado en nuestro país. Despojados de más de la mitad del territorio, a los mexicanos no nos quedó de otra que observar cómo los emprendedores gringos se ponían a trabajar para generar riquezas, que los ha convertido en el país que ahora son. Dos de las explicaciones más sencillas que responden sobre el origen de las riquezas de EU señalan que gracias a la esclavitud y al despojo de tierra su economía se apuntaló. Luego vinieron los factores legales, el maquillaje y el trabajo continuo, la esclavitud y el despojo disfrazados de otra cosa, pero en esencia iguales.

 

*

Y lo que Estados Unidos es ahora no se diferencia mucho de una sociedad paramilitarizada, llena de miedo, fascistoide, por mucho que un discurso tragado con chocolate Abuelita nos haga creer en libertades y bondades adquisitivas como suplementos. Al final, tener como tienen los gringos significa carecer de algo. No son un país, son un conglomerado de empresas, grandes y pequeñas, empeñadas en obtener dinero hasta de las piedras, y su sociedad se desarrolla en una confusión de términos y cristales de un solo lado adecuados convenientemente. La idílica forma de vida norteamericana le ha costado a México las 60 mil muertes relacionados con el narco en el sexenio de Calderón y las 15 mil o poco menos en la administración de Peña Nieto. Una nación narcoléptica o que necesita de sustancias para activarse no ha dejado de participar en el negocio de las drogas. No tendría por qué convertirse en un ente pasivo, que sólo consume. El poder o parte de él se encuentra en ese comercio y no es necesario compartir. Se necesita, sí, mano de obra, camaradas que trabajen el campo y se maten para producir. Aquí y allá. Obama, un presidente negro que al principio daba la impresión de favorecer a los desposeídos –el hecho de ser negro no garantiza ni un ápice- es como todos los mandatarios gringos. Apegado a una agenda bélica y económica, Obama se parece más a Vicente Fox que a Luther King y como tal se comporta.

 

*

 

Toluca hace historia, dice la alcaldesa priista Martha Hilda González Calderón, quien se ha empeñado en que al menos las calles del centro de la ciudad luzcan impecables, sin agujeros, transitables, remozadas para que el mandatario gringo las reconozca y se lleve una grata impresión. Obama conoce la ciudad. Sabe su problemática y quién es Peña Nieto y el Grupo Atlacomulco. Nada va a cambiar porque no le toquen baches. Al menos por un rato los ciudadanos podrán transitar de mejor manera o eso dicen.

 

*

La alcaldesa Martha Hilda se ha pasado este mes en reuniones con diferentes sectores sociales. Desde poetas o escritores hasta vecinos enojados porque su colonia es de lo más peligrosa cuando antes no era así. A algunos les ha abierto las puertas de su administración y los conmina para que presentes proyectos de todo tipo. No pierde ocasión para proyectar un video sobre el modelo educador que quiere que se aplique en la ciudad. A veces no le alcanzan las palabras para convencer a la gente, ni siquiera para explicar. Sin embargo, hace su lucha. Los  vecinos de las colonias Granjas, Federal y Morelos le hicieron saber, en una reunión, que la delincuencia tiene tomada aquellos barrios, que todos los días había asaltos, balaceras y hasta secuestros. Casi de inmediato llegó la respuesta de la alcaldesa. Más patrullaje, policía permanente, luces de la calle encendidas, papelería con logotipos de “Mi vecino me vigila” y una serie de pequeñas acciones que por lo pronto han devuelto cierta tranquilidad. Esperemos que dure.

 

*

Algunos operativos anticrimen se han implementado en arterias de la ciudad, sobre todo en Paseo Tollocan y avenida Las Torres. Los policías detienen a camiones urbanos con métodos singulares. Un oficial, desde abajo, y que no pone un pie dentro de la unidad, invita a los usuarios a bajarse para ser revisados. No se asusten, es por su seguridad, no pasa nada. Pero un testigo afirma que esa forma de actuar permite que quienes porten droga y armas puedan pasarlas sin dificultades, porque simplemente las dejan en sus asientos, bajan son revisados, vuelven a subir y siguen su camino. Los operativos policiales son una bomba de tiempo porque están diseñados solamente para meter miedo.

Anuncios

Plan de vuelo

* “Muchos se preguntaron sobre el significado de la reforma tributaria, el plan para abrir algunos sectores de Petróleos Mexicanos (Pemex) a la iniciativa privada y algunos señalamientos sobre el sistema de salud. Sólo encontraron una respuesta: el peñismo intenta crear un sistema universal, de seguridad social, que implica el seguro de desempleo, acceso a la salud, pensión para la vejez y seguro de riesgo de trabajo, pero se hará sólo si se aprueba la reforma fiscal integral que eliminará, todavía más, si se puede,  impuestos a los empresarios, a cambio de aumentar los gravámenes al resto de la población —en especial el Impuesto al Valor Agregado (IVA) a medicamentos y alimentos”, escribió el periodista Francisco Cruz en el libo Los Golden Boys, editado por Planeta en el 2012.

 

Francisco Cruz Jiménez

A raíz de que Hugo Piña, director general de Seguridad Pública de la entidad, falleciera luego de que su helicóptero cayera sobre el edificio de la Procuraduría mexiquense en 2000, las naves estatales fueron depuradas porque Arturo Montiel era pasajero cotidiano de aquellas veleidades.

Fue hasta 2006 cuando la flotilla quedó por fin saneada. Curiosamente, Videgaray, entonces secretario de Finanzas, supervisó la venta de 12 helicópteros a la empresa Augusta, por 8 millones de dólares y que se integraría a un capital total de 13 millones de dólares que la misma Augusta facturó para entregar tres aeronaves nuevas.

El gobierno de Peña gastó 17 millones de pesos al año por mantenimiento y combustible. Luego, el remplazo de Videgaray en la Secretaría de Finanzas, Raúl Murrieta Cummings, completó compra-ventas por hasta 15 millones de dólares totales. Otros tres Augusta se agregaban a la flotilla estatal pero además se adquirían tres helicópteros Koala a la misma empresa, que prometió enviar un último embarque con otras tres unidades.

Hinojosa García era el encargado de Logística de la campaña de Peña. Oficialmente, preparaba la llegada y salidas del entonces candidato priista a las diversas plazas que recorrió en las giras. Le rendía cuentas a varios, entre ellos al encargado de las negociaciones del PRI para obtener fondos y apoyos económicos, Luis Miranda Nava, secretario de Gobierno con Arturo Montiel y el propio Peña.

A Miranda se le ubica como el verdadero operador de la campaña presidencial, con un poder absoluto sobre el coordinador Videgaray, contratado para figurar en público por su aparente récord intachable.

El 2 de agosto, el senador petista Ricardo Monreal exhibió públicamente una cuenta bancaria de Videgaray, desde donde se habrían triangulado recursos dirigidos a las campañas presidenciales, ahora en el Estado de México. La cuenta, abierta en el Scotiabank a nombre del gobierno estatal, presentaba millonarios depósitos a partir de febrero del 2012, cuando se registró uno por mil 30 millones 724 mil 699 pesos.

Según la denuncia, esa cuenta era administrada por Videgaray, coordinador de las campañas de Peña y en su momento del ahora gobernador mexiquense Eruviel Ávila, y tiene el número 03800806935. Recibió depósitos desde otra cuenta abierta en BBVA Bancomer. Según los números de Monreal, hubo desde febrero 5 depósitos, que juntos daban la cantidad de 8 mil 600 millones de pesos.

La relación de estados de cuenta —que se hizo pública—  número 806935, con número de cliente 123941073, en marzo del 2012 se depositaron mil 621 millones 304 mil 570. En abril, se registraron 2 mil 584 millones 595 mil 854 pesos; en mayo hubo en la cuenta 3 mil 195 millones 35 mil 23 pesos y en junio un último depósito por 250 millones 73 mil 878 pesos fue realizado.

Videgaray, por su parte, calificó de “absolutamente falso” el informe del senador. El jueves 6 de septiembre, el todavía secretario de Finanzas del gobierno mexiquense, Raúl Murrieta aceptó que durante la campaña presidencial, desde su dependencia, se hicieron tres depósitos millonarios a particulares, pero aseguró que se trató de un error. En una comparecencia ante la Legislatura local en Toluca, admitió que durante y después de la campaña presidencial hubo tres errores en los registros de las cuentas bancarias del gobierno mexiquense.

Uno de esos pagos, explicó, fue reportado en el Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI), donde el particular Marcos González Pak apareció como beneficiario de 50 millones de pesos. Sin especificar montos ni nombres, mencionó que los otros depósitos se hicieron después de los comicios del 1 de julio.

La mea culpa de Raúl Murrieta cayó como balde de agua fría porque, en su momento, el PRI aseguró que los documentos presentados por Monreal eran falsos.

Durante aquella visita a Nueva York en noviembre de 2011, se hizo hincapié en el sentido de que las huellas de Videgaray ya se notaban con claridad en las propuestas de Peña, que incluían una reforma tributaria y un ambicioso plan para abrir el sector de los hidrocarburo a inversionistas de la iniciativa privada.

Peña, escribió Luhnow en The Economist, “buscará reformar rápidamente la Constitución para permitir que las compañías privadas se asocien al monopolio estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) en la exploración y producción de crudo, además de invertir abiertamente en refinación. […] El que un candidato del PRI abogue por la apertura del sector energético es histórico. Después de todo, el PRI nacionalizó la industria petrolera en 1938, un acontecimiento que celebró por décadas como el momento que definió el nacionalismo mexicano. ‘Ya es hora de que nos quitemos estas ataduras ideológicas’, dijo Videgaray. […] Debido a su formación técnica, Videgaray es considerado como alguien pragmático y ajeno a los círculos políticos tradicionales. Las críticas en su contra son escasas, incluso entre sus rivales políticos. La cuenta de Twitter del presidente Felipe Calderón muestra que la primera persona fuera de su partido a la cual siguió fue a Videgaray. […] No obstante, los críticos aseguran que la dependencia de Peña en Videgaray subraya sus falencias como candidato. Peña lo necesita ahora, dijo un legislador del opositor Partido de la Revolución Democrática. ¿Pero qué pasará cuando estén en el poder? ¿Y cuánto cambiará el poder a Luis?”.

Muchos se preguntaron sobre el significado de la reforma tributaria, el plan para abrir algunos sectores de Petróleos Mexicanos (Pemex) a la iniciativa privada y algunos señalamientos sobre el sistema de salud.

Sólo encontraron una respuesta: el peñismo intenta crear un sistema universal, de seguridad social, que implica el seguro de desempleo, acceso a la salud, pensión para la vejez y seguro de riesgo de trabajo, pero se hará sólo si se aprueba la reforma fiscal integral que eliminará, todavía más, si se puede,  impuestos a los empresarios, a cambio de aumentar los gravámenes al resto de la población —en especial el Impuesto al Valor Agregado (IVA) a medicamentos y alimentos.

En otras palabras, se pondrá en marcha el Seguro Popular de los panistas, pero con un aumento generalizado de impuestos; se busca que prevalezca el actual modelo de economía de libre mercado en beneficio de las grandes empresas que controlan la dinámica económica mexicana, con mano de obra todavía más barata, mientras se concreta abrir Pemex y la generación de energía eléctrica a la inversión privada, aunque ya más del 50 por ciento de la generación está a cargo de empresas privadas, las que se la venden a la Comisión Federal de Electricidad (CFE). Dicho sea de paso, quieren legalizar la situación y extenderla.

Si hay razón o no en los señalamientos, ya se verá. Pero de que hay influencias superiores a Videgaray, las hay. Él ya las probó y le dejaron un sabor amargo.

Colchonización

 

 

 

Un barco naufraga en una bolsa de papel.

La vida cae fruto a fruto.

Las manos del sol se deslizan en la ventana ciega y ciego el día, mercurio, resabios, flechas de aire. Convulso silencio de un país que tiene voz de bala.

Lejos los unos de los otros, ambigüedad del idioma, inutilidad de los medios, muertos inexistentes, aparatos ineficaces.

La revolución no se hace sentados.

La revolución ya está hecha.

Es un camino trazado en los ojos de la barbarie, un destino huérfano y anónimo, un barco que zozobra donde no hay agua.

Juan Carlos Barreto.

 

 

Miguel Alvarado

Para el comisionado federal para la Seguridad de Michoacán, Alfredo Castillo Cervantes, los enfrentamientos entre Templarios y Autodefensas son cualquier cosa, menos reales. Al menos eso deja translucir cuando afirmaba, en entrevistas a medios, el 23 de enero del 2014, apenas 8 días después de llegar con una fuerza militar y federal, a aquel estado para hacerse cargo de la seguridad.

La Federación tardó en reaccionar, como si observara para decidir el rumbo de acción que debería tomar, sobre los combates, que para algunos tienen características de guerra civil. Porque la llegada de Castillo, el 15 de enero, como virrey de facto, por encima incluso del poder público del gobernador priista Fausto Vallejo, se había planeado para poner orden o al menos negociar con los bandos en un conflicto bizarro, donde los Autodefensas acusan al gobierno de proteger o al menos hacerse de la vista gorda con las actividades del narco. Y es que la presencia de estos últimos en Michoacán, el tercer estado productor de mariguana y adormidera en el país, no es reciente. Hace más de 30 años que la explotación de esos productos se da con la mayor naturalidad, estableciendo un mercado que en la última década estalló en violencia. Presidentes y gobernadores llegaban a acuerdos en los márgenes de la legalidad y establecían lineamientos de trabajo, pero de pronto ya no se pudo.

Alfredo Castillo y su equipo han sido rebasados por la efectividad de las Autodefensas. Son ella quienes se baten a tiros con los Templarios y quienes realizan labores de denuncia pública. La red social en Facebook, Michoacán Sin Censura, publica la ubicación de domicilios de asesinos y operadores, además de movimientos tácticos del crimen organizado. Y funciona, pero no para las autoridades, que necesitan de una denuncia para actuar.

Castillo tuvo su oportunidad para demostrar que iba en serio y que no se trataba, nada más, de un personero construido desde el  gobierno del Estado de México, en el 2010, cuando Enrique Peña era mandatario, pero el 21 de enero del 2014 tuvo que aguantar el primer ridículo público en tierras tarascas.

Un enfrentamiento que duró cuatro horas y media entre narcos y civiles extrañó a quienes “se hacen cargo, a partir de este momento, de la seguridad pública”. Ni ejército ni federales se asomaron a las comunidades de La Cofradía y El Carrizo, entre Apatzingán y Parácuaro, donde se registró el encuentro. Para ellos, esa batalla no existió y solamente se trató de un hecho aislado con fuego intermitente, “con casquillos por aquí y por allá”.

Cuestionado luego, Castillo soltó la explicación más inverosímil desde que es funcionario federal y apuntó primero que se enteraron por las redes sociales. No hubo nada, concluyeron los encargados de seguridad y el comisionado respaldó esa versión con otra todavía más trágica: que sí hubo enfrentamiento, pero “como fue en la noche y era en un lugar totalmente despoblado, en un cerro, podía ser también una emboscada. Entonces había que tener mucho cuidado para no arriesgar también a las fuerzas federales”.

Así, los encargados de la ley y el orden no se arriesgaron y dejaron a los Autodefensas enfrentar a los Caballeros Templarios, que ya registran bajas importantes, algunos cabecillas entre ellos, no parecen desarticularse ni abandonar los pueblos totalmente. Quienes sí se van son los habitantes, y forman ya un consistente fenómeno de desplazados que no sabe dónde establecerse.

Castillo encabezaba, hasta el 15 de enero, la Procuraduría Federal del Consumidor y anteriormente había sido procurador de Justicia del Estado de México, cargo al que llegó luego de sustituir a Alberto Bazbaz tras resolver la muerte de la niña Paulette Gebara, en Huixquilucan y a quien hallaron debajo de su colchón tres días después de desaparecida. Amante del deporte blanco, apuntan algunas crónicas, a Castillo y a sus fuerzas se les cuestiona por qué ellos no tienen o no utilizan la información sobre el paradero de los narcotraficantes en aquella región.

Michoacán Sin Censura publicaba el 23 de enero el paradero de Nazario Moreno González, El Chayo o El Más Loco, muerto en un enfrentamiento el 10 de diciembre del 2010 en Michoacán, pero que versiones de los narcos detenidos en los últimos operativos dan como vivo. Esa red indica que vive en el rancho El Tacote, “más allá de Aguililla”, en Michoacán. Otras pruebas, éstas documentales y que provienen también de testigos y víctimas del narco, lo confirman.

El teatro michoacano de operaciones es enorme, pero es literalmente un circo de varias pistas donde se fraguan costosas operaciones -algunas milimétricas simulaciones- por parte de las autoridades. Militares que disparan a civiles, que no intervienen, que procesan a delincuentes  capturados por Autodefensas, y que parecen estar en Michoacán para crear miedo y prohijar el abandono de tierras y pueblos es tan sólo una parte de ese escenario encaminado a acelerar un proceso de legalización de la mariguana, al menos.

Apatzingán, la ciudad-bastión de los Templarios fue ocupada por el gobernador Vallejo para dar a entender que la situación no era tan grave. Llegó blindado por federales y soldados y se dedicó a caminar por calles y parques, en espera de una reacción favorable. Pero alrededor, en los municipios en disputa, los combates seguían presentándose y los muertos levantándose de sus tumbas.

Y es que una grabación obtenida por el diario El Universal, el 21 de enero del 2014, muestra una conversación entre los Autodefensas y Francisco Galeana, El Pantera, jefe Templario de Apatzinga y abatido y muerto, según la Comisión Nacional de Seguridad, en abril del 2013. “Fíjate bien lo que te voy a decir: Apatzingán te lo quito porque te lo quito. Tú vas a ver”, le dicen los civiles a El Pantera. Galeana les responde que hay criminales protegidos por el gobierno en las filas de los comunitarios.

El 23 de enero, otro combate en el poblado de Puerto del Quirreño, municipio de Aguililla, dejó saldo de un muerto y cinco heridos, todos pertenecientes a los Autodefensas, sobre los que a pesar de todo se dudaba. Paramilitares, creación de la Federación -asociada con el general colombiano Óscar Naranjo y que asesoraba al gobierno de Peña Nieto hasta la última semana de enero del 2014- o una genuina expresión de ciudadanos reprimidos, acosados por el miedo, no se sabrá todavía a ciencia cierta. Pero el 27 de enero los Autodefensas tuvieron que someterse al poder público. La firma para un acuerdo que los transformaba legalmente en policías acarreaba una andanada de críticas y suspicacias. Porque entonces, aliados a los administradores de la milicia, debían seguir las reglas y las órdenes de una autoridad que a las claras se preocupa casi exclusivamente de que no estalle una rebelión, pero no de descabezar cárteles, oponerse a la impunidad, la corrupción. “No queremos, pero no nos queda de otra”, decía Hipólito Mora, uno de los líderes civiles. Las armas, registradas y debidamente censadas, serían autorizadas por las fuerzas federales. Una desactivación parece haber comenzado. Los Caballeros Templarios, por su lado y con más de 100 detenidos, sólo esperan reorganizarse.

Alfredo Castillo ha dado resultados a sus jefes, pero no a la sociedad. Saltó a la fama cuando la niña Paulette Gebara fue reportada como desaparecida y el entonces procurador de Justicia del Edomex, Alberto Bazbaz, encargó a Castillo las investigaciones. El informe fue desastroso y le costó el cargo al procurador, pero exhibió la parcialidad de la justicia y la simulación a la que son sometidas las instituciones cuando los gobernantes deben ayudar a sus intereses. La niña estaba, según Castillo, debajo del colchón de su cama desde hacía tres días. Nadie la mató. Ella se escurrió por uno de los costados y no pudo salir, asfixiándose. La versión causó estupor pero más el que Castillo fuera el reemplazo de Bazbaz y luego, ya Peña como presidente, que los llamara para que trabajaran en su equipo cercano.

Como procurador del Edomex, no resolvió pendientes graves, que pintan un panorama desolador que además contradice al propio Peña. La inseguridad en el Estado de México es, desde hace años el principal problema y no puede resolverse. Castillo dejaba 328 ejecuciones tan sólo en el 2012 y un ominoso señalamiento de la propia ONU donde se ubica a la entidad como una de las que concentras mayor número de feminicidios.

La periodista Anabel Hernández describe que Castillo, “durante los pocos meses que fue subprocurador de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo de la PGR, al inicio del gobierno de Peña Nieto, pretendió designar de manera ilegal a 16 de los 31 delegados estatales de la PGR en las entidades más vulnerables al narcotráfico. Según información obtenida por este semanario, eso le valió a Castillo que lo sacaran abruptamente de la PGR. Cuando se anunció que el ex procurador mexiquense sería el comisionado para Michoacán, los primeros sorprendidos fueron integrantes de las áreas de seguridad y justicia del gobierno de Peña Nieto, quienes califican a Castillo de imprudente e incapaz”, en un reportaje para la revista Proceso.

Nunca quiso encarar a la Tierra Caliente mexiquense, donde otro cártel michoacano mantiene aún su base de operaciones y la dejó hacer. Hoy, esa región comienza a ser escenario de enfrentamientos entre Templarios y La Familia. La detención de jefes policiacos, a finales de enero, de Valle de Bravo, Donato Guerra y Santo Tomás de los Plátanos confirma la colusión de autoridades con el narco, una situación que tiene décadas. La repentina eficacia de las autoridades mexiquenses no es casualidad pero tampoco representa mejoras. Obedece a los acomodos en Michoacán, en un previsible panorama de “cambio de dueño de plaza”, o la llegada de “nuevos administradores” para el mismo negocio de los Templarios.

A los jefes policiacos mexiquenses les tocó perder. Fueron ellos, León Tule, Raúl Gómez Gómez, directores de Seguridad Pública de los municipios de Donato Guerra y Santo Tomás de los Plátanos, y Paulino Tule -hermano de León- subdirector de Valle de Bravo, a quienes se les imputaron cargos de protección a asesinos y trabajar para cárteles, pero hasta el momento no hay investigación contra funcionarios públicos, diputados locales ni alcaldes o ex presidentes municipales, también señalados de pertenecer al narcotráfico.

Colorines, pueblo de Valle de Bravo, es el escenario de las batallas templarias. No obedece a lo que el gobierno estatal de Eruviel Ávila califica como Efecto Cucaracha. Representa el ascenso de un grupo y la caída de otro. Los Templarios ni siquiera han abandonado Michoacán. Más bien, se extienden en las narices de militares y policías. Colorines, dicen sus habitantes, está sometida a toque de queda. Nadie puede salir de sus casas después de las 7 de la noche. Las escuelas están cerradas. Hay “levantones” y enfrentamientos a tiros todos los días y el homicidio de una familia entera en San Juan Atezcapan, de la misma localidad, presuntamente cometido por José Luis Garduño, alias El Donas, y quien delató a los jefes policiacos. Garduño habría matado también a un jefe de turno policial en Valle de Bravo, a mediados de enero. Otro hombre, el 27 de enero, fue acribillado en la plaza de Colorines para aumentar la cuenta.

La guerra michoacana es cruenta pero extraña. Los niveles de exposición alcanzan cualquier esfera y revelan cómo los narcotraficantes y sus familias están en todos los negocios, desde la exportación de acero a China hasta la promoción de estrellas del espectáculo. En esto último, dos hijos del narcotraficante Enrique Plancarte son cantantes gruperos. Melissa Blancarte incluso grabó un video en el antiguo palacio de Justica de Morelia y “Kike”, su hermano, apareció en algunos programas de televisión por cable.

Otro fenómeno que ha desatado el enfrentamiento entre narcos y civiles es la explotación de las redes sociales, donde hasta los propios sicarios se han convertido en una especie de estrellas, anti-héroes de sesgos humanos, que trabajan con el narco porque “es la única solución a sus problemas”. Las redes sociales, Facebook y Twitter, han sustituido al periodismo tradicional e incluso han superado la influencia de medios impresos, pues los usuarios se convierten en reporteros instantáneos. Suben fotos, hacen entrevistas, revelan búnkeres secretos y opinan desde el mismo lugar de los hechos, de los cuales a veces son protagonistas directos. La corroboración de esa información pronto correrá la misma suerte que experimenta por los canales normales: una vez publicada, pocos dudan de ella, su veracidad es una anécdota.

Pero el fenómeno también ha derribado consideración. Es normal ser narco. No pasa nada si alguien trabaja de sicario y mata por órdenes de los jefes. Traficar droga está relacionado con el grado de pobreza de los operadores, de su marginación. Eso se dice en las redes. El mensaje no viene enlatado. No hay filtros, revisiones ortográficas. Lo toma como viene. Un ejemplo es una entrevista a un sicario templario, publicada en el blog narconoticias.blogspot.com, administrado por un aficionado al tema, que publica las fotos de Broly Banderas, un sicario de ojos azules, moreno y vestido con utilitarios de combate. “Uno de nuestros lectores nos mando una entrevista que le hizo al sicario más popular de los Caballeros Templarios mejor conocido como Broly Banderas”, dice el blog en el comienzo, y promete revelar cómo vive un hombre como él.

“- ¿Por qué convertirse en un sicario?

“- Por que deseaba morir, en ese entonces cuando entre a esto no me importaba la vida, no me gustaba mi estilo de vida que tengo. Antes era muy cohibido y no podía mantener una buena conversación con las mujeres pero ahora con el facebook todo mundo me saca platica y me ah echo convivir mas con mucha gente y quieren cotorrear conmigo. Antes estaba muy solo y para mi era triste y la verdad que no quiero volver a ser esa persona otra ves, era humillante triste feo, era chido por que era uno inocente pero desafortunadamente nadie se fija en los angelitos, todos se fijan en los demonios en las personas malas, y a las personas buenas nadie las pela. Antes nadie me pelaba y ahorita nombre las mujeres son las que me sobran, y aunque sepan que ando con muchas aun así mas me siguen y asta se pelean por mi, unas asta vienen desde lejos nada mas a estar un rato conmigo, solo para hacer el amor. Antes no era así, ahora soy de lo peor pero es de lo que mas buscan, y pues me eh ido adaptando, ya no es como antes aunque ya se que tengo los días contados, el gobierno me busca con todo y los contras también me buscan con todo, y pues ya no hay forma de salirse, ya no me puedo echar para atrás”, dice Banderas en un parte de esa entrevista, que se puede leer en el link http://narcconoticias.blogspot.mx/2013/10/broly-banderas-sicario-de-los.html

Así, existe un circuito en internet que publica fotos de narcos, los chismes alrededor de ellos, sus mujeres y aventuras. Y se ha convertido en una industria rentable. La exhibición pública, lejos de asustarlos, los atrae como si fueran artistas. El crimen organizado en Michoacán y el resto del país es una actividad demasiado pública, tanto que hasta pareciera un montaje, pero no lo es.

Banderas fue reportado como muerto a principios de enero, luego de un enfrentamiento entre Templarios y narcos de Jalisco, a principios de enero del 2014. El rumor se espació pronto y se desconoce si esté muerto. Era conocido como “el sicario más famoso de las redes sociales” y se dio a conocer hace unos dos años, cuando se reveló que mantenía siete cuentas en Facebook y las actualizaba constantemente. Banderas en realidad se llama Antonio Olalde y narra, con un estilo directo y crudo, el rostro michoacano ante los cárteles de la droga. Al estilo de Batman, tenía un ayudante, el Niño de Oro, un joven acompañante. Otro antihéroe es El Diablo, un renegado gatillero que ahora milita con los Autodefensas. “Yo sé cómo se mueven, yo sé desde donde nos disparan y desde los lugares en los que operan, por lo que muy pronto van a caer y de eso nos vamos a encargar nosotros”, dice este ex asesino, quien se pasó a los comunitarios por razones personales.

Michoacán es literalmente un teatro donde la entrada no vale nada, pero no es un foro que funcione por sí solo, sin relación con el resto del país. La visita a Toluca del presidente norteamericano Barak Obama, el 19 de febrero, presupone un ingrediente extraordinario al caldo que se cocina en la región. Si Obama recorriera Toluca, leyera los diarios, encontraría que en el 2014, hasta el 28 d enero, se han registrado 50 ejecuciones en la entidad. Otro conteo, este del diario local Tres PM, asegura que hay 17 asesinatos en las últimas 96 horas, hasta ese mismo día 28, nada más en Ecatepec, el municipio que gobernara el actual Ejecutivo mexiquense.

Enrique Peña aseguraba desde Davos, en Suiza, que en México han disminuido los crímenes. Pero aunque usa las cifras de manera que le favorecieran, la violencia en su estado, el de México, ya no puede ocultarse. México no es un país más democrático n está en vías de serlo y el Edomex es un ejemplo de cómo el presidente termina y entrega un sexenio. Su entidad destina 87 de cada 10 pesos a inversiones sociales. Obra pública, pues. Pero no hay respuesta para los temas de fondo. Inseguridad, desempleo y desamparo abruman a la población.

El diario local Alfa recuerda que la entidad ocupa el segundo lugar nacional como las violenta, según el Sistema Nacional de Seguridad Pública, pues registra mil 932 asesinatos en el 2013., por encima de Michoacán. Es el quinto lugar nacional en secuestros, con 191 y primer lugar en extorsiones, con mil 688 durante 2013.

La administración norteamericana conoce los números, incluso su lista debe ser más exacta. El Estado de México es un espejo michoacano que presenta realidades mucho más complejas que grupos de autodefensas enfrentadas a narcos. El poder político radica en Toluca, al menos en lo simbólico y la capital mexiquense es el ejemplo de la capacidad de Enrique Peña Nieto como gobernante. Obama no eligió Toluca por su jardín botánico o su estadio de futbol. Viene a preguntar cómo va el negocio y cuáles son las ganancias. Porque las pérdidas ya las conoce.

El Barco Ebrio

*

El asalto al ex procurador del Edomex, Alfonso Navarrete Prida, es considerado por algunos como justicia poética. Al ahora secretario federal del Trabajo le bajaron en el centro comercial Antara, de Polanco, un reloj de 300 mil pesos, según su declaración oficial, pero el modelo de la maquinita, un Patek Philippe Nautilus 5726-001, cuesta cerca de medio millón de pesos.

 

*

Nunca habrá suficiente dinero para medir el tiempo. El Nautilus es un millón de veces más caro que algún relojito digital del mercado o un despertador de recámara o un celular elegante o el salario de un ujier que le informe a don Alfonso la hora para sus citas. Pero desde la parte seria, parece casi imposible que al ex procurador de Justicia de la entidad le roben. No es cualquiera. Y parece una mentada que su reloj de los domingos o días festivos valga tanto como la facturación anual de una empresa pequeña, con cinco empleados y metida hasta el cuello en deudas con Hacienda y proveedores. Ya se le quitó lo poético.

 

*

Navarrete Prida no sólo tenía un reloj Nautilus de medio millón de pesos. También hay una calle con su nombre, en la cabecera municipal de Acambay.

 

*

Que el joven secretario de Salud del Edomex, César  Nomar Monge, quiera ser gobernador de la entidad, significa que conoce sus derechos. ¿Que lo anuncie cuando a Eruviel Ávila le faltan cuatro años, quiere decir que se autodescarta? ¿O que entiende a la perfección las bondades de una campaña adelantada, como lo hizo el presidente Enrique Peña, López Obrador o Manuel Velasco? ¿Y que sabe que hay que empezar a repartir pequeños adelantos para granjearse voluntades, que pueden ser envueltas en sobrecitos amarillos de 400 mil pesos?

 

*

Todavía persiste la especie de la salida de Eruviel Ávila, gobernador del Estado de México. Y también la versión de que sería María Elena Barrera Tapia la sustituta, mientras que Ernesto Némer podría lanzarse como el candidato priista para las elecciones estatales, a pesar de que Alfredo del Mazo busca quedarse también con la joyita mexiquense. El PRI define sin prisas sus próximos movimientos. No les interesa nada, por ahora se dedican a disfrutar y a echarle un ojo al tema del narco y las autodefensas, nomás por si caso. Pero los tiempos se acercan, aunque con todo el dinero del mundo a favor, van por aguas tranquilas.

 

*

También en el PAN y el PRD ya se mueven para hacerse de un lugar en la selecciones por venir. Los de Morena andan igual, todavía cautelosos por aquello del registro, pero ya saben que se los darán. Y ellos sí, ya han definido al menos tres nombres para buscar la gubernatura del Estado de México. Hacen cuentas basados en las pasadas elecciones estatales y creen que con otra estructura, con otra actitud y otro planteamiento político las cosas saldrán a pedir de boca. Ya veremos.

 

*

Por lo pronto el senador Alejandro Encinas dará su informe de actividades en la meritita ciudad de Toluca, en la meritita Sala Felipe Villanueva, que ya tiene apartada, el 31 de enero de este año. Todos están invitados y los que no puedan asistir podrán escuchar sus palabras, más bien un análisis sobre el Estado de México y sus ejes torales, por el Sistema de Radio Mexiquense, al que se le solicitó la cobertura en vivo de tal acto y aunque contestó que “vamos a ver”, está que trina de contento porque entre sus directores hay muchos que no ven mal que Alejandro Encinas salga por ese medio. ¿Y eso qué significa? Ah, era una broma. TV Mexiquense piensa en grande, pues qué creían, aunque aún así deberán responder la petición de Encinas.

 

*

Que en Metepec se equivocaron con el grosor de cables. Pero que se dieron cuenta cuando ya habían terminado las obras de cableado subterráneo para aquel municipio, que comanda la comandanta Carolina Monroy del Mazo, esposa de Ernesto Nemer. Y se dieron cuenta cuando ya todas las calles estaban pavimentadas y los agujeros tapados. Así que volverán a abrir y a comprar otra vez todo lo que no funciona. Felicidades. Ahí la llevan.

 

*

El ayuntamiento de Metepec permanece cerrado. Y los que deben hacer trámites en aquel edificio se deben registrar y dejarse conducir por un amable guardia hasta las oficinas que lo interesan. Además de que están “arreglando algo” en el subsuelo, la razón de fondo por la que cierran es que la administración perdió una demanda contra tres policías, que exigieron reinstalación en sus cargos luego de tres años de ser separados. La justicia resolvió a favor de esos elementos, quienes entre los tres alcanzan un cobro cercano al millón de pesos, vacaciones incluidas. El ayuntamiento no quiere o no puede pagar, pero ya hay una orden de embargo contra las oficinas y bienes. Por eso cierran, no crean que se busca oro en las paredes o los burócratas no desean trabajar.

 

*

Los tres policías han exigido lo que les marcó la ley, pero la administración actual está negociando un pago por fuera, que bajaría la cantidad. A cada uno le ofrece 280 mil pesos, unos 160 mil pesos menos de lo estipulado legalmente. Hasta el momento no se ha llegado a ningún acuerdo.

 

*

En Estados Unidos, sectores radicales de la ultraderecha –imagínense cuáles son, ultraderechistas radicalizados, como si hubiera softs o de izquierda moderada- hacen grupo para alentar al gobierno norteamericano para intervenir ruda y definitivamente en México, a raíz de la guerra en Michoacán y de una vez apoderarse de la producción de mariguana en el país, crear empresas, terminar con los intermediarios y presionar para que se legalice en el país el consumo y la venta.

 

*

Lo anterior significa una escalada militar disfrazada de ayuda, que entraría en Michoacán e impondría la paz a fuerza, un Estado de Excepción, como dicen los que saben y que se escudaría en organismos internacionales como la bendita ONU, que haría de intermediario en una situación así. El negocio de las drogas bien lo vale, aunque no es la única vez que se ha planteado. Ya en el 2006, luego de la derrota de Obrador, las izquierdas pensaban que la lucha armada era uno de los caminos probables, posibles y algunos votaban por ello. La idea era la misma pero un general muy entendido les aconsejó que eso representaba el camino más corto para entregar al país. Que los EU intervinieran, derrocaran a Calderón y que a través de la ONU nombraran un presidente interino no iba a solucionar nada. Bueno, pues que le digan a los chinos. A lo mejor tienen un En – Li – Que más capaz.

Autodefensas: juegos de guerra en el Edomex

* Los nuevos vigilantes o paramilitares comunitarios mexiquenses están lejos de aquellas policías comunitarias guerrerenses creadas hace casi dos décadas. Los riesgos del oficio de imponer justicia han sido insuficientes para evitar la ola expansiva michoacana: entre junio y agosto de 2013, choferes y líderes transportistas de la zona oriente del Estado de México, pero en especial de Chalco y Chalco Solidaridad, decidieron organizarse para hacer frente a la delincuencia. Y Luvianos espera, sea guerra civil o levantamiento. La amenaza está a la vuelta de la esquina.

 

Francisco Cruz Jiménez

La mañana del viernes 20 de diciembre de 2013, mis amigos en Luvianos, municipio mexiquense de Tierra Caliente, colindante con Michoacán, me esperaban. Apenas bajé del colectivo, me hicieron partícipe de su desasosiego: en pleno centro de la cabecera municipal, allí donde cada año se realiza —o realizaba— la feria ganadera anual, se había “levantado” el cuartel “permanente” de la Marina, equipado con dos helicópteros artillados y un sinnúmero de vehículos, artillados también.

Desde ese mes de junio, otro destacamento de marines hacía sentir su presencia en los pueblos de Cañadas de Nanchititla y Caja de Agua. Una movilización de tal naturaleza puso nerviosos a los habitantes y, por supuesto, a los destacamentos del Ejército y de la Procuraduría General de la República enviados a esa zona limítrofe con los estados de Michoacán y Guerrero. Al poniente con el primero y al sur con el segundo.

Entre improvisaciones y una evidente desorganización porque la Marina, la PGR y el Ejército “trabajaba” cada una por su lado, con objetivos distintos, los abusos constantes de los marines —levantones, detenciones arbitrarias, golpes y torturas— propiciaron una serie de protestas públicas, con al menos dos bloqueos a la carretera Toluca-Ciudad Altamirano y un plantón el 9 de julio. Nada cambió para los atribulados luvianenses. A las amenazas que representan Los Zetas, Los Templarios, La Familia Michoacana, agentes judiciales y los soldados se sumaron los marines.

Hasta el sábado 3 de agosto se justificó la presencia de estos últimos y, por si hiciera falta, se mostró la incapacidad, poquísima efectividad o complicidad de soldados y judiciales —federales y estatales— con los jefes del crimen organizado: poco antes del mediodía fue abatido, en un paraje de la comunidad de Ojo de Agua, La Marrana, Pablo Jaimes Castrejón, jefe de  operaciones de La Familia Michoacana en Luvianos.

Además de confirmar hora, lugar y número de muertos —cuatro—, el reporte de seguridad compartido por autoridades castrenses, así como las judiciales federales y estatales, establece además que se produjo un enfrentamiento entre fuerzas de seguridad y los presuntos delincuentes caídos.

La información debía calmar los nervios de los afligidos luvianenses, pero en realidad disparó las alarmas de poblaciones circunvecinas —Arcelia, Altamirano, Coyuca de Catalán, Tlatlaya, Amatepec, Ixtapan del Oro, Valle de Bravo, Temascaltepec, Zacazonapan, San Simón de Guerrero, Colorines y Tejupilco—: esa era la segunda vez que se informaba oficialmente sobre la muerte de La Marrana. Así que, sigilosos, levantaron interrogantes.

Acostumbradas desde la década de 1990 a las visitas regulares de los jefes que controlan la delincuencia organizada en el país, a los abusos de militares y policías, así como al desdén del gobierno estatal cuya mira se centra en el vecino Tejupilco, las 250 comunidades, caseríos y rancherías asentadas en las cinco regiones que dan vida al municipio de Luvianos, ocultan secretos que llegan desde lejos, y eso significa los poblados de Guerrero y Michoacán.

Las respuestas les llegaron desde allá. La presencia cada vez más numerosa de soldados y judiciales a la que se sumaba la de marines, se utilizó para desviar la atención de lo que pasaba en otros municipios cercanos: el reclutamiento, formación y consolidación de grupos de autodefensa o “policías”, “guardias”, “comunitarios en el Estado de México cuyo significado real es el de preparación de cuerpos paramilitares para enfrentar al crimen organizado y desmantelar el “orden”, cualquiera que este sea, establecido por los criminales.

Grupos al servicio privado operaban ya en Tlatlaya y Tejupilco —municipios también mexiquenses, enclavados en el Triángulo de la Brecha o Tierra Caliente, región donde se creó la mayor industria regional para elaborar drogas sintéticas y heroína, con amplias zona de tierra fértil para producir la mejor marihuana del mundo—. Operativos de hombres armados ajenos a los cárteles de la zona y a otros delincuentes insertos en el crimen organizado habían sido detectados desde el 2 de febrero de 2012.

Mientras se agudizaban los enfrentamientos en Michoacán, los partidos políticos de oposición mostraban sus carencias o lealtades al gobierno de Enrique Peña Nieto y se dejaban sentir los efectos de una crisis de proporciones sólo imperceptibles para la gran prensa nacional. En el Estado de México se consolidaban grupos comunitarios armados para hacer justicia por mano propia.

Aunque lo han ignorado, apenas a la entrada de San Pablo Autopan, uno de los pueblos de la capital mexiquense, podía leerse muy claro, en una manta: “No entres porque te ponemos en la madre si te agarramos robando”. Sencilla como parece la situación, los rumores boca en boca aplicaban a otras actividades. Ante la ausencia de las autoridades constituidas o a pesar de ellas, cero tolerancia a narcotraficantes y criminales

Aunque se ha documentados que las autodefensas surgieron en febrero de 2013 en Michoacán, principalmente en municipios organizados no indígenas, y la atención se ha centrado en aquella entidad, la lucha por restablecer la seguridad o, mejor, contra la inseguridad, se convirtió una obsesión también en Ecatepec, donde ocho mil transportistas crearon su propia defensa, las “Águilas Vigilantes”, quizás el mejor símil de los grupos paramilitares que se levantaron en Colombia.

Para noviembre se habían unido unos 500 taxistas encabezados por Martín Soto Rosales, de la Organización de Servicios Colectivos Melchor Muzquiz; el 26 de ese mes, los conductores utilizaron sus unidades para hacer pública su decisión, bloqueando las principales avenidas de la zona centro como Insurgentes, avenida Morelos y calles aledañas al palacio municipal.

Los medallones o vidrio traseros de los taxis aclaraban la situación: “Fuera policías municipales de Ecatepec, que protegen más a la delincuencia; no más muertes ni robos”. Los grupos de autodefensa que patrullan las rutas en caravanas de diez automotores se formaron a raíz del asesinato de dos de sus compañeros, además de que diariamente se registran diez asaltos a choferes y semanalmente sufren cuatro hurtos de unidades que brindan el servicio entres los municipios de Ecatapec, Coacalco y Nezahualcóyotl.

Irritados, impacientes y cansados de la ola de inseguridad y la ingobernabilidad, un mes más tarde residentes de la colonia Tolotzin I, en el mismo Ecatepec, tomaron una decisión: crear patrullas de vigilancia para evitar las palabras “grupos de autodefensa”, para cuidar la comunidad y detener a los ladrones que sorprendan en flagrancia. No descartaron el linchamiento ante la incapacidad y complicidad de las autoridades con delincuentes y criminales.

Los riesgos del oficio de imponer justicia han sido insuficientes para evitar la ola expansiva michoacana: entre junio y agosto de 2013, choferes y líderes transportistas de la zona oriente del Estado de México, pero en especial de Chalco y Chalco Solidaridad, decidieron organizarse para hacer frente a la delincuencia.

En Chalco no se escondieron: vecinos de la delegación de San Mateo Tezoquipan Miraflores se organizaron para vigilar, armados, la entrada y salida de la delegación. En el curso de una entrevista de prensa, Emiliano Flores Martínez, líder vecinal y presidente de la Organización Vecinos Cúmplele a México A.C, hizo algunas precisiones: los ciudadanos ya no confían en las autoridades. […] A pesar de las denuncias los índices delictivos no bajan y las peticiones que se envían al alcalde Francisco Osorno Soberón nunca prosperan.

La multiplicación de nuevos grupos se opaca por la información en Michoacán, pero para el 14 de enero en el Edomex se habían reportado brotes de autodefensas, guardias comunitarias y civiles armados, todos alzamientos armados, en los municipios de Melchor Ocampo, Otzolotepec, San José del Rincón —el de mayor marginación y donde los líderes políticos pasean en autos que portan placas fundidas en oro— y Amatepec, dirigidos y subvencionados por ganaderos, empresarios, comerciantes, terratenientes y prósperos agricultores.

Los nuevos vigilantes o paramilitares comunitarios mexiquenses están lejos de aquellas policías comunitarias guerrerenses creadas hace casi dos décadas, controladas a través de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias, que van más allá de la autodefensa y se inscriben en un proyecto de desarrollo integral autosustentable y la creación de un sistema de justicia único, porque carecen de líderes; tienen una estructura horizontal e intentan evitar las ligas con el gobierno, se han separado de las organizaciones de guardias comunitarios de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero.

Llámense como sea, como alertan los especialistas, estos grupos tienen un común denominador, se defienden de la creciente inseguridad, que se traduce en ejecuciones, robos, secuestros, narcotráfico, venta de protección o trata de blancas.

Luvianos espera, sea guerra civil o levantamiento. La amenaza está a la vuelta de la esquina.

Cuidado con la Cámara de Diputados

Miguel Alvarado.

Editor general Semanario Nuestro Tiempo,

PRESENTE

 

Un día como hoy, pero del 2013, es decir el 15 de enero, me despidieron de un empleo que me habían ofrecido en la “ilustrísima” Cámara de Diputados federal, como editora de una dichosa revista llamada Cámara. Me habían ofrecido un empleo en nómina y estuve trabajando cerca de un mes, contando los días festivos, el 25 de diciembre y el 1 de enero. A los pocos días de haberme contratado me pidieron un equipo editorial, que conformé con otras tres personas, según las actividades que se requerían para la revista: un asistente editorial, un diseñador gráfico y un icongrafista. Nos pidieron trabajo bajo presión, pues tenían muchos números atrasados. Al concluir el mes, teníamos concluido un número de la revista. Un par de días después despidieron al diseñador y otros días más tarde me pidieron que despidiera a mi asistente editorial sin que mediara razón alguna. Por supuesto, de dicho trabajo jamás recibimos pago alguno. La primera persona que me “contrató” se llama Rogelio Carvajal Dávila, trabajó en Océano durante muchos años y también en editorial Jus (editoriales de las cuales también salió con problemas). La persona que medió en la “contratación” es una señorita que se ostenta como editora, pero que apenas comenzó a laborar como tal hace cerca de año y medio, llamada Katya Albíter, y con quien traté en la Cámara y que prometió pagarnos el adeudo por el trabajo hecho es un señor llamado José Raúl Márquez Córdova, quien tiene el cargo de Coordinador de Editorial e Imagen Legislativa dentro de la dicha institución. De todos, por igual, mi equipo de colaboradores y yo recibimos un trato majadero y déspota y luego de meses de vueltas y vueltas y llamadas, decidí dejarlo por la paz. Les cuento la historia para que se cuiden de cualquiera de estos tres personajes, están acostumbrados a vivir del trabajo ajeno. De Rogelio Carvajal, en el transcurso de un año he recopilado al menos otras cuatro o cinco historias de negocios turbios que ha hecho con colaboradores, autores y editores. Así que ojo.

Rocío Franco López.

Toluca, México; enero del 2014.

 

De alto nivel

* “De aquel Videgaray que en 2004 llegó a Toluca serio y callado, muy trabajador y que luego se transformó en un iracundo funcionario que lo mismo estallaba porque le tomaban una foto amarrándose las agujetas de sus zapatos que por un error en los protocolos, queda muy poco. Ni siquiera se recuerda que fue bautizado por un editor local como “Harry Potter” por hacer “magia” con las finanzas locales. Atrás quedó la historia que muy pocas veces contó públicamente y que ofrecía a una familia Videgaray sin figura paterna, donde la madre sacó adelante a tres hijos”, escribe el periodista Francisco Cruz en el libro Los Golden Boy’s, editado por Planeta en el 2012.

 

Francisco Cruz Jiménez

Será cuestión de tiempo para que los mexicanos nos enteremos quién verdaderamente lleva las cuentas del peñanietismo, aunque Peña envió los primeros guiños en un viaje que hizo a Nueva York, a mediados de noviembre de 2011, durante su precampaña presidencial. Y a propósito de esa visita, el 30 de abril de 2012, David Luhnow escribió para el diario estadounidense The Wall Street Journal que Luis Videgaray dejó satisfechos a los inversionistas en Estados Unidos.

“Peña le dio a los inversionistas de Wall Street una idea de cómo sería su gobierno cuando llegó a Nueva York acompañado de una sola persona. Mientras la mayoría de políticos mexicanos viajan con una verdadera corte, Peña llegó a finales de 2011 acompañado sólo por Videgaray, su jefe de campaña, asesor más cercano y tal vez el mexicano más influyente cuyo nombre pocos conocen”.

Si bien ambos fueron sometidos a una intensa sesión de preguntas, Luhnow recordó que “Peña es considerado un político fotogénico, pero carente de mucha sustancia, recibió buenos comentarios. Pero, para algunos, la verdadera estrella fue el economista convertido en político sentado a su lado, quien es visto como el cerebro detrás del candidato”.

Las intervenciones de ese hombre al lado de Peña impresionaron no sólo a los inversionistas, sino a algunos especialistas independientes, según los informes de Luhnow. “Un economista de Wall Street que escribe un boletín bisemanal dijo que Videgaray hizo preguntas detalladas sobre temas que él (el economista) había cuestionado durante el último año. Videgaray había hecho su tarea, lo cual no ocurre con muchos funcionarios mexicanos últimamente. […] Peña tiene cuatro asesores importantes: Videgaray, Videgaray, Videgaray y Videgaray, dijo en broma un alto dirigente del PRI”.

 

Recluta con sabor a Salinas

 

De aquel Videgaray que en 2004 llegó a Toluca serio y callado, muy trabajador y que luego se transformó en un iracundo funcionario que lo mismo estallaba porque le tomaban una foto amarrándose las agujetas de sus zapatos que por un error en los protocolos, queda muy poco, escribió el 23 de julio de 2012 el periodista Miguel Alvarado, quien se ha convertido en uno de los mayores críticos de la clase gobernante del Estado de México.

Ni siquiera se recuerda que fue bautizado por un editor local como “Harry Potter” por hacer “magia” con las finanzas locales. Atrás quedó la historia que muy pocas veces contó públicamente y que ofrecía a una familia Videgaray sin figura paterna, donde la madre sacó adelante a tres hijos.

“La miseria de la cual dice venir —señaló Alvarado— no cuadra con el actual político, comprador delirante de elecciones presidenciales, artista burdo que no pudo mantener en la discreción los tratos que terminaron de deslegitimar a su jefe eterno. Su padre biológico, Luis Videgaray Alzada, murió joven, pero como empleado de la banca cultivó relaciones que años después aprovecharían los hijos. A ese padre le dio tiempo de fundar, el 15 de octubre de 1958, el Instituto Mexicano de Valuación con Antonio Fraga Magaña, alto funcionario de la banca y hermano de Gabino Fraga Magaña, prominente jurista y magistrado de la SCJN que fue siempre destacado representante de las élites postrevolucionarias”.

“La familia Fraga no sólo es priista de toda la vida, como reconoció Gabino Fraga Mouret, propietario del Grupo de Abogacía Profesional (GAP), sino que sus hijos Emilio y Gabino han prestado sus servicios a ese partido. […] Emilio Fraga Hilaire, dueño de la empresa Importadora y Comercializadora Efra que en la campaña presidencial pagó a Monex 91 millones de pesos por el servicio de un programa de monederos electrónicos, presuntamente usados para la compra masiva de votos a favor del PRI, aportó cuotas como militante entre 2000 y 2001. […] Su medio hermano Gabino Fraga Peña fue coordinador regional de compromisos de campaña de Enrique Peña Nieto en Tlaxcala y contratista del gobierno del Estado de México”, escribió Anabel Hernández el 22 de julio de 2012 en una nota para el periódico Reforma.

Nada es casualidad y nadie sabe para quién trabaja ni puede confiar en quienes contratan para contar dinero ajeno. La muerte de Juan Armando Hinojosa García, hijo del empresario mexiquense Armando Hinojosa Cantú, ha levantado toda clase de sospechas luego de que el helicóptero en el que viajaba se estrelló en Jiquipilco.

En otras fechas, el accidente sería eso, un error de alguien. Pero sucedió cuando el proceso electoral presidencial involucraba una demanda por fraude y compra de votos. Y la familia Hinojosa, que facturó unos 23 mil millones de pesos en la administración mexiquense de Peña, se veía como parte del entramado que los lopezobradoristas denunciaron como parte del plan priista que tiene a Peña en Los Pinos, advirtió el periodista mexiquense Miguel Alvarado.

Sobre la muerte del hijo del empresario —quien estuvo casado con Rosa Herrera, hija del ex gobernador de Veracruz, Fidel Herrera—, se sabe que, antes de su muerte aquella noche del 28 de agosto abandonó el hotel Cantalagua, en Contepec, Michoacán, donde se realizaba una fiesta para celebrar el cumpleaños desfasado del Peña. Y ahí estaban, entre otras figuras públicas, Videgaray, Miranda, Elba Esther Gordillo y el propio presidente electo.

Hinojosa García, de 30 años y con domicilio en el Fraccionamiento Providencia de Metepec, abordó, cerca de las 11 de la noche, uno de sus helicópteros de la marca Augusta, modelo 109 y que alquila a funcionarios mexiquenses desde hace años, para volar al aeropuerto de Toluca, a media hora de distancia.

Pero en el camino se le atravesaron el mal tiempo y la impericia del piloto, un oficial de primera línea porque tenía que llevar a destino a políticos que no perdonan. Incluso, altísimos árboles fueron involucrados en ese desastre, que comenzó el sábado 28 de julio y terminó el domingo por la mañana, cuando el ejército y la policía encontraron los restos.

La muerte de Hinojosa García sigue sin desviarse un ápice la línea de intriga y terror que la autollamada política de alto nivel practica desde tiempos de don Porfirio Díaz: quien no sirve a los intereses en turno, a pesar de su foja de servicios, debe ser desarticulado, por el bien de todos. Unos optan por el destierro diplomático. Otros, por la sumisión, el silencio y el retiro de la vida pública. Otros vuelven a obedecer pero algunos pocos deben sacrificarse.

La barbarie del poder, apuntaló Alvarado, alcanza para todos. Los Colosio, Posadas, Mouriño, Blake, los mismos Salinas, los Ruiz saben de esas historias. A Juan Armando Hinojosa García, el joven entusiasta que se encargó de la logística en la campaña presidencial priista, todavía le alcanzó para estar en Cantalagua, propiedad de la extensa familia de Peña Nieto y que administra Mayolo del Mazo, empresario local enriquecido a la sombra de sus poderosos parientes políticos, hace años.